lunes, 5 de julio de 2010

Carta al ayuntamiento para que no olvide la movilidad ciclista

Del grupo "Madrid en Bici"


Carta al ayuntamiento para que no olvide la movilidad ciclista Me ha llegado esta carta, desde un grupo de personas, recopilan firmas, y piden que los que estén de acuerdo, envíen un correo a la dirección:

contact@moneobrock.com

Es importante, para ordenar los correos de forma automática y facil, que en el asunto del correo ponga: "RE: Carta contra recorte de presupuesto bicis". En el correo hay que enviar el nombre y apellidos y el dni de la persona que “firma” o está de acuerdo.

Para aclarar donde estáis enviando vuestro nombre completo y dni es un estudio de arquitectura (MoneoBrock) Una de las arquitectas dueñas es Belén Moneo, y por lo que se, vive en Madrid y es probici urbana, al igual que Cristina R.

Yo no he encontrado información sobre el grupo “Madrid en Bici”, no confundir con “En bici por Madrid”

Un saludo.

Carta


Madrid 30 de junio del 2010

Estimado Sr. Alcalde Alberto Ruiz Gallardón,

Nos dirigimos a usted en nombre del grupo Madrid en Bici, firmes defensores del uso de la bicicleta como medio de transporte en Madrid, muy preocupados con las noticias que están saliendo en los medios de comunicación y que nos afectan muy directamente a los ciclistas.


Carta al ayuntamiento para que no olvide la movilidad ciclista
Hemos tenido noticias de que, en el marco de recortes de presupuesto del Ayuntamiento, se ha considerado retirar el programa My Bici, de alquiler de bicicletas que tan buen resultado está dando en otras ciudades españolas; se ha considerado retirar los fondos para la implantación de carriles bici y se ha considerado retirar la Fundación de Movilidad, dependiente del Ayuntamiento, que gestiona y promueve estas iniciativas.

Estas medidas fueron anunciadas por el periódico El País el domingo 30 de mayo, y entendemos que aun no han sido aprobadas en el pleno del Ayuntamiento. Aún estamos a tiempo -- y este es el verdadero objetivo de esta carta-- de convencerle de la equivocación que cometerían retirando estos fondos. La bicicleta no es un gasto sino una inversión en el futuro. La inversión prevista es mínima, entorno a un millón y medio de euros para la señalización horizontal de la calzada, y un millón de euros para señalización vertical, cubierta por el adjudicatario del sistema público. Los recortes planteados supondrían un ahorro de aproximadamente el 0,02 % del presupuesto municipal, es decir, el ahorro es minúsculo. Queremos y podemos persuadirle, de que preservando esta mínima inversión prevista todavía, se obtendrán grandes beneficios para la ciudad. A nadie se le escapa que una ciudad con bicicletas ofrece grandes beneficios para todos los ciudadanos:

Carta al ayuntamiento para que no olvide la movilidad ciclista
LA BICICLETA NO CONTAMINA. Su proliferación ayudaría en gran medida a reducir la polución, gran problema en nuestra ciudad que no cumple con los requisitos de la Unión Europea en esta materia. Tal y como explicaron varios periódicos en el mes de mayo, la concejal de medio ambiente tiene previsto pedir una moratoria a Bruselas debido a la imposibilidad de alcanzar los objetivos fijados.

LA BICICLETA NO GASTA GASOLINA, es, junto con caminar, el medio de transporte más sostenible. Importantísimo factor de interés para los ciudadanos.

LA BICICLETA CONTRIBUYE A MEJORAR LA SALUD PUBLICA, aporta beneficios para la salud de quien la emplea, por tratarse de un ejercicio aeróbico moderado. Además los demás habitantes se benefician, al reducirse los humos.

Carta al ayuntamiento para que no olvide la movilidad ciclista
LA BICICLETA ES UN MEDIO DE TRANSPORTE SEGURO para el peatón, al no ser potencialmente letal en caso de choque, como suelen ser los vehículos de combustión de carburantes.

LA BICICLETA NO HACE RUIDO. El ruido es uno de los grandes problemas de la ciudad actual, un problema que en breve va a necesitar medidas de control.

LA BICICLETA NO OCUPA ESPACIO DE APARCAMIENTO, por lo que no tendríamos que estropear más plazas de la cuidad construyendo aparcamientos subterráneos.

LA BICICLETA AYUDA A VACIAR LA CIUDAD DE COCHES. Su administración ha decidido, de manera firme con el proyecto Prado-Recoletos y tantas otras actuaciones en el centro de Madrid, llevar a cabo una reducción del tráfico motorizado privado en el centro, reconsiderando la M30 como del tráfico urbano. La implantación de carriles bici sería otro paso en la misma dirección de cara a obtener una mayor calidad ambiental en el centro de nuestra ciudad.

Carta al ayuntamiento para que no olvide la movilidad ciclista
EL PROGRAMA MYBICI AYUDARIA A ESTABLECER LOS CARRILES BICI Y EL USO DE LA BICICLETA EN LA CIUDAD DEFINITIVAMENTE, son muchos los potenciales usuarios de bicicleta que no se animan a sacarla a la calle ante la peligrosidad que supone su uso en una ciudad no preparada para ello. Está previsto que la suma de las bicicletas de la iniciativa Mybici y las privadas, con un viario acondicionado, permitirían alcanzar sólo en la zona de Madrid del Mybici entre 20.000 y 30.000 desplazamientos en bicicleta al día. Las medidas a favor de la bicicleta pueden ser de bajo coste y muy eficaces. El acondicionamiento del viario para facilitar la instauración del MyBici (y en definitiva de toda la movilidad ciclista en la zona donde se prevé operar dicho sistema) se iba a hacer, y esperemos que se haga todavía, de una manera inteligente y ejemplar, con un coste absolutamente mínimo.

LA NECESIDAD DE TENER CARRILES BICIS ES URGENTE. La implantación de una red de carriles bici, ejecutando lo dispuesto en el Plan Director de Movilidad Ciclista aprobado por el Ayuntamiento, mejorara la seguridad de todos (ciclistas, peatones y también coches) al tener correctamente delimitados los espacios de circulación para cada uno.

Carta al ayuntamiento para que no olvide la movilidad ciclista
Objetivamente la bicicleta es el medio de transporte ideal para gran parte de los desplazamientos urbanos. Prueba de ello es que el numero de ciclistas en la cuidad aumenta cada día y la tendencia es que siga creciendo en toda Europa. Cuanto antes asumamos esta estadística, mejor preparados estaremos para adecuarnos a la realidad de la vida actual. Sacrificar la implantación de la bicicleta, en estos tiempos de crisis, considerando lo económica que resulta como medio de transporte, parece a todas luces un contrasentido. Precisamente ahora es cuando más sencillo resultaría mentalizar a los habitantes de Madrid de la necesidad de buscar alternativas a los vehículos de gasolina que además, tanto dañan nuestro medio ambiente.

La inversión de proporcionar carriles bici es tan rentable que confiamos en su prudente reconsideración. No hay en todo el presupuesto de esta administración una partida que aporte --en relación calidad/precio-- tantos beneficios a tantos ciudadanos de Madrid.

Esta carta es más que una petición, es una súplica para mantener las iniciativas para la bicicleta que tanto hemos admirado durante la gestión de esta administración. De llevar adelante su promesa, plasmada en el Plan de Movilidad y hasta ahora incumplida, de convertir la bicicleta en una autentica alternativa al coche, estos ciclistas y demás ciudadanos, estaríamos muy satisfechos. No deje pasar esta oportunidad, considere la presencia de quienes utilizamos la bicicleta en Madrid (que no vamos a desaparecer) y los beneficios que para la Villa supondrá dejar la inversión programada.

Esperando lea con atención esta importante petición, le saludan atentamente los abajo firmantes en representación de todo el grupo Madrid en Bici,

Christina Rosenvinge

Belén Moneo Feduchi

Andrés Barrón Muruáis

Iñigo Cobeta

Jeff Brock

Más firmas se irán recogiendo y entregando periódicamente en el ayuntamiento...

22 comentarios:

  1. Gracias a Jose por el aviso. Este grupo llamado "Madrid en bici" están decididos a dar guerra y luchar por las medidas prometidas -y parece que serán incumplidas- a favor de la bici en la ciudad.
    <span>
    </span>

    ResponderEliminar
  2. Siento ser aguafiestas pero, ¿Por qué tanta dispersión? ¿No es mejor agrupar estas iniciativas dentro de las estrategias de las asociaciones de usuarios de la bici que ya existen?
    "Plataforma Madrid en Bici", ¿Porque no apoyarse en las asociaciones que ya existen?. para mi, la dispersión de iniciativas resta efectividad a los esfuerzos....

    ResponderEliminar
  3. <span>Yo creo que es muy bueno que haya diversidad, que no necesariamente dispersión. Contribuye a darle visibilidad al movimiento pro-bici y a evitar el encasillamiento que tanto le gusta al sistema para desprestigiar a la disidencia.</span>

    ResponderEliminar
  4. Menos cartitas y mas moverse en bici por madrid, que quereis que se hagan las autopistas antes que los coches, y eso no puede ser. Cuando haya una masa crítica (si, esa que tanto nombrais) de verdad, algún político hará algo, mientras tanto, no van a hacer nada por cuatro frikis, que todos los aparcabicis que veo por madrid estan V A C I O S.

    ResponderEliminar
  5. Reclaman, y con todo el derecho, unas medidas anunciadas a bombo y platillo y que parece no se cumplirán. Si es por dinero creo que la señalización de una red de ciclocalles no supondría mucho gasto.

    ¿Qué fue antes el huevo o la gallina? ¿Esperamos a que un gran porcentaje de los desplazamientos se hagan en bici en las circunstancias actuales y aplicamos las medidas o propiciamos con medidas previas estos desplazamientos?

    ResponderEliminar
  6. <span>Pues a mí me parece estupendo que haya muchos grupos reivindicando la bici. Eso es una muestra de la buena salud del movimiento ciclista en madrid . Escaso pero combativo. Lo único que echo de menos es una voz común que aúne a todos estos grupos a la hora de tratar con el Ayuntamiento. Seguramente, Pedalibre, que están acostumbrados a tratar con los orcos de nuestra querida administración municipal, sea el grupo indicado para llevar la voz cantante en este asunto.</span>
    <span></span>
    <span>Pocr cierto, Juanjo, aparte de que lo de "menos cartitas" te lo podrías haber ahorrado, los aparcabicis están vacíos porque no hay una manera cómoda y segura de llegar a ellos. La demanda se estimula desde la oferta, y no surge de la nada. En cuanto hay políticas de fomento del uso de la bici, la demanda se dispara. Eso es lo que ha ocurrido en Sevilla, por ejemplo.</span>

    <span>De hecho, no sólo ocurre con la bici ¿Había demanda de Internet hace 20 años? No ¿Había demanda de móviles con cámara hace quince? Tampoco. El día que el Ayuntamiento haga algo más que colocar hierros en las aceras, habrá demanda, no lo dudes.</span> 

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que algo de razón tiene Juanjo, si queremos que nuestros gestores municipales nos tengan en cuenta debería haber más ciclistas urbanos, y deberían verse más bicis por las calles de Madrid.

    ¿Podemos exigir que se hagan infraestructuras ciclistas (carriles bici pide la carta) en tiempos de crisis, cuando se ha aplicado la "tijera" en muchos otros proyectos en nuestra ciudad? Me temo que no.

    Lo siento, pero yo no estoy de acuerdo con esas exigencias para un colectivo tan pequeño (seamos realistas) en tiempos de crisis.

    Yo no voy a firmar esa carta.

    :( :( :(

    ResponderEliminar
  8. tú mismo lo dices Aalto, estamos en crisis y creo que es esta una buena oportunidad para, dentro de la coyuntura económica que está influyendo en nuestros medios de transporte, apostar por un medio de transporte sostenible y para aplicar medidas como pacificar el tráfico en muchas calles. Los beneficiados no somos solo los ciclistas somos todos.

    Aquí lo hemos publicado, ciudades grandes como Valencia apuestan por la bici pública y tienen ciclocalles ¿ellos no están en crisis?

    ResponderEliminar
  9. <span>¿En qué estás pensando...?</span>
    ¿Entonces, por qué hay bicis en el centro de Madrid, más que en otros distritos, si no hay carriles bici, ni alquileres ni nada más que algunos aparcamientos que vienen a hacer oficial lo que la gente antes hacía atando la bici a una farola? 

    Los calmados de tráfico aplicados en este distrito, ya sea mediante zonas para residentes, peatonalizaciones, zonas 30, etc. ayudan mucho. Y como dice MiguelS no son sólo para ciclistas.

    Hacer calles 30 de las calles secundarias de Madrid, donde se circula ya a baja velocidad es increíblemente barato y cubre casi toda la ciudad. 

    E igual que se ha dicho aquí antes, si se quiere que haya bicis por Madrid, podemos sacar las nuestras a la calle ahora, en lugar de rogar al ayuntamiento durante años.

    ResponderEliminar
  10. Aquí hemos publicado lo que se ha hecho en muchas otras ciudades españolas, europeas y americanas en temas de bici pública para compararlo con lo que debería hacerse en Madrid. Por desgracia estamos en crisis, no hay dinero en las arcas municipales, y pretender hacerlo ahora en Madrid es algo impensable.

    Si en el ayuntamiento tuviesen adivinos en lugar de tener funcionarios, podrían haber previsto la crisis y haber adelantado los proyectos ciclistas, pero ya es tarde y me temo que pocas posibilidades tienen a corto plazo esas inversiones ciclistas.

    Podemos pedir medidas de pacificación del tráfico, que se apruebe la Ordenanza de Movilidad, que se hagan campañas municipales... pero pedir grandes inversiones en infraestructuras ciclistas (carriles bici) y un sistema de bici pública es algo que no tiene mucho sentido.

    Soñar es gratis, pero hay que ser más realistas, y luchar por cosas lógicas y alcanzables.

    :) :) ;)

    ResponderEliminar
  11. <span>Pacificación del tráfico -calles 30, ciclocalles-, que se apruebe la Ordenanza de Movilidad con campañas municipales de difusión que salgan las bicis bien claritas en los chirimbolos, por ejemplo. Con eso me daría por contento hasta 2011. </span> *DONT_KNOW*

    ResponderEliminar
  12. Si alguien se pasea por barrios como Lavapiés, Huertas, o Chueca no verá carriles bici, pero verá muchas más bicis que en el resto de Madrid. También verá los nuevos aparcabicis llenos.

    Las peatonalizaciones, áreas residenciales y calles 30 (Calles 20 en Chueca) consiguen que las bicis puedan convivir perfectamente con los coches. El coste no es muy elevado y es algo que sí podemos exigir a nuestros munícipes.

    En cualquier caso, ¿es mejor protestar, o actuar?,  ¿hay que quejarse de lo poco que hace el ayuntamiento y quedarse de brazos cruzados, o es mejor salir a la calle con nuestras bicis, comentárselo a los amigos y compañeros de trabajo, y poco a poco hacer que crezca el número de bicis en nuestras calles?

    :) :) ;)

    ResponderEliminar
  13. <span>Me parece que no habéis contado con algunos datos al analizar este tema. Claro que la pacificación de las calles del centro ha facilitado la circulación de bicis. Sin embargo, en calles igual de pacificadas de otros distritos veréis más bien pocas ¿Por qué?</span>
    <span></span>
    Si observamos al tipo de ciclista que anda habitualmente por el centro, descubriremos rápidamente una respuesta. Se trata fundamentalmente de gente joven, que se vive y se mueve exclusivamente por el centro, y de la que podríamos decir que está abierta a todo tipo de nuevas tendencias. Incluída la bici urbana.

    Creo que lo puedo afirmar con bastante rotundidad porque conozco algunos casos:

    -Caso 1: compañera de trabajo, periodista, de origen uruguayo. Prácticamente no había montado en bicicleta ni como transporte ni como deporte. Después de viajar por algunos países, ve el movimiento de la bici urbana, se compra una plegable y se mueve a todas partes con ella.

    -caso 2: amiga belga, profesora de idiomas. En su país se movía en bici habitualmente. Y en Madrid hace lo mismo, en la medida de sus posibilidades.

    -Caso 3: conocido, español, gay y residente en Chueca, redactor de una revista de tendencias. Al igual que el primer caso, jamás se había visto atraído por la bici. Tras un viaje a Copenhague, decide comprarse una bici urbana y usarla en Madrid.

    -Caso 4: española, actriz. Después de 9 meses en Barcelona, decide que en Madrid también se va a mover en bici.

    Todos comparten cierto perfil social, económico, cultural e intelectual. Todos usan la bici por el centro, para ir al cine, de compras, a tomar cañas, etc.

    Esto está muy bien, pero creo que una verdadera cultura de bici urbana no se puede componer exclusivamente de "hipsters" del centro y algunos valientes de la periferia. Quiero ver ancianos, niños, adolescentes, madres y padres llevando nenes en sus bicis.

    Vayamos a otro barrio, concretamente en el que vivo, Ciudad Lineal. Perfil económico medio-alto, tendencia más bien conservadora. Los fines de semana se ven, sin exagerar, centenares de bicis. Conducidas por niños, padres, madres, algún que otro abuelo y mucho adolescente. Circulando fundamentalmente por las aceras y parques. Por la calzada, fundamentalmente ciclistas deportivos.

    El gran reto es cómo conseguir que esos ciclistas de fin de semana utilicen la bici a diario, al igual que lo hacen esos residentes en el centro. Para eso hay que fomentar que esos residentes del centro se desplacen a la periferia a sus diversos trabajos (el caso 1 trabaja en las Tablas, el 2 en San Blas, el 3 en la Castellana y el 4... bueno, donde puede) y que los ciclistas domingueros se desplacen en bici para su ocio, sus compras, etc.

    Y para eso necesitamos unir de la manera más rápida y segura posible esos puntos. Callejear por "ciclocalles" y Calles 30 puede estar muy bien para ir a comprar el pan. Pero no para ir a trabajar a las 9 de la mañana, o para volver del cine a las 2 de la madrugada. Para eso hacen falta carriles bici en las calles principales.

    Si no se han visto más ciclistas estos días durante la huelga de metro es porque, básicamente, muchos no saben por dónde circular. Ni si quiera saben que SE PUEDE circular. Esto con una red de carriles bici no hubiera ocurrido.

    La integración en el tráfico es una buena medida defensiva (yo la practico y de momento no he tenido disgustos), pero NO es la soslución si queremos ver ancianos en bici, madres y padres con bebés en sillita o gente transportando bultos como en esos países que tanto admiramos.

    Y por cierto: protestar y actuar no son actividades incompatibles. Yo protesto, y actúo.

    Un saludo.




      

    ResponderEliminar
  14. <span>Dinero hay. Lo que no hay son ganasa de administrarlo bien y sí muchas ganas de malgastarlo. Con lo que se han gastado en los túneles de metro ligero de Sanchinarrro daba para montar el sistema de bicis de alquiler y parte del Plan Director de Movilidad Ciclista. Pero claro, con eso no se cortan cintas inaugurales y el beneficio, tanto social como político es a más largo plazo.</span>

    <span>Yo SÍ firmaré esa carta, en primer lugar porque yo como ciclista también pago impuestos y tengo derecho a que también se gaste algo para que circule como dios manda, y en segudno lugar porque creo que TODAS las iniciativas que reivindiquen la bici (sea esta carta, sea la bicicrítica, sean los biciviernes o el simple acto de ir a dar una vuelta en bici) son positivas en una ciudad con tantísimo atraso en movilidad ciclista como madrid.</span>

    <span>Pensar que no se puede hacer nada por la crisis es, una vez más ir pidiendo perdón por usar la bici y ocupar el sacrosanto espacio del coche.</span> 

    ResponderEliminar
  15. <span>¿En qué estás pensando...?</span>
    Estupendo post, Planckaert, con varios temas que comentar y discutir:

    1. La bici como tema fashion: puede ser ahora puntual, pero desde luego ayuda a cambiar la imagen de la bici como recurso pobre frente al coche. Que esté de moda puede en un momento determinado servir como modelo de imitación.

    2. La bici sólo por el centro en días de diario. Falso: Me hago todos los días Chamartín-Atocha y hay días que veo tantas bicis en Bravo Murillo desde Pza.Castilla hasta Cuatro Caminos como en el distrito centro (y las cuento y llevo registro). Posiblemente también el tipo de urbanismo de callecitas estrechas más una calle principal llana ayuda.

    3. Callejear por Ciclocalles: ¿Sólo para recorridos lentos o cortos? Falso también: Se puede recorrer HOY Madrid de punta a punta usando sólo calles secundarias, sin que el tiempo de recorrido sea mayor. <span>Tan recto es ir por Velázquez como por Castelló. Coincido en el desconocimiento de la ciudad y de sus rutas, y que una red ciclista marcada ayudaría, pero esa red puede estar señalada de varias maneras, no sólo con carriles bici. Posiblemente, además, la gente ve un carril bici, y como no le lleva a su destino, se asusta pensando que no puede salir nunca de él porque no hay itinerarios seguros, y la seguridad de un carril bici con sus cruces frente a una calle de tráfico lento está por demostrar a día de hoy.</span>

    4. Y desde luego, actuar también, además de poner las cosas en claro y protestar.

    ResponderEliminar
  16. <span>Aalto, la inversión en bicicleta es RENTABLE. Lo que es una ruina es invertir en coche. Es una ruina medioambiental y social pero también económica y que pagamos todos, tengamos coche o no. No son sólo los cotes directos, que ya son enormes, sino los indirectos, que son más enormes aún.</span>
    <span>En tiempos de crisis, precisamente, es cuando más énfasis, si cabe, hay que poner en invertir en cosas rentables. Evitar invertir en bici es una manera de echar más leña al fuego.</span>

    ResponderEliminar
  17. <span>300% de acuerdo con prácticamente todo lo que dice Planckaert. La bici se alimenta, sobre todo, de un caldo de cultivo social como el que existe en Lavapiés o Chueca y no en Ciudad Lineal, Hortaleza o Vallecas. Además, otro factor que puede hacer que se vean más bicis por el centro es que es un lugar de paso más de lo que lo pueda ser la periferia pero no me cabe duda que el factor social es el principal: tanto para disuadir del uso de la bici (lo habitual) como para fomentarlo. Villarramblas, yo no estoy de acuerdo con lo que comentas sobre las calles secundarias. Es posible circular sólo por ellas pero no es lo más óptimo ni es a lo que debemos aspirar. Las calles principales son principales por algo: son más directas, tienen continuidad y tienen mejores preferencias de paso. Habrá zonas donde las secundarias hagan el apaño porque sean directas y tengan continuidad pero muchas veces les falta lo uno, lo otro o las dos cosas; y nunca van a tener las mismas prioridades de paso. También es cierto que, en algunas zonas, las calles secundarias tienen cedas el paso donde las principales tienen semáforos, que son más inflexibles, y por esas secundarias se va muy bien si hay poco tráfico... pero, en general, si a lo que aspiramos es a la fluidez en el desplazamiento, las principales deben ser el objetivo. No podemos renunciar a ellas, tanto por dignidad (también son nuestras) como por practicidad.</span>

    ResponderEliminar
  18. <span>A mi la carta me parece impecable en el fondo y la forma, asi que la he firmado. </span>

    En cuanto a los perfiles de los ciclistas son tan variados como las personas, yo uso la bici ocasionalmente pero me muevo fundamentalmente en moto o cuando voy con la familia en metro.

    Por cierto, el colectivo motero en el que me incluye necesita tambien una buena ración de civismo en su relación con sus companeras de dos ruedas sin motor >:o

    La bici de la Rosenvingen mola mucho, es exactamente igual que la mia :-D

    ResponderEliminar
  19. <span>¿En qué estás pensando...?</span>
    Inaki, me parece correcto que se reivindique también el uso de vías principales. Yo las uso cuando son razonablemente más directas y no especialmente cargantes. Sin embargo, la implantación de carriles bici en estas calles no genera un itinerario precisamente "directo", "con preferencias" o "continuas". Basta sólo fijarse en el carril-bici publicada en el siguiente post del Prado-Recoletos, y ver las revueltas, semáforos, interacciones y conflictos que hay que hacer al llegar a cruces importantes. Ese es el diseño que están teniendo los carriles bici en las calles principales: donde un coche tiene un cruce, la bici tiene tres, con revuelta incluida. De ahí que al final, o se pacifica el tráfico en calles principales (sin problema por mi parte) o las calles secundarias permiten una circulación por calzada sin hacer estos malabarismos del carril-bici en cada cruce.

    ResponderEliminar
  20. <span>

    <span>O se hacen vías ciclistas dignas en las calles principales (que es el lugar donde tiene sentido hacerlas).</span>
    <span></span> 
    <span>Todos esos problemas de las vías ciclistas son decisiones de diseño, no problemas intrínsecos de las vías ciclistas.</span>

    Pero, vamos, que estamos de acuerdo, en realidad. Yo sólo quería salir al paso de tu reivindicación de las vías secundarias, que no me parece mal en sí misma pero no nos debe hacer renunciar a las principales, sea vía carril bici o sin él.
    </span>

    ResponderEliminar
  21. Pues de nuevo, tengo que discrepar, sí son problemas intrínsecos de las vías ciclistas, que tienen graves problemas en las intersecciones urbanas:

    1. Si cruzan en línea recta se provoca situaciones peligrosas con los coches que giran invadiendo el carril sin ángulo de visión suficiente (busca "gancho de derecha" en relación a accidentes típicos ciclistas)
    2. Si se quiere evitar, hay que hacer el rodeo farragoso que comentaba antes (y posiblemente convirtiéndose en peatones para cruzar) o bien:
    3. Lo que se empieza a hacer en Copenhage: suprimir la vía ciclista en las inmediaciones del cruce, para que el ciclista se integre en el tráfico y no se coma a los coches que giran sin tener que dar un rodeo. Es parecido a los carriles buses de aquí, con separadores, pero con los tramos previos a los cruces accesibles a coches para que puedan girar a la derecha sin encontrarse con el autobús en el ángulo ciego.

    No me quiero extender aquí al respecto, hay suficiente documentación en la red al respecto de los problemas de seguridad del carril-bici en estas situaciones.

    ResponderEliminar
  22. <span>

    <span>tú mismo/a mencionas una solución válida. Insisto, problema de diseño, no de las vías ciclistas. Además, quitémonos de encima el cochecentrismo: el problema es más general, es un problema de departamentalización de la calle (calzada, otra calzada, acera) y no de la vía ciclista. La calle más sencilla es la calle diáfana pero la hiper-abundancia de coches y la dictadura a la que nos someten (preferencia al coche) hacen inviable la calle diáfana; la departamentalizamos y, lógicamente, eso crea complejidades en los puntos de encuentro de unos y otros departamentos. Si seguimos con la idea de que el coche es lo más importante, le echaremos la "culpa" a la vía ciclista. Tenemos que cambiar esa mentalidad: los problemas los genera, principalmente, el coche, es el elemento más discordante (por peso, volumen, velocidad) y el que obliga a más complejidades en el diseño de las calles.</span>
    <span></span> 
    <span>Si diseñas una calle pensando primero en la gente que va a pie, después en la gente que va en vehículos no motorizados y, finalmente, en los coches, el problema no es el carril bici; el problema es el carril coche.</span>
    </span>

    ResponderEliminar