Menú horizontal

jueves, 16 de mayo de 2019

Ruta MTB de El Escorial a Villalba por Robledondo y Zarzalejo. Sábado 18 de Mayo de 2019

Datos de la ruta: 68Kms, 1100D+ Descargar track

Hay zonas de la Sierra de Madrid a las que acudimos de forma recurrente porque nunca dejan de sorprendernos y siempre nos ofrecen nuevos alicientes que experimentar. La Sierra de Madrid es inmensa y muy diversa, y a poco que explores el más allá de la zonas de paso habituales, enseguida encuentras parajes insospechados por los que que tal vez nunca has pasado. Este sábado os invitamos a hacer una ruta por el más allá, entre El Escorial y Villalba, pasando por Robledondo, Zarzalejo y Peralejo. Nos acompañas ?



Como tantas veces hacemos, llegamos en Cercanías a la estación de El Escorial a las 9:45 hrs (Atocha 8:37, Nuevos Ministerios 8:46, Chamartín 8:51 hrs) y como casi siempre, nada más empezar la jornada ascendemos directamente al monasterio por el empinado Paseo del Álamo, un arranque clásico que nos indica desde el inicio las fuertes subidas a las que nos tendremos que enfrentar en este inicio de ruta. Tras la habitual foto de familia en el Monasterio callejeamos un poco para escapar de la civilización, por un falso llano ascendente que nos dejará a 1200 metros listos para enfrentar nuestro primer reto, las Zetas de subida. Las Zetas son una estrecha senda rodeada por un mar de jaras que asciende por el pinar que, aunque casi siempre las hacemos en sentido descendente por su divertido y constante zigzagueo, también nos gusta subirlas, porque son 17 giros muy técnicos de 180º que siempre ponen a prueba la pericia de cada uno. Para quien no tenga tanta técnica es una buena ocasión para entrenar con seguridad nuestras habilidades trialeras. A 1360 m. a la altura de Los Llanillos, nos adentramos en una pista horizontal muy ancha que enseguida desemboca a la pista asfaltada que une San Lorenzo con el Abantos y que nos llevará hasta el alto del Malagón, antaño espectadora y protagonista de tantas etapas de la vuelta a España, sin embargo hoy poco a poco languidece por falta de mantenimiento cada vez con más baches.


Llegados al Puerto de Malagón, a 1530 metros de altitud, haremos un descanso para agrupar y recuperar fuerzas. Con las últimas pedaladas enseguida nos habremos dado cuenta que la zona de frondosos pinares se abre a un largo y vasto horizonte, un paisaje con amplias zonas de pasto y justo en frente nos encontramos la presa del arroyo del Tobar, a la que nunca hemos conseguido ver llena porque una deficiencia estructural en su construcción nunca le ha permitido superar el 40- 50% de su capacidad. Esto nos hace recordar que en los años 50-60 en pleno boom hidráulico del Franquismo, la imperiosa necesidad de luchar contra la “pertinente sequia” seguramente hizo que estos proyectos no se diseñaran con las actuales medidas de seguridad. La actual escuela-facultad de ingenieros de caminos estaba entonces creándose.


Una vez repuestos del duro ascenso al Malagón atravesaremos la portezuela que da paso al Camino del Pinar, y seguiremos ascendiendo hacia el Cerro de la Cabeza, el punto más alto de la ruta. En estos parajes la mirada y el horizonte se hace muy largo. Disfrutaremos de un páramo de grandes praderas y matorrales de montaña que nos permitirá visualizar la inmensidad de la bóveda celeste.


En el punto más alto de este solitario lugar, a 1600 metros, estaremos atentos a no despistarnos porque debemos desviarnos a la derecha por un sendero que descendiendo por una pista pedregosa, y a veces peligrosamente rota, nos llevará por la cuerda del Ortigal al pueblo de Robledondo, descenderemos hasta los 1360 metros de altitud. Antes, en medio de tanto espacio abierto, nos llamará la atención un precioso berrueco (o formación granítica típica de esta sierra), que bien nos podrá dar la ocasión de hacernos una buena foto y recordar como de pequeños usábamos para jugar este tipo de formaciones como si de una antigua Atalaya se tratara. En la entrada de Robledondo podremos repostar agua, callejeamos un poco para salir por una pista que desciende primero en fuerte pendiente y después por un pequeño pero divertido sendero en dirección al puerto de la Cruz Verde, situado a 1256 metros de altitud donde desde 1970 está ubicado el asador Cruz Verde uno de los lugares míticos de reunión de todos los moteros de la Comunidad de Madrid. Haremos un tramo por la carretera M-533 que baja en dirección a Zarzalejo y enseguida saldremos a una pista, atravesaremos una puerta que da paso a otra pista que discurre por un pinar y que nos llevará hasta el cementerio que hay en las afueras de Zarzalejo.

Al pueblo de Zarzalejo no entraremos porque en ese punto nos uniremos al GR-10 en dirección descendente. Pasaremos por encima de la vía del tren y a unos 250 metros encontraremos una variante del GR-10 que la cruza, por lo que giraremos a la derecha en dirección a Pajares, una pedanía de Zarzalejo y que se encuentra a unos 2 Km. Continuaremos por aproximadamente 500 metros por la M-533 hasta encontrar a la derecha el desvío de la M-532 la que solo cogeremos por un pequeño instante ya que casi del mismo cruce sale a la izquierda la pista llamada Colada de la Crucijada. Seguiremos por esta amplia cañada hasta llegar al Cordel de la cruz Verde, giraremos a la izquierda por unos 50 metros y enseguida volveremos a girar a la derecha por el camino llamado la Colada de Fuentevieja, otra preciosa cañada que nos llevará rápidamente hasta las primeras casas de una urbanización llamada Las Tres Dehesas. Estaremos atentos a no superar esta zona urbanizada ya que antes tendremos que girar a la izquierda bordeando la zona urbanizada hasta que encontremos un camino a la izquierda. En ese punto nos estaremos preguntando porqué estamos retrocediendo, ya que se puede divisar fácilmente la cañada que acabamos de dejar, pero es que la intención es poder incorporarnos a un pequeño, sinuoso y divertido sendero que discurre paralelo al Arroyo de Fuentevieja -apenas visible a nuestra izquierda- y a otra zona urbanizada -pedanía de Valdemorillo- situada a nuestra derecha. Este divertido sendero nos llevará directamente al ensanchamiento que suele haber en algunas calles sin salida de algunas urbanizaciones, por lo que en vez de coger la calle que discurre a nuestra derecha, directamente atravesaremos este ensanchamiento hasta dar con un apenas visible sendero que confluirá a su vez en un camino de tierra, que cogeremos a la izquierda y continuaremos por él hasta llegar a la M-600. Lo cogeremos a la izquierda en dirección al Escorial por apenas 300 metros ya que enseguida nos encontraremos con la M-533 nos incorporamos girando a mano izquierda y en solo 2 km llegaremos a Peralejo.

A la derecha nos encontraremos con el pueblo, desde aquí sale el camino que nos llevará en dirección al Escorial. Pasando por el Prado del Arroyo atravesaremos de nuevo el arroyo de Fuentevieja. Este camino pasa por detrás de la urbanización Pinosol hasta desembocar en la M-600 y de allí directamente llegaremos a la estación de El Escorial. Si alguien decide que ya tiene bastante, puede directamente coger el cercanías hacia Madrid, pero se perderá un final feliz, divertido y fácil (sin apenas pendientes), por lo que si las fuerzas te acompañan aconsejamos vivamente no perderse este último tramo. Tras un breve descanso en la estación de El Escorial volveremos a incorporarnos a la ruta en dirección a la Colada de Navalquejigo, otra preciosa cañada que discurre rápida y tranquila por las dehesas de una húmeda y fresca fresneda. Este precioso camino nos llevará hasta la entrada de Navalquejigo (apeadero de Las Zorreras), pedanía de el Escorial. Justo pasado la Fuente del Roble, baja a la derecha un camino que discurre ágilmente por su límite exterior y que nos llevará rápidamente por el precioso bosque de los Arroyos hasta el embalse del mismo nombre. Esta parte es muy disfrutona de ciclar ,y la llegada a la pequeña presa que divide el embalse de los Arroyos del embalse de Valmayor es de una belleza muy especial.


Al otro lado de la presa encontraremos el restaurante El Naútico, giraremos a la derecha por otro rápido sendero igualmente muy divertido que paralelo al embalse de Valmayor nos llevará hasta el Cordel de Suertes Nuevas. Girando a la izquierda este cordel nos llevará finalmente a Villalba y a su estación de tren, final de una preciosa ruta, muy amena por su diversidad de paisajes y muy divertida de ciclar por su innumerables y rápidos senderos.



Las fotos de cada ruta las compartimos con los asistentes mediante un album de Google Photos, si quieres verlas y subir las tuyas, mándanos tu email a través de este formulario, identifícate bien con tu nombre y apellidos para que sepamos quién eres.
Sólo hay que hacerlo una vez, no hace falta que repitas en la próxima ruta.

Estos somos de momento los ciclistas apuntados:

No hay comentarios :

Publicar un comentario