jueves, 24 de julio de 2008

Sol y Montera serán peatonales

A medida que van concluyendo las obras del túnel ferroviario entre Atocha y Chamartín y de la nueva estación de Cercanías de Sol, el Ayuntamiento de Madrid trabaja para ganar metros cuadrados para el peatón.


El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, presentó ayer la segunda fase de la peatonalización de la calle de la Montera y la recuperación del eje natural Mayor-Carrera de San Jerónimo en la puerta del Sol.

“Lo que hoy debe ser destacado es el diseño futuro que tenemos para toda una zona que se ha visto castigada como consecuencia de las múltiples obras que se han realizado aquí”.



El alcalde ha comentado que el túnel ferroviario entre Atocha y Chamartín y la nueva estación de cercanías de Sol están ya en cuenta atrás según datos del Ministerio de Fomento y hoy se ha producido la liberalización de un nuevo espacio. Ruiz-Gallardón ha calificado el hecho como una buena noticia y ha destacado que inmediatamente se ha procedido a recuperar el eje que ya están utilizando los coches. “Esto nos ha permitido acabar con uno de los quiebros más importantes que hemos tenido que padecer en todos estos últimos meses. Los coches que venían de la calle Mayor para seguir hacia el eje natural, que es la Carrera de San Jerónimo, tenían que desviarse bien por la calle Alcalá, en la que excepcionalmente hubo que invertir su sentido de marcha, o hacer la curva que abrimos unos meses después con lo que significaba de riesgo y de pérdida de movilidad y de seguridad”.



El alcalde destacó también la recuperación de la acera tanto para el tránsito de los peatones como para el beneficio de los comerciantes. “La ocupación que se había hecho dejaba un pasillo muy estrecho que ha causado perjuicios a los comerciantes. Perjuicios que a partir de este momentos entendemos que ya quedan subsanados”. Aunque no será hasta que el Ministerio libere la totalidad del espacio cuanto se establezca el carácter definitivo de la Puerta del Sol.


Peatonalización de la calle Montera


La peatonalización de la calle Montera arrancó en 2006 y en su primer tramo, entre junio y diciembre de ese año, permitió renovar los servicios y el pavimento de 1.300 metros cuadrados entre la Puerta del Sol y la calle de la Aduana, destinados al peatón. De ellos, 723 dejaron de estar invadidos por el tráfico rodado. El presupuesto superó los 466.000 euros. “Ahora, en cuanto el Ministerio de Fomento ha liberado el resto de la calle, -explicó Ruiz-Gallardón-, iniciamos la segunda fase que comprende desde la calle de la Aduana a la del Caballero de Gracia”.


Durante los próximos tres meses, el Ayuntamiento va a construir nuevas canalizaciones de servicios y a sustituir 4.695 metros cuadrados de pavimento. Una cifra que supone incrementar en 1.127 los metros cuadrados destinados a los peatones.

Cuando concluyan los trabajos, presupuestados en torno a 1,5 millones de euros, se habrán renovado más de 350 metros de la red de saneamiento, plantado 44 árboles, instalado 45 farolas y actuado sobre 6.318 metros cuadrados de la calle de la Montera, de los cuales 1.850 se habrán ganado al espacio ocupado por los vehículos. Eso significa que el espacio para el peatón de la calle Montera se habrá incrementado en más de un 40%.


Con esto, aseguró el alcalde, se pretende que Montera no sea una excepción en la enorme calidad, comercial y de todo tipo de usos que tienen todas las calles que desembocan en Sol. Una excepción en la que han influido muchísimos factores, uno de los cuales era la formidable situación de Carmen y Preciados en cuanto a los usos comerciales, derivados de su peatonalización. Sin embargo Montera mantenía el uso automovilístico que la hacía menos atractiva para el establecimiento de espacios de carácter comercial. “Si a eso le sumamos las acciones concretas de intervención realizadas: instalación de una unidad de la Policía Municipal para dar seguridad a la zona y la operación para convertir en un hotel de cinco estrellas un edificio de gran calidad pero deteriorado, podemos afirmar que vamos a conseguir la transformación definitiva de la calle Montera”.


Son actuaciones que, en palabras del alcalde, ejemplifican el “nuevo lenguaje que habla Madrid”, una ciudad que “da un paso decisivo para devolver el corazón neurálgico de su centro urbano a los peatones y que, gracias a la confluencia de las políticas de los últimos años, contará con una gran arteria verde peatonal que conectará, a través de la Puerta del Sol, el eje comercial y de ocio que es la Gran Vía con el eje cultural, histórico y monumental que constituyen Ópera y la plaza de Oriente. Un gran pasillo que nos va permitir disfrutar de uno de los espacios más extraordinarios que tenemos en Madrid.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada