Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

miércoles, 14 de febrero de 2007

Plan Director de Movilidad Ciclista (IV)

La Red Básica de Vías Ciclistas.

La Red Básica de Vías Ciclistas de Madrid pretende ser una infraestructura de ámbito municipal que conecte todos los distritos, y que enlace con los municipios limítrofes. Esta Red estará vinculada en la escala superior, con una futura red de vías ciclistas de la Comunidad de Madrid y, en una escala inferior, con las redes e itinerarios de carácter distrital o de barrio.

La Red Básica está constituida por un conjunto de itinerarios diseñados para la comodidad y seguridad de los ciclistas, y puede clasificarse, a efectos de la programación de los proyectos y de cara a la comprensión de su carácter complejo, en las siguientes categorías:

categorías de las vías ciclistas

Los ejes principalesSon los itinerarios seleccionados en el proceso técnico de elaboración del PDMC para su desarrollo en profundidad y tienen, como su nombre indica, un carácter estratégico de configuración de la Red Básica.

Los itinerarios complementarios
Sirven para tejer y dar suficiente densidad a la Red Básica, completando los itinerarios principales. Aunque la prioridad de su realización es inferior a la de los itinerarios prioritarios, su ejecución puede adelantarse en determinadas ocasiones fruto de la aparición de proyectos urbanos que permitan la ejecución paralela de las vías ciclistas.

Vías ciclistas existentes o en ejecuciónLa mayor parte de las vías ciclistas existentes o en ejecución se incorporan a la Red Básica de Vías Ciclistas, mejorándolas en donde sea necesario.

Enlace de vías existentesConexiones entre las vías existentes para así multiplicar su utilidad.

Proyectos urbanísticos con incidencia en la red viaria
Son oportunidades para establecer, desde el inicio de la planificación, tramos de itinerarios para bicicletas con muy escasos costes y complicaciones adicionales. Un ejemplo: La Operación Chamartín, o la Remodelación del Eje Prado-Recoletos.


En el primer documento elaborado se describen exclusivamente los itinerarios que conforman los ejes principales. La presentación de los itinerarios, en cuanto a la situación actual y la propuesta, se realiza a través de fichas de cada tramo.

A efectos de comodidad en la elaboración y lectura de las fichas, se ha dividido el municipio en los cuatro cuadrantes geográficos (NO, NE, SO y SE), que estudiaremos más detalladamente en los próximos artículos.

división en cuadrantes

martes, 13 de febrero de 2007

Plan Director de Movilidad Ciclista (III)

La nueva Red ciclista propuesta.

A partir del diagnóstico de la actual situación, el Plan Director ha diseñado una Red Ciclista Básica, cuyo objetivo es conectar todos los distritos de la ciudad, y que servirá de base para el futuro desarrollo de redes locales complementarias que comuniquen con los barrios.

Se pretende que los núcleos urbanos de cada distrito dispongan en su proximidad de un enlace con la Red Básica que de aquí al año 2016 tendrá un ritmo de ejecución en torno a los 30 kilómetros al año.

Con esa nueva red ciclista de 274 nuevos kilómetros se alcanzarían, dentro de nueve años, 457 kilómetros de vías ciclistas.
La nueva Red ciclista propuestaPincha en la imagen para verla ampliada
De esa red de 457 kilómetros, 166 corresponderían a vías existentes o en ejecución y 16,7 a vías ya proyectadas (representadas en negro en el mapa). El resto corresponde a previsiones del Plan Director de Movilidad Ciclista: 147 kilómetros de ejes principales (representadas en azul oscuro), 32,6 kilómetros son enlaces con vías existentes (azul claro) y 94 kilómetros que configuran la red complementaria (línea discontinua azul claro).

Los 457 kilómetros previstos para 2016 acercarán a Madrid a los 500 kilómetros que tendrá París en 2010.

En los próximos días analizaremos más en detalle esas nuevas vías ciclistas propuestas y cómo afectarán a la movilidad de Madrid.

lunes, 12 de febrero de 2007

Plan Director de Movilidad Ciclista (II)

La infraestructura ciclista existente
En los últimos años se han construido en Madrid varios kilómetros de vías ciclistas y están en construcción o proyecto también diversos tramos, en especial los vinculados a la segunda y tercera fase del Anillo Verde Ciclista.

Actualmente en el término municipal hay aproximadamente 85 kilómetros de vías ciclistas, a los hay que sumar las vías que se están ejecutando (Anillo Verde Ciclista 2ª fase; eje O´Donnell; Prolongación Avenida de Entrevías, Nudo A-3 y la antigua carretera de la Dehesa de la Villa), que suman otros 50 kilómetros.

Sin embargo conviene distinguir entre las vías ciclistas urbanas, que transcurren por la trama de calles de la ciudad y tienen una vocación de uso cotidiano, y las vías periurbanas, que transcurren por espacios libres y zonas verdes y cuya vocación es en primer lugar el uso lúdico o deportivo. Teniendo en cuenta esta distinción, el municipio cuenta en la actualidad con aproximadamente 50 kilómetros de vías ciclistas urbanas y 30 kilómetros de vías periurbanas.

En realidad la longitud de vías ciclistas urbanas será un poco menos, ya que el Anillo Verde Ciclista, que se incluye en la categoría “Vías urbanas” tiene algunos tramos de unas características periurbanas.

Inventario de vías ciclistas existentesPincha en la imagen para verla ampliada

El Plan Director de Movilidad Ciclista realiza un inventario crítico de todas esas vías ciclistas existentes, reflejándose las posibilidades de mejora y conexión de los diferentes tramos, pues quizás la falta de enlaces es el rasgo más característico de las vías ciclistas con las que cuenta hoy el municipio de Madrid.

El análisis tramo a tramo e intersección a intersección mezcla elementos de valoración cuantitativa y cualitativa. Hay que destacar la importancia de establecer una tipología completa de vías ciclistas, con el vocabulario correspondiente que permita identificar de qué modalidad de vía se trata en cada caso, pues de ese modo se podrá valorar más adecuadamente su mayor o menor atractivo para los ciclistas.

En ese sentido, la terminología que se propone utilizar parte de la indicada en el documento “Recomendaciones de vías ciclistas” de la Comunidad de Madrid, pero matizada para las circunstancias propias de un municipio como el de la capital.

Las intersecciones requerirán en ocasiones un tratamiento específico que analice no sólo sus características, sino su funcionamiento real por parte de los diferentes usuarios: peatones, ciclistas y vehículos motorizados.

Este ejercicio de reflexión sobre las vías ciclistas existentes será de gran utilidad a la hora de plantear la red de vías ciclistas básica y el programa de actuaciones pues, indudablemente, uno de los objetivos a verificar con ella es el de acrecentar la utilidad de los tramos existentes mediante su conexión, reforma o mejora.


Nota: este análisis del PDMC es de hace unos meses, y ya están en funcionamiento tramos como la segunda fase del Anillo Verde ciclista, el carril bici de O´Donnell, o el de Dehesa de la Villa.

domingo, 11 de febrero de 2007

Plan Director de Movilidad Ciclista (I)

Objetivos del Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid.
1. Establecer una política municipal de la bicicleta.
La bicicleta se ha incorporado de un modo consistente a las políticas urbanas en la mayoría de las capitales europeas. Ciudades como París, Berlín o Londres y algunas españolas como Barcelona, Pamplona, Sevilla o San Sebastián han apostado por la bicicleta a través de planes o documentos estratégicos que con diferentes denominaciones establecen una política municipal favorable a este medio de transporte.

La bicicleta es un elemento transversal de la política municipal; tiene que ver con la movilidad y sus infraestructuras, pero también con el medio ambiente, la salud, la educación, el deporte, el turismo o las actividades económicas. Por ello, una política de la bicicleta es necesariamente una política integral y coordinada que involucra en mayor o menor medida a todos los departamentos municipales.

2. Dar a la bicicleta un papel significativo en la movilidad cotidiana.El reconocimiento de la bicicleta como medio de transporte, además de sus funciones recreativas y deportivas, se debe traducir en la creación de condiciones cómodas y seguras para su utilización cotidiana en los desplazamientos que encajan dentro de su radio de acción razonable.

Ese nuevo papel de la bicicleta en la movilidad se inscribe en una nueva cultura de la movilidad en la que la jerarquía de los diferentes modos de transporte tiene los siguientes principios:

•Protagonismo del peatón
•Emergencia de la bicicleta
•Apoyo al transporte colectivo y mejora de su eficacia
•Racionalización del uso del automóvil (reducción del número de desplazamientos y de las velocidades que superen ciertos umbrales urbanos)

carril bici en Montecarmelo
3. Normalizar el uso de la bicicleta y la imagen de los ciclistas.Decía la Comisaria Europea de Medio Ambiente La normalización de la bicicleta es así el proceso de cambio cultural en el que la bicicleta se convierte en una alternativa más para los desplazamientos cotidianos, superándose la imagen que asocia ciclismo a deporte, o juego de niños.

4. Contribuir a la mejora de la calidad ambiental.Los retos de la calidad del aire y del ruido en las ciudades dan una nueva relevancia pública a los medios de transporte alternativos, es decir, a los que son capaces de reducir significativamente los contaminantes y el impacto acústico por cada desplazamiento.

Igualmente, ante los grandes desafíos globales del planeta, como el consumo energético o el calentamiento global del planeta, la bicicleta puede contribuir a reducir la huella ecológica de la ciudad, es decir, al impacto de la actividad urbana más allá de sus límites físicos.

carril bici en la Dehesa de la Villa
5. Favorecer hábitos saludables de la población.El modelo de movilidad vigente en nuestras ciudades, con una masiva utilización de vehículos motorizados, es fuente de numerosos problemas para la salud de los ciudadanos. A los accidentes del tráfico se añaden los problemas de salud derivados de la calidad del aire, el ruido o la falta de ejercicio.

El crecimiento de la obesidad y de otras enfermedades vinculadas a la sedentarización, especialmente en el grupo de la población infantil, está replanteando los modelos de movilidad dependientes del automóvil en todo el mundo.

En ese cambio de perspectiva, se refuerza el papel de la bicicleta como alternativa saludable para los desplazamientos cotidianos; una alternativa que contribuya a romper el círculo vicioso del peligro del tráfico y del incremento de la motorización: más desplazamientos en vehículos motorizados generan mayor peligrosidad y contribuyen a que se realicen menos desplazamientos a pie y en bici.

6. Propiciar la recuperación del espacio público.
La presencia excesiva de vehículos circulando o aparcados ha degradado el espacio público y su utilización para otros usos que no sean los vinculados a la movilidad. De ese modo, la convivencia y la comunicación entre los ciudadanos ha sufrido un proceso regresivo que hoy es imprescindible reparar.

La bicicleta puede favorecer la recuperación del espacio público como espacio de convivencia menos supeditado a la movilidad y al automóvil. No se trata de introducir sin más un nuevo elemento en el paisaje urbano, sino de cambiar el propio paisaje urbano hacia patrones más convivenciales que generen vitalidad urbana en cada fragmento de la ciudad.

Abierto el proceso participativo sobre el Plan Director de Movilidad Ciclista


Tras un año de trabajos durante los cuales se ha contado con la participación de los usuarios y de los técnicos municipales, el 11 de enero se presentó el Avance del Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid.

A partir de esta fecha, están previstas las siguientes fases de trabajo, presentación y aprobación del Plan Director de Movilidad Ciclista:

    1. Presentación del PDMC a los Consejos Territoriales de cada distrito (enero)
    2. Información pública del PDMC (febrero-marzo)
    3. Aprobación del PDMC en pleno municipal


Estamos por lo tanto en la fase de información pública, y el PDMC está disponible en la página web del Ayuntamiento para su consulta: Avance del Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid

Obviamente, tras las dos primeras fases se procederá a la adaptación del Avance, con el fin de llegar a un documento definitivo del PDMC que permita desarrollar la política municipal de la bicicleta una vez aprobado.

Alguno puede pensar que esto sólo afecta a los ciclistas, pero está muy equivocado, afectará a la movilidad de todos los ciudadanos madrileños.

A partir de hoy, en espormadrid acercaremos en varios artículos el Plan Director de Movilidad Ciclista hasta tu pantalla, para que puedas conocerlo mejor.

sábado, 27 de enero de 2007

Mirador de la Dehesa de la Villa

Os decía en el post anterior que se ha creado un gran mirador desde el que se puede divisar el propio parque y toda la zona Oeste de Madrid. Las vistas son impresionantes, y la puesta de sol, una de las mejores de Madrid.

En este mirador hay un cartel explicativo que nos cuenta la historia de este gran parque madrileño:


"La Dehesa de la Villa se encuentra situada en la rampa a zona de transición entre la sierra y la depresión de la cuenca del río Tajo. El suave relieve de esta unidad se encuentra alterado por el escalonamiento de las terrazas fluviales escavadas por el río Manzanares. Este parque pertenece a lo que antaño fue el bosque mediterráneo que unía la Casa de Campo, la ribera del Manzanares y el Monte del Pardo, en un largo corredor verde que llegaba hasta las estribaciones de la Sierra de Guadarrama".


"Los primeros datos históricos que se conocen del lugar datan de cuando el rey Alfonso VII donaba estas tierras a la Villa de Madrid. Desde entonces, diversos avatares han construido la historia de este espacio cuyo destino definitivo ha sido llegar a nuestros días como un parque de 70 hectáreas.

El suelo que encontramos en esta zona está compuesto por materiales de origen sedimentario, las arcosas, arenas silíceas procedentes de la alteración de las rocas de gneis y granito que componen la Sierra del Guadarrama".


"La rampa de la sierra suele estar ocupada por encinares (Quercus ilex) y en las zonas más degradadas, por arbustos como las retamas (Retama sphaerocarpa), cantuesos (Lavanda stoechas). En los suelos más pobres, por jaras (Cistus ladanifer) y en las zonas más húmedas o siguiendo los cauces de los ríos y arroyos encontramos una vegetación de ribera caducifolia, como sauces (Salix sp.) y fresnos (Fraxinus angustifolia).

En la actualidad encontramos un paisaje con una mezcla forestal fruto de la vegetación original y las posteriores plantaciones ornamentales introducidas. De la vegetación original podemos encontrar encinas (Quercus ilex), alcornoques (Quercus suber), fresnos (Fraxinus angustifolia), retamas (Retama sphaerocarpa), majuelos (Crataegus monogyna) y escaramujos (Rosa canina), al estilo de la Casa de Campo y del Monte del Pardo".



"De la vegetación introducida encontramos principalmente el pino piñonero, consecuencia de una gran plantación que realizó el Ayuntamiento en el año 1890 y que explican que esta "Dehesa", que denomina comúnmente a montes de encina, sea actualmente un pinar adehesado.

También encontramos dentro de la flora ornamental introducida cedros, olmos, acacias, moreras, plátanos, … en donde habita una gran variedad de avifauna: paloma torcaz, urraca, pito real, carbonero garrapinos, herrerillo y otros".

Carril bici de la Dehesa de la Villa

Hace un mes tratábamos en estas páginas la recuperación medioambiental de la Dehesa de la Villa.

Os contábamos que en el proyecto para la recuperación ambiental de la antigua carretera, el espacio para vehículos se había convertido en un paseo peatonal y en un carril bici en el que se habían plantado 190 árboles, se habían sustituido 3 kilómetros de bordillo, y en el que, aprovechando una curva del trazado, se había creado un mirador desde el que se podía divisar el propio parque y toda la zona Oeste de Madrid.

Hace unos días tuve ocasión de recorrer el carril bici y comprobar cómo el resultado final es bastante bueno. Buen firme, carriles amplios y buena señalización.


Según el avance del Plan Director de Movilidad Ciclista, este carril conectará por abajo con el de la Ciudad Universitaria, con el Anillo Verde Ciclista, y con la senda GR-124 para llegar hasta el Monte de El Pardo. Por arriba conectará con una nueva vía ciclista este-oeste que llegará hasta el futuro carril bici del paseo de la Castellana… aunque como todavía falta mucho para que llegue, de momento tendremos que conformarnos con lo que aparece en estas fotos.