jueves, 5 de julio de 2012

En bici, corriendo y nadando en el centro de Madrid

1er. Desafío Medio Ironman Paidesport Barrio Art Decó


Texto y fotos M.A. Delgado

Con imaginación, esfuerzo y mucha ilusión se pueden cumplir la mayoría de nuestros sueños. Si te gusta el deporte seguro que a menudo te has marcado metas y desafíos sobre todo cuando la rutina de entrenamientos se hace demasiado monótona. A todos se nos ha pasado por la cabeza correr el maratón de una ciudad vecina, pedalear en una cicloturista multitudinaria o subir bajo la luna llena la montaña más alta del pueblo donde veraneas. Si además tienes la suerte de entrenar a diario con un grupo de amigos con el mismo nivel de motivación, esa ilusión colectiva se irá retroalimentando como una bola de nieve hasta el punto de hacer realidad cualquier meta por difícil que sea.

En bici, corriendo y nadando en el centro de Madrid

¿Un triatlón de larga distancia en el centro de Madrid?


De esta manera surgió el desafío de celebrar en pleno centro de Madrid un triatlón con una distancia similar a la de un medio ironman. A priori los únicos recursos para planificar la prueba eran los aportados por la ilusión de un grupo de amigos, las instalaciones del gimnasio donde entrenaban y unas empresas que aún en tiempo de crisis han colaborado con la misma ilusión que los participantes. De este modo fueron pasando rápidamente las semanas de preparación (mas logística que deportiva) y llegó la fecha de celebración del este singular desafío. El reto se planteó como una prueba no competitiva con salida y meta en el gimnasio Paidesport cubriendo 2,5 kilómetros nadando, 70 kilómetros en bici de montaña y para finalizar una media maratón. Para los que tuvimos la suerte de finalizar los tres segmentos de la prueba la experiencia ha sido inolvidable. Mientras la ciudad seguía con el ritmo cotidiano de un sábado por la mañana veinticinco deportistas con la ayuda de unos impagables voluntarios se afanaban en cubrir unas distancias que a priori parecen inalcanzables.

En bici, corriendo y nadando en el centro de MadridEn bici, corriendo y nadando en el centro de MadridEn bici, corriendo y nadando en el centro de Madrid

¡¡Todos al agua!! Exprimiendo al máximo una piscina de 25 metros


En este tipo de retos la prueba de natación es la que ofrece más limitaciones logísticas. Una piscina de 25 metros y cinco calles condiciona el número máximo de nadadores por lo que hay que seleccionar muy bien las calles para que los compañeros mas rápidos vayan juntos y que el resto de calles se ajuste a los ritmos de cada grupo. En total 25 nadadores tenían que completar 100 largos una cifra apabullante que es casi imposible de contabilizar cuando se nada en una piscina tan corta. Al final se decidió que los que acabaran antes debían esperar a que todo el mundo saliera del agua y para ello se limitó a 50 minutos el tiempo máximo de permanencia en la piscina. Además como es sábado el gimnasio abre al público en su horario habitual y eso obliga a que la prueba comience a las 8.00 de la mañana para dejar la piscina vacía una hora mas tarde. Una vez fuera del agua nos ponemos nuestros cascos, nuestras zapatillas y nos disponemos a pedalear. ¡Aún queda mucho por delante!

En bici, corriendo y nadando en el centro de MadridEn bici, corriendo y nadando en el centro de MadridEn bici, corriendo y nadando en el centro de Madrid

Comienza la prueba de bici. Un pelotón más que numeroso


En el sector ciclista aumenta notablemente el número de participantes ya que se decidió no poner trabas a que los deportistas pudieran participar solo en un segmento, en dos o en los tres. De este modo el pelotón de bicis de montaña aglutina a más de treinta participantes. El circuito ciclista combina tramos del Anillo Verde Ciclista y de las pistas y caminos de la Casa de Campo. De este modo damos dos vueltas al circuito del Cerro de Garabitas, una vuelta a la tapia de la Casa de Campo y un bucle por el arroyo Meaques hasta la Venta de la Rubia. De este modo la ruta es fácil de controlar e incluso hay dos avituallamientos.

En bici, corriendo y nadando en el centro de MadridEn bici, corriendo y nadando en el centro de MadridEn bici, corriendo y nadando en el centro de MadridEn bici, corriendo y nadando en el centro de MadridEn bici, corriendo y nadando en el centro de Madrid
Para respetar el tráfico viario y los diversos cruces con tráfico de coches el pelotón se agrupa reiteradamente. A pesar de ello aquí también son patentes las diferencias entre los ciclistas mas entrenados y los que montan menos en bici. Salvo algún enganchón y dos o tres caídas, la prueba discurre con normalidad y además nadie sufre un pinchazo. La llegada al aparcamiento del gimnasio (zona de salida/meta) se hace en pelotón como ya se había decidido de antemano, así que cuatro horas y setenta kilómetros después finaliza el sector ciclista, más fácil de lo que pensábamos. Son las 13.00 del mediodía, hace mucho calor y aún nos queda una media maratón por cubrir. Casi nada. Por cierto cada vez que se finaliza uno de los sectores los corredores reciben una pulsera de colores que justifica que has cubierto dicha distancia. Al final de la media maratón 17 corredores poseerán las preciadas pulseras verde, roja y azul.

En bici, corriendo y nadando en el centro de MadridEn bici, corriendo y nadando en el centro de Madrid

Y para finalizar, 21 kilómetros a mas de treinta grados de temperatura


La carrera a pie era el segmento mas temido por los participantes. Correr una media maratón a mediodía de un caluroso sábado de junio en Madrid es una experiencia muy dura y para muchos de nosotros supuso un pulso del que casi salimos derrotados. Además llevábamos casi cinco horas de actividad en nuestro cuerpo. Puesto que el gimnasio y la Casa de Campo están muy próximos, el circuito de la carrera a pie se trazó en este parque alternando caminos y pistas asfaltadas. A las dos de la tarde el calor no solo era abrasador sino que además la sensación térmica era envolvente ya que además del sol, el suelo estaba ardiendo y la brisa era como la del secamanos del aseo de un bar. Aún así y gracias a las fuentes y a los avituallamientos logramos bajar la temperatura corporal y adaptar nuestra fisiología a unas circunstancias totalmente adversas. En el caso de la carrera a pie cada participante marcó el ritmo que pudo y al final en meta las diferencias si que fueron notables entre el primero y el ultimo. Casi no hubo pelotones así que el sufrimiento se gestó en solitario. A estas alturas de la carrera lo de menos eran las marcas sino ver que poco a poco todos los compañeros iban llegando íntegros a meta. En este sector el número de abandonos fue notable.

En bici, corriendo y nadando en el centro de MadridEn bici, corriendo y nadando en el centro de MadridEn bici, corriendo y nadando en el centro de Madrid

Un final más que apoteósico


Con todos los compañeros en meta el final de la prueba es apoteósico. Besos, abrazos, alguna lágrima de dolor (o de emoción) y el detallazo de unas camisetas “finisher” para los que han acabado. Tampoco faltó –como en las carreras competitivas- una bolsa del corredor llena de sorpresas y un sorteo con entrega de regalos a la sombra de una pista de padel bien fresquita y con unas cervecitas heladas. Son las cuatro de la tarde y fuera cae un sol de justicia pero somos felices por que hemos cumplido un desafío titánico casi sin salir de nuestro barrio. Por cierto os esperamos... ya estamos pensando en el reto de 2013!!

9 comentarios:

  1. Lo vuelvo a leer y se me vuelve a poner la carne de gallina.... Gracias a la gente del Paidesport Barrio Art Decó y sobre todo a Pitu por haber sabido llevar a buen puerto este reto...

    ResponderEliminar
  2. <span>Enhorabuena, superhombres y supermujeres, pero, ¿no había una fecha mas propicia? no sé, una en la que los pájaros no se cayeran de los arboles, digo. </span> ;)

    ResponderEliminar
  3. Hay que estar un poco loco, y muy bien preparado físicamente, para meterse en una prueba como esta.

    ¡Enhorabuena, Campeones!

    :) :) :)

    ResponderEliminar
  4. Que pedazo de ironmen y ironwomen estáis hechos.
    Enorme fuerza física y de voluntad, enhorabuena :) :)

    ResponderEliminar
  5. Además la natación era en piscina cubierta..... así que lo podiamos haber hecho en abril o en mayo sin pensar en el frio o en el calor..... Ya nos vale.

    ResponderEliminar
  6. Con mucha ilusion  y mucho entrenamiento es como habeis conseguido superar este enorme reto, enhorabuena a todos los triatletas participantes y gracias a una organizacion perfecta de Paidesport con Pitu a la cabeza.

    ResponderEliminar
  7. Se ha caído un mito!!! Me he enterado que la piscina donde se hizo la prueba de natación es de 20 metros..... Asi que estoy haciendo menos distancia de la que creía....

    ResponderEliminar
  8. has relatado muy bien las vivencias vividas..eres un crack Miguel!

    ResponderEliminar