lunes, 26 de noviembre de 2007

Plan Especial Recoletos–Prado (V). El tráfico

El transporte público se refuerza en el ámbito del Salón del Prado, hasta convertirlo en el medio principal de acceso y recorrido del mismo. La nueva propuesta considera que el transporte público es en sí mismo un elemento valioso para la ciudad y por tanto en el tramo Cibeles – Atocha integra el recorrido de superficie en sentido sur-norte en el propio Salón, utilizando espacios de la actual calzada situada al este, y con un diseño de la plataforma que garantiza la coexistencia con el peatón. El recorrido norte-sur del transporte público se mantiene en el oeste con un diseño de plataforma que permita no ser ocupado por los vehículos privados. El transporte público permitirá conectar fácilmente con los lugares y espacios más emblemáticos del ámbito, en los que el diseño urbano establecerá zonas de acceso específicas y dará prioridad al peatón.

El transporte público en este ámbito tanto en su material móvil como en sus plataformas y funcionamiento será singular, con tecnologías que se adapten a la más elevadas exigencias de accesibilidad y calidad ambiental y con un diseño que facilite la integración urbana y la coexistencia con el peatón ya señaladas.

Por el contrario, la propuesta del Plan Especial supone reducir el tráfico privado en el ámbito. Para ello, entre Cibeles y Atocha únicamente quedarán dos carriles para tráfico privado por sentido, eliminado todos los demás. Así, entre Atocha y Neptuno se prevé una reducción de más del 37% del tráfico; entre Neptuno y Cibeles del 30% y entre Cibeles y Colón de más del 27%, respecto de la tendencia del tráfico si no se hubiese reformado la M-30 y del 23% respecto de la tendencia actual.


Pero mejor veamos cómo quedará el número de carriles que propone el Plan, comparándolos con los actuales:

Estado actual, tramo ente Colón y Cibeles, y tramo entre Cibeles y Neptuno:


Nuevo Plan Especial, tramo ente Colón y Cibeles, y tramo entre Cibeles y Neptuno:


En el tramo del Paseo de Recoletos, entre Colón y Cibeles, se pasa de los 12 carriles actuales (2+bus+3, de bajada y 3+2+bus, de subida), a 11 (2+bus+2, de bajada y 3+2+bus, de subida), es decir se suprime uno de los carriles de bajada.

En el tramo del Paseo del Prado, entre Cibeles y Neptuno, se pasa de los 10 carriles actuales (bus+3, de bajada y bus+4+bus, de subida), a 5 (bus+2, de bajada y 2 de subida) +1 (bus, subida). Los tres carriles de bajada quedarán en la zona oeste, donde ahora están los 4 carriles de bajada, y los dos de subida se situarán en la zona actualmente ajardinada (respetando el arbolado). El de bus de subida se realizará en la zona opuesta, por el Salón del Prado.


Estado actual, tramo entre Neptuno y Atocha:


Nuevo Plan Especial, tramo entre Neptuno y Atocha:


En el tramo del Paseo del Prado entre Neptuno y Atocha, se pasa de los 10 carriles actuales (bus+4, de bajada y 4+bus, de subida) a 5 (bus+2, de bajada y 2 de subida) +1 (bus, subida). Los cinco carriles quedarán en la zona oeste, donde ahora están los carriles de bajada, y el de bus de subida discurrirá por la parte cercana al Museo del Prado.


Respecto al desplazamiento ciclista, las actuaciones contenidos en el Plan mantienen el criterio del Ayuntamiento encaminado a favorecer el uso de ese medio de transporte mediante la creación de itinerarios ciclistas reservados. Estos espacios quedan incluidos dentro del Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid en el que el eje Recoletos-Prado constituye un itinerario principal.

Para acoger el intenso tráfico de autobuses de visitantes que generan los usos culturales del ámbito, el Plan Especial propone un aparcamiento subterráneo específico para autobuses en Alfonso XII, donde podrán ubicarse desde el momento en que dejen a los visitantes y hasta que los recojan. Con ello se elimina otro elemento que perturba el tráfico y afecta a la escena urbana que perciben vecinos, visitantes y usuarios de nuestra ciudad.

Respecto al transporte subterráneo, se plantea el aumento y mejora de los accesos a la estación de cercanías en Recoletos, en diferentes aspectos y entre ellos, la eliminación de barreras arquitectónicas.

Estas propuestas son plenamente acordes con las políticas públicas que está siguiendo el Ayuntamiento en los últimos años y que están enfocadas a que el centro de la ciudad sea un espacio progresivamente más y más habitable. A este objetivo responde la regulación del aparcamiento público o la peatonalización de zonas como el Barrio de las Letras, el de las Cortes y el de Embajadores. Con estas áreas se integrará el nuevo Salón del Prado, desde el cual habrá itinerarios peatonales hasta el Palacio Real, hasta el nuevo Parque del Manzanares que está creando el Proyecto Río o hacia el conjunto de equipamientos culturales del antiguo Matadero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada