Menú horizontal

domingo, 2 de julio de 2017

Rutas nocturnas: Qué necesitas para conquistar la noche

Alguien que no haya hecho nunca una ruta nocturna pensará que es una locura, que podría ser incluso peligroso lanzarse a la oscuridad de la noche sobre la bici, toda una temeridad. Pero nada más lejos de la realidad.
El calor sofocante que tenemos durante el día sólo cesa por la noche, así que porqué no aprovecharlo, cuando refresca incluso apetece salir a disfrutar de las dos ruedas.

No es necesario hacer una ruta muy dura, o muy técnica, eso sí podría tener cierto peligro y eso siempre puedes dejarlo para la luz del día, tampoco es imprescindible que tengas unas luces muy potentes, si ruedas en grupo y no te despegas de alguien con una buena luz se puede rodar perfectamente, lo que sí es necesario es que te guste la aventura y tengas ganas de divertirte pedaleando con los amigos.
Si lo pruebas una vez, seguro que repites.

Para los que se animen a hacer una ruta nocturna en bici por primera vez, aquí les dejamos algunos consejos:




Luces en la bici y en el casco
Sobra decir que en una ruta nocturna es necesario llevar luces, aunque sea una noche de luna llena y tengamos mucha claridad en el ambiente. Si circulamos por algún tramo de carretera, es además obligatorio llevar luz blanca delantera, luz roja trasera, y alguna prenda reflectante.
Lo ideal es tener un foco o linterna potente, pero no renuncies a hacer una ruta nocturna si no lo tienes, con una par de linternas de leds y un poco de maña puedes apañarte. En este artículo hay una buena explicación
La típica duda que hemos tenido todos en algún momento: “es suficiente con muchas luces pequeñas ?” la respuesta es NO, un foco o linterna potente ilumina muchos metros hacia adelante, cosa que es fundamental, mientras que varias luces poco potentes iluminan mucho en muy poca distancia.
Es recomendable llevar luz en la bici y en el casco (aquí es importante el ingenio de cada uno para fijarlas correctamente). La luz de la bici siempre ilumina hacia delante, mientras que la del casco iluminará hacia donde dirijas la vista, esto es bastante importante en las curvas. Si sólo tienes una luz, te recomendamos que la uses en el casco.
Es importante conocer nuestros focos y saber cuanto duran sus baterías, no duran eternamente, no duran una noche entera a toda potencia, por esto hay que saber cómo usarlos para conseguir que nos alumbren toda la noche. Para las subidas puedes ponerlo en una posición de poca luz y bajo consumo, en las paradas puedes apagarlo, y sólo ponerlo a tope de potencia en las bajadas.
No olvidarse de la luz trasera roja, es muy importante ver hacia delante pero también que nos vean, sobre todo circulando en carretera. Depende del modelo de luz, es posible ponerlas en el casco, debajo del sillín de la bici o incluso en la mochila. Existen opciones muy baratas que funcionan muy bien, así que no hay excusa para no llevar luz trasera.
La ropa de ciclismo, sobre todo la de manga larga de invierno suele tener detalles reflectantes, en la mayoría de los casos bastante escasos. Recuerda que llevar prendas reflectantes es olbigatorio si vas a circular por carretera.


Ropa de abrigo
Aunque en el centro de Madrid estemos muriendo de calor, las noches en la Sierra son frescas, sobre todo en la bajada de los puertos, y al amanecer.
Revisa las previsiones de AEMET para la montaña, y echa en la mochila algo de abrigo por si acaso. Ten en cuenta que yendo a cierta velocidad en bici la sensación térmica es bastante inferior a la temperatura real y si corre un poco de aire, la sensación será aún más fresca.
Lo ideal son prendas que puedas ponerte y quitarte fácilmente, unas perneras o unas mallas finas de correr, convierten rápidamente un pantalón corto en uno largo, unos manguitos, un cortavientos y una térmica si baja mucho la temperatura, te protegerán los brazos y el pecho, una braga no ocupa mucho sitio y puede ser de gran ayuda para la cara y unos guantes largos -incluso guantes de invierno - serían imprescindibles si la temperatura bajara mucho.
No se trata de llenar la mochila de por-si-acasos, pero más vale prevenir, pasar frío en bici es de las peores cosas que pueden pasar.
Al fin y al cabo sólo uno mismo sabe cuanta ropa necesita, hay gente que aguanta todo el invierno en pantalón corto y otra gente que no sale de casa en todo el invierno.


Comida y bebida
En todas las rutas es obligatorio ir bien alimentado e hidratado, aunque no tengamos hambre o sed debemos ir comiendo y bebiendo durante todo el camino, nuestro cuerpo tiene unas reservas limitadas de energía y por nada del mundo queremos vaciar nuestros depósitos de gasolina. En una ruta nocturna llevar comida se vuelve IM-PRES-CIN-DI-BLE, primero, porque es una ruta como otra cualquiera en la que se hace un esfuerzo físico y segundo, porque el comodín del “chino del próximo pueblo” no existe, porque de noche encontraremos todo cerrado.
Alguno pensará que para qué va a llevar comida, si normalmente por la noche no se come... claro, no se come, ni se hacen rutas en bici.
Como en cualquier ruta diurna hay que llevar algo de comida, según tus preferencias: un par de sándwiches o un bocadillo, unas galletas, algo de fruta, frutos secos, barritas energéticas ... básicamente, lo mismo que llevarías a una ruta de día.
Por la noche, y más en una noche fresca, quizás no tengas tanta sed como en una ruta diurna, pero al menos deberíais llevar un bidón en la bici y obligarte a beber. Comprueba que haya fuentes en el camino, y, sobre todo en verano, no dejes pasar ninguna, tal vez la próxima fuente podría estar seca.


Herramientas básicas
Por la noche existen las mismas posibilidades de tener averías o pinchazos que por el día. Lo mínimo que deberíamos llevar todos es una cámara de repuesto y los útiles para poder cambiarla y volver a inflar la rueda.
Una multiherramienta con distintas llaves allen y destornilladores es casi obligatoria y algunos básicos como patilla de cambio, pastillas de freno, etc ... nos pueden salvar de tener que abandonar la ruta.
El comodín de la llamada de rescate a algún familiar o amigo siempre está ahí disponible, pero te imaginas tener que usarlo a las 4 de la mañana ? mejor llevar herramientas ...


Teléfono móvil y GPS
Lo de llevar el móvil no hace falta ni mencionarlo, porque nadie sale de casa sin él, pero recuerda, cargar la batería a tope, llevar una batería externa para poder cargarlo si la ruta va a ser muy larga y por supuesto pide el número de teléfono de algún compañero de la ruta.
El GPS no es tan necesario cuando vas en grupo, o si conoces la ruta, pero si lo tienes no está de más llevarlo con la ruta cargada (no olvides cargar las pilas del GPS y llevar unas de repuesto). Si no tienes GPS puedes usar el móvil para guiarte, aplicaciones como Orux Maps o Maps Me convierten tu móvil en un digno sustituto de un GPS (ojo porque esta aplicaciones no pueden usarse durante horas, agotan muy rápido la batería de tu móvil)
Para tener recuerdo de nuestra aventura nocturna, nada mejor que unas fotos. Por experiencia, las fotos de los móviles no son ninguna maravilla cuando hay poca luz. Si lleváis una cámara y un pequeño trípode, el resultado será mucho mejor.


Si aún tienes dudas, cuentanoslas en los comentarios ...
que la noche no te confunda, si pruebas a rodar de noche querrás repetir, es muy divertido.

No hay comentarios :

Publicar un comentario