Menú horizontal

lunes, 9 de mayo de 2016

Por qué los políticos jamás aprobarán un peaje para entrar a Madrid

Por qué los políticos jamás aprobarán un peaje para entrar a Madrid
El peaje a coches para acceder a las zonas más congestionadas ha sido probado con éxito en Londres, Estocolmo, Milán o Goteburgo, reduciendo el tráfico en zonas en las que existen suficientes alternativas de transporte como para que nadie pueda verse excluido por la medida (incluso con exenciones a transportistas y personas de movilidad reducida). Mejoran el funcionamiento del transporte público y hace más fácil moverse en bici o andando, y para colmo genera unos ingresos extra al ayuntamiento que son pagados voluntariamente por quienes más tienen ¿puede haber medida más progresiva?

El blog de economía Nadaesgratis hacía un análisis certero de las ventajas de estos peajes para optimizar dos recursos escasos como son el espacio de circulación y el tiempo de los viajeros, sin entrar siquiera en las cuestiones medioambientales o de seguridad vial, que daría para artículos propios.

Pues siendo una medida tan racional que lograría un beneficio para todos, no la veremos en Madrid, porque los partidos que podrían defenderla no son lo que dicen ser.



Los partidos de derecha no son liberales...

Los partidos de derecha no son liberales...
Hemos escuchado muchas veces a miembros del PP (o últimamente Ciudadanos) hablar sobre la importancia de que el estado no intervenga en la vida de cada individuo para no distorsionar sus decisiones, y lo bien que funciona que éstos se pongan de acuerdo entre sí para negociar con un precio de por medio sus preferencias. Es lo que se llama liberalismo.

¿Puede haber algo menos liberal que distorsionar la decisión de qué medio de transporte coger cada mañana haciendo que el estado use los impuestos de todos para crear y mantener unas vías de circulación que luego regala a cada individuo que decida ocuparlo con su coche privado, sin que los afectados por esta decisión tengan ninguna capacidad de ser compensados por el perjuicio causado? Es el estado soviético (ahora prefieren llamarlo "bolivariano") en su máxima expresión.

Si hubiera un partido liberal de verdad, no financiaría con dinero público una decisión para que le saliese gratis a cada individuo usar las calles a costa de los demás. Más bien pondría mecanismos para poner ponerle precio a un bien escaso que pertenece a una ciudadanía en su conjunto que no puede ponerse a regatear con cada coche que aparece cuánto está dispuesto a cobrarle en compensación a las molestias ocasionadas.

Que un partido que se dice liberal defienda el "coche gratis a cualquier parte" sólo tiene un nombre: Populista.

... y los partidos de izquierda no son ecologistas

... y los partidos de izquierda no son ecologistasHemos visto cómo la izquierda se ha presentado tradicionalmente de la mano de grupos verdes en las elecciones (IU+Los Verdes, Podemos+EQUO, etc), presentando discursos sobre la importancia de evitar el agotamiento de bienes escasos como la energía o el suelo y el cuidado sobre el medioambiente. Es lo que se llama ecologismo.

Siendo el coche el principal consumidor de suelo, energía y que más problemas causa al medioambiente a las ciudades ¿Puede haber algo menos ecológico que negarse sistemáticamente a poner cualquier barrera económica al uso del coche porque eso afectaría negativamente a los trabajadores que "tienen que poder usarlo sí o sí"? Barra libre, todos tenemos derecho a contaminar como el que más. La mejor manera de proteger el medioambiente, sí señor.

Un partido ecologista de verdad no tendría reparos en ponerle precio a un bien escaso para huir del TodoGratis actual que nos lleva a malgastarlo, sabiendo que eso lograría frenar el abuso además de servir para financiar no pocas alternativas con lo recaudado con un dinero que sólo aporta quien más tiene.

Que un partido que se dice ecologista defienda el "coche gratis a cualquier parte" sólo tiene un nombre: Populista.

¿Se imaginan que los partidos hicieran lo mismo con el agua?

Seguimos pensando que el tráfico no tiene nada que ver con unos recursos escasos que debemos de proteger y limitar. Afortunadamente hay casos como la gestión del agua en la que todos los ciudadanos somos conscientes de su valor y escasez, pero ¿se imaginan que los partidos usaran la misma demagogia con la gestión del agua que con el tráfico?

  • Los partidos "liberales" no sólo estarían en contra de los cortes de agua en períodos de sequía, sino también con las campañas de ahorro de agua. "Eso es tratar de condicionar con dinero público una decisión libre" "El individuo ha de poder gastarse el agua que quiera sin que el Estado le coaccione"
  • Los partidos "ecologistas" estarían en contra de cobrar, por aquello de defender al trabajador. "No es justo que el trabajador tenga que pagar por algo que debería de ser gratis"."Cobrar el agua es convertirla en un lujo de ricos"
Por suerte nadie se dedica a hacer con un bien escaso estas campañas populistas que de calar en la sociedad provocarían un consumo más allá de lo razonable, más gastos para sufragar la fiesta (sea con impuestos o con la factura del agua) y en último término, escasez y cortes con más frecuencia.


¿Por qué en cambio nos parece normal cuando el bien escaso es la calidad del aire o el espacio público? Uso del coche más allá de lo razonable, más gastos para sufragar la fiesta (sea con impuestos o cobrando por aparcar) y en último término, atascos y restricciones cada vez más frecuentes. Esto es lo que tenemos ahora, y lo seguiremos teniendo mientras que este discurso reparta votos a derechas e izquierdas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario