sábado, 4 de febrero de 2012

¿Por qué se usa tanto la bici en Japón?

Traducción: Villarramblas

Mikael Coville-Anderson, de Copenhagenize, sitúa a Japón como el tercer país que más usa la bici del mundo, sólo por detrás de Países Bajos y Dinamarca. ¿Qué es lo que hace que millones de personas piensen en ese medio cada día para sus desplazamientos?

Las ciudades compactas

Nagano, un barrio de Tokio. http://nikonforever.deviantart.com
Las urbes japonesas son las mayores y más pobladas del planeta (área metropolitana de Tokio, 40 millones de habitantes), pero en cada barrio hay una atmósfera de pueblo única, en los que se puede acceder en no más de 5 ó 10 minutos de bici a todo tipo de servicios: supermercados, guarderías, escuelas, médicos... todas las necesidades básicas están cubiertas en un corto viaje ciclista. Cuando para el día a día no hay que hacer grandes distancias, la bici cobra todo su sentido.










El transporte público

Las zonas urbanas están completamente malladas por una red de metro y ferrocarriles limpios y rápidos, además de unos fiables servicios de autobús muy económicos: tan eficiente es el transporte público que en muchos casos es más práctico y rápido que el coche.

Aunque tras el terremoto del 11 de Marzo de 2011 que colapsó la red ferroviaria se dieron muchos casos de viajes íntegramente en bici para ir a trabajar, lo normal es que se use como complemento del transporte público, para recorrer la distancia desde casa hasta la parada de metro más próxima, como mucho dos más allá.
Estación de Shibuya. Foto de Villarramblas



El coche

Tener coche en Tokio es un engorro caro. Antes de comprarlo, tienes que demostrar tener una plaza de aparcamiento, un lujo en una ciudad donde el espacio es escaso y tu plaza de garaje puede estar a gran distancia de tu casa.

Para los que entran a la ciudad a trabajar, aparcar el coche puede ser más caro que alquilarse un pequeño apartamento a las afueras. Juntémoslo con los gastos de mantenimiento y el seguro y entenderemos porqué hay tan poco tráfico motorizado.

Esta parcela de Tokio es más rentable como aparcamiento que como vivienda. www.tune-in-tokyo.com


Las bicis

Olvida las bicis caras de carreras, híbridas o de montaña: casi todo el mundo usa las populares mamachari (ママチャリ "bicimama" se podría traducir), las bicis de paseo por excelencia de las amas de casa. Baratas, con luces de dinamo, candados de herradura y pata trasera. Es común verlas con cesta delantera y portaequipajes detrás, aunque convenientemente "arregladas" es frecuente usarlas para llevar un par de chiquillos de paquete. Quizás algo armatostes y cutres, pero se integran a la perfección en una ciudad nipona y en los quehaceres diarios de sus habitantes.

Mamacharis en aparcamiento de dos niveles. blog.goo.ne.jp/siru5778

Las leyes

La legislación ciclista es laxa en su aplicación (sólo tras un accidente se aplica con más rigor). Esto otorga una gran libertad; quizá poder circular donde y como te venga en gana hace tan popular la bici: ¿Te manejas bien entre coches? a la calzada ¿Llevas niños? Pegadito a la acera. ¿Atasco? Ve saltando de la calzada a la acera. Mientras que circules sensatamente, respetando a los demás, no importa las leyes que te saltes (a mí me gusta decir "recomendaciones"): simplemente evitas accidentes.

Una escena cotidiana. www.ne.jp/asahi/miino/inoue

Infraestructura ciclista

A pesar de tanta bici, Japón tiene una infraestructura ciclista terrible. Las callecitas de suburbios y barriadas son tan estrechas que no tienen aceras ¿Cómo va a caber un carril bici, y para qué? Peatones, bicis y coches comparten espacio sin problema. Aparcamientos (legales) de bici tampoco hay muchos, así que se asume el "búscate la vida" como norma. A pesar de esto, poca gente reclama mejoras ciclistas. El uso de la bici aumenta sin más.

Bicis en el cruce de Shibuya. www.bendigoweekly.com.au


Los propios japoneses

La manera de ser de la gente es un factor de vital importancia. Pacientes en extremo, educados y tolerantes con sus semejantes hasta la médula. No puedes vivir en la mayor megalópolis del planeta sin ejercitar estas virtudes.
Peatones, coches y bicis tienen que compartir el mismo escaso espacio, y eso sólo funciona con automovilistas y ciclistas capaces de adaptarse al paso del peatón y esperar pacientemente a que les dejen pasar.

Japoneses respetando el espacio del otro. Foto de Villarramblas
Los japoneses también hacen gala del espíritu "Gaman",我慢. Léase paciencia, perseverancia, resistencia, tolerancia a la adversidad... en definitiva "acepta lo que hay". Va de la mano de otro concepto "Shogannai" 所願ない, o no plantearse "me gustaría que esto no fuera así" cada vez que algo no nos gusta.
¿Qué sentido tiene quejarse del frío cuando vas en bici? Sigue.

Varios son los motivos que hacen que la bici triunfe en las ciudades japonesas: el tipo de calles que uno se encuentra, la forma de las ciudades o la policía mirando a otro lado si tu infracción no causa perjuicio. Pero por encima de todo esto, creo que lo que realmente marca la diferencia es la forma de ser del japonés: educación y respeto hacia el otro al circular.

Ir en bici en Japón es una especie de anarquía educada: gente pasando de leyes, circulando y aparcando por donde quieren, pero siempre siendo conscientes de los efectos que provocan en los otros para no ocasionar molestias. ¿es posible copiar esta fórmula fuera de allí?

25 comentarios:

  1. Muy interesante artículo. Gracias por colgarlo. Me temo que aquí en España no tenemos ese nivel de civilización, aunque tampoco se trata de que hagamos críticas autodestructivas.

    Lo que me resulta curioso es que no tienen mucho espacio, hay mucha gente y conviven sin problemas. En España yo veo relativamente sencillo disponer de una red de carriles-bici, aparcamientos, etc. en ciudades pequeñas, con no gran densidad de población, calles más o menos amplias, etc. como sucede en Vitoria, Logroño, San Sebastián... En el centro de Madrid es muy difícil todo esto. Sin embargo los japoneses sí han logrado esa convivencia con condiciones también complejas.

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente creo que el exito está en que hacer las cosas en coche o es imposible (por no poder aparcar) o carisimo (porque aparcar el coche es carisimo). Con esa situación a la gran mayoría de la gente solo le quedan las opciones transporte público, andar o BICI.

    Ya la forma de la que tienen organizada el uso de la bici tiene que ver con su mentalidad. No es cosa de civismo, es cosa de mentalidad y la mentalidad japones tiene tantas ventajas como desventajas. Vale que son mas considerados con los demás, por otro lado ellos jamás se dicen las cosas claras cuando si sería necesario. Ellos llevan lo del respeto al otro extremo que tampoco es bueno. Podemos aprender de ellos, pero no todo.

    Lo que si es clave, es que hay que hacer mas dificl el uso del coche en ciudad. En Madrid se hace, pero a un paso aún demasiado lento y localmente muy limitado al centro.

    ResponderEliminar
  3. Artículo muy interesante, y necesario para conocer otra aproximación al fomento de la bici y salir del monotema del carril bici, sin el cual, según muchos, es imposible el crecimiento ciclista.

    Por cierto, las bicis las dejarán en la calle, ¿no?, porque allí las viviendas tienen fama de ser minúsculas. ¿alguna estadística de robos?

    ResponderEliminar
  4. Los robos en general no son tanto problema como en occidente - pero es otra vez una cosa de mentaidad.

    ResponderEliminar
  5. Tambien por los tipos de bicicletas: hay muchas plegables pero tambien bicicletas no plegables con cuadros normales y ruedas de 20", para que sean más faciles de guardar en los apartamentos o lugares de trabajo.

    ResponderEliminar
  6. Compañeros de trabajo que recientemente estuvieron en Japón te hablan de los escasísimos robos. Me comentaron el caso de un chaval que llevaba en la parrilla trasera de su bici una consola. Dejó la bici a la entrada del Metro, ¡¡con la consola detrás!! y al volver la tenía allí, intacta.
    También ocurrió que vieron a unos extranjeros que al salir robaron un artículo de escasísimo valor, de esos que están pegados a las cajas (pilas, caramelos, etc). Pues bien, los cogieron y les hicieron ir por todas las plantas del centro comercial pidiendo perdón a todos los dependientes. Por nombrar otra anécdota, dicen que los que van en camiones recogiendo la basura, se bajaban del camión fumando, pero que las cenizas se las echaban en la mano para no tirarlas al suelo.
    En fin, sólo unos ejemplos que me han contado de primera mano.

    Telita marinera.

    ¿Aquí? Bufff, eso es imposible aquí. Aquí somos de "lo hago porque me sale de los c...." y si me cuestiones mi actitud te pego dos h.....ias.

    ResponderEliminar
  7. Este articulo me sorprendió cuando lo leí, muchas gracias por traducirlo. Conocer como se circula ahí hace que tenga más ganas de visitar ese país.
    Lo que más me gusta del articulo es que refleja algo que se ha dicho alguna vez en este blog: el civismo (respeto y educación hacia los demas y lo publico) funciona como la grasa de la cadena de una bicicleta: evita fricciones innecesarias e ineficaces y permite que todo 'ruede' mejor
    :)

    ResponderEliminar
  8. avueltaderueda.com4 de febrero de 2012, 12:26

    Muy interesante articulo, a pesar de ser un cumulo de circustancias el hecho de que en Japón se use tanto la bici, el principal es el caracter japones... a ver si viene una brisa de ese espiritu por las ciudades españolas.

    ResponderEliminar
  9. Por lo que comenta en el artículo, hay que deducir que cuanto más difícil se lo pones al coche en una ciudad mejor para las bicis. Si aquí en Madrid antes de comprar un coche hay que demostrar que se tiene un aparcamiento, entonces sí que se iban a reducir los atascos y se verían más bicis (y las ventas de coches seguirían desplomándose). 

    ResponderEliminar
  10. Quizá lo que Mister Copenhagenize obvia es algo que probablemente a él no le resulte muy llamativo pero es que LAS CIUDADES JAPONESAS SON LLANAS, o al menos no presentan perfiles muy exigentes. Aunque el resto de argumentos sean importantes, olvidarse del componente orográfico es un descuido imperdonable.

    De hecho, no hay ninguna ciudad en la que la bicicleta cuente con una cuota mínimamente significativa que no reúna entre otras esta condición. Esto hace que sean más significativos los logros de ciudades como San Sebastián o Barcelona y que otras como Madrid tengan la cosa más difícil.

    Las cuestas representan la barrera más importante que disuade a la gente de utilizar la bicicleta. El esfuerzo físico que requieren es para mucha gente demasiado. Os escribo desde una ciudad cuyo centro se asienta en una meseta y creerme que sé de lo que hablo.

    http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2011/02/salvando-cuestas.html

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. > <span>Las cuestas representan la barrera más importante que disuade a la gente de utilizar la bicicleta</span>

    más allá del 8% y los 200 m, quizá pero con eso explicas sólo una parte ínfima del porqué no se usa la bici. Es un factor menor, muy menor.

    ResponderEliminar
  12. Las cuestas son una barrera psicologica, no real. Claro, para alguien que no se mueve nunca, pues las cuestas son duras, pero con el tiempo pierden su terror. 
    El que la gente hoy en dia ya no pueda subir una cuesta no es una excusa - es triste, pero se puede cambiar.

    De vez en cuando uno lee estas cosas, piensa como la humanidad pudo sobrevivir tanto tiempo sin coche.

    ResponderEliminar
  13. Aún más facil: si en todo Madrid se instaurara el aparcamiento regulado, se notaría y mucho: vivo al lado de la M30 Este, y entre semana la cantidad de coches que buscan sitio por aquí por qué sus dueños trabajan justo al otro lado de la M30 (y si lo dejasen al aldo de tu trabajo tendrían que pagar zona azul o verde) me sorprende.

    ResponderEliminar
  14. <span>Lo siento pero la cuesta es un mito. Solo hacen falta dos cosas para subir una cuesta: Un desarrollo pequeño y la paciencia suficiente para subirla a paso de tortuga. El problema viene cuando se prescinde de una de las dos.  
     
    Otra cosa que todo el mundo olvida es el esfuerzo cero a la hora de bajarlas.  
     
    Yo personalmente prefiero las cuestas al viento. Por cierto en las mas famosas ciudades ciclistas europeas sopla el viento sin piedad. El viento en contra es equivalente a subir una cuesta, pero mas perro porque va a ráfagas.  
     
    Si las cuestas son tan duras, ¿porque en San Francisco las suben con fixies?</span>

    ResponderEliminar
  15. <span>http://twenergy.com/desarrollo-sostenible-curiosidades/las-aparentes-desventajas-de-la-bicicleta-220  
     
    <span>"Otro gran mito es la topografía. Las cuestas y pendientes reducen el uso de la bicicleta, porque la actividad requiere un mayor esfuerzo. Pero no lo impiden. En Berna, Basilea y otras ciudades de Suiza hay muchas calles con pendientes de hasta un 7%, y aun así tienen un uso notable de la bicicleta. Las marchas de la bici nos pueden ayudar y siempre se pueden elegir caminos alternativos con menos pendiente."</span>  
     
     
    http://top10hell.com/top-10-countries-with-most-bicycles-per-capita/  
     
    "8. Switzerland:</span>
    <span> * People: 7,782,900</span>
    <span>* Bycicles: 3,800,000</span>
    <span>* Cyclists: ~48.8% 
     
    In Switzerland 5% of all trips and 10% of trips to work are made by bike. Switzerland is a cycling country. Here this is more than just an activity, it is a healthy way to enjoy the nature and the hospitality of local people. The Swiss even have “Bike to Work“ campaigns when employees ride their bike to work."</span>

    ResponderEliminar
  16. Creo que el problema no viene tanto por la gente que vive en Madrid, sino por  los que viven fuera y traen su coche cada día a la ciudad.

    ResponderEliminar
  17. Aunque Suiza no es el mejor ejemplo, ya que aunque sea muy montañoso, las ciudades están en los valles que son bastante planos - en Austria otro de lo mismo.

    España en lo que a orografica se refiere es muy especial. Lo que pasa es que antaño la orografia se tenia en cuenta a la hora de planificar las calles de una ciudad - ahora que las calles se hacen para coches, pues muchas veces hacen una recta subiendo una colina y ya está.

    ResponderEliminar
  18. ¿Por qué se usa tanto la bici en Japón?

    ResponderEliminar
  19. Gracias Axel, no conocía ese detalle.

    Está claro que las superficies llanas invitan a rodar (sobre lo que sea), pero me resisto a creer que el factor cuestas sea tan determinante.

    ResponderEliminar
  20. El problema de dejar las bicis en la calle en Japón es la falta de espacio. Una cierta indisciplina de dejarla donde puedas se compensa con un estricto control de multas y retirada de vehículo.

    La criminalidad cotidiana en Japón es ridícula. Hay pequeñas garitas de policía cada pocas manzanas que sirven para preguntar direcciones (las calles no tienen nombre). Y luego las mafias que llevan los negocios de Pachinko (tragaperras con bolitas) se dedican a vigilar que en sus barrios no hay delincuentes para no espantar a los clientes, y si ve a un raterillo, los suelen absorber en la organización para convertirlos en vigilantes de sus asuntos.

    ResponderEliminar
  21. Según que casos las cuestas es una barrera mental y en otros es una barrera física importante. Desde mi punto de vista no se debe despreciar en ningún momento, sea para romper el tabú de las cuestas de unos o para comprender que hay a gente que no la vas a convencer.

    Una de las cosas curiosas que ves cuando cruzas los pueblos en bici es que en aquellos más llanos es donde ves a más gente en bicicleta, son en su mayoría o personas mayores a señoras que van a realizar los recados en bici y que no ves en pueblos que están en cuesta o cruzados por vaguadas. Y si hablas con estos abuelos o señoras a pedales, te van ha decir lo determinante que es para ellos hasta la más leve cuesta, si es una pues arrastran la bici y saben que luego les es más cómoda bajarla montados que andando pero si hay varias ni de coña, prefieren ir a zapatilla. Lo que no se ven ni en unos ni en otros son gente joven pues en su mayoría están todos motorizados.

    En una ciudad la existencia de transporte público y facilidades para desplazarse en automóvil va a tener mucho más peso que el tener que negociar cuestas por muchos desarrollos que tengan las bicis actuales, a parte de la disuasión del aparcamiento y las mil escusas habituales.

    ResponderEliminar
  22. Bueno de todas formas con las bicis de pedaleo asistido, la excusa de las cuestas ya no vale.

    ResponderEliminar
  23. Al final todo se soluciona con educación y sentido común, tal como hacen los japoneses.

    ResponderEliminar