Menú horizontal

martes, 16 de mayo de 2017

Cómo cambiar las pastillas de un freno de disco de la bici

Mecánica básica de supervivencia ciclista


Las pastillas son el elemento que roza con el disco para frenar. Se van desgastando con el uso normal y, pasado un tiempo hay que cambiarlas. Y es bastante fácil.

Tenemos las mismas dos opciones de siempre. Hacerlo tú mismo o que te lo haga un mecánico profesional.
No sé cuánto cobran por cambiarlas, pero seguro que no es mucho y te aseguras que quede bien. Pero ya sabéis que a mí me gusta más la opción de hacerlo uno mismo. Y si no te queda bien, vuelves a la casilla de salida con el mecánico, que no te va a cobrar más.

Pastillas de freno de disco de bici, sustitución

¿Cuándo hay que cambiarlas?¿qué pasa si no las cambias?¿Por dónde empezamos?
Intentaré contaros el tema por orden.

Tenemos una bici con frenos de disco. No sabemos ni cuándo se han cambiado la pastillas ni cómo estarán. Si frena bien y no suena nada, salvo que te pique mucho la curiosidad y quieras asegurarte, yo no andaría tocando mucho, que ya son ganas de meterse en líos. Si realmente quieres saber cómo están las pastillas, las desmontas las ves y ya valoras si las cambias o no, pero si no las cambias, procura montarlas en la misma posición (lado y dirección del disco), que si no, es posible que frene algo peor.

El caso más habitual es que, si te animas a tocar en el freno de disco, sea porque te esté dando algún problemilla. Lo típico  es un chirrido metálico suave, al rodar en la bici o al girar las ruedas en el aire (chín, chín...). Puede estar mal ajustada la pinza, pero si no consigues ajustarla, es probable que haya que cambiar las pastillas por desgaste.

Todas las indicaciones que aquí se dan son válidas para el freno delantero y para el trasero, que suelen ser iguales. A veces el disco delantero es más grande, pero eso es por otra historia, más relacionada con el freno que es más efectivo.

No voy a entrar en temas de purgado, que no suelen hacer mucha falta y necesitas algunas herramientas especiales.

Ajuste de la pinza:
La pinza es la pieza que está sujeta al cuadro o a la horquilla y que tiene en su interior los mecanismos que empujan las pastillas contra el disco.
Cuando suena un chirrido cíclico al rodar, o directamente, si levantas la rueda, suena y se frena, puede ser porque una de las dos pastillas toque el disco en alguna zona. A veces el disco se tuerce un poco, pero es raro y no conviene intentar enderezarlo sino estás muy seguro. Lo que tienes que hacer para ajustar la pinza es soltar los 2 dos tornillos que la sujetan, (marcados como 2 en las fotos) frenar fuerte y, sin soltar el freno, apretar los tornillos con cuidado de no mover la pinza. Cuando sueltes el freno, la rueda debería girar sin rozar.
En teoría es fácil, pero es posible que tengas que repetirlo unas cuantas veces hasta que vaya bien.
Si por más que lo intentas no sale y sigue sonando un pequeño roce metálico, es probable que las pastillas te estén pidiendo un cambio por las buenas.
Conviene cambiarlas en ese momento. Si no lo haces, te lo pedirán por las malas y puede pasar que, poco después, las chapitas que separan las pastillas se destrocen contra el disco y el freno deje de funcionar de forma más o menos bestia.

El roce se puede producir porque las chapitas tienen un espesor parecido a lo que queda de la parte activa de las pastillas y se apoyan en el disco. Sigue frenando, pero suena, a modo de aviso de pastillas gastadas.

Desmontar las pastillas
Para sacarlas es necesario separarlas del disco, por lo que puedes quitar la rueda o soltar la pinza con los dos tornillos de antes, teniendo cuidado de no forzar la conexión del tubo de líquido. Yo prefiero quitar la pinza.
Hay dos formas básicas de sujetar las pastillas a la pinza: con un tornillo (o pasador marcado como 1) que las sujeta por un agujero, o con un hueco en su centro en el que se apoya la pieza que empuja hacia el disco. En este caso, la pieza tiene un resalte en su centro y está imantada.

Pastillas de freno de disco de bici, sustitución
Tornillo 1 para soltar las pastillas y 2 para soltar o ajustar la pinza completa

Si tienes tornillo, quítalo, pero ojo que a veces el tornillo tiene una pequeña arandela con un tope, para que no se salga solo. Tampoco te preocupes mucho si se te pierde la arandela. Solo tendrás que apretar un poco luego el tornillo para que no se vaya.
Una vez quitado el tornillo, simplemente empuja ambas pastillas a la vez hacia donde estaba el disco y el eje de la rueda. Salen muy fácilmente.
Si son pastillas sin tornillo, tendrás que apretar una contra otra con la mano para poderlas sacar. Probablemente tengas que separarlas bien antes.
Para separarlas, si sabes que las vas a tirar, puedes meter un destornillador plano grande entre ellas y girarlo despacio para que se abran. Es posible que dejes marca en las pastillas, pero si ibas a tirarlas, da igual. Es más fino usar un cuchillo de punta redonda e incluso hay herramientas para separarlas, que son como una cuña con un asa.
Después de sacar las pastillas, es importante que separes del todo las piezas que las empujan hacia el centro. Esto se hace empujándolas despacio, con cuidado y con fuerza hacia el exterior. Puedes hacer palanca con un destornillador plano o de formas variadas, con alicates finos, o un lápiz de carpintero, pero que se abran bien.
También es el momento de limpiar. Hay desengrasantes que valen para la cadena o para una limpieza general, pero merece la pena tener uno específico (alrededor de 10 a 12€). Te servirá para limpiar los discos y el interior de las pinzas en el que has estado enredando. Echas un chorro de spray y, antes de que se evapore, le das con papel higiénico. Verás la de porquería negra que tenían. A veces esto ayuda a evitar chirridos.

Las pastillas
Si se han contaminado con aceite, o si están muy desgastadas, habrá que cambiarlas. Aquí no hay mucho más que rascar. He leído por ahí que si se contaminan las puedes hervir un rato o quemar, pero no lo he probado nunca y no pienso hacerlo (voluntariamente). Si alguien lo ha probado, que cuente a ver.
Para sustituirlas, está claro que tendrás que encontrar el mismo modelo y ojo que hay muchas parecidas y pueden valer... o no.
En algunas tiendas encontraréis dos tipos de pastillas del mismo modelo a precios muy diferentes. En ese caso yo pongo de las baratas y me van muy bien. Supongo que las caras "irán mejor" pero no se muy bien en qué consiste eso.

pastillas de freno de disco nuevas y viejas para cambiar
Abajo y a la derecha, las dos pastillas nuevas
La verdad es que viendo la foto, no parece que estén tan mal. La pastilla nueva medía 4 mm de espesor y las gastadas medían entre 2,8 y 3,2 mm pero ya sonaban.

Montar las pastillas y ajuste final
Es hacer lo mismo pero al revés, está claro. Montas las pastillas, y las pinzas o las ruedas. Si las pastillas no te dejan meter el disco o roza, deberás separarlas bien.

La primera vez que presiones las manetas del freno, no frenará nada. Tranquilo. Pulsa varias veces para bombear. Cuando ya frene, seguramente rocen las pastillas, pero ahora serán mucho más fáciles de ajustar de la forma que indicaba al principio. Durante los primeros km no frenará mucho, hasta que no asienten las pastillas en los discos, eso también es normal.

Podrás ver que esto de cambiar las pastillas es muy fácil. Aunque puede tener su dificultad si no abres bien la pinza antes de montar las nuevas, pero merece la pena probarlo. Sobre todo, para no volverte loco intentando quitar un ruidito que es simplemente un avisador.

Si esto te sirve para algo, nos encantará saberlo. Siempre es bueno poder enseñar y aprender cosillas útiles. Pero si todo es un desastre, aquí también podrás quejarte, que yo ya veré lo que hago.

Antonio, joder, te echamos de menos

No hay comentarios :

Publicar un comentario