Menú horizontal

miércoles, 17 de julio de 2013

Miedo a usar la bici

Resumen de la presentación de David Horton para el Velo-city de Viena 2013.
Puede leerse el texto original en la página Thinking About Cycling.
 
Tras presentar esto de "Miedo a usar la bici" en la conferencia del Velo-city de Viena  hace unos días, me han pedido resumir mi exposición para publicarse. Aunque el resumen haya perdido algún matiz y complejidad (de las que estaba muy orgulloso), queda lo esencial en 1000 palabras para quien le pueda interesar.

Los días que he estado en el Velo-city me han recordado cuán "vivo" está el tema del casco, particularmente en España donde se discute su obligatoriedad, o en Asutralia donde ya lo es (por cierto, el Velo-city del año que viene será en ese país, en Adelaide). Y por lo que parece, todavía hay gente que no se ha dado cuenta del gigantesco obstáculo que para la normalización de la bici  supone la promoción del casco, y no digamos su obligación.

Miedo a la bici

Introducción: el miedo asociado a la bici


Que sí, que el ciclismo es muy bueno y todo eso. Y sin embargo hay un montón de gente que no usa la bici ¿Por qué?

Empecemos por reconocer que las condiciones a las que se enfrenta un ciclista no son buenas. Sería ingenuo pretender lo contrario. Mucha gente no quiere circular en vías dominadas por el veloz tráfico a motor..El simple pensamiento de rodar junto a grandes vehículos pesados es de las cosas que más asustan. A nadie le gusta acabar en un hospital y todo el mundo piensa (a veces con razón, pero otras no), que tener un accidente es más probable yendo en bici.

Si queremos promocionar el uso de la bici, la primera idea que seguramente os venga a la cabeza sería combatir esa creencia de la inseguridad de la bici con datos objetivos, que demuestran que es de hecho muy seguro. Lo podemos hacer de tres maneras:
  • Con cifras absolutas: Las posibilidades de colisión en bici son realmente escasas
  • Comparando riesgo con otras actividades: Por ejemplo, es más probable lesionarse cocinando que yendo en bici
  • Comparando con el riesgo de no pedalear: Los beneficios para la salud de usar la bici compensan los riesgos en una proporción de 20 a 1.
Y mejor aún, podemos no solo animar a la gente a usar la bici superando sus miedos, sino a la vez presionar para que las condiciones que vive un ciclista mejoren radicalmente.


Pero la cuestión sigue ahí: ¿Por qué algo que los ciclistas disfrutamos tanto (y que encima nos beneficia) genera ese terror en los demás? Sí, la gente puede estar sobreestimando sus riesgos. Sí, hay que hacer más para que la gente perciba la bici como algo seguro. Pero ¿es posible que haya iniciativas y políticas que estén aumentando la percepción de riesgo de la bici por encima de la realidad, y por tanto transmitir miedo a usar la bici?

Y si eso fuera así, e identificamos esas iniciativas ¿Podemos detenerlas? Es más ¿No deberíamos de detenerlas?

Por favor, tenga miedo a absolutamente todo. Gracias



Las emociones se pueden construir. La bici no es algo peligroso per se y el miedo a circular en bici no es inevitable, basta con echar un vistazo a Holanda: ir en bici allí es algo tan cotidiano que nadie piensa nunca en peligros ni en miedo. Pero más allá, el mundo ciclista es bastante más problemático, y mucha gente tiene recelos a la bici porque piensan que es peligrosa.

¿Cómo se genera el miedo a usar la bici?


Examinemos como se genera ese miedo. Hay tres vías muy claras que están transmitiendo el mensaje de que usar la bici es más peligroso de lo que es. Irónicamente, son iniciativas creadas como respuesta a los peligros ciclistas y pretenden mejorar la seguridad, pero el resultado es que muestran al ciclismo como algo peligroso y por tanto contribuyen a la cultura del miedo.

En otras palabras, logran lo contrario de lo que pretenden.

Campaña de educación vial para niños1. Campañas de educación vial

La educación vial enseña a todo el mundo, pero sobre todo a los niños, que moverse por su entorno es peligroso, las calles son peligrosas y hay que tener mucha precaución, sobre todo cuando se camina o se va en bici. Ya sabéis a qué tipo de campañas me refiero: folletos que le dicen al chaval que se aparte del camino de los coches.

Esa "información" identifica el coche como la manera normal de recorrer el entorno, y hace que la bici parezca algo difícil, fuera de lugar y peligroso. Es más, suele volcar toda la responsabilidad de la seguridad vial sobre el ciclista (¡incluso si es un niño!). Es su responsabilidad buscar una ruta más tranquila (aunque sea más larga), llevar ropa reflectante, y por supuesto, por supuesto, un casco.

Esta educación vial no hace nada para que las calles sean más seguras, simplemente hace que conducir un coche sea "lo normal" e ir en bici, una rareza peligrosa. Parece que esa "educación" se hace para que el miedo a la bici anide permanentemente en nosotros.


El uso del miedo para promocionar el casco2. Promoción del casco

En un contexto dominado por el miedo, la promoción del casco (e incluso su obligación por ley) suena a algo fácil, obvio, rápido y sensato de hacer. Y se hace, por supuesto.

Pero esto no tiene nada que ver con una política de promoción ciclista, porque las campañas de difusión del casco basan su efectividad en la asociación bici=peligro, y es inevitable que acabe siendo otro factor que aumente el miedo y el recelo de la gente. Al igual que la educación vial antes comentada, la promoción del casco hace responsable del peligro a las personas equivocadas, sin conseguir calles más seguras.

La promoción del casco ciclista es en realidad una promoción del uso del coche y una represión del ciclismo.

Miedo a abandonar el confinamiento del ciclista3. Construcción de espacios propios para ciclistas

Si el miedo impide a mucha gente coger la bici por el espacio que usan los coches, otra solución obvia es cambiar la posición del ciclista. A corto/medio plazo puede ser un paso necesario para superar la cultura del miedo y conseguir una masa crítica de ciclistas por las calles.

Sin embargo ¿podéis ver cómo la lógica aquí es similar a los dos casos aneriores? Pretendemos mejorar la seguridad ciclista sin abordar la raíz del problema, el peligro impuesto por el tráfico a motor. Y los resultados son similares: la iniciativa de retirar a las bicis de la calzada hacia un espacio propio aumenta inevitablemente el miedo a circular por la calzada, y los que permanecen allí se convierten en la excepción, una anomalía que tiene que desaparecer.


En resumen, tres intentos de mejorar la seguridad del ciclista que sólo logran generar miedo sin afectar en lo más mínimo a un cambio de modo de desplazamiento (que en todo el mundo es cada vez más, el coche). De este modo, la bici permanece eternamente como una opción marginal y el ciclista es siempre un extraño.

Conclusión ¿Cuál debe de ser el camino?


Estábamos tratando de promocionar el uso de la bici ¿se acuerdan?

No nos debe de sorprender la suspicacia que levanta la promoción de la bici (si no resentimiento, o directamente oposición). A fin de cuentas, cuando tratamos de que alguien se convierta en ciclista, le estamos diciendo que sea diferente, a que se convierta en "el extraño".

Sin embargo, todos los esfuerzos de promoción pueden ser infinitamente más sencillos si dejamos de incluir el mensaje del miedo y el peligro, y hacemos lo que hay que hacer, que es lo más fácil y sencillo del mundo: Mostremos la bici como algo normal y la gente dejará de sentirse rara por usarla.
¿Cómo hacer que el ciclismo sea visto como algo normal y no una actividad de riesgo?
  • Desde la base:  Iniciativas ciudadanas que ayuden a que la gente use la bici como algo cotidiano. Cuantas más bicis circulando, más seguro es ir en bici.
  • Desde la administración: Las instituciones han de conocer de primera mano las dificultades y peligros que percibe la gente, lo que requiere un cambio radical en la prioridad de uso del espacio público. Cuanto más prioridad se dé a la bici, más seguro será circular.
  • En general: Empezando por desterrar los fallidos intentos de seguridad ciclista que se han citado aquí (asumiendo que para mucha gente las vías ciclistas segregadas siguen siendo la única manera de lograr una masa crítica de ciclistas), y focalizando los esfuerzos en hacer el tráfico a motor menos agresivo - por ejemplo, restricciones al tráfico, calmado de velocidad, mejora del comportamiento vial. Según reconozcamos que el origen del peligro está en quien lo produce, más seguro será ir en bici.

El miedo a usar la bici puede desaparecer, hay que trabajar para que así sea.

31 comentarios :

  1. Interesante resumen y punto de vista. Tampoco coincido 100%. Vivimos en la cultura del miedo, miedo a perder el trabajo, la salud o la posición económica, y por supuesto miedo a circular bici. De todas formas lo que se afirma de que ir en bici no es peligroso, disiento. Circular en bici es algo que, aunque no es peligroso en sí mismo, podría resultarlo si se circula sin la debida precaución, y de ahí los accidentes.

    ResponderEliminar
  2. Quizá la clave sea que el peligro no es un fenómeno atmosférico inevitable, sino que está en nuestra mano evitarlo. Es algo que requiere no sólo explicarlo, sino vivirlo.

    ResponderEliminar
  3. Un magnífico artículo. Enhorabuena. Toca luchar contra molinos, montados en bici (sin casco) y lanza en ristre. Los malhechores nos atosigan, sobre todo desde los altos despachos, pero no nos arredran a desfacer los entuertos que sufren los ciclistas.

    ResponderEliminar
  4. Entiendo que el texto nos quiere decir que circular en bici es una actividad tan peligrosa como ejercer de peatón en una gran ciudad (¿Acaso no es peligroso cruzar un paso de peatones en Madrid?) o circular en moto o en coche por una vía urbana o interurbana. Ni más ni menos. Pero lo cierto es que la percepción de los ciudadanos es que moverse en bici es más peligroso que hacerlo a pie, en coche o en moto. Esa es al asignatura pendiente.

    ResponderEliminar
  5. es que tal y como veo por la calle que circula la gente en bici... me extraña que haya tan pocos accidentes.

    ResponderEliminar
  6. Sí, es verdad que son muchos los ciclistas que se saltan normas básicas, como lo de los semáforos en rojo. Pero también veo a peatones y conductores que son un peligro público. Nos hace falta a todos (conductores, motoristas, peatones y ciclistas) unas lecciones de educación vial para utilizar el espacio público en igualdad de condiciones y respetándonos unos a otros.

    ResponderEliminar
  7. Yo siempre que sale este tema digo lo mismo, mi respuesta es que se me vea, esta mañana por ejemplo con vestido y sandalias, circulando sin miedo y haciéndome respetar, y pensar q de 100 que me ven 99 pensarán q estoy loca y con suerte en uno sembraré la pequeña semilla de la duda.
    Pero no os cuento lo que tengo que escuchar en mi entorno, pq supongo q os pasa lo mismo. O igual a mí más por ser una frágil dama y tener alrededor mucho caballero andante (más bien motorizado)

    ResponderEliminar
  8. Esa es la prueba de que es mucho más seguro de lo que piensas

    ResponderEliminar
  9. Al igual que elnoziya, coincido en varios puntos de este post, pero creo que la precaución es importante.


    Yo uso mi bici diariamente y siempre con el casco puesto como una de las medidas de precaución, que es tan válida como respetar la distancia con los coches o parar en los semáforos en rojo.

    ResponderEliminar
  10. Precaución: Cautela para evitar o prevenir daños que pueden temerse (RAE)
    El casco es más bien una medida de "postcaución", es decir que sirve para después del golpe.

    ResponderEliminar
  11. Interesante artículo, aunque hay cosas con las que no estoy al cien por ciento de acuerdo. Lo de separar a las bicis no me parece que haga que la gente lo vea como más peligroso. De ser así, también veríamos como muy peligroso ir a pie por una acera porque el peatón no circula por la calzada. Sencillamente se trata de protección del más "débil". Siempre abogaré porque haya espacios separados para bicis, según la zona, y otros espacios donde la bici sí comparte calzada con coches (sobre todo donde el tráfico está pacificado). El debate de siempre.
    En el caso específico de Madrid, creo que un gran problema es la falta de civismo y respeto entre ciudadanos y la falta de interés por la clase política para mejorar el tema, aunque esto último parece que hace amagos de cambiar.

    ResponderEliminar
  12. El artículo (el original, no vuestra traducción) me parece un poco flojillo.

    La idea de partida es que la percepción general de la población es que ir en bici por ciudad es peligroso. Correcto, pienso que se sobrevalora el riesgo.

    Del artículo, no creo que ninguna de las tres vías tenga ningún poder significativo para generar ese "miedo", especialmente en nuestro país.

    Si ese miedo existe, exagerado, sí, es porque -oh, sorpresa- sí existe el peligro que lo genera.

    Ir en bici por Madrid, y yendo bien, por la calzada, corregidme, requiere ir con cien ojos, trabajándose la seguridad uno mismo a cada instante, poniéndo límites a los motorizados a veces con el propio cuerpo de uno, aguantando a los que abusan de que en caso de conflicto tienes tú las de perder, aguantando pitadas en las cuestas con un único carril, viendo pases demasiado cerca a demasiada velocidad, tener que buscar "calles tranquilas", comportarse como un "paladín" del tráfico si quieres que te respeten, etc.

    Lo gracioso es que nada de esto viene con la bici, que es segura y agradable en extremo. Esto proviene de la disfuncional convivencia con ese extraño compañero de cama que es el tráfico motorizado.

    ¿Que no es tan peligroso como lo pintan? Desde luego que no. El 95% del tiempo es muy seguro. ¿Que no pasa nada y el "miedo" es una invención? Ni mucho menos. Circular por la calzada no es para toda la población. Y al que diga que sí, le llamaré mentiroso hasta que me enseñe una foto de su hijo o su abuela cruzando Madrid relajadamente.

    Para terminar, no entiendo por qué los pro circulación vehícular siempre están reinventando la rueda. En países como Holanda y Dinamarca, donde toda la población circula en bici con naturalidad, las infraestructuras son segregadas (entendido como que *el coche* es lo que está segregado, no la bici, como aquí muchos creen), son abundantes, conectadas, seguras y agradables. ¿Vamos a venir nosotros, españolitos recién llegados, a defender los errores que estos países dejaron atrás hace décadas? ¿Por qué no copiar lo que funciona, aprender de los mejores?

    Si queremos que toda la población pueda montar en bici, la vía es infra específica y de calidad, quitando espacio al tráfico motorizado.

    Si queremos que, como ahora, los ciclistas seamos mayoritariamente varones jóvenes, adelante, a tope con la circulación vehicular. Qué pena querer dejar atrás a sectores tan amplios de la sociedad como nuestros hijos, nuestros mayores, las minusvalías compatibles con la bici, o simplemente a cualquiera que no le apetezca tener que demostrar diariamente su valía ante el tráfico.

    ResponderEliminar
  13. Aclaracion sobre los semaforos; si no estoy el primero centrado en mi carril en el semaforo y/o no es una calle tranquila, por sistema siempre me paro unos metros por delante del paso de peatones; creo que esto descoloca a los conductores porque "no me salto el semaforo" pero me detengo en una posicion con discriminacion positiva, tanto por seguridad como por salud; ¿servira para inducir en los conductores un trato mas condescendiente?

    ResponderEliminar
  14. Mucho mas que bajar el Carril del Gallo, je, je.

    ResponderEliminar
  15. Quitando los que van por la acera, a mi me parece que en general, en calzada se circula de forma razonable.

    ResponderEliminar
  16. El debate del casco ya está introduciendo ese miedo, y el carril-bici lo ha introducido hace mucho en no poca gente que nos pide cómo ir de A-B por carril-bici. Cuando le decimos que hay rutas por calzadas fáciles, se niegan.

    Hay un error general, que es considerar que esto es algo reservado a macho-men. Hemos hecho ya suficientes pruebas para ver que es viable circular por la mayor parte de Madrid yendo despacio y sin tener grandes habilidades.

    Ojo con copiar sólo lo obvio de países del norte. Allí hay una educación vial que se está obviando cada vez que hablamos de hacer las cosas a la holandesa, y no nos fijamos en que la segregación por sistema penaliza a los peatones en los cruces, lo que es una jodienda en ciudades mediterráneas.

    ResponderEliminar
  17. Tengo dudas con el tema de adelantarse tras el paso de peatones. Igual se ve como un "saltarse las normas", sin ver demasiada ventaja, y a veces hay cruces donde te pueden confundir los ciclos semafóricos.

    ResponderEliminar
  18. Excelente artículo. Bueno, el final es algo flojo pero lo importante es la idea central, con la que estoy ochocientos por cien de acuerdo sobre la cultura del miedo aplicada al tráfico en bici. La exposición inicial sobre cómo se nos inculca ese miedo es muy buena, está muy bien expresado. Y tiene toda la razón: se nos educa, desde peques, sobre que circular en coche es LO NORMAL y que el resto de personas, seres, usos, costumbres, idas y venidas han de adaptarse al maldito tránsito de coches. Es lo que solemos llamar La Dictadura del Coche, sustentada no sólo por su presencia masiva y por la usurpación de espacio sino también por medios más sutiles.
    Las normas están hechas para proteger la dictadura del coche y la "educación" está hecha para hacernos sumisos a las normas que protegen al coche. Mucho cuidado con esto porque parece un axioma que la educación vial es algo bueno cuando, en realidad, es utilizada para promocionar el tráfico en coche y reprimir cualquier otro.

    ResponderEliminar
  19. El debate del casco sólo saca a la luz la visión que tiene la población general de ir en bici entre tráfico motorizado, no crea nuevos miedos. Ni siquiera la propia Seguí ha hecho ninguna campaña especial.

    No creo que circular por Madrid sea algo "reservado a macho-men", pero desde luego la situación actual requiere que el ciclista tenga que preocuparse desproporcionadamente de su seguridad (en lugar de proporcionarla de manera "natural" la infraestructura) y le expone a riesgos innecesarios y conflictos asimétricos con el tráfico motorizado en las que a la hora de los enfrentamientos es la parte débil.

    La consecuencia es que a mucha gente no le apetece jugar a este juego. Es más fácil ir a pie o en transporte público (ambas opciones estupendas en Madrid).

    En contadas ocasiones he visto un padre con bebé por algún sitio, y siempre por la acera. Nuestras experiencias si acaso demuestran lo poco frecuente del suceso :(

    Creo que estamos de acuerdo que Madrid es lo suficientemente seguro hoy en día para ir en bici por la calzada si uno está dispuesto a hacer concesiones y jugar al juego "me preocupo de hacer respetar mi huequecito" (un juego que en coche o en moto nunca he tenido que jugar), pero minimizar los problemas es dar una visión distorsionada a la gente que empieza.

    Madrid ya va teniendo una masa ciclista importante como para empezar a exigir buenas infraestructuras que protejan al ciclista, sean prácticas, convenientes y agradables.

    No comprendo lo de la penalización que sufren los peatones en los cruces con infra segregada.

    ResponderEliminar
  20. Todo esto ya estaba implicito desde el nacimiento del coche, sobre todo en su "pecado original": el claxon.

    ResponderEliminar
  21. Pues yo lo veo clarisimo; si no estas delante, centrado en tu carril y preves el verde para "ganar unos metros", saldras entre vehiculos (situacion peligrosa) o peor, detras de ellos en maxima aceleracion, es decir, en maxima emision de gases.
    Cuando estoy parado pasado el semaforo, esperando el verde, siempre pienso en lo que estaran pensando en verme alli, y aunque algunos no esten de acuerdo, otros tiene una oportunidad para la reflexion, y creo que se amplia la "visualizacion" (ademas de la visibilidad?

    ResponderEliminar
  22. Siguiendo un par de reglas, no hace falta estar con mil ojos, se puede circular sin mayor problema (a excepción de las rotondas, eso sí, pero ahí todos tienen que estar atentos, no sólo bicis). La visión que se tienen de la bici en Madrid está exageradamente percibida como inviable o peligrosa, sobre todo por quien ve el problema desde fuera (incluido los ciclistas que ven el tráfico desde la acera).

    La despreocupación por la seguridad en las vías segregadas es la principal causa de accidentes ciclistas en ciudad ahora mismo. Basta con leer los periódicos.

    Para evitar problemas en las intersecciones, en algunos países duplican fases semafóricas para las vías ciclistas, duplicando tiempo de espera para peatones por sistema, incluso en cruces menores.

    ResponderEliminar
  23. Lo de los gases, de acuerdo, pero también se evita estando el primero sin necesidad de adelantarse.

    No veo diferencia de seguridad estando delante o en medio. Los coches que tienes delante no te afectan, y los que tienes detrás te van a adelantar igual. Si acaso los que están a un lado te pueden cerrar el paso, pero te lo pueden cerrar igual en el siguiente cruce.

    ResponderEliminar
  24. pero eso es así en buena parte porque el perfil casi exclusivo de ciclista en Madrid es el de persona joven o de mediana edad. El modelo de movilidad excluye a todas las demás personas de ir en bici y a muchas (peques y personas mayores) las excluye también de ir a pie. Casi o sin casi, según el caso.
    Más aún, dentro del perfil, el modelo mejor aceptado es el de ciclista aguerrido y agresivo. Si intentas circular de otra forma, el potencial para conflictos crece.

    ResponderEliminar
  25. Últimamente esto empezando a circular en modo yayo, a ver qué pasa (es decir, lento y sin saber cambiarme de carril). Mis primeras pruebas por Bravo Murllo son satisfactorias.

    ResponderEliminar
  26. "(un juego que en coche o en moto nunca ha tenido lugar)"

    Discrepo totalmente, en coche y moto cada día hay que hacer respetar nuestro huequecito (igual que en bici). No nos acordamos porque ya estamos habituados, pero pregúntale al que acaba de sacarse el carné o al que viene de ciudades con tráfico más tranquilo.

    ResponderEliminar
  27. He dicho que si estas el primero, no hace falta adelantarse, pero si llegas con coches parados (como no tenemos linea de detencion adelantada como las de las motos) o te quedas delante entre dos coches (no siempre hay espacio entre el de la derecha y el bordillo o aparcados) o detras de uno de ellos; en el primer caso desenfilado de visuales a media distancia, y en el segundo tras los escapes en maxima aceleracion. Por eso en 2010, antes de la reforma de la OM, la propia web del area de movilidad aconsejaba rebasar el paso de peatones, cediendo el paso a estos, claro.

    ResponderEliminar
  28. Jeje, me alegra ver que no soy el único que va haciendo cosas raras. Solo que yo me enfado si me pitan o algo así.

    ResponderEliminar
  29. Mola lo del modo yayo
    Ayuda el tener una bici de 23 kilos con cesta de mimbre enorme XD

    ResponderEliminar
  30. Excelente reflexión. ¡Me la guardo en mi mesilla de noche!

    ResponderEliminar