lunes, 2 de mayo de 2011

Montar en bicicleta durante el embarazo

Eva Paris para Bebés y más

Montar en bicicleta durante el embarazo - Foto: jonny.hunter en Flickr
Durante un embarazo sin riesgos, el ejercicio moderado habitual es muy beneficioso para la mujer y el feto. Existen ciertas actividades físicas más apropiadas para realizar durante esta etapa. Andar en bicicleta durante el embarazo sería una de ellas, aunque con algunas salvedades o precauciones.

Una de las preguntas más comunes es si la embarazada puede montar en bicicleta, especialmente si la mujer está acostumbrada a hacer este tipo de ejercicio o vive en un lugar donde la bicicleta es el medio de transporte habitual. Durante el embarazo, ¿es conveniente utilizar este medio como ejercicio o resulta peligroso?

Lo primero que hemos de señalar es que cada embarazo es diferente y no se pueden establecer generalidades, por lo que podemos consultar a nuestro médico para que determine si podemos montar en bicicleta o no (por si existe algún riesgo), cuándo hacerlo o hasta qué momento.

Y es que el ciclismo se recomienda habitualmente como una actividad viable hasta el quinto o sexto mes de embarazo. Después de este tiempo el volumen de la barriga de la embarazada no ayuda demasiado al equilibrio de la mamá, y para evitar cualquier inconveniente lo mejor es buscar algo menos peligroso.

Pero hasta llegar a dicho momento se piueden aprovechar los beneficios de ir en bicicleta, porque es una actividad que relaja, tonifica, distrae, evita el exceso de peso (tanto de la madre como del bebé), mejora la circulación (que tantos problemas da durante el embarazo)...

Si optamos por la bicicleta estática durante el embarazo, aunque nos perdemos los beneficios del aire libre, a cambio no existe el peligro de que nos desequilibremos, por lo que sería indicado también en el tercer trimestre de embarazo, siempre que no se tenga riesgo de parto prematuro y nuestro médico lo recomiende.

Evidentemente, no hay que forzar el organismo ni ganar ninguna carrera, aunque el nivel con el que nos movamos durante el embarazo dependerá en buena medida de la actividad física que desarrollábamos antes, si estábamos acostumbradas a este tipo de ejercicio o no...

Además, habremos de estar bien hidratadas, hacer deporte a las horas menos calurosas, parar si notamos excesivo cansancio, calor o que nos falta el aire, y en definitiva hacer caso a nuestro cuerpo y mimarlo para que no haya ninguna carencia debido al ejercicio.

Basta con un ejercicio moderado de montar en bicicleta durante el embarazo para mantenerse en forma, siempre recordando las recomendaciones generales para que practicar ejercicio durante el embarazo sea sano y seguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada