miércoles, 22 de septiembre de 2010

La aventura de atravesar Madrid en bici, por La Razón

La aventura de atravesar Madrid en bici, por La Razón
Ruido, contaminación, sobrepeso, accidentes... Todos estos males derivan de vivir en una ciudad en la que lo habitual es desplazarse en coche. No sucedería si fuéramos todos en transporte público o en bicicleta. Pero si va uno solo la cosa cambia. La contaminación se respira, el ruido sale no sólo de los cláxones, sino de uno mismo cuando alguien está a punto de atropellarte... en la jungla tú eres el pequeño, el débil. El esfuerzo, aun así, merece la pena. Y mucho. Es la Semana Europea de la Movilidad y resulta necesario zambullirse en la experiencia de ir en bici por una urbe como Madrid para poder reflejar los pros y los contras de este medio de transporte. ¿Es posible lograrlo sin ser un habitual de la bici y sin tener unos pulmones libres del tedioso tabaco? Mi truco es que es eléctrica; es decir, una bicicleta cedida por Goinggreen que ayuda en las pedaladas, pero no una motocicleta, ojo, la camiseta se suda. El reportaje hecho para comprobar si es o no posible moverse de forma sostenible tiene lugar en el segundo mes de julio más cálido desde los últimos 70 años. Durante 17 días intentaré ir en bici (es el tiempo de préstamo).

Antes de salir con ella el primer día, es importante hacer la ruta en google maps: 7,9 kilómetros es la distancia que me separa de casa al trabajo. Lo más difícil, lograr meter la bici, más grande y pesada que las convencionales, en un ascensor similar al de «13 Rue del Percebe». Son las 8:40 de la mañana, y no es que sea muy fortachona a esas horas. Tardo una hora en llegar al periódico (en transporte público, 45 minutos). Un tiempo que se irá reduciendo con la práctica y al quitarme el temor al tráfico. Lo cierto es que he ido por la acera, a riesgo de que algún policía decidiera multarme. He gastado sólo una raya de batería, que se ha ido entre la cuesta que hay por la calle Menéndez Pelayo (cerca del Parque del Retiro) y un tramo de Alcalá (tras pasar la plaza de toros). Ha habido suerte, las tiendas estaban cerradas y no había muchos peatones. La vuelta resulta más fácil. Recibo una llamada de mi madre. ¡No vayas a atropellar a nadie! (pero si la que peligra soy yo...).

Esquivar vehículos


La aventura de atravesar Madrid en bici, por La RazónEl segundo día ya me atrevo a ir por la calzada. Primer problema: ¿cómo pasar por una carretera con dos carriles y uno de ellos atestado de coches aparcados en doble fila? Intento acceder al carril izquierdo, pero los coches van demasiado rápido, no hay atasco a estas horas. Al final opto por ir por una de las aceras de la calle Alcalá. Pero al cabo de unos minutos vuelvo entre los coches. Los semáforos ayudan a esquivar los vehículos que están en segunda fila. Llego al trabajo, no sin algún que otro problema a la hora de cambiar de marchas (en mis tiempos las bicis no tenían cambios) y el técnico de mantenimiento me sube el sillín, la gente siempre ayuda en estos casos, es de agradecer, a él y a los de seguridad que guardan la bici. Resulta que iba demasiado baja. En fin, lo dicho, no soy una habitual de la bici. Recargo la batería. Menos mal, al día siguiente no oí el despertador hasta el quinto aviso. Así que tuve que pisarle a fondo. El sol calienta en exceso. Llegué roja como un tomate al trabajo y sudada como si hubiera corrido una maratón.

Una vez en la redacción, toca, de nuevo, recargar. Más me vale, mañana hay que cubrir un acto de WWF. Y el recorrido aumenta. Llamo y pregunto si puedo subir la bici a la sede. Con lo que cuesta y encima que me la prestan, como para perderla. No hay problema, resulta que no va a ser la única bici. De nuevo, hay que ver cuál es el mejor trayecto en google maps. De mi casa a la sede de WWF son sólo 3,3 km. Y de allí al periódico 8,7. Pero la ruta discurre por tantas callejuelas que sería necesario ver un mapa a cada paso de este laberinto. Así que decido hacer un camino de vuelta de mañana más largo (12 km desde WWF), pero más recto, a pesar de que se esperan temperaturas extremas en la capital.

Al día siguiente, durante la vuelta me cierra un autobús en Puerta de Toledo y decido hacer la media rotonda que falta por la acera para evitar más sobresaltos, cuando una señora, con un tono poco amigable, dice: «Eh, la gente aún no sabe que la acera es para los peatones». No señora, sí lo sé, pero un autobús casi me aplasta y me he asustado. Lo cierto es que sólo lo pienso, no le digo nada. La mujer tenía razón. Pero ya llegando al trabajo, justo en el único tramo del recorrido en el que la calle Arturo Soria tiene carril bici y por el que se tarda un segundo en atravesarlo (el carril bici no va también por la calle principal dotada de una amplia acera, sino por una pequeña), otra señora que va caminando por el carril bici también protesta.


¿Pero si voy por el carril bici y llevo bici?


Así que cuando llego al trabajo llevo 15,3 agotadores kilómetros y hoy daban alerta de ola de calor en Madrid. A esas horas los termómetros marcaban 32 ºC. El resultado es que llego igual de exhausta y roja que si hubiera subido un puerto, y eso que a mitad de camino he tenido que parar en el Parque del Retiro para refrescarme. Me cambio de ropa, hoy vine preparada. Y menos mal. No sé si la bienvenida de mis compañeros hubiera sido tan cariñosa si les aromatizo la jornada con el sudor de ese día. Tras el trabajo, hay que coger la bici. Antes de ir a casa caen unas cañas en una terraza.

Al día siguiente voy siempre por la calzada y así el resto de la semana. La subida por Alcalá, tras pasar por Ventas, es una barbaridad, aunque sea en bici eléctrica. Hay unos socavones de un metro de diámetro que impiden ir pegado a la derecha y, tras varios días en bici, me duelen hasta los dedos del manillar y tengo varios moratones de meterla en el ascensor. Quien diga que con una bici eléctrica no se hace deporte es que no lo ha probado. Ayuda, pero no tanto.

ciclista urbanoEs fin de semana y subo al pueblo. La bici se queda en Madrid. Una vez allí, los pies son suficientes para los desplazamientos. El lunes siguiente tomo la bici con ganas. Cada vez tardo menos en ir al trabajo, lo cierto es que me salto algún que otro semáforo en rojo si veo que no hay nadie. Algo inimaginable cuando hace unos días no me atrevía a ir por la calzada. Salgo del trabajo. Y con las prisas, se me olvida recargarla. La ida en bici es en cuesta, así que hay que aprovechar la vuelta para recargar la batería. Un par de días después no puedo con mi alma. Las dos ruedas se quedan en casa. Lo dicho, la bici, aunque sea eléctrica, cansa.

Al día siguiente, tras dormir y olvidarme un día de las agujetas, retomo la bici. No hacía mucho calor, así que tampoco sudé tanto. Recargo la batería. Cada vez llego antes. Logro hacer el trayecto habitual en 35 minutos. Atrás queda aquella hora de los primeros días. Ahora, tardo 10 minutos menos sobre dos ruedas que en transporte público. Llego antes y es como si fuera al gimnasio. Pero no pago por ir y llego igual de desestresada. El resto de días sirven para pillar mejor el punto a la bici. Incluso llego a «retar» a hacer una carrera a un ciclista que me había adelantado en un semáforo subiendo por Alcalá. Pongo la batería al máximo de potencia y le dejo clavado en su sitio. Es eléctrica, pero no lo parece.

Lo de moverme por Madrid en bici eléctrica me convence. Lo malo, los conductores de autobús y los taxistas que no respetan al ciclista. Pensaba que los peores iban a ser los ciudadanos o los camioneros y no ha sido así. Lo ilógico, que en el trayecto habitual de 7,9 km sólo he pasado por un carril bici durante unos segundos, menos de tres metros. Lo mejor, la libertad de moverse sin esperar a que llegue el autobús, sin temer que haya huelga de metro y por cierto, habiendo contaminado menos. En concreto, al haber recargado cinco veces la bici de Goinggreen, dotada de 250 Wh de potencia, he consumido 5 kWh; es decir que he emitido un kg de CO2. Por lo que al haberla usado 13 días de 17, he evitado la emisión de 3,18 kg de CO2 por hacer la ruta en bici en vez de en metro y en autobús, y 12 kg menos que si la hubiera realizado en coche.

Escrito por Belén Tobalina, para larazon.es

27 comentarios:

  1. Pues eso, todos los días =-X

    ResponderEliminar
  2. Me temo que a los adictos al sillón del coche, este reportaje les va a dar más razones para seguir en su burbuja de aire fresquito veraniego-aire calentito invernal. Ni aunque llegue su cardiólogo y les diga que tienen que mover el culo bajo pena de muerte temprana se les va a pasar por la cabeza bajarse del coche, a lo sumo se apuntarán a un gimnasio para aburrirse viendo la tele mientras pedaléan en una bici estática.

    Es una lástima pero estas razones:

    "Lo mejor, la libertad de moverse sin esperar a que llegue el autobús, sin temer que haya huelga de metro y por cierto, habiendo contaminado menos. En concreto, al haber recargado cinco veces la bici de Goinggreen, dotada de 250 Wh de potencia, he consumido 5 kWh; es decir que he emitido un kg de CO2. Por lo que al haberla usado 13 días de 17, he evitado la emisión de 3,18 kg de CO2 por hacer la ruta en bici en vez de en metro y en autobús, y 12 kg menos que si la hubiera realizado en coche."

    se las sudan al 95% de los estresadísimos conductores madrileños. >:o >:o >:o

    ResponderEliminar
  3. Creo que para desplazarte por la ciudad se necesita un tiempo de adaptación. La periodista da sus primeras pedaladas desconociendo información y trucos importantes como el tránsito por calles tranquilas -la calle Alcalá pasado Ventas no lo es-, circulación segura -sin echarse a la derecha-, uso de aceras, etc. Creo que a andar en bici sabemos todos pero para moverte por la calzada con seguridad hay que informarse primero y aprender poco a poco.

    Queda invitada al BiciViernes  :)

    ResponderEliminar
  4. <span>Genial, pero... LOS SEMÁFOROS HAY QUE RESPETARLOS, AUNQUE SEAMOS CICLISTAS.</span>
    <span>Si queremos derechos, tenemos que respetar las normas y ojo, que yo me muevo en bici todos los días  para cualquier cosa que tenga que hacer.</span>

    ResponderEliminar
  5. Buen reportaje. Pero tienes que cumplir las normas. Si no, no puedes reclamar a los demás que las cumplas. Así que ya sabes, nada de acera y a parar en los semáforos.

    ResponderEliminar
  6. <span>Lo interesante seria que no solo te sirva como experiencia periodistica y de divulgación, si no como experiencia personal, y que algun dia puedas abandonar el lastre de esa bateria, y pedalear libremente por las calles de nuestra bonita ciudad, considerandote con pleno derecho de hacerlo y no pensar que vas de prestadillo. La bici es una solucion nunca jamas un problema, piensa en esto cuando pedalees y dejaran de existir los miedos al resto de usuarios.</span>

    ResponderEliminar
  7. Hay muchísimos semáforos que solo están, porque los conductores de coches parece que son unos ineptos y están puestos de manera que a 60/h los pilles en verde. No es de extrañar que los ciclistas se acaben saltando algunos de estos semáforos. Si queremos ser mas papistas que el papa, pues claro que esta mal - pero un poco mas de sentido común tampoco viene mal.
    Cuando paso por un semáforo verde también miro. No me sirve tener la razón, si uno que viene en la otra dirección se lo salta (sea consciente o inconscientemente) y se me lleva por delante. Entonces que? Me ponen en la lapida: "Tenia el semáforo en verde"?

    ResponderEliminar
  8. <span>Belen,una cosita guapa, ni de coña,vuelvas hacer un reportaje como este,porque nos haces más daño, que beneficio.</span>
    <span>Primero, con una bici electrica? pero que leches es eso?Te estoy imaginando, toda mona,como para ir a Pacha.La bici es una forma de ver  e ir por la ciudad, totaltamente diferente que si vas en moto o en coche,tienes que respetar a todo el mundo,peatones,trabajadores del bus,taxistas,etc.No hay excusas para ir por la acera,SOMOS TRAFICO. </span>
    <span>Y una opcíón que es personal,tienes que implicar al tecnico de mantenimiento y seguridad para que te protegan la bici.</span>
    <span>Solo has puesto pegas al movemerse en bici,no se te ve convencida.</span>
    <span>Te aconsejo que veas videos de ciclistas urbanos en Amsterdam y Moscu con -20º para que veas verdaderas difilcutades.</span>
    <span>Salud y pedal</span>
    <span>KOKODRILO</span>

    ResponderEliminar
  9. <span>pues tú eres el típico caso de intransigente incapaz de comprender que hay otra gente que percibe las cosas de forma diferente. Yo prefiero a la persona que ha redactado la entrada que, al menos, ha sido capaz de enfrentarse a sus propias barreras e intentar algo diferente.</span>
    <span></span>
    <span>Lo que realmente espanta a nuevos ciclistas potenciales es encontrar entre los que ya usan la bici gente tan corta de miras y tan poco empática.</span>

    ResponderEliminar
  10. <span>El reportaje es un poco simplista, pero recoge circustancias que le pasan a quien se inicia a moverse en bici por la ciudad. Quizás habría que decir a quien vaya a comenzar a circular por la ciudad que  hay que "estudiarse" un poco el tema, es decir, que si vas a ir al trabajo en bici tienes que hacerte una ruta lo más segura posible, lo que implica buscar calles tranquilas, que normalmente las hay paralelas a las vías rápidas. Por otra parte has de armarte de paciencia para no responder a "provocaciones" de taxistas, autobuseros y conductores impacientes en general, que no te respetan y sólo te ven como un estorbo.</span>
    <span>De todas formas cualquier presencia de la bici en los medios, como alternativa de transporte es positiva. Animo Belén busca tu ruta en el biciviernes y disfruta, que esto engancha.</span> 

    ResponderEliminar
  11. <span>Aquí la cuestión es que si está en rojo, no podemos pasar y si está en verde, sí. Y esa es una norma que todos debemos cumplir por el bien común. Creo que en este tipo de cosas no valen las medias tintas, porque por esa misma lógica, pues no ponemos los intermitentes cuando circulamos en coche al salir de las glorietas (por cierto, nadie los pone). Las normas de circulación están para cumplirlas, tanto ciclistas como conductores de vehículos a motor y lo que se quiera especular al repecto me parece que está fuera de lugar. </span>
    <span></span>

    ResponderEliminar
  12. De todos modos, y releyéndote, no creo que el sentido común vaya por esos derroteros. El sentido común a mí me dice que he de respetar las normas si quiero luego pedir que se me respete a mí como ciclista. Así no me pillarán en un renuncio.

    ResponderEliminar
  13. <span>Flipo con algunos de vosotros, sinceramente. El reportaje me parece fantástico, y es una muestra perfecta de lo que se encuentra un ciclista novato al circular por Madrid. Imagino que algunos nacísteis con el códico de circulación insertado en el ADN, el Manual del buen ciclista urbano bajo el brazo y las piernas de Contador para subir lo que sea, pero la mayor parte de los que nos lanzamos a usar la bici en la ciudad empezamos como esta periodista: por la acera y con mucho miedo. Por eso algunos (veo que cada vez menos) insistimos en la necesidad de las vías ciclistas para evitar que dos de cada tres se desanimen el primer día que cogen la bici.</span>
    <span>Decía el creador de las Masas crísticas de San Francisco (no recuerdo su nombre ahora mismo) que en muchos lugares el problema no era la cultura del automóvil, sino la cultura ciclista. Esa cultura ciclista de listillos  y espíritus puros que nacen con todo sabido. Lo decía respecto a Estados Unidos, peo es perfectamente aplicable a Madrid.</span>
    <span>Por cierto, totalmente de acuerdo con Iñaki. Con cilictas como tú, kokodrilo, no vamos muy lejos sinceramente.</span> 

    ResponderEliminar
  14. "...masas crísticas"

    el patinazo de teclado te ha quedado para la historia de la verdad verdadera, amigo. Qué razón llevas, algunos tenemos más fe que Xto., con todos los respetos.

    :-D :-D :-D

    ResponderEliminar
  15. <span>¿En qué estás pensando...?</span>
    El reportaje me parece un ejemplo muy bueno de lo que un ciclista voluntarioso pero con poco conocimiento puede encontrarse en sus primeros días en la ciudad. Aporta un testimonio muy valioso de dónde pueden estar los puntos débiles que pueden desanimar a alguien.
    Dado que alguno de esas dificultades se podrían haber corregido con información, creo más que nunca en la utilidad de páginas como ésta para el ciclista novato. Sin embargo, me da la sensación por los comentarios habituales que las personas que entran aquí son en su mayor parte gente con cierta experiencia, y en muy pocos casos personas como la reportera. Algo falla si la tal Belén Tobalina, teniendo todo el arsenal de ayuda que se ofrece aquí y en otras páginas no ha recibido esta información.

    ResponderEliminar
  16. <span>¿Crees que es malo llevar el código de circulación implantado en el ADN?</span>
    <span>Pues como bombero de la Comunidad de Madrid que soy y con 13 años de servicio te diré que por culpa de esos que no lo llevan implantado, mucha gente muere en carretera. Estoy cansado de ese tipo de gentuza que se salta las normas de tráfico a cada ocasión que se le presenta y por cuya culpa muere gente en la carretera.</span>
    <span>Así que, por favor, ruego que no se tome a guasa lo de no respetar las normas.</span>
    <span>Yo estoy orgulloso de llevarlo implantado en el ADN.</span>

    ResponderEliminar
  17. <span>Me parece tremendo que se defienda y se justifique la falta de seriedad para con el respeto a las normas de circulación.</span>
    <span>Yo no impondría multas a los infractores. Impondría un castigo que supusiera la asistencia del infractor durante 6 meses a los accidentes de tráfico en los que tenemos que intervenir los servicios de emergencia. Seguro que se les quitaban las ganas de hacer tonterías al respecto.</span>

    ResponderEliminar
  18. <span>Esta chica no va querer ver videos de Amsterdam, ni de Moscú, y tú no deberías haber visto los de Nuremberg.</span>

    ResponderEliminar
  19. <span>Eso denuncia ella. El carril de la derecha está ocupado sistemáticamente por coches en doble fila. Y la velocidad límite que establece la ordenanza municipal en esta ciudad para los automóviles no la respeta ni dios.</span>

    ResponderEliminar
  20. <span>Es un buen reportaje que recoge los miedos de alguien que se enfrenta al tráfico de Madrid desde una bici. Lo mejor que puede hacer la autora es seguir con la bici ahora que se ha estrenado. Ánimo!</span>

    ResponderEliminar
  21. Victor, yo no estoy cuestionando la norma. Estoy cuestionando los medios que se usan para implementarla y buscando explicaciones, de porque se incumplen (eso es algo diferente a poner excusas).
    Hay normas de trafico muy sencillas, como la de que el que viene por la derecha tiene preferencia. Cuando veo un semáforo como el que hay en el cruce de la calle Mauricio Legendre con José Vasconcellos, me pregunto que pinta ahí un semáforo. Por la mañana me hace parar 2 veces sin que haya ningún coche viniendo por ningún lado. Ese semáforo sobra, ya que hay una norma que en ese sito podría funcionar sin ningún problema. 
    Tiene que existir la posibilidad de cuestionar la forma de gestionar el trafico sin que a uno le consideren directamente un sin ley.
    Además yo no estoy pidiendo que se me respete más. A mi ver la gran mayoría de los conductores en esta ciudad respeta a los ciclistas y los que pitan no me preocupan, ya que me han visto. Queda el pequeño porcentaje de conductores que no están atentos o directamente no saben conducir. Esos los hay en todo el mundo, eso no es un problema especifico de Madrid.

    ResponderEliminar
  22. kokodrilo, de que vas? Que pasa, que todos los ciclistas somos iguales o tenemos que serlo? Además, en los videos que tu mencionas se sule ver a mucha gente que perfectamente podria estar yendo a Pachá. Imaginate que risa aparecer delante del Pachá con la bici y darsela al aparcacoches :)

    Que vale, que no se debe ir por la acera, pero creo que eso lo tenia muy claro y también lo veo como una forma de narrar los avances de un novato en su intento de moverse en bici. Claro que seria mejor ir un fin de semana al carril bici a entrenar, pero en un reportaje así, queda muy soso y hay que verlo como una libertad periodística (además refleja la realidad).

    Tu aversión a las bicis eléctricas, mejor ni comentarlo. Si alguien realmente tiene la ilusión, de que en esta ciudad se acabe usando más la bicicleta, entonces tendría que considerar las bicis eléctricas el mejor invento que le haya podido pasar a Madrid. De todos modos supongo que la mayoría se pasará directamente al scooter eléctrico - cosa que tampoco me parecería mal.

    ResponderEliminar
  23. <span><span>"Lo malo, los conductores de autobús y los taxistas que no respetan al ciclista. Pensaba que los peores iban a ser los ciudadanos o los camioneros y no ha sido así."</span></span>

    es lo primero que nota uno cuando se apunta a la bici urbana  >:o  yo ya paso de montarme en taxis de hecho...

    ResponderEliminar
  24. los primeros dias cuestan porque hoy dia con la vida sedentaria tenemos los musculos atrofiados, en cuanto vas y vienes unos dias tus musculos vuelven a estar sanos y te mueves como quieres por la ciudad  :-D

    ResponderEliminar
  25. El sentido común viene de algo tan simple como alejarte de los coches. Yo me salto semáforos en rojo cuando no viene nadie. Por ejemplo subiendo una calle de un carril en la que voy más lento que los coches. Prefiero saltarme el semáforo en cuanto pueda hacerlo con seguridad y alejarme del tráfico. Evito congestiones y me alejo de los coches. Si eres incapaz de entenderlo no lo entiendas. Supongo que si mañana ponen la norma de ir vestido de payaso micolor para que te vean la acatarás. ¿Verdad?

    ResponderEliminar
  26. Pichu, sigo diciendo que estoy cansado de atender accidentes de tráfico al trabajar en los servicios de emergencia (bombero). Gente como tú no colabora a que esos accidentes desciendan. Creo que te estás confundiendo. Las normas de tráfico son esenciales para que todos podamos circular con seguridad. ¿Acaso estás dejando el respeto por las mismas a la libre elección de cada uno?
    Lo mismo pasa cuando un conductor me dice que no ha puesto el intermitente porque no hace falta. Vamos, que él es el que decide si hace falta o no. ¿Acaso no se ha dado cuenta de que a él se le pueden estar pasando muchas circunstancias del tráfico que en ese momento no controla?
    Me parece que te estás equivocando, pero bueno, sigue así, dando ejemplo.

    ResponderEliminar
  27. hola Belén. lo primero enhorabuena por hacer esta prueba. yo llevo un año con una bici BH-emotion electrica y soy el commuter más feliz del mundo haciendo casi todos los días el camino de 13 km entre mi casa y mi trabajo. No tengo ya problemas con el tráfico,y atravieso todo madrid de oeste a este. Si te interesa algo más, mi e-mail es ormaza@inicia.es . Cuando seamos más, será mejor, pero alguien tiene que empezar, nunca nos han dado las cosas hechas desde arriba.

    ResponderEliminar