lunes, 30 de abril de 2007

Anillo Verde Ciclista. Fin de la tercera y última fase (III)

Plataforma de la vía ciclista

La sección del Anillo Verde Ciclista está formada básicamente por una plataforma de una anchura media de 6 metros, con banda diferenciada de 2 metros para uso exclusivo de peatones y otra banda de 4 metros para uso de bicicletas de doble circulación.


Además, a lo largo del trazado hay dos bandas laterales terrizas, con un ancho medio de 2 metros cada una en las que se ubican alineaciones de árboles. Las plantaciones se sitúan a lo largo del trazado en franjas de ancho variable de diversas especies arbustivas y tapizantes.

Cuando el espacio es suficiente se han añadido a esta sección básica, caminos terrizos a ambos lados enmarcados por nuevas alineaciones de árboles.

Respecto al firme de la vía, está compuesto por una capa de 30 centímetros de zahorra, otra de 4 centímetros de mezcla bituminosa en caliente y 2 de microaglomerado al que se ha incorporado un pigmento para obtener el color deseado. Los bordes de la vía ciclista están rematados con adoquines.

sección tipo de la vía ciclistapincha para ampliar la imagen


Áreas de descanso

A lo largo de su trazado, el Anillo Verde Ciclista incorpora áreas de descanso para cuyo diseño se ha elegido la figura del círculo. Existen tres tipos de áreas. Las dos primeras pensadas desde un punto de vista de movilidad de los ciclistas y una tercera más orientada a uso de los peatones.

Área de descanso del "Kilómetro 0", en Las Tablas


El elemento común de todas ellas es la presencia de sombra fresca que sirva para la relajación y el descanso. En todas existen bancos, papeleras y aparcabicis. También hay soportes de información kilométrica que sirve como referencia en caso de accidente o punto de situación.

fuente en area de descanso
soporte para bicicletas en area de descanso


Materiales reciclados

El Anillo Verde Ciclista no se limita sólo a la construcción de un vial para uso de ciclistas y peatones, sino que incluye también procedimientos constructivos sostenibles medioambientalmente como la utilización de residuos de construcción y demolición, entre ellos, la zahorra artificial procedente de la demolición de hormigones y los residuos de poda para las superficies ajardinadas.

distintas fases de la ejecución del vial

soporte para bicicletas en area de descansoPlanta de compostaje del Ayuntamiento de Madrid


Un gran parque lineal

El criterio de ajardinamiento y en especial de la plantación del arbolado ha sido la elección de especies de calidad, con copas bien formadas y de gran porte con el fin de obtener lo antes posible una gran arboleda.

El tratamiento de la vegetación puede contribuir a singularizar los distintos puntos del Anillo Verde Ciclista como: áreas de descanso, cruces, elementos naturales de interés. También los árboles y la vegetación en general sirven para la diversificación del paisaje urbano como elemento necesario para conseguir más calidad urbanística.

Para reducir las necesidades de riego y mejorar el mantenimiento de las zonas verdes, se ha cubierto la totalidad de estas zonas con un acolchado realizado con restos de podas procedente de la planta de compostaje municipal de Migas Calientes.

En total, en el Anillo Verde Ciclista se han plantado casi 15.800 árboles y 550.000 arbustos.

Anillo Verde Ciclista. Fin de la tercera y última fase (II)



Con la finalización de la tercera fase del Anillo Verde Ciclista, queda configurado un circuito continuo de más de 60 kilómetros, que enlaza 17 grandes parques y espacios verdes y 17 instalaciones deportivas. La construcción de la segunda y tercera fase del Anillo se ha llevado a cabo dentro del Programa de Infraestructuras para la Mejora de la Movilidad 2003-2007 del Ayuntamiento de Madrid, en el marco de las actuaciones para impulsar la movilidad blanda, peatonal y ciclista.

La nueva vía ciclista, que circunvala Madrid, contribuye a enlazar un conjunto de espacios hasta ahora disgregados, para formar un auténtico sistema estructurado, tanto en el ámbito de la ciudad como de la región.

La propuesta se ha basado por un lado, en la repoblación vegetal y recreación paisajista de una amplia franja a lo largo del trazado con la intención de formar escenarios variables a lo largo del recorrido configurándose como un parque lineal que conecte las cuñas verdes y los grandes parques periféricos. Por otro, en la ejecución, en ese entorno, de un itinerario ciclista y peatonal continuo que conecte con el centro de la ciudad por medio de las mencionadas cuñas verdes.

pincha para ampliar el plano

Trazado del Anillo Verde Ciclista

Siguiendo el recorrido en el sentido de las agujas del reloj, el trazado del Anillo Verde Ciclista discurre desde la A-1 hasta la A-4, a lo largo de las franjas calificadas como zona verde próximas a la M-40. En el arco Sur, desde la A-4 hasta la A-5, básicamente pasa por las franjas verdes de la avenida de los Poblados, atravesando sucesivamente los parques de Pradolongo, las Cruces y de Aluche para entrar a continuación en la Casa de Campo.

Ya en este parque y aprovechando las rutas existentes se sale por su extremo próximo al Puente de los Franceses, para una vez salvada la carretera de Castilla, discurrir por la margen derecha del río Manzanares hasta la calle Arroyofresno por donde se accede a los barrios de la corona norte en paralelo a la M-40.

domingo, 29 de abril de 2007

Anillo Verde Ciclista. Fin de la tercera y última fase (I)

Madrid ya ha completado su Anillo Verde Ciclista. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha recorrido esta mañana, junto a la concejal de Urbanismo Pilar Martínez, y otros miembros de su gobierno, algo más de tres kilómetros de la tercera fase del Anillo Verde Ciclista. También estuvo acompañado en su recorrido por muchos niños y ciclistas que se sumaron al acto, y cómo no, por alguno de los miembros de espormadrid al que le gusta mucho esto de la bici.


El recorrido se realizó por el nuevo desarrollo de Las Tablas, comenzando junto al túnel de la estación de Fuencarral, para acabar en lo que será el "kilómetro cero" de esta nueva vía, junto al puente que nos lleva a Sanchinarro.


Hoy han entrado en servicio 40,7 nuevos kilómetros de carril-bici para cerrar el Anillo Verde Ciclista, un circuito de 64,2 kilómetros que rodea Madrid, conectando 17 parques y otras tantas instalaciones deportivas. Según palabras del Alcalde, “la conclusión y puesta en servicio de todo el itinerario representa una gran apuesta por la bicicleta no sólo como instrumento de ocio y deporte sino también como medio de transporte alternativo”.


En este mandato, la principal actuación relacionada directamente con la bicicleta, emprendida por el Gobierno de Ruiz-Gallardón, ha sido la construcción de la segunda y tercera fase de este Anillo que se completa con los carriles-bici de O’Donnell, la Cuesta de Moyano y los abiertos en los nuevos desarrollos urbanísticos. Son en total 64,2 kilómetros, cuyo coste ha superado los 52 millones de euros.

El Anillo es todo un ejemplo de reciclaje: la materia prima de su pavimento son residuos de la construcción, mientras que en las bandas laterales se han utilizado restos de poda. Tiene seis metros de ancho, de los cuales cuatro se destinan a las bicis y dos, a los peatones.


A lo largo de todo el recorrido, en las bandas laterales, se han plantado 15.800 árboles y 550.000 arbustos que convierten el circuito en un parque lineal.

La tercera y última fase ha requerido una inversión de 33,4 millones de euros y ha aportado 40,7 nuevos kilómetros. Casi treinta de ellos están entre la Casa de Campo y Sanchinarro. Otros 3,4 completan tramos ya en servicio y los 7,5 últimos conectan con otros carriles-bici como el de la Cuña Verde de Latina que llegará hasta el río.


En esta fase se han construido también cinco de las nueve pasarelas de que dispone el Anillo para salvar otras vías o infraestructuras.

Otra de las iniciativas del Gobierno municipal para favorecer el uso de la bicicleta ha sido el servicio de préstamo que desde el año 2004 existe en el Parque Juan Carlos I. Desde entonces lo han usado más de 50.000 aficionados.

martes, 10 de abril de 2007

Programa de reforestación Madrid Calle 30: plantados 254.000 nuevos árboles

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha presentado hoy la conclusión de la tercera y última fase del Plan de Reforestación Madrid Calle 30, un proyecto surgido para compensar las afecciones causadas por la transformación y modernización de la M-30. En esta última etapa se han plantado 152.288 árboles, de los que 66.699 están en la Casa de Campo.


Gracias al Plan de Reforestación Madrid Calle 30, en cada uno de los puntos en los que se han desarrollado los 17 proyectos hay más árboles que antes de su inicio. La iniciativa ha supuesto dotar a la ciudad de casi 254.000 árboles nuevos, que equivalen a 12 veces la masa arbórea de El Retiro, y que, prácticamente, igualan a todos los árboles de alineación que hay en la ciudad. “Una cifra que nos permite afirmar que en sólo dos años hemos plantado el mismo número de árboles que durante los quince anteriores”, afirmó Ruiz-Gallardón.

“Si sumamos otras actuaciones para ampliar el patrimonio verde entre mayo de 2003 y finales de 2007, Madrid tendrá 525.573 nuevos árboles plantados, frente a los 93.116 de la anterior legislatura”.

pincha para ampliar la imagenPlano con las actuaciones del Plan de Reforestación Madrid Calle 30

El alcalde explicó que se han alcanzado los dos objetivos de dicho Plan, de manera que el Ayuntamiento cumple con lo dispuesto en la Ordenanza General de Protección del Paisaje Urbano. “Madrid no ha perdido en su cómputo global un solo árbol de los que tenía el 24 de septiembre de 2004, cuando comenzamos a ejecutar este proyecto y, además, cuenta con 253.994 nuevos árboles que hemos plantado en 503 hectáreas repartidas por 12 distritos”.


Una actuación cuyo coste estimado alcanza los 7,5 millones de euros, y que se ha dividido en tres fases. Las dos primeras, desarrolladas entre noviembre de 2005 y marzo de 2006 sumaron 101.706 árboles repartidos por 131 hectáreas de 19 zonas verdes. A pesar de que los expertos estimaban que entre un 35 y un 40% de esos árboles se perdería por diferentes causas (vandalismo, sequía, incendios o enfermedades), ese índice se ha rebajado al 23%. Además, dicho porcentaje se ha completado con la reposición de 23.508 árboles, de forma que la suma de las dos primeras fases continúa siendo 101.706 árboles.


Tercera fase: Casa de Campo

Ahora concluye la tercera y más importante de las fases, que suma otros 152.288 árboles repartidos por 372 hectáreas de 10 distritos (Fuencarral-el Pardo, Moncloa-Aravaca, Latina, Carabanchel, Puente de Vallecas, Ciudad Lineal, Hortaleza, Villaverde, Villa de Vallecas y San Blas), lo que supone el 60% del total del programa.


Dentro de esta tercera fase se ha prestado especial atención a dos ámbitos: los campus de las Universidades Complutense y Autónoma, donde se han sembrado cerca de 39.000 árboles, y la Casa de Campo, en la que se han plantado 66.699 árboles. Una cifra, apuntó Ruiz-Gallardón, que representa el 9% de su masa forestal, que alcanza los 767.000 árboles. “Es la mayor reforestación realizada en un solo año desde que este pulmón verde fuera cedido a la ciudad el 20 de abril de 1931”, afirmó. Los 66.699 árboles, repartidos por 40 sectores de la Casa de Campo, pertenecen a 17 especies diferentes, aunque el 52% de ellos son encinas de diferentes tamaños.

Aunque el Plan solamente incluía arbolado, también se han plantado 1.062 arbustos (jaras, rosales enanos y romeros) en la zona denominada Puerta del Batán para facilitar su integración paisajística en una zona utilizada por los vecinos como parque.

Pero la plantación de estos árboles no es la única actuación desarrollada en la Casa de Campo. El Ayuntamiento trabaja en la recuperación de los 38.000 metros cuadrados de la antigua Huerta de la Partida, donde se están plantando 873 árboles frutales; o en la creación de un bulevar en la avenida de Portugal con 1.700 árboles, de los que 700 serán cerezos.



Reequilibrio medioambiental

Simultáneamente, el Ayuntamiento ha aprovechado la ejecución del Plan de Reforestación de la M-30 con fines de reequilibrio medioambiental. Así, en distritos como Villa de Vallecas o Villaverde se han plantado más de 42.000 y 34.000 árboles, respectivamente. Todo ello, unido a las plantaciones realizadas en los tramos afectados (donde se han creado masas forestales que facilitan la integración de las infraestructuras en un paisaje urbano más equilibrado y sostenible), convierten al proyecto de la M-30 “en la mayor iniciativa de reequilibrio ambiental de la ciudad, en especial en la zona Suroeste, donde el asfalto ha dejado paso a nuevas zonas verdes”, detalló el alcalde.

Efectivamente, el principal distribuidor de tráfico se convierte en una vía más eficiente y menos contaminante, al tiempo que las medidas compensatorias han permitido extender sus beneficios medioambientales por toda la ciudad: se han creado nuevos parques forestales, y se han repoblado los ya existentes, como la Casa de Campo.

Este proyecto, concluyó Ruiz-Gallardón, ha permitido aumentar los espacios naturales dentro del ámbito urbano, “que ofrecen a los ciudadanos una nueva forma de vivir, sentir y disfrutar de la ciudad”. En definitiva, estos casi 254.000 nuevos árboles -de los que el Ayuntamiento garantiza su conservación-, junto a un río recuperado, o la reducción del impacto del tráfico en la ciudad “nos permiten afirmar no sólo que estamos asegurando el futuro de Madrid, sino que ya hemos cambiado radicalmente su presente”.