Menú horizontal

jueves, 19 de septiembre de 2013

Por qué sí usaré un casco en bici cuando sea obligatorio

Respuesta de Toño Indignado al artículo del pasado 3 de septiembre de 2013
"Por qué no usaré casco cuando vaya en bici por mi ciudad, aunque sea obligatorio"


Vaya por delante que estoy en profundo desacuerdo con la intención del actual gobierno del estado español de la imposición normativa del uso de un casco a cualquier persona que pedalee. Personalmente no tengo fobia al uso de un casco cuando considero que la actividad que realizo así lo requiere, como cuando hago escalada. Soy ciclista habitual, aunque no me acomode al calificativo, y desde luego no me considero “deportista”, en ninguna de la larga lista de las variantes deportivas regladas que implican el uso de una bicicleta, aunque no pueda evitar gozar de cierta forma física por el asiduo uso que hago de mi montura. Me gusta considerarme a mí mismo como una suerte de ciclonauta, viajero espacio-temporal, necesariamente circunscrito a la parte sólida de la troposfera. De esa forma considero mi bicicleta como una extensión de mi propio esqueleto, una suerte de inteligentísima prótesis capaz de perfeccionar y potenciar al máximo mi propio aparato locomotor, con el que vine “de serie”.

Tengo la edad suficiente como para haber vivido de lleno el boom del “mountain-bike” de los años ochenta, que, con sus pros y sus contras (hasta el día de hoy), vino a resucitar la cultura ciclista en nuestro país, dado que el desarrollismo precedente había acabado con toda la tradición de cultura ciclista anterior, cosa que no sucedió en otras áreas de Europa (sí, claro, Holanda, Alemania, Dinamarca…), relegando el uso “propio” de una bicicleta al ámbito exclusivamente deportivo, a los juegos infantiles o a los individuos que no habían alcanzando el nivel económico suficiente como para motorizarse. Quedan secuelas de ello en la mentalidad de amplias capas de población, no sólo entre los que vivieron la posguerra, en una sociedad que, por otra parte, manifiesta otros preocupantes signos de subdesarrollo (social).

Durante aquellos años ochenta yo buscaba incansablemente un tipo de bicicleta que aquí sencillamente no existía, el tipo medio de bicicleta urbana que se había venido fabricando y usando sin discontinuidad durante todo el siglo XX en los ámbitos europeos citados. Si no querías ni una bici de carreras, ni una bici de "montaña”, el vendedor te miraba como a un bicho raro, algo parecido a lo que me sucedió cuando busqué mi primer sillín de cuero. (Luego vino la globalización, Internet, etc. y las cosas cambiaron mucho). Me acabé comprando una “mountain-bike” y, claro, la fui “urbanizando” paulatinamente según mis gustos.

Por entonces se pusieron en circulación los primeros cascos para ciclista “modernos”. Hasta entonces sólo existían las “chichoneras”, una suerte de gorrito compuesto de tiras mullidas, que usaban los corredores en las carreras que se preveían caídas (como los velódromos). Los primeros cascos de polietileno expandido eran sólo eso, “corcho blanco”, cubierto con una telita de licra desmontable y lavable con finalidad estética y publicitaria. Eso no significa que fueran aditamentos poco serios, al contrario, estaban diseñados y testados exhaustivamente, adecuándose perfectamente al uso para el que estaban pensados. Yo tenía, y aún conservo, uno de esos cascos, y ciertamente me lo ponía en mis salidas al campo y cuando preveía algún riesgo superior de caídas.

Con los años los diseños fueron evolucionando, pero conservando aquel origen tecnológico en que la base de protección contra impactos sigue siendo el poliestireno, aunque actualmente no sólo hay una variedad de modelos casi infinita sino que hay múltiples categorías, pensadas para muy diversos usos de una bicicleta, si bien (que yo sepa) todavía no se ha creado NINGUNO con la finalidad de proteger al ciclista frente a los avatares del tráfico. De esa forma encuentras cascos de paseo, cascos de montaña, cascos de descenso, cascos integrales, cascos de carreras… la lista es muy larga y seguro que muchos sabéis más que yo. Invito a cualquiera a que vea algún video de You-tube que muestra los efectos de probar el casco ciclista más sofisticado cuando le pasa por encima un automóvil.

texto alternativoLo de imponer reglamentariamente el uso de “un casco ciclista” a cualquier persona que pedalee me parece una clara meada fuera de tiesto, tan notable como equipararlo con sistemas de seguridad pasiva reconocidos y probados, en la seguridad vial y que juciosamente se han prescrito de forma normativa para el tráfico motorizado, como el cinturón de seguridad y el casco para motocicletas.

 Tampoco se me escapan las perversas intenciones que se esconden detrás de tal medida, muy alejadas de una preocupación real por la salud del ciclista. A pesar de todo ello mi adicción a la bici es tan fuerte que a mí no van a conseguir desanimarme con esta jugada tan predecible e infantil.

En la actualidad me limito a cumplir con el reglamento, en lo que al “casco” respecta, calzándomelo en vías interurbanas y en caminos, en el primer caso por imposición normativa y, en el segundo, para usarlo con la finalidad con la que fue creado este elemento de protección. Es muy probable que, en breve, debaponérmelo igualmente en mis trayectos urbanos. La cuestión entonces se limita a ¿qué pienso hacer entonces?.


La respuesta a esta pregunta parece que a muchos les genera no pocos conflictos morales, igual que, sorprendentemente, a otros autodenominados “ciclista habituales” también se los generan el hecho de que no sea todavía obligatorio, a día de hoy, para todos los que pedaleen. En mi caso, aunque tengo las ideas y el juicio muy claro, y sin que se me haya argumentado nada convincente, acataré la norma, como resultado lógico de un sencillo balance de pros y contras.

texto alternativo Empezaré por los contras, mientras no me hagan llevar un pesado y agobiante casco de dos kilos que haya superado los testes “EuroNCAP” y se conformen con un modelo acorde con la norma industrial vigente, pues llevaré mi casco sin mayor problema, eso sí, algo haré para manifestar mi protesta, ejerciendo mi libertad de expresión (hasta ahí podíamos llegar) de la forma más sarcástica y humorística que pueda (un casco de juguete de vikingo pegado, unas orejas de Mickie…).

No me voy a enloquecer, no voy a pensar que gozo de más seguridad, no voy a correr mayores riesgos creyendo que voy adecuadamente protegido, no voy a hacer apología de su uso diciendo que sólo se puede hacer exactamente lo que yo hago, eso se lo dejo a los necios.

Los pros, pues sencillamente, evitar la persecución policial y las sanciones, y que conste que no le temo tanto a la represión como a la arbitrariedad. Ahora son muchos los ayuntamientos que aseguran que no impondrán sanciones aunque se apruebe esa normativa, lo siento, yo no me quiero exponer a que cualquier guardia revirado haga uso discrecional de sus facultades como “autoridad” sobre mí, a su antojo. Prefiero vacunarme y evitar dolores de cabeza. Ya lo he dicho, lo tienen que hacer mucho mejor para desanimarme a usar mi bicicleta, mi adicción es muy severa.

Además conseguiré que, si algún automovilista me asesina, no resulte encima ser yo el responsable por “haber cometido la negligencia de no llevar el casco obligatorio”, tampoco tendrán excusa los seguros para reducirme o anularme la legítima indemnización que me correspondería y ningún juez podrá hacerme correr con los gastos de reparación del capó de ese BMW que tuvo a bien abrazarme impetuosamente cuando esperaba frente a aquel semáforo rojo.

texto alternativoNo lo dudéis, la tradición es muy fuerte, en un país en que es norma que el responsable de un accidente de tráfico suela ser el fallecido, en un país en que la “autoridad” siempre trabaja a la perfección y todo lo hace “por tu bien”, donde las administraciones no tienen ninguna culpa de la siniestralidad (los puntos negros son invenciones de los revoltosos), en un país en que, tras un accidente con fallecidos siempre se cita los que no llevaban puesto el cinturón de seguridad, como apuntando al origen del siniestro… en este contexto, digo, van a entrar a saco contra el ciclista, son ya demasiados los que disimulan peor sus verdaderas intenciones de apartar las bicis de la calzada, estamos tocando las narices a demasiada gente, somos imparables, cada vez más y más y todo esto choca de frente contra atavismos de sociedad atrasada.

¡No se lo pongamos fácil!, ahora es el casco, soportable, ya veremos cuando quieran imponernos el seguro, impuestos de circulación o dos señaleros con banderines rojos por delante y por detrás. ¡Las bicicletas son un peligro!, gran verdad, pero no tienen ni idea hasta qué punto.

23 comentarios :

  1. Reconozco que la postura de Villarramblas me generaba más simpatía, quizás más idílica. Pero en el análisis de pros y contras hay un motivo que me pesa más que nada: la responsabilidad en caso de accidente.

    Con el nuevo reglamento, da igual que te atropelle un conductor sin carnet, borracho, hablando por el móvil y saltándose un STOP. Si no llevas casco, la aseguradora se agarrará a tu "negligencia" para evitar cualquier responsabilidad civil o indemnización. En el fondo, es lo que buscan con este nefasto reglamento.

    El resto de riesgos: multas, imagen, hasta la remota posibilidad de un traumatismo.... no influirán tanto en mi decisión. Pero en caso de accidente me gusta ir bien protegido.... legalmente (hasta tengo seguro de R.C.S.)

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que sois excesivamente pesimistas en cuanto al seguro. El seguro se puede negar a cubrir los daños derivados de el no uso del casco, esto es, si tienes un chichón te fastidias. Pero no puede eximirse del resto, en tanto en cuanto sea independiente de uso del caso. Lo que es lo mismo, si tienes un accidente de coche y no tienes el cinturón puesto el seguro te tiene que pagar igual los daños del coche. Otra cosa es si vas escuchando música a tope, con un coche sin itv pasada, etc...

    ResponderEliminar
  3. Guachi, lee este enlace. Mira cómo se las gastan las aseguradoras para culpabilizar parcialmente al ciclista de una lesión de pierna por no llevar casco: http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1265136

    ResponderEliminar
  4. Blas de Lezo Woodenfoot19 de septiembre de 2013, 10:50

    Respeto todas las opiniones y por supuesto este art.

    Mi humilde opinión, es que en España el ir en Bici, es un poco de “héroes”; te la juegas. Lo que se ha conseguido hasta ahora (y se reconoce en este art.) ha sido a base de jugársela en Bici por la calle (y personalmente yo desde hace 20tantos años…yendo a la Uni., al trabajo, a hacer recados…).

    Yo solo sé, que cuando llevo a los peques en Bici al cole, van felices (cuando es en coche, van atontaicos); evidentemente, cuando les llevo a ellos, conduzco de otra forma… (y ellos, con casco siempre).

    Me parece fundamental, respetar las Normas de Tráfico, pero OJO: las Normas Legales de Tráfico en España, llevan años “fabricándose” por y para el PREDOMINIO y POSICIÓN DOMINANTE del coche y sus Lobbies (sus Grandes Multinacionales).

    Dicho lo cual, eso, que mi humilde opinión, es ante ese Goliat, solo caben muchos pequeños David en Guerrilla Urbana y pequeñas insumisiones civiles, con el enorme respeto al peatón y nada más; guerrilla y Masa Crítica. Eso es lo único que está haciendo Cambiar al Poderoso y Perverso “en_sobrado político entregado a sus ciudadanos”...

    Aparte, el mostrarnos y mostrar la realidad: la Bici es sexy, te hace Sentir Bien y para muchos desplazamientos es el mejor medio de Movilidad Urbana. Ni casco ni po…. El peligroso y el que tiene ocupadas las ciudades, es el coche. (Casco, Sí recomendable y a usar voluntariamente cuando la Persona estime su necesidad por las circunstancias)

    Saludos y disfrutad la Vida

    ResponderEliminar
  5. http://www.tail-wags.com/en/

    ResponderEliminar
  6. Si admites críticas "literarias", el artículo es algo largo y disperso. Además, hasta casi el final no respondes a lo que has planteado en el título. También, el título podría estar mejor puesto, ya que la mayoría del artículo va de la obligación a llevar casco: quizá algo como "Casco: argumentos en contra, y por qué acataré la ley".



    ¡Interesante artículo por lo demás!

    ResponderEliminar
  7. ¿Esto no es como pintarle florecillas al chaleco antibalas? Igual hasta lo acabamos viendo guay... qué perverso.

    ResponderEliminar
  8. Hombre siempre hay gente pa tó.


    Se trata de ridiculizar una norma absurda

    ResponderEliminar
  9. Discrepo, a mí se me ha hecho ameno.

    ResponderEliminar
  10. La idea es buena, pero los precios...

    ResponderEliminar
  11. Así empezó con Ana Botella y su Relaxing cup, y al final la va a hacer popular entre la gente y todo. Es jugar con fuego.

    ResponderEliminar
  12. ¡Oportunidad de negocio!
    Para que veas que la DGT piensa en todos ;-)

    ResponderEliminar
  13. Ostras, y eso sin casco obligatorio. Podían haber dicho q el coche no era responsable por no llevar el ciclista espinilleras, que al fin y al cabo son tan obligatorias como el casco...
    Lo que más me fastidia en las noticias sobre accidentes ciclistas (y de coches también, la verdad) es que casi nunca se habla de la verdadera causa, quien tenía prioridad, si un coche se ha saltado un ceda, si una bici se ha tirado a un paso de cebra de forma suicida.... todo eso es lo de manos, lo q importa es el casco, el cinturón de seguridad.. cosas que sólo tienen importancia una vez producido el accidente.
    Y como no queremos ver las verdaderas causas es imposible hacer verdadera prevención. Y ese fallo lo tenemos incluso los ciclistas, que no nos gusta q se "culpabilice" a la víctima diciendo por ejemplo, q cruzaba por donde no debía o que iba sin luces por la noche

    ResponderEliminar
  14. Completamente de acuerdo con Mimbat. La sustancia del artículo está al final pero no soy capaz de compartirlo porque hay que leer un texto excesivamente largo que habla sólo de ti (dicho con todos los respetos). El resto, estupendo.

    ResponderEliminar
  15. ¿Se sabe ya cuándo nuestros ilustres gobernantes van a tomar una decisión sobre esta medida?

    ResponderEliminar
  16. Han empezado esta semana las comparecencias de expertos en el Congreso para exponer motivos a favor y en contra. Serán varias semanas

    ResponderEliminar
  17. Ojo al dato: Las bicis vienen con reflectantes de serie. Las prendas no son obligatorias, y menos en un carril bici por donde no tenía que circular ningún coche. Asumir que no llevar prendas reflectantes es motivo de ser parcialmente responsable, implicaría serlo también en atropellos a peatones que no lleven chaleco. Concurrencia de culpas se llama, y es el perverso motivo por el que aseguradoras y sector del automóvil apoya el casco obligatorio... y además están en el grupo de trabajo de la DGT que decide la legislación.

    ResponderEliminar
  18. Elencita, el lunes publicamos segunda entrega de "propuestas para el reglamento" con la idea que comentas.

    ResponderEliminar
  19. A mi no me gusta utilizar el casco. Me parece un engorro (nunca mejor dicho). Pero he de decir que ya van 3 veces en las que me he librado por los pelos de sufrir un percance. COncretamente en el carril bici que discurre por Marquéz de Corbera, la gente va a su bola y no se fija por más que grites, un día un peatón se atravezó intempestivamente mientras iba escribiendo whatsapps y chocamos, yo fui a parar contra un coche estacionado. Y solo la suerte hizo que no me golpeara la cabeza.
    En definitiva no pienso fiarme de los demás usuarios de la via pública. Ni de la buena voluntad de los que mandan. Me he comprado un Nutcase y me estoy acostumbrando a llevarlo puesto. Por si acaso.

    ResponderEliminar
  20. Yo lo que veo es que las aseguradoras lo intentan, están en su derecho, pero también veo que la justicia le para lo pies, y no veo que el casco sea o no obligatorio modificaría sustancialmente la sentencia.


    Igual soy demasiado optimista o ingenuo

    ResponderEliminar
  21. Por cierto, os seguí en twitter. Excelente trabajo vuestro y de @conbici, retransmitiendo.

    ResponderEliminar
  22. Pues si segun la Audiencia, no llevar prendas reflectantes es una cierta culpa civil, entonces hay que llevar el caso al T Supremo.

    ResponderEliminar
  23. Ya hay un montón de gente usando el casco aunque no la obliguen y la
    imposición sólo desincentiva además de que no otorga ni casco ni
    protección automática antitodo a quienes lo llevamos.



    Sólo sirve en un nº muy reducido de accidentes reales.



    Efectivamente compañero el casco de moto y el cinturón no son
    comparables: ni dan el mismo nivel de protección (vid. infr.) ni se
    impusieron con 15 años de tendencia a la baja en cifras de muertos
    incluso aumentando y mucho el nº de ciclistas.





    Aunque hay accidentes ciclistas con lesiones cerebrales y aunque el USO
    del casco minimiza daños en caso de golpearse la cabeza, no se puede
    justificar la IMPOSICIÓN de casco para todos, cuando las cifras no lo
    justifican y para eso, de lo que se trata es de acotar el alcance
    efectivo de la medida sobre un colectivo de muertos ciclistas y si 2/3
    llevaban el casco pues la medida en el mejor de los casos hubiera
    afectado a 1/3 de los muertos; guste o no (veremos por que no llega ni a
    eso) es un dato empírico y objetivo que una norma que impone casco
    sobre el total de la pobalción no puede salvar a más de los que no
    llevaban el casco (de perogrullo).



    ¿Qué hay detrás de ese 70% ciclistas muertos con lesiones cerebrales?



    a) según la DGT 2/3 de los muertos ya llevaban el casco, por lo que la
    medida de imposicón del casco no les afectaría EN NADA; lo que nos
    bajaría en el irreal y mejor de los casos (irreal porque la imposición
    de la medida no implica el USO al 100% del casco en los ciclistas ni
    siquiera en carrtera con años de implementación y montón de federados)
    el alcance de la medida a un 23% (muertos sin casco con lesión
    cerebral);



    b) Ya estamos en 23% del alcance de la medida (muertos sin casco con
    lesión cerebral),incluso estamos partiendo de la base de que todos se
    hubieran salvado llevándolo. Nueva hipótesis irreal dado los resultados
    de eficiencia del casco en accidentes van del 2-26% http://www.enbicipormadrid.es/2013/0...l-dato-de.html
    . Pero suponiendo el máximo de 26% vamos a aplicarlo a ese 23%= 6% de
    muertes evitadas vendría a ser el mejor resultado posible final teórico
    de alcance de la norma y totalmente irreal ya que es SUPONIENDO QUE LA
    IMPOSICIÓN CONSIGUIERA QUE EL 100% DE LOS CILISTAS USARAN EL CASCO TRAS
    LA IMPOSICIÓN, y que aparte de la lesión cerebral no murieran
    politraumatizados, que la imposición no tuviera efectos negativos a
    nivel epidemiológico por el tema de la de la desincentivación del
    ciclismo... no están vendiendo la moto (con casco de regalo)



    Cada uno podemos ponernos el casco de bici pero no se puede imponer
    una ley (que tiene riesgos altos de desincentivación y efectos
    negativos) basándose en un "por si acaso"... eso no es serio...sería
    empezar y no parar; los primeros en caer serían los bikers que se verían
    obligados a la armadura de kevlar y el casco integral "por sentido
    común".

    Casco bici sí obligatorio nunca

    ResponderEliminar