Menú horizontal

viernes, 28 de septiembre de 2018

Nueva conexión entre Barrio del Pilar y Anillo Ciclista


Hace unas semanas terminaron un par de reformas que facilitan el itinerario ciclista entre el Anillo Ciclista y el Barrio del Pilar a través de la calle Joaquín Lorenzo.

La primera reforma ha sido la pacificación de la propia calle Joaquín Lorenzo en su parte con pendiente. Se trata de una vía tranquila en recta en la que se han instalado pasos de peatones resaltados que calman el tráfico de esta calle reduciendo su velocidad.

El otro cambio ha sido la habilitación de un cruce peatonal y para vehículos en la intersección de Herrera Oria, evitando así tener que usar 250m de esta vía rápida con un 4% de pendiente para acceder al Anillo Ciclista y permitiendo ahora usar la calle Gavilantes, prácticamente llana y sin apenas tráfico.



Lo interesante de estas reformas es que facilitan un itinerario ciclista sin haberse planteado como tal: La pacificación del tráfico en Joaquín Lorenzo tiene como objetivo mejorar la seguridad peatonal y el cruce con Herrera Oria trata de evitar que los coches y peatones den una vuelta tremenda para cruzar. Ninguna de estas reformas está planteada específicamente para bicis, y sin embargo, las ventajas son evidentes en cuanto se ve el reportaje fotográfico (y también se ve algún problema de no tener una señalización específica):


Itinerario previo, 500 m por Anillo y Herrera Oria

Para quien viniera por el Anillo desde Montecarmelo y Arroyofresno, no tenía más opción al llegar a este cruce con continuar por él por este incómodo tramo de acera-bici que varios ciclistas prefieren hacer por calzada. Se puede ver la señal que indica que la calle Gavilanes está cortada.


Esa acera-bici llega a uno de esos puntos extraños del Anillo en el que desaparece y tienes que saberte el recorrido. Oficialmente, aquí te bajas de la bici y cruzas Herrera Oria andando. Este es otro de los motivos por los que los ciclistas que van en sentido sur prefieren seguir por calzada, mucho más directa. Se dice que se ha aprobado por fín el presupuesto para dar continuidad a este tramo de Anillo.




Al otro lado, para conectar el Barrio del Pilar se debe tomar la calle Herrera Oria. ¿Susto o Muerte? Tenemos la opción de caminar por una acera infumable durante 250m o rodar por calzada una vía rápida al 4% de subida (eso dice Google, pero por las fotos está claro que la pendiente es mayor).




Al llegar a Joaquín Lorenzo, podemos ver que la doble opción de acera o calzada era inviable haciendo el sentido contrario: no se podía cruzar al lado contrario para dejarse caer por Herrera Oria o tomar la calle Gavilanes, a menos de que cruzáramos a lo bestia, subiendo la bici a pulso para sortear la valla... sí, lo hemos hecho varias veces.


Ya Joaquín Lorenzo ofrece un panorama más fácil, de calle residencial con pendiente inferior al 2% y muy poco tráfico. Como se puede ver en esta imagen de 2016, la calle no tenía pasos peatonales y en algunos tramos sin cruces algún vehículo corría más de lo sensato. Esta vía nos acerca hasta la gasolinera que hay en la Av. Ilustración, donde cualquier ciclista que quiera adentrarse en el Barrio del Pilar puede seguir usando las vías laterales, de tráfico bastante fácil.

 

 

 Itinerario actual, 250 m por Gavilanes

Con la nueva actuación, ya no es necesario este tránsito penoso por Herrera Oria. En el cruce del Anillo con Gavilanes, tomamos esta calle. Como la reforma no se pensó para bicis, la señal de "calle cortada" ahí sigue, sin indicar a los ciclistas esta nueva posibilidad.



 Este tramo sólo permite acceso a garajes y tráfico de vuelta, por lo que es muy tranquilo, y su pendiente es mucho más llevadera que la de Herrera Oria, además de acortar el camino a la mitad.



Al llegar a Herrera Oria los coches sí pueden entrar, cuidado. Aquí se ve de nuevo el problema de no pensar en la bici: Para llegar a Joaquín Lorenzo ha de cruzar andando por el paso de peatones, aunque sí tiene permitido realizar el sentido inverso rodando por calzada.



En la calle Joaquín Lorenzo se han instalado 3 pasos de peatones elevados como los de la foto, coincidiendo con los cruces, reduciendo así la velocidad del tráfico motorizado, algo que los ciclistas en sentido ascendente agradecemos. En pantalla completa, deja la opción de ver fotos más antiguas, cuando no había pasos de cebra.


 

Temas pendientes de arreglar


Aunque es evidente la mejora para la bici de este trayecto, también está claro que al no tenerse en cuenta que se estaba actuando sobre un itinerario ciclista que ya se está usando y que incluso está señalado como tal en el Plan Director, hay algunos arreglos pendientes de hacer que mejorarían el camino. Vamos a tratar de que salgan en la próxima campaña de Presupuestos Participativos:

  • Señalización de que este camino existe. Tanto al llegar a la intersección del Anillo con Gavilanes como desde el barrio del Pilar, es necesaria señalización vertical para que la gente sepa que hay una conexión fácil y agradable
  • Cruce con Herrera Oria permitido a bicis también en sentido sur. El tráfico que cruza aquí es realmente residual, no es difícil indicarlo sin más. Aunque sí se agradecería una separación de sentidos al llegar a Herrera Oria desde Gavilanes, para no comerse un coche que gire. Se trataría de 2 m de bolardos como esta imagen. 
  • Ciclocarril en Joaquín Lorenzo. Con la calle no es realmente necesario, pero satisface las ansias del Ayuntamiento de tratar de señalar itinerarios con el pictograma del ciclocarril. Nunca hemos entendido que para orientar a alguien de cómo llegar a un sitio se haga con señales de limitación de velocidad. La menos importante de las acciones.
  • Resolver llegada a Av. Ilustración. De bajada se puede tomar la calle Joaquín Lorenzo usando la vía de servicio, con buenos badenes para limitar de manera efectiva la velocidad a 30. De subida la revuelta que hay que hacer es considerable. Requiere un estudio con más cariño que un simple comentario de un blog.




No hay comentarios :

Publicar un comentario