Menú horizontal

Mostrando entradas con la etiqueta DGT. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DGT. Mostrar todas las entradas

lunes, 21 de octubre de 2013

Propuesta para el futuro Reglamento 3. El casco con criterio

Recomendar casco en situaciones objetivas de riesgo probable puede reducir más la siniestralidad que una obligación genérica

Este texto forma parte de la siguiente serie de propuestas que estamos proponiendo para el nuevo Reglamento. Gracias a Iñaki y a Alberto por sus aportaciones.

¿Por qué el Reglamento no tiene medidas para reducir accidentes ciclista? 
1. El derecho de ir en bici despacio y con espacio 
2. Acabar con la violencia vial 
3. El casco con criterio 

Esta propuesta viene a proponer un consenso entre dos posturas enfrentadas de cara al nuevo Reglamento de Circulación:
  • Propuesta de casco obligatorio: los ciclistas deben de llevar casco en todo momento para lograr reducir lesiones, aunque eso suponga disminuir la presencia de ciclistas. 
  • Propuesta de casco opcional: La obligación puede desincentivar el uso de la bici, y a menos ciclistas mayor es la probabilidad de accidentarse

texto alternativo


Bien, es posible conciliar las dos posturas, ya que ambas buscan reducir la siniestralidad ciclista y ninguna busca como objetivo reducir la presencia ciclista. Así que una política de uso del casco que sea igual o más efectiva que la imposición y que no disuada al ciclista urbano puede tener el apoyo de ambas partes.
 

Dos motivos que hacen que la obligación del casco funcione a medio gas:

  • 1. Grado de cumplimiento desigual: La obligación en carretera todavía se incumple en más del 20% de los casos, y eso que tanto ciclistas federados como autoridades apuestan por el casco. En ciudad el casco obligatorio es rechazado por los usuarios, asociaciones ciclistas y ayuntamientos (que son quienes tienen las competencias para sancionar), por lo que el cumplimiento puede ser bastante menor.
  • 2. Menor información del riesgo: La carretera es más peligrosa que la ciudad. La actual legislación que impone casco en el primer caso da esa información al usuario incentivándole a usar la bici por ciudad antes que por carretera. Esto se refuerza por la amenaza de multa por no llevar casco en el primer caso.

Si la obligación se vuelve genérica y la multa no diferencia la vía más peligrosa de la que lo es menos, el incentivo se diluye.

La solución: El casco se debe usar en situaciones objetivas de mayor peligro

Es más realista asumir que parte de los ciclistas no van a llevar casco, y trabajar porque eso suceda cuando las condiciones son más seguras, haciendo hincapié en el uso del casco en situaciones objetivas de mayor riesgo. De esta manera el ciclista establece una relación correcta entre peligro y casco, teniendo información para evitar el peligro.

En un ejemplo que publicaremos con datos, se puede ver que la modificación de conducta que esta opción ocasiona en el ciclista tiene un efecto beneficioso en la reducción de accidentes, y por tanto, en las lesiones en la cabeza, aunque haya más ciclistas que vayan sin casco.

 En definitiva, se trata de que el casco no desincentive el uso de la bici, sino las situaciones de riesgo.


¿Por qué la obligación desincentiva el uso de la bici?

martes, 15 de octubre de 2013

Los resultados del casco ciclista por ley en carretera, a examen

Señor diputado: Si de su decisión depende que se apruebe la obligación del casco en ciudad, antes debería de leer esto

La semana pasada el Consejo de Ministros envió el texto al Congreso que prohibe a menores usar la bici sin casco. Esto no significa que la ley esté aprobada, ya que en estos momentos una Comisión de Seguridad Vial está discutiendo la ley por si necesita cambios antes de aprobarse.

Una de las cuestiones más llamativas es que llevamos 6 meses discutiendo sobre las consecuencias de la ley fijándonos en los ejemplos de los pocos países que la han implantado: que si en Australia funcionó mal, que si en Canadá dependió del estado… ¿y España? Aquí hay una ley desde 2004 en carretera que nadie se ha preocupado de evaluar.

Que una ley polémica se quiera extender a todo el territorio nacional sin siquiera haber mostrado al público los resultados donde ya está en vigor demuestra una falta de rigor y profesionalidad inauditas. Es el momento de que la DGT presente resultados ante la Comisión de Seguridad Vial tras 9 años, para evaluar qué ha funcionado bien y qué no. Qué menos que disponer de mecanismos de medición para poder hacer lo propio con una ley en la que hay tantas dudas sobre sus resultados.

  bergamont.files.wordpress.com



Para quien no quiera leer el tocho, le desevelo el final: Aunque ahora se usa más el casco, no está claro que sea por la ley. No se sabe por qué hay más ciclistas heridos. No hay pruebas de que un mayor uso del casco esté reduciendo la gravedad de los accidentes. El efecto del casco obligatorio en ciudad no es medible. La obligación en ciudad podría aumentar la siniestralidad. Qué bien ¿no?

Si la DGT no quiere hablar del tema, no se preocupen los lectores. Les presentamos todos los datos disponibles para que juzguen ellos mismos. Si en algún caso detectan rastros de parcialidad en el siguiente texto, rogamos nos dejen un comentario para poder corregirlo en cuanto sea posible.

Avisamos, los datos son escasos. Quien debería de proporcionar el resto de la información, no lo está haciendo. Reclamaciones a ellos.

martes, 1 de octubre de 2013

La OMS advierte al Congreso: El casco ciclista por ley es perjudicial

La obligación del casco propuesta para menores y la actual vigente en carretera quedan seriamente cuestionadas


“Desde la OMS no dudamos que el casco beneficia al ciclista, y por eso promocionamos su uso, pero estamos en contra de su obligación a través de la ley.“ Así de contundente se mostró esta pasada semana David Rojas-Rueda en la Comisión de Seguridad Vial en la que el Congreso de los Diputados está valorando la propuesta de la DGT de que los ciclistas no puedan circular sin casco en ninguna vía del territorio español. David Rojas-Rueda pertenece al Área de Transporte y Salud de la Organización Mundial de la Salud, un departamento que asesora a los gobiernos europeos sobre las mejores políticas de movilidad para la salud pública.

La medida que la DGT está estudiando ha tenido una contestación social y política sin precedentes en España, donde las leyes de tráfico habían tenido hasta ahora tenido un alto consenso entre todos los grupos parlamentarios. Para salir del problema, que incluso ha enfrentado al gobierno del PP contra sus propios ayuntamientos, la directora de la DGT María Seguí decidió que debía de ser el Congreso de los Diputados quien aprobara la ley tras escuchar la opinión de los expertos.

texto alternativoSin embargo,  los expertos dan la razón a los ciclistas y ayuntamientos que se opone al casco obligatorio:   no hay beneficios para la población en los países donde ya se ha probado. En cambio sí se han registrado efectos negativos.


“La obligación del casco en Canadá y Australia no ha contribuido en mejorar la seguridad ciclista y a cambio ha retraído a un 30% de la población de usar la bici, con los perjuicios que eso ha conllevado en términos de salud pública. Es de esperarse efectos similares si dicha medida se implanta en España”, expuso Rojas-Rueda.

Estos resultados perjudiciales también se han observado cuando se ha querido obligar a los menores de edad. “La evidencia no justifica la implementación este tipo de leyes para menores de 18 años. No hay edad que lo justifique", ha aclarado Rojas-Rueda ante las preguntas de los diputados acerca de una edad ideal para imponer esta ley. El actual anteproyecto de ley (todavía sin aprobar) proponía los 18 años como edad mínima para permitir usar la bici sin casco. Dificilmente podrá el Congreso aprobar esta medida cuando han sido advertidos públicamente de su ineficacia por el principal organismo internacional relacionado con la salud.




Ni una bici es una moto, ni un casco de bici es un casco de moto


La pregunta que muchos se hacen en la calle fue planteada por la diputada Águeda Fumero (PP). Si también hubo resistencia al cinturón y el casco de moto, pero finalmente tuvo buen resultado ¿por qué este caso es diferente?

lunes, 30 de septiembre de 2013

La DGT fabrica realidad

Escrito por Inaki Diaz de Etura

¿Os ha pasado alguna vez que un automovilista, molesto por ver ralentizada su marcha, os acuse de "ir haciendo eses"? A mí, sí; varias veces. En ningún caso iba haciendo ninguna "ese", nunca las hago, ¿para qué iba a hacerlas? Y, sin embargo, las personas que me acusaron de ello estaban convencidas de que así era. Lo tenían muy claro.

La DGT fabrica realidad
Lo que pasó en todos esos casos es que encontraron un elemento (esa bici) que no esperaban y que les molestó; que rápidamente encontraron un culpable de su malestar: por supuesto, la bici. Pero, como saben que no pueden acusar a la bici por estar ahí, la acusan de alguna otra cosa que sí sea punible. Lo de las "eses" es un lugar común: ¡todo el mundo sabe que las bicis hacen "eses"! Y que eso es peligrosísimo en este mundo de coches. Y no vamos a dejar que la realidad nos estropee esta magnífica explicación donde la culpa de mis males la tienen los demás.

Es un sencillo ejemplo de realidad fabricada. ¿De dónde han sacado estos automovilistas que las bicis zigzaguean? Quizá de sus propias experiencias infantiles... más probablemente, lo han oído en algún sitio en edades más recientes. ¿Dónde?

Me he acordado mucho de este ejemplo en las últimas semanas ante la actual campaña de la DGT. Observando fríamente lo que se cuenta, se podría inferir que algunas de las causas de accidentalidad ciclista en nuestro país son:
• las bicis ocupan demasiado espacio
• las bicis hacen cambios bruscos de dirección
• las/os ciclistas no oyen el resto del tráfico
• las/os ciclistas no usan casco
• las/os ciclistas no usan ropa reflectante
• las bicis no respetan los semáforos

viernes, 27 de septiembre de 2013

En los años 60 se aconsejaba circular a los ciclistas por la derecha y en fila

... en 2013 la DGT continúa con la misma recomendación



"Ya en los años 60 se buscaba concienciar sobre la seguridad de los usuarios más débiles en la carretera, los ciclistas" Ahora la DGT en su canal de YouTube incluye este vídeo como continuación del reciente y polémico vídeo para ciclistas ¿motivo?

Por otro lado de los datos de siniestralidad de 2012 de la DGT se cifran en 72 los ciclistas fallecidos el año pasado, 23 más que en 2011. En su twitter dice "Todos podemos hacer algo para reducir el nº de ciclistas fallecidos", de acuerdo, entonces que empiece la autoridad competente legislando en consecuencia con medidas que aumenten la seguridad activa (circulación por el centro del carril, distancia de seguridad, prioridades, preferencias,...)

miércoles, 25 de septiembre de 2013

El casco a debate en el Congreso. Esta tarde a las 16:00

Segunda sesión de la Comisión de Seguridad Vial que está exponiendo ante los diputados motivos a favor y en contra de prohibir usar la bici sin casco en ciudad.

Esta tarde intenvendrán:

El orden del día se puede consultar en detalle aquí.

Podréis seguir la comparecencia en directo a través de este enlace desde las 16:00.

Como en otras ocasiones, iremos retransmitiendo en Twitter las intervenciones, esta vez con la etiqueta #labicinoestorba, que será usada de manera conjunta con @conbici y @movilidaz

Última hora: La comparecencia de Alfonso Triviño no va a tener lugar hoy, siendo asumida por Perico Delgado



martes, 24 de septiembre de 2013

Recomendamos NO seguir el último consejo de la DGT. Por seguridad, no circules pegado a la derecha

La última recomendación de la DGT pone en peligro a los ciclistas... y en Madrid es ilegal

Dentro de sus campañas que tienen como objeto la bici, la DGT está difundiendo por radio el siguiente mensaje que podéis escuchar aquí (cuña 1) y que transcribimos a continuación:



Hay una palabra que define a los malos ciclistas: "estorbo"
 y otra que define a los malos conductores: "peligro".

Si no quieres ser ni de los unos ni de los otros tu palabra es "respeto"

Para adelantar a un ciclista espera el momento y deja metro y medio entre tu vehículo y él y si vas en bici circula pegado a la derecha y no hagas cambios bruscos de dirección. 

Porque la circulación tiene distintos puntos de vista ponte en el lugar de los demás.
Tu seguridad está unida a la suya 

* * *

Desde EnbiciporMadrid recordamos que imitar la norma ciclista de carretera de circular pegado a la derecha en ciudad está provocando el 70% de accidentes urbanos, por lo que recomendamos encarecidamente a nuestros lectores que eviten seguir el consejo que la DGT está lanzando por los medios estos días y que circulen de manera general por el centro del carril cuando circulen por ciudad.

Esta cuña radiofónica contradice abiertamente los propios consejos que la DGT ha publicado en su revista de Seguridad Vial (ver).


Igualmente recordamos que la circulación por el centro del carril está ya recogida en las ordenanzas de movilidad de varios muncipios, incluido Madrid donde es obligatoria. Podéis leer la normativa aquí.


Queremos llamar la atención sobre el problema del desconocimiento de las normas urbanas ciclistas y la violencia vial que eso está provocando, ya que los conductores creen que los ciclistas no deben usar todo el carril y están presionando para echarles a la derecha amparados por el Reglamento. Ya lo hemos denunciado aquí.
La DGT, lejos de acabar con estos problemas, está siendo parte activa en agravarlos.

Tampoco en carretera se justifica la campaña

Por último, aunque es posible que la campaña esté enfocada a carretera (un importantísimo detalle que se les ha olvidado mencionar y que perpetúa el desconocimiento de cómo se debe circular en ciudad), hacemos notar que la salida de la vía por circular excesivamente pegado a la derecha es uno de los principales motivos de accidentalidad ciclista. Y que  no tiene el menor sentido arriesgarse a tener ese accidente para facilitar adelantamientos, sobre todo si se aplica sin criterio a todo tramo de carretera. Es dar facilidades a comportamientos de extremo peligro como los de este famoso video:



Señoras y señores de la DGT: La seguridad del ciclista no es un "estorbo"

El daño ya está hecho y ya no basta con retirar la campaña, que posiblemente caducará por sí sola en unos días. Para corregir esto, pedimos a las responsables de la DGT que dejen claro de una vez por todas que el ciclista debe poder circular por el centro del carril por su seguridad, no sólo en ciudad, sino también cuando los adelantamientos en carretera seguros no sean posibles.

Y ya de paso se pueden hacer eco de otras medidas de seguridad efectivas que desde aquí estamos exponiendo. Ayudaría un poquito a reducir la siniestralidad vial ciclista que tanto les preocupa.

Gracias por su atención, si es que hemos conseguido hacerles llegar el mensaje.

Última Hora

Conbici acaba de publicar este comunicado en términos similares, exigiendo la inmediata retirada de la campaña. Dado que parece que el problema es la falta de conocimiento de los responsables de la DGT de cuáles son los verdaderos problemas del ciclista, Conbici les invita a participar en todas las clases de ciclismo urbano que hagan falta para que conozcan la realidad de la circulación en bicicleta. 

Desde EnbiciporMadrid nos comprometemos junto a Pedalibre a la organización y prestación de esas clases.


lunes, 23 de septiembre de 2013

Propuesta para el futuro Reglamento 2: Acabar con la violencia vial

Segunda propuestas para mejorar la seguridad ciclistas que el nuevo Reglamento de Circulación debería contemplar.

¿Por qué el Reglamento no tiene medidas para reducir accidentes ciclista? 
1. El derecho de ir en bici despacio y con espacio
2. Acabar con la violencia vial 
3. El casco con criterio



La ley es una potente herramienta de modificación de conducta, pero no sirve por sí sola para evitar los accidentes que tienen los ciclistas, tanto los que sufren por ellos mismos como los producidos por otros vehículos si no se entienden los motivos de la ley, porque ésta acaba por cuestionarse o incluso infringirse por sistema con el convencimiento de tener razón.

Está sucediendo con los adelantamientos a ciclistas en carretera, donde el preceptivo 1,5 m no se respeta casi nunca, o la posición de ciclistas ocupando todo el carril en ciudad, norma que no conoce nadie y que se considera una afrenta por muchos conductores cuando se pone en práctica.

No te mosquees, Orson  
Actualmente no se enseña ni una sóla recomendación de cómo evitar los accidentes que involucran a bicis en las clases educación vial, ni en las autoescuelas, ni en los cursos de reeducación… incluso la DGT omite la causa y solución de los accidentes en ciudad en todas sus campañas.

Este desconocimiento sistemático provoca la incomprensión de la gente, que cree que el ciclista circula mal cuando lo hace bien y en muchos casos, sirve de justificación para poner en peligro al ciclista: “Te presiono para que te comportes como dice la ley”. Lo comentábamos con más detalle aquí.

Por ese motivo, es necesario explicar en todos los niveles de la educación vial el sentido de los comportamientos y las leyes que sirven para evitar los accidentes ciclistas, siendo el principal el derecho del ciclista a circular despacio y con espacio como norma de seguridad básica, el gran concepto ausente en el sistema actual y en el futuro Reglamento.

Entendemos que esto puede cambiar fácilmente. Aunque sea tarea de muchos frentes, el nuevo Reglamento puede ayudar muchísimo a acabar con este problema.

Las siguientes medidas ponen el énfasis en la educación del conductor, huyendo de planteamientos de vigilancia policial (o ciudadana) por sistema, que deben de reservarse a casos excepcionales y no convertirse en norma.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Campaña DGT 'El futuro viaja en bici: claves para la convivencia'



El futuro viaja en bici: claves para la convivencia es una campaña que ha lanzado la DGT para concienciar sobre el uso cada vez mayor de las bicis, para que haya respeto entre todos los usuarios de la vía.

jueves, 19 de septiembre de 2013

Por qué sí usaré un casco en bici cuando sea obligatorio

Respuesta de Toño Indignado al artículo del pasado 3 de septiembre de 2013
"Por qué no usaré casco cuando vaya en bici por mi ciudad, aunque sea obligatorio"


Vaya por delante que estoy en profundo desacuerdo con la intención del actual gobierno del estado español de la imposición normativa del uso de un casco a cualquier persona que pedalee. Personalmente no tengo fobia al uso de un casco cuando considero que la actividad que realizo así lo requiere, como cuando hago escalada. Soy ciclista habitual, aunque no me acomode al calificativo, y desde luego no me considero “deportista”, en ninguna de la larga lista de las variantes deportivas regladas que implican el uso de una bicicleta, aunque no pueda evitar gozar de cierta forma física por el asiduo uso que hago de mi montura. Me gusta considerarme a mí mismo como una suerte de ciclonauta, viajero espacio-temporal, necesariamente circunscrito a la parte sólida de la troposfera. De esa forma considero mi bicicleta como una extensión de mi propio esqueleto, una suerte de inteligentísima prótesis capaz de perfeccionar y potenciar al máximo mi propio aparato locomotor, con el que vine “de serie”.

Tengo la edad suficiente como para haber vivido de lleno el boom del “mountain-bike” de los años ochenta, que, con sus pros y sus contras (hasta el día de hoy), vino a resucitar la cultura ciclista en nuestro país, dado que el desarrollismo precedente había acabado con toda la tradición de cultura ciclista anterior, cosa que no sucedió en otras áreas de Europa (sí, claro, Holanda, Alemania, Dinamarca…), relegando el uso “propio” de una bicicleta al ámbito exclusivamente deportivo, a los juegos infantiles o a los individuos que no habían alcanzando el nivel económico suficiente como para motorizarse. Quedan secuelas de ello en la mentalidad de amplias capas de población, no sólo entre los que vivieron la posguerra, en una sociedad que, por otra parte, manifiesta otros preocupantes signos de subdesarrollo (social).

Durante aquellos años ochenta yo buscaba incansablemente un tipo de bicicleta que aquí sencillamente no existía, el tipo medio de bicicleta urbana que se había venido fabricando y usando sin discontinuidad durante todo el siglo XX en los ámbitos europeos citados. Si no querías ni una bici de carreras, ni una bici de "montaña”, el vendedor te miraba como a un bicho raro, algo parecido a lo que me sucedió cuando busqué mi primer sillín de cuero. (Luego vino la globalización, Internet, etc. y las cosas cambiaron mucho). Me acabé comprando una “mountain-bike” y, claro, la fui “urbanizando” paulatinamente según mis gustos.

Por entonces se pusieron en circulación los primeros cascos para ciclista “modernos”. Hasta entonces sólo existían las “chichoneras”, una suerte de gorrito compuesto de tiras mullidas, que usaban los corredores en las carreras que se preveían caídas (como los velódromos). Los primeros cascos de polietileno expandido eran sólo eso, “corcho blanco”, cubierto con una telita de licra desmontable y lavable con finalidad estética y publicitaria. Eso no significa que fueran aditamentos poco serios, al contrario, estaban diseñados y testados exhaustivamente, adecuándose perfectamente al uso para el que estaban pensados. Yo tenía, y aún conservo, uno de esos cascos, y ciertamente me lo ponía en mis salidas al campo y cuando preveía algún riesgo superior de caídas.

Con los años los diseños fueron evolucionando, pero conservando aquel origen tecnológico en que la base de protección contra impactos sigue siendo el poliestireno, aunque actualmente no sólo hay una variedad de modelos casi infinita sino que hay múltiples categorías, pensadas para muy diversos usos de una bicicleta, si bien (que yo sepa) todavía no se ha creado NINGUNO con la finalidad de proteger al ciclista frente a los avatares del tráfico. De esa forma encuentras cascos de paseo, cascos de montaña, cascos de descenso, cascos integrales, cascos de carreras… la lista es muy larga y seguro que muchos sabéis más que yo. Invito a cualquiera a que vea algún video de You-tube que muestra los efectos de probar el casco ciclista más sofisticado cuando le pasa por encima un automóvil.

texto alternativoLo de imponer reglamentariamente el uso de “un casco ciclista” a cualquier persona que pedalee me parece una clara meada fuera de tiesto, tan notable como equipararlo con sistemas de seguridad pasiva reconocidos y probados, en la seguridad vial y que juciosamente se han prescrito de forma normativa para el tráfico motorizado, como el cinturón de seguridad y el casco para motocicletas.

 Tampoco se me escapan las perversas intenciones que se esconden detrás de tal medida, muy alejadas de una preocupación real por la salud del ciclista. A pesar de todo ello mi adicción a la bici es tan fuerte que a mí no van a conseguir desanimarme con esta jugada tan predecible e infantil.

En la actualidad me limito a cumplir con el reglamento, en lo que al “casco” respecta, calzándomelo en vías interurbanas y en caminos, en el primer caso por imposición normativa y, en el segundo, para usarlo con la finalidad con la que fue creado este elemento de protección. Es muy probable que, en breve, debaponérmelo igualmente en mis trayectos urbanos. La cuestión entonces se limita a ¿qué pienso hacer entonces?.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

El twitter de la DGT y su 'perla'



Parece mentira pero es totalmente cierto. La DGT debe promover la circulación ciclista segura y dejarse de emitir tweets basura de este tipo. ¿De quién se supone que escapa el ciclista?

En la Ciudad de Madrid la Ordenanza de Movilidad obliga al ciclista a circular por el centro de su carril.

Las bicis circularán por el centro del carril
... y en calles de varios carriles, lo harán por el carril derecho
Voy por el centro del carril correctamente, confundido conductor
¿Por qué está esa bici en mitad del carril?
¿Por qué el Reglamento no tiene medidas para reducir accidentes ciclistas? Propuestas de Enbicipormadrid

Propuesta para el futuro Reglamento 1: el derecho de ir en bici despacio y con espacio

Esta es la primera de una serie de propuestas para mejorar la seguridad ciclistas que el nuevo Reglamento de Circulación debería contemplar, tal como comentábamos en este artículo:

¿Por qué el Reglamento no tiene medidas para reducir accidentes ciclista? 
1. El derecho de ir en bici despacio y con espacio
2. Acabar con la violencia vial 
3. El casco con criterio
 


La mayor parte de accidentes graves que involucran a un ciclista son evitables circulando con la bici a una velocidad adecuada (generalmente lenta) y en una posición en calzada que permita tener suficiente espacio de seguridad.

Gracias a estas dos medidas, el ciclista tiene tiempo de reacción para esquivar imprevistos, o en caso de caída evita golpearse con objetos que pudieran convertir una simple contusión en un trauma grave.

Circular despacio y con espacio, una práctica mal vista

Existe una auténtica desinformación de conductores a motor y DGT, que consideran a la bici un estorbo para el tráfico. Esto provoca presión para que el ciclista corra o se eche a un lado y dejar paso, haciendo desaparecer las dos medidas de seguridad antes descritas. Los mismos ciclistas han adquirido esta práctica en carretera, y muchos de ellos la trasladan a ciudad, donde los peligros laterales son mucho más numerosos: coches o personas que salen de los lados, puertas que se abren, vehículos que cierran el paso al girar, etc.

En definitiva, se está primando la fluidez del tráfico frente a la seguridad.


La legislación ha de incluir el derecho a no correr y a tener distancia de seguridad sin excepción

lunes, 9 de septiembre de 2013

¿Por qué el Reglamento no tiene medidas para reducir accidentes ciclistas? Propuestas de Enbicipormadrid

Propuestas para el futuro Reglamento:
1. El derecho de ir en bici despacio y con espacio
2. Acabar con la violencia vial
3. El casco con criterio 

La polémica del casco oculta la ausencia de medidas efectivas de seguridad


Sorprende que el futuro Reglamento de Circulación haya levantado tanto alboroto por la propuesta de prohibir circular sin casco a los ciudadanos que cojan la bici por su ciudad, mientras que ha pasado desapercibido el hecho de no hay una sola medida que sirva para reducir accidentes ciclistas en el entorno urbano.

La única propuesta de la DGT que pudiera haber servido, la limitación a 30 km/h, es meramente simbólica. Se aplicaría sólo en calles donde los conductores normales ya van despacio, y los que corren son los que no respetan los límites. Por si fuera escaso su efecto, la obligación que tendrá el ciclista en esas calles de apartarse cuando venga un coche desde atrás genera un peligro extra que antes no existía: las presiones de otros conductores y los adelantamientos sin distancia de seguridad le quitan al ciclista su necesario espacio para esquivar imprevistos o simplemente poderse caer sin estamparse contra un obstáculo.


La otra medida para proteger al ciclista ya la conocemos: usar casco para minorar -que no evitar- el 7% de accidentes graves donde este elemento tiene utilidad. Para el 10% de golpes donde no sirvió o del 83% donde no hubo golpe en la cabeza, no hay propuestas. Estas cifras son de la propia DGT, ver.

En cambio, el borrador propone prácticas al ciclista que están detrás del 70% de los accidentes que sufren en ciudad, como cruzar una calzada desde la acera, el arrinconamiento antes descrito o la circulación por el carril bici aún en situaciones de extremo peligro. Hemos alertado de estas prácticas en este artículo. El borrador del Reglamento autoriza, aconseja e incluso obliga a realizar la mayoría de ellas, incluso las desaconsejadas por la propia DGT en su Revista de Seguridad Vial.

Respecto a la responsabilidad de los conductores motorizados en los accidentes ciclistas, tampoco hay propuestas, ni siquiera campañas, como estamos pudiendo ver estos días en tele y radio.



 

La consecuencia: un rechazo sin precedentes a la propuesta de la DGT


Que la DGT sólo sepa hablar de medidas coercitivas como el casco obligatorio y no ataje de raíz la causa de los accidentes despierta recelo, peticiones de dimisión y explica la protesta sin precedentes a la que se han sumado los principales ayuntamientos de España (incluso los del Partido Popular, ver aquí la lista completa), bloqueando por primera vez una cuestión de Seguridad Vial, un campo en el que siempre había habido consenso político. Y es que es muy grave que no se estén debatiendo las soluciones de los problemas reales de seguridad que tienen los ciclistas, y que seguirán existiendo con casco o sin él.

Por ese motivo, es necesario hacer un llamamiento urgente a los responsables de la comisión de Seguridad Vial en el Congreso que se reunirán en breve, para que el nuevo Reglamento incorpore medidas reales de prevención de accidentes ciclistas, de las que actualmente carece.


Propuestas para mejorar la seguridad vial de los ciclistas

En los próximos días, desde EnbiciporMadrid iremos publicando propuestas efectivas para acabar con los accidentes de tráfico en bici. Rogamos a nuestros lectores que nos comenten también medidas que a su juicio debería contemplar el próximo Reglamento.

Es posible que algunas de vuestras propuestas estén ya incluidas en los próximos artículos, pero otras seguro que no, y nuestra experiencia es que la aportación ciudadana es una información valiosísima de primera mano.

Esperamos hacerlas llegar tanto a los responsables, como a las empresas y asociaciones que actualmente consideran satisfactorias las propuestas de la DGT, para que reconsideren su postura.

Propuestas para el futuro Reglamento que estamos publicando:
1. El derecho de ir en bici despacio y con espacio
2. Acabar con la violencia vial
3. El casco con criterio 

martes, 3 de septiembre de 2013

Por qué no usaré casco cuando vaya en bici por mi ciudad, aunque sea obligatorio

Antes de pensar que me he vuelto loco, les ruego lean mis motivos y verán que esta decisión es cabal. Sé que algunos me pondrán a parir, porque sólo leerán el titular (un saludo a mis amigos de meneame.net). En todo caso, no espero que nadie comparta esta decisión. Lo escribo una vez para no tener que contarlo cien. 

 

Hay dos maneras de no romperse la crisma: una es llevar un buen casco si hacemos algo peligroso, la otra es evitar el peligro. Ambas son respetables, yo he elegido la segunda cuando uso mi bici para desplazarme. Sé que muchos de ustedes piensan que eso no es posible, que la bici es demasiado insegura como para poder elegir no tener riesgos. Lo cierto es que sí podemos elegir, pero todavía poca gente lo sabe.


Llevo tres años colaborando como redactor en este blog en el que miles de lectores entran y cuentan sus propuestas, consejos y problemas. También cuentan sus accidentes, y eso es una información valiosísima de primera mano que no conoceremos jamás por los atestados policiales, que no se hacen públicos. Los accidentes ciclistas siguen pautas predecibles, aquí y en todo el mundo (donde sí se publican estudios sobre los atestados) y se pueden evitar con sencillos consejos. Incluso en esas caídas tontas que siempre pueden pasar tenemos capacidad para minimizar los daños y no sólo los de la cabeza, sino los de todo el cuerpo. Basta con ir suficientemente despacio y tener espacio a nuestro alrededor para poder esquivar imprevistos o poderse caer en un suelo libre de obstáculos, sin mayores consecuencias que alguna contusión.

Sé que hay ciclistas que les gusta correr, ir por terrenos accidentados, usar vías ciclistas demasiado estrechas, o incluso saltarse semáforos. En esos casos, el golpe es probable y me parece totalmente cabal llevar un casco para amortiguar el impacto si sucede en la cabeza. Pero déjenme elegir no participar en esas actividades de riesgo. Las calles de mi ciudad no tienen ramas ni farolas en medio de la calzada contra las que abrirse la cabeza, y jamás circulo cerca de un bordillo por ese motivo.

¿Ir en bici es peligroso? Eso lo decides tú ¿Y los otros vehículos? pensaran ustedes.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Entrevista a Ricardo Marqués (Conbici) sobre la próxima reforma del Reglamento

Canal Sur ofreció hace unos días esta entrevista donde se explica claramente el efecto del Reglamento de aprobarse tal y como está:

lunes, 5 de agosto de 2013

Barbaridades que la gente dice cuando se habla del casco ciclista

Igual que el Lazarillo, muchos ciudadanos prefieren perder derechos con tal de joder al ciclistDebe ser el odio visceral que algunos le tienen a la bici, o que otros repiten inconscientemente el papel del Lazarillo de Tormes, que por llevar al ciego que tan mal le trataba por todos los charcos posibles no le importaba acabar embarrado él también.

Si no, no se entiende que en medio de toda esta polémica sobre si habría que excluir o no de la circulación a los ciclistas que no llevan casco haya quien defienda ciegamente la pérdida de derechos para los ciclistas como si fueran ciudadanos de segunda. No se dan cuenta que esos derechos podrían desaparecer también para la gente que no va en bici.

Y y si no me creen, pasen y vean hasta qué punto la gente justifica lo del casco de cualquier manera sin pensar en lo que están diciendo:


No conocemos mejor manera de proteger al ciclista que el casco

    No hay más remedio
  • ¿Qué significa? Que no podemos reducir accidentes ciclistas, como mucho reducir sus consecuencias con protección pasiva, prohibiendo circular sin casco.
  • ¿Dónde está el error? Es falso que prohibir a los ciclistas circular sin casco sea la mejor medida que puede usar el Estado: Las normas de tráfico que sitúan al ciclista en ciudad en el arcén de la calzada están detrás de 3 de cada 4 accidentes ciclistas, siendo un problema fácilmente corregible y que no sólo no se está contemplando, sino que se agrava con el nuevo Reglamento. El casco, en cambio, no reduce el nº de accidentes y sólo es eficaz en un tercio del 20% de los casos en los que sucede un golpe en la cabeza (ver datos DGT).
  • Si usted acepta esto, está dando por hecho que no se puede hacer nada para prevenir colisiones más que acolchar a la víctima. La próxima vez que atropellen a una persona -y un ciclista también lo es-, encójase de hombros y diga: "es inevitable" "no sabemos qué hacer excepto ponerle un casco"... Y no es mala medida, oiga: el casco en peatones hubiera evitado 800 lesiones en la cabeza (60 de ellas mortales), según los estudios que esgrime la DGT. Con estos resultados, ¿porqué no habría de hacerse obligatorio también para usted para salir a pasear?

Con que salve una vida merece la pena la obligación 

martes, 25 de junio de 2013

La violencia vial que puede sufrir el ciclista con el futuro Reglamento de Circulación

Las normas que la DGT está estudiando no ayudarán a mejorar la convivencia con la bicicleta

De la Comisión sobre Seguridad Vial que tuvo lugar el mes pasado en el Congreso de los Diputados, me quedo con una relevante frase de María Seguí, la directora de la DGT que defendía el Reglamento en discusión, cuando habló de “el valor de la legislación como herramienta efectiva de intervención y de modificación de los comportamientos, fundamentalmente como herramienta de educación de la población” (pag.4 del diario de sesiones)

Pasaré por alto el hecho de que la legislación modifica conductas más por el temor a la sanción que por haber aprendido algo. Pero no perdono que se llame "educación" a cambios en el comportamiento que lejos de mejorar la convivencia, fomentan la violencia entre ciudadanos.

El borrador del posible Reglamento de Circulación que en estos momentos se debate contempla cuatro normas (una de ellas en vigor y que no se plantea cambiar a pesar de las peticiones) que de mantenerse en el texto final ampararán legalmente el derecho de ser agresivos con el resto, aún a costa de la seguridad vial.

Y curiosamente, las cuatro normas están relacionadas con la bicicleta.

Está en nuestra mano como sociedad, y en los que nos representan en el congreso, que estos cuatro ejemplos reales que ilustran cada una de estas normas se queden sólo en anécdota y no se conviertan en las nuevas reglas de juego para todos.


1. Vete al carril-bici, gilipollas

martes, 11 de junio de 2013

El gobierno de EEUU retira el dato de 85% de efectividad del casco tras 25 años de difusión internacional

Durante estas últimas semanas de debate en España acerca de la obligación del casco ciclista se ha leído una y otra vez que el casco ciclista reduce un 85-88% las lesiones craneales. Esta afirmación ha sido aceptada y difundida por: la DGT (ver), asociaciones de víctimas de tráfico (ver), aseguradoras (ver), medios de comunicación (ver), médicos (ver), etc.

 
Desde este blog hemos advertido (aquí) de que dicha cifra estaba basada en un estudio de 1989 no fiable y con sesgo, y se estaba citando una y otra vez sin ningún criterio por profesionales de seguridad y salud, tanto en España como en el resto del mundo, habiendo varios estudios posteriores que desmentían ese dato. 

Finalmente, la Administración General de Tráfico de Estados Unidos, (National Highway Traffic Safety Administration, NHTSA), que es la fuente que autorizó como veraz dicha información, y en la que se han apoyado todas estas afirmaciones, acaba de reconocer la no fiabilidad de ese resultado, retirándolo de su página web al no cumplir la ley nacional de Calidad de Datos.

Como nos cuenta la Asociación Ciclista del área de Washington, impulsores de dicha rectificación, el mantenimiento y difusión de ese dato durante todos estos años ha podido provocar que la homologación del casco se haya mantenido en unos niveles de calidad bajos, así como hacer creer que su imposición por ley era una medida mucho más eficaz de lo que luego ha resultado ser

Traducimos el comunicado de la propia asociación:


lunes, 3 de junio de 2013

Un debate sin viseras

Artículo de Ignacio Camacho, publicado en ABC el 30 de Mayo de 2013

El del casco de los ciclistas es uno de los pocos debates españoles que discurren ajenos al trincherismo ideológico

Al fin ha surgido en España un debate ajeno al trincherismo ideológico: el del casco de los ciclistas. Salvo para algunos ultraliberales de implacable credo antiintervencionista, es prácticamente imposible discernir un prejuicio político entre quienes están a favor o en contra de la chichonera obligatoria. Y no es una polémica tan trivial como parece; basta asomarse a las redes sociales o pegar el oído en la calle, en los bares y las oficinas, para apreciar que se trata de uno de esos asuntos que suscitan un enorme interés social por debajo de la espuma de una opinión pública saturada de agendas oficiales y poliquiterío al uso. La directora general de Tráfico -doctora en prevención de seguridad por Harvard, un respeto- ha logrado el raro privilegio de promover una intensa discusión ciudadana en la que la gente puede pronunciarse al margen del apriorismo doctrinario.

Y no es tan sencillo. Éste es un país fuertemente ideologizado, dominado por una percepción biográfica de lo político que tiene que ver con una toma de posición individual basada en la adopción previa de una identidad colectiva. El ciudadano medio se adscribe primero a una tendencia por razones de procedencia social, empatía emocional, evolución intelectual y hasta tradición familiar, y en función de ella conforma sus criterios unívocos sobre el debate público con una mirada prestada. Se llama sectarismo y no influye sólo en la decisión electoral y en los grandes temas políticos o legislativos; domina también la letra pequeña de las cuestiones de índole cultural o cívica. Controversias como la de las corridas de toros, la eutanasia, la prohibición del tabaco o incluso la velocidad de circulación vial discurren en España por los cauces tabicados de una mayoritaria alineación bipolar dictada por orgánicos maestros pensadores. Izquierdas en un bloque, derechas al otro y la calle de en medio abandonada para cuatro excéntricos sin que nadie ose cambiar puntualmente de acera.

Esa dialéctica encorsetada se ha roto de repente en un litigio oblicuo sin banderas ni principios de obediencia. Por fin tenemos un asunto que enfocar desde la experiencia, el conocimiento o la intuición, desde el puro albedrío personal y sin correr el riesgo de perder la protección fetal de la matriz ideológica. Una polémica en la que es posible coincidir al margen de filiaciones progresistas o conservadoras y de condiciones de peatón, conductor o ciclista. Con plena transversalidad, a casco quitado, en el pleno ejercicio de una conciencia individual autónoma, no mediatizada por consignas ni dirigismos.

Es poca cosa, claro. Pero puede servir de ensayo para comprobar lo apasionante que resulta discurrir al margen de identidades tribales precondebidas y experimentar a pequeña escala la energía emancipadora de pensar por cuenta propia. Si fuese asunto mayor ya se ocuparían de él los fabricantes de prejuicios.

martes, 28 de mayo de 2013

Declaración institucional del Ayuntamiento de Madrid en apoyo a la bicicleta

Con el apoyo unánime de las cuatro fuerzas políticas con representación municipal -PP, PSOE, UPyD e IU- el Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó en su sesión de ayer una declaración institucional por la que se insta al Gobierno central a reconsiderar la obligatoriedad del uso del casco entre los usuarios de la bicicleta en vías urbanas y a implantar medidas de seguridad activas para prevenir accidentes ciclistas.

Declaración institucional del Ayuntamiento de Madrid en apoyo a la bicicleta
En los últimos años muchos municipios españoles han venido apostando de manera firme por el fomento del uso de la bicicleta entre sus ciudadanos como medio de transporte y ocio, mejorando la movilidad dentro de los núcleos urbanos, la calidad del aire y la salud pública, como así lo demuestra la señalización y adecuación de carriles específicos para las bicicletas y también la puesta en funcionamiento de servicios municipales de alquiler de bicicletas.

No hay que olvidar que la comunidad científica y médica ha evidenciado los beneficios de circular en bicicleta diariamente, y que tanto la Organización Mundial de la Salud como el Observatorio Europeo de Seguridad Vial (European Road Safety Observatory, ERSO) han reconocido que pedalear 30 minutos al día es una de las prácticas más eficaces en la lucha contra las enfermedades coronarias y contra la obesidad.

El Gobierno ha hecho público el contenido del proyecto de reforma del Reglamento General de Circulación de la DGT, donde se recoge la obligatoriedad de utilizar el casco en los desplazamientos urbanos, a diferencia de lo que se hace en los países con un elevado uso de este medio de transporte, donde el uso del casco no es exigible.

La obligatoriedad del casco afectará negativamente tanto al uso del servicio público de alquiler, como el de la bicicleta particular, y todo ello podría conllevar una reducción de usuarios, y por tanto una disminución de la seguridad de los ciclistas, así como que se vean afectados los negocios y puestos de trabajo directamente relacionados con el sector de la bicicleta a raíz de una más que probable caída de la demanda.

Por su parte, los diferentes colectivos de usuarios de la bicicleta, como la Coordinadora Con Bici -entidad que representa a 58 asociaciones en toda España desde hace 25 años-, y la Mesa de la Bicicleta reclaman más medidas de seguridad activas para prevenir accidentes.

Por todo lo expuesto, los Grupos Municipales del Ayuntamiento de Madrid presentan al Pleno la siguiente

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL:

El Pleno del Ayuntamiento acuerda:

1. Valorar positivamente que el nuevo redactado del Reglamento General de Circulación incida en la pacificación del tráfico, así como en el refuerzo de la seguridad vial y la promoción del uso de la bicicleta.

2. Manifestar el desacuerdo con la propuesta de la DGT de implantar la obligatoriedad del uso del casco entre los usuarios de la bicicleta en vías urbanas tal y como aparece redactado en el borrador de modificación del Reglamento General de Circulación.

3. Instar al Gobierno de España a reconsiderar esta propuesta teniendo en cuenta las opiniones de los usuarios y de asociaciones pro-bicicleta a favor de implantar medidas de seguridad activas para mejorar la prevención de los accidentes de ciclistas.