Menú horizontal

jueves, 6 de enero de 2011

Andar con la bicicleta... en la mano

Con la bici en la mano eres peatón


No, no. No es un curso para aprender a montar en bici. Lo siento. Creo que eso no se puede hacer leyendo sino practicando. Aprendiendo el equilibrio, siguiendo una línea, soltando una mano y luego la otra sin perder el rumbo, girándose sin desorientarse, posicionándose, señalizando, mejorando las trazadas, cediendo, observando a los demás, anticipándose, parando... circulando. Relacionándose.

Andar con la bicicleta... en la mano
Es a este punto al que quería llegar. Necesitamos saber para qué sirve la bicicleta y para qué no. Necesitamos aprender dónde funciona y dónde no. Necesitamos saber cuándo hay que ir montando en bicicleta y cuándo no. Y es aquí donde tenemos mucho que aprender. Todos. Tenemos que aprender a relacionarnos y a relativizar.

A mí me costó mucho darme cuenta de que la bicicleta no vale para todo y no debe circular por todos los sitios impunemente. Y no precisamente porque haya una norma que lo prohíba. No. Es más una cuestión de respeto, de libertad y de oportunidad. Me costó bajarme de la bicicleta cuando acompañaba a alguien que iba andando a mi lado. Y me sigue costando. Pero creo que mejora mucho la relación.

A veces nos ponemos muy tontos, intentando circular por espacios prácticamente intransitables


Por no bajarnos. A veces queremos forzar el puerta a puerta hasta el último metro. Y no nos damos cuenta de que vamos haciendo el ridículo. Nos aferramos a conquistas históricas (ahora a los ciclistas se les reconoce el derecho a andar por determinados espacios peatonales) o a nuevas fórmulas posibilistas de convivencia en las aceras (absolutamente desafortunadas) y vamos infringiendo nuestros derechos a los demás.

Andar con la bicicleta... en la mano

Y no nos damos cuenta de lo fácil que es desmontar


A mi me costó desmontar de la bicicleta cuando en las zonas peatonales por donde circulaba había demasiada gente. Y sin embargo, cuando lo empecé a hacer, me di cuenta de que avanzaba más rápido y agredía menos a los demás.

Ahora lo hago cada vez más habitualmente y os puedo asegurar que funciona. Me gusta. Me da la razón. Me ayuda a entenderme. Y a entender a los demás. Me quedo con muchos detalles. Puedo ver los escaparates y comentarlos. Me puedo parar. Y luego me puedo montar otra vez en la bici y seguir mi marcha.

Creo que no soy el único que lo hace. Aunque creo también que la mayoría de los que lo practican son chicas. Ellas sabrán.

Fuente: bicicletasciudadesviajes.blogspot.com

11 comentarios :

  1. Víctor-Dialogotomía6 de enero de 2011, 11:04

    Sí, en cierto modo, al no bajarnos de la bicicleta cuando deberíamos, caemos en llevar a la práctica las mismas actitudes que criticamos en los conductores. Utilizar la bici hasta para ir al cuarto de baño es una de ellas, aunque nos vayamos dando de hostias con las paredes del pasillo.
    Hay que bajarse, hay que bajarse, sobre todo cuando nuestro deseo de seguir pedaleando choque directamente con el derecho de los peatones a caminar con espacio y seguridad.
    Tanto para la bicicleta como para el automóvil y para el resto de situaciones de la vida, es sólo cuestión de estar presentes, conscientes, atentos...

    ResponderEliminar
  2. Yo también me bajo de vez en cuando.  :)  No está mal recordar en ciertas ocasiones que las piernas sirven para algo más que pedalear! ;)  

    ResponderEliminar
  3. OK.DE TODAS FORMAS, SI HAY ESPACIO POR LA ACERA, HAY QUE IR A UNA VELOCIDAD DE PEATON,PUES MUCHA GENTE SE AZARA AL VER UNA BICI.ASI NO OCUPA MAS QUE UN CARRITO DE NIÑO O UNA PERSONA CON PARAGUAS.HAY MUCHO DESCEREBRADO QUE HACEN CARRERAS POR LA ACERA CON GENTE, QUE NOS DAN MALA FAMA.SALUDOS

    ResponderEliminar
  4. Víctor-Dialogotomía6 de enero de 2011, 12:39

    Sí, hay mucho descerebrado que hace eso y suelen ser (no todos) chavalines pre-adolescentes o flipados que van con mallas, casco supermegalight, camisetas especiales con publicidad imposible, zapatillas supermegaatómicas, calcetines turboprost, guantes de silicona microperfusionada, gafas aerodinámicosísmicas, y todo eso para ir de Moncloa a Cibeles.

    ResponderEliminar
  5. JESUS, por favor, pulsa la tecla "Bloq Mayús" :)

    ResponderEliminar
  6. Hola a todos.
    Yo, mi opinión personal es que no me gusta bajarme de la bici y salvo que sea realmente necesario no lo hago. Es decir no por que sea una calle peatonal me bajo.
    Me parecen hasta cierto punto lógicas tus argumentaciones, pero sigo pensando que la distancia que ocupo cuando voy andando con la bicicleta es mayor que cuando estoy subido en la bici. 
    Todo depende de cada caso.
    Reconozco que no soy muy racional cuando hablo de la bici ... pero he visto tanta igonorancia y tanta mala baba contra ella, que porque yo piense radical nada realemente pasa.
    Mucha bici para todos

    ResponderEliminar
  7. Si estamos hablando de calles muy intransitables, puede ser lógico lo que dices, siempre que vayas a paso de peatón. Si están medianamente ocupadas y el bajarte o no de la bici no supone mucha diferencia, me parece exclusivamente comodidad tuya no bajarte. Si en esa situación vas a velocidad peatón no ganas nada, si vas más rápido, estás incomodando a los demás.

    Y el argumento de "como los demás son ignorantes yo puedo ponerme radical" me parece un tanto impresentable.

    ResponderEliminar
  8. Ok Rober ok.Ya he sido reprimido por varios.Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Es verdad totalmente.Inmadured y falta de personalidad, bien aprovechada por la industria.A muchos les dicen que tienen que montar con una bici de 80 pavos y una camiseta vieja y se pondrian a llorar.

    ResponderEliminar
  10. Víctor-Dialogotomía7 de enero de 2011, 9:23

    Como los conductores me insultan, yo insulto.
    Como los conductores contaminan, yo quemo plástico en medio de la calle.
    Como todo el mundo se aprovecha de los demás, yo voy a estafar a las viejitas.
    Como a mí el banco me cobra intereses, yo voy a cobrar peaje a todo aquel que me solicite algo.
    Como los demás son así, yo voy a ser así.

    ¿¡¡Einn?!!

    ResponderEliminar
  11. Víctor-Dialogotomía7 de enero de 2011, 9:34

    ¿Cuándo vamos a romper el círculo del odio?
    Yo mismo debo hacerlo, por supuesto, y en ello estoy.

    ResponderEliminar