domingo, 9 de noviembre de 2008

El Puente Oblicuo, acabado

Es la primera de las obras de Madrid Río finalizada en esta legislatura



Aunque con algo de retraso (su fecha de finalización estaba prevista para el 30 de de septiembre), por fin han terminado las obras de reconversión en pasarela peatonal y ciclista del Puente Oblicuo, dentro de las obras de Madrid Río.

La inauguración oficial tendrá lugar el martes o miércoles de esta semana, pero una vez más los lectores de espormadrid pueden adelantarse, y ver el resultado casi en directo:




El antiguo puente de la M-30, reconvertido en pasarela, conecta ambas orillas del Manzanares mejorando las comunicaciones peatonales y en bicicleta entre los barrios situados a ambos lados del río. En la margen derecha, el puente arranca entre el paseo de Extremadura y la calle Negrilla y, en la margen izquierda, entre la calle Fósforo y la calle Pizarra, beneficiando a los distritos de Latina y Arganzuela.



La concepción arquitectónica es obra del equipo de arquitectos Mrío y el equipo de paisajismo West 8, dirigidos por Ginés Garrido y Fernando Porras. El trabajo de ingeniería es obra del equipo TYPSA, y la estructura de FHECOR Ingenieros, dirigidos por Hugo Corres.




El proyecto de rehabilitación del puente convierte a esta estructura en un elemento singular del Salón de Pinos y permite el desdoblamiento de éste por la margen izquierda hasta el Puente de San Isidro.

El proyecto divide la superficie del puente en dos franjas longitudinales de anchuras aproximadamente iguales. En una de ellas se ha construido una jardinera de unos ocho metros de ancho que contiene 821 metros cuadrados de pradera y once pinos de entre 8 y 9 metros de altura más de 80 pinos de entre 4 y 8 metros de altura, y la otra franja acoge una acera peatonal y un carril ciclista que dará continuidad al que discurrirá a lo largo de todo el Salón de Pinos.



Los pavimentos, en la zona de peatones, están formados por piezas de 6x6x6 cm de granito gris. El pavimento del carril ciclista está formado por 7 cm de mezcla bituminosa en caliente de color negro y 5 cm de microaglomerado coloreado en marrón.





El alumbrado público está formado por once columnas tipo “lirio” de 5,50 metros de altura cada 18 metros. También habrá iluminación ornamental constituida por dos líneas de proyectores “Led” instaladas sobre la cara inferior del tablero de la pasarela.

Aunque para la ejecución del Salón de Pinos todavía queden unos meses, provisionalmente se ha realizado un acceso en ambos márgenes que lo conectan a la Avenida del Manzanares y al Paseo de Virgen del Puerto.

¿Qué os parece el resultado final?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada