lunes, 29 de octubre de 2007

El Parque Juan Carlos I

Situado al noroeste de Madrid, próximo a los Recintos Feriales, se encuentra uno de los parques más grandes de Madrid, el Parque Juan Carlos I


El proyecto del Parque, de un diseño moderno e innovador, es de los arquitectos Emilio Esteras y Luis Esteban, se abrió al público en 1992.

Para hacernos una idea de su tamaño, decir que tiene una extensión de 160 hectáreas (el Parque del Retiro tiene 118), rodeado por otras 60 del campo de golf municipal del Olivar de la Hinojosa.


Lo recorre una ría navegable de 1.900 metros de longitud, que aunque ha estado seca los últimos años por problemas de filtraciones, ya ha vuelto a llenarse. También tiene un gran lago, con una superficie de 30.000 m².

Además dispone de un gran anfiteatro de más de 7.000 asientos, diseñado por Antonio Fernández Alba, canchas deportivas, áreas de juegos infantiles y para mayores, área canina, pasca deportiva, zona de cometas,...


Pero lo más característico del Parque es su anillo circular, de un kilómetro de diámetro, que hace las delicias de los ciclistas más pequeños o de los que están empezando.

Este es el primer parque de Madrid que dispone de un servicio municipal de alquiler de bicicletas, por lo que aunque no tengas bici, o la hayas dejado en casa, puedes disfrutar de un agradable paseo, y además es totalmente gratuito. Este servicio se pretende extender en los próximos años al Anillo Verde Ciclista, y a otros parques como la Casa de Campo.


El Parque también es recorrido por un pequeño trenecito, que también es gratuito, y que seguro les encantará a los más peques de la casa. Aunque si lo que quieres es pasear, estas de suerte, porque su interior lo recorren más de 13.000 metros de paseos.


Otra de las señas de identidad de este Parque son las 20 esculturas gigantes que lo pueblan. Desde Espacio México, o Fisicromía para Madrid, a la última en incorporarse Homenaje a las víctimas del Holocausto, ninguna nos dejará indiferente.

Espacio MéxicoFisicromía para MadridHomenaje a las víctimas del Holocausto
Hay quien dice que es un parque con pocos árboles, pero en él hay plantados más de 2.000 olivos, otros 10.000 árboles de diferentes especies, 100.000 arbustos, 90.000 plantas de flor e inmensas praderas de césped. Los primeros años del Parque, cuando los árboles eran pequeños, era difícil encontrar una sombra. No es un parque como el Retiro, desde luego, aquí hay desde grandes zonas abiertas sin arbolado, hasta otras con vegetación más frondosa.


La zona más tranquila del Parque, y para muchos la más bonita, ideal para pasear o meditar, es el Jardín de las Tres Culturas. Allí se junta el jardín cristiano, el árabe y el judío, como encuentro de tres culturas que compartieron el mismo suelo español durante un largo período de nuestro pasado.


El horario de apertura del Parque es a las 7:00 de la mañana, y el cierre varía según las estaciones, de junio a septiembre es a la 1:00 de la madrugada (viernes y sábados a las 3:00), y de octubre a mayo a las 23:00 (viernes y sábados a las 0:00)

Hay varios aparcamientos por si vas al Parque en coche, aunque mejor es ir en Metro. La estación más cercana es Campo de las Naciones, de la línea 8. Si vas en bicicleta, puedes acceder al Parque desde el Anillo Verde (si quieres, puedes llevar la bici en Metro, aunque sólo los fines de semana).

domingo, 28 de octubre de 2007

Sobre dos ruedas

pincha en la imagen

jueves, 25 de octubre de 2007

El Parque de La Gavia, Toyo Ito

En el Ensanche de Vallecas se está trabajando en uno de los parques más originales de Madrid, el Parque de La Gavia. Se encuentra en la Avenida del Mayorazgo, aunque podéis ver mejor su situación [aquí]


Este importante y singular proyecto, diseñado por el arquitecto japonés Toyo Ito, será un auténtico sistema ecológico en el que la tierra y el agua crearán un verdadero oasis. Además albergará en su interior un Museo de Agua y Energía ligado a una torre observatorio, un Centro de Día y una Casa de Reposo.

La extensión total del parque alcanzará los 394.612 metros cuadrados. En enero del 2007 se iniciaron las obras de la primera fase, de 190.842 metros cuadrados, (aproximadamente la mitad del parque) con una duración aproximada de 12 meses, por lo que a primeros del 2008 ya podremos empezar a disfrutar de este nuevo paisaje urbano basado en la biodiversidad.

En esta primera fase se plantarán 1.936 árboles de numerosas especies como tamarindos, olmos o sauces, en seis grandes áreas temáticas: las colinas del árbol del agua, del mirador, de los tilos, de los pinos y las encinas, y el valle de los cerezos. Se crearán además 32.500 metros cuadrados de zonas con arbustos, 24.800 de caminos y espacios transitables y otros 2.000 de láminas de agua.


El diseño de Toyo Ito (un arquitecto que ha recibido prestigiosos premios como el León de Oro de Venecia, y cuyo proyecto resultó ganador en el concurso de ideas convocado por la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo en 2003) propone tres objetivos fundamentales:

  • Recuperar y potenciar la función del arroyo de La Gavia y de su valle como corredor ecológico y conexión entre la campiña y el río Manzanares.
  • Remodelar la topografía de la zona, recreando las formas originales, definidas por una secuencia de lomas encadenadas y escalonadas, que, además, se aprovechan como base de un innovador sistema de depuración de agua.
  • Promover la biodiversidad proyectando al futuro las tradicionales relaciones agrícolas y de ocio que existieron entre el arroyo y los vecinos de Villa de Vallecas, convertidas, ahora, en un factor de reequilibrio medioambiental del Ensanche.



    El agua, protagonista

    El agua, que ocupará un tercio de su superficie, es la protagonista del parque de La Gavia que, al mismo tiempo, pretende ser un espacio educativo abierto en materias como la reutilización y depuración, los ecosistemas acuáticos o el valor estético y paisajístico del agua. El proyecto parte de la toma de conciencia del agua como recurso natural valioso, inconsistente y vulnerable en las regiones del sur de Europa debido a su irregularidad térmica e hidrométrica, y al mismo tiempo de su reconocimiento como factor determinante para la calidad de vivienda de las ciudades.


    Para asegurar su aporte se ha previsto un circuito hidráulico capaz de autodepurar sus aguas pluviales y afinar la calidad del riego mediante los denominados árboles de agua, que integran un sistema natural de tratamiento anaeróbico. De esta forma, el parque de La Gavia se situará en vanguardia en la utilización del agua reciclada para la creación de hábitats fluviales y humedales.



    Unidades ambientales

    El parque se caracteriza por la división de su superficie en tres grandes unidades ambientales:


    1. El arroyo de la Gavia y su ribera

    La recuperación del arroyo y su conversión en un curso de caudal permanente, crea un eje fluvial en el que se alternan tramos de circulación rápida con pequeñas láminas de agua de régimen lento, y zonas húmedas asociadas al curso principal como ocurre en los ríos de la región (Manzanares, Jarama, Tajo y Tajuña). Sobre este “corredor de agua” se han previsto diversos ambientes forestales propios de las riberas de los ríos meseteños.



    2. Los valles interiores

    El corredor de la Gavia concentrará las escorrentías de otros “arroyos artificiales” secundarios abastecidos por el sistema hídrico del Parque.

    El grado de disponibilidad de agua hace posible diseñar dos tipos de corredores:
  • Valles “húmedos” Recrean ambientes predominantemente forestales.
  • Valles “secos” Especies arbustivas en fondos de valle sin circulación superficial de agua



    3. Árboles de agua o biotopos del parque

    Este sistema de “corredores” o “conectores ecológicos” pondrá en conexión diversas piezas que ocupan las cimas de las diversas lomas escalonadas del Parque.

    Cada una de estas lomas, albergará un “árbol de agua”, un biotopo y una cubierta vegetal distinta, con posibilidades de actividades y uso público diferenciado en cada caso.

    Los “árboles de agua” se ordenan en dos grupos que purifican el agua en los diversos saltos, tramos y acontecimientos de su recorrido.

    El agua de la planta de tratamiento es bombeada al nivel más elevado de “mesetas” con árboles de agua donde viaja a través de canales, compuertas, filtros , bancos de grava y arena para bajar a los valles donde es recogida en pequeños depósitos.

    El agua, que ahora tiene pureza suficiente para la mayoría de los usos, es bombeada después al grupo de meseta de árboles situados a una cota inferior, donde una vez rebasado, discurre a través de los humedales y llega al Arroyo de la Gavia completamente purificada.





  • miércoles, 24 de octubre de 2007

    Cómo llegar al Pardo en bici (2)

    Hoy os contaba cómo llegar al Pardo en bici, y cómo desde el Anillo Verde en el Parque de Gabriela Mistral (en la esquina del campo de fútbol), y en dirección al campo de golf por la calle Braojos, en apenas 100 metros nos poníamos en el Monte de El Pardo sin pisar asfalto. Luego pasando sobre los túneles de El Pardo llegábamos al GR-124 que nos llevaría hasta Somontes (camino azul en el plano)


    Os comentaba otra posibilidad (en azul cian en el plano) que era "callejeando" partiendo de la calle Braojos, seguir por Siguero, Torrebeleña, Somontes, y bajar por la calle de la Alberca hasta el puente peatonal que pasa bajo la M-40 y sobre la M-605 para cruzar hacia el Monte de El Pardo. El problema es que había mucho recorrido por calles, con aceras muy pequeñas, y si vas con peques es algo peligroso. No es muy aconsejable.

    La mejor solución, la más cómoda y más recta, es la que nos apunta en los comentarios Martingala, que es la que contempla el Plan director de Movilidad Ciclista. Un itinerario desde el Anillo Verde a El Pardo, en línea recta salvando con varias pasarelas la M-30 y M-40 (en verde en el plano) y siguiendo paralelo a la carretera de El Pardo hasta enlazar con la Senda ecológica de la que os hablábamos ayer.

    En el Ayuntamiento han prometido realizar 30 kilómetros al año de carriles ciclistas. Esperemos que este sea uno de los primeros, y nos permita a todos los ciclistas madrileños acercarnos a disfrutar del Monte del Pardo de una manera más sencilla.


    Madrid plantará 1,5 millones de árboles para luchar contra el cambio climático

    El diario digital Madridiario celebra los días 24 y 25 de octubre las V Jornadas de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible en el Periodismo Local.

    Ana Botella, delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid

    Esta mañana ha intervenido en estas Jornadas la delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, con la propuesta de renovar los modelos de jardinería tradicionalmente aplicados y aprovechar el suelo y el agua para crear parques y jardines más acordes a la flora natural de un clima interior.

    Según sus palabras “Podemos ahorrar mucha más agua si utilizamos árboles de especies mediterráneas que se adaptan mejor a la escasez de precipitaciones y buscamos alternativas al césped, como la utilización de arbustos, especies tapizantes o acolchados orgánicos como el mulch, material procedente de la descomposición de la madera”

    A este respecto, la delegada destacó como ejemplo pioneros las fases ejecutadas de la Cuña verde de O’Donnell y el Parque Juan Pablo II “que muestran cómo pueden conseguirse espacios igual de bellos y más sostenibles si exploramos nuevas formas de diseño de los parques más acordes a nuestro clima”.

    La Ciudad de Madrid cuenta con más de 21.000 hectáreas de zonas verdes, de las cuales más de 5.600 son de conservación municipal. “Estamos tapizando Madrid de verde y esto se refleja en el incremento del número de árboles. A los 400.000 árboles plantados en la pasada legislatura se sumarán millón y medio de árboles en los próximos cuatro”, indicó la delegada de Medio Ambiente.

    Añadió que los nuevos árboles previstos permitirán contribuir a la lucha contra el cambio climático, ya que absorberán 9.000 toneladas al año de CO2. “Seremos la ciudad que posea mayor número de árboles en su espacio urbano y no sólo en las grandes zonas verdes sino integrados en el entorno de cada distrito, de cada barrio”.


    El anillo verde ciclista de Madrid tendrá servicio de alquiler de bicicletas

    La edil aseguró que tras el éxito del servicio de alquiler de bicicletas en el parque de Juan Carlos I, su Área de Gobierno ha decidido ofrecer dicho servicio también en el anillo verde ciclista, una infraestructura que cuenta con un total de 64,2 kilómetros alrededor de Madrid que unen 17 parques e instalaciones deportivas de la ciudad.


    Cómo llegar al Pardo en bici

    Os contaba ayer el recorrido del Corredor Ambiental del río Manzanares, [aquí] y [aquí] , y sólo me faltaba indicaros cómo llegar hasta allí en bici. Pero para eso necesitamos apoyarnos en los planos.

    En el Plan director de Movilidad Ciclista está previsto un itinerario desde el Anillo Verde a El Pardo, pero hasta que se realicen las pasarelas pertinentes, hay que "buscarse la vida" para llegar hasta allí cruzando la M-30 y la M-40.

    Yo conozco dos recorridos, y los dos parten del Anillo Verde Ciclista [ver plano del Anillo]. El primero, es el que utilizaba hasta hace unos meses, y que partiendo de la calle Braojos, seguía por Siguero, Torrebeleña, Somontes, y bajaba por la calle de la Alberca hasta el puente peatonal que pasa bajo la M-40 y sobre la M-605 para cruzar hacia el Monte de El Pardo.


    El recorrido que utilizo últimamente (en azul en el plano) es el que dejando el Anillo Verde en el Parque de Gabriela Mistral (en la esquina del campo de fútbol), y en dirección al campo de golf por la calle Braojos, en apenas 100 metros te pone en el Monte de El Pardo sin pisar asfalto.

    En el siguiente plano puede verse en detalle ese punto en el que se abandona el Anillo para pasar hacia el Monte de El Pardo por el Camino de Montecarmelo, y una imagen de la calle Braojos en ese punto de entrada.


    Seguiremos el Camino de Montecarmelo, con bastante cuesta por cierto, bordeando la valla del campo de golf hasta llegar a la tapia derruida del Monte de El Pardo. Si vas con peques, seguro que ponen pie a tierra y suben la cuesta andando, pero anímales que luego el resto del recorrido es más fácil.


    Una vez pasada la tapia, podremos seguir por el camino de Montecarmelo, que sube a la derecha bordeando la tapia, y más tarde gira a la izquierda hacia la Carretera de El Pardo, aunque yo prefiero seguir por el camino bajo de la izquierda. Un recorrido algo más suave, y tranquilo.


    Ese camino nos llevará hacia la salida de los túneles de la M-40, que pasaremos por encima, y una vez cruzados, giraremos a la izquierda para bajar entre las encinas hacia la carretera de El Pardo. No tiene pérdida.

    El resto del trayecto discurre paralelo a la M-605 (carretera de El Pardo), por un camino suave, salvo dos grandes cuestas para atravesar una vaguada. Este camino coincide en gran parte con el GR-124, por lo que podremos ver las marcas que lo indican.

    Aunque parezca difícil seguir el camino por el bosque de encinas, no hay pérdida, y si nos despistamos sólo hay que seguir las huellas dejadas por los ciclistas que han pasado antes que nosotros.


    Cruzaremos la carretera de entrada que conduce al Club de Tiro, y seguiremos hasta llegar a la carretera de salida, y desde allí cruzaremos al aparcamiento del Complejo Deportivo Somontes. En ese punto nos acercaremos al río, junto al merendero, y ya veremos los primeros carteles de la Senda ecológica que os contaba ayer.


    En definitiva, es una ruta alternativa hasta que el PDMC complete el itinerario desde el Anillo Verde Ciclista. Su trazado es sencillo, con alguna cuesta más complicada que los menos expertos pueden hacer pie a tierra. Atraviesa un presioso bosque de encinas, y nos lleva al Monte de el Pardo y a la Senda ecológica del río Manzanares. Muy recomendable.



    -----------
    Actualización: Plano completo con la opción "callejeando" y la del PDMC, [aquí]


    martes, 23 de octubre de 2007

    Corredor ambiental del río Manzanares (II)

    (...viene de aquí)

    Si queremos realizar el recorrido completo de la Senda ecológica, deberíamos empezar en el Complejo Deportivo Somontes. En realidad a mí me gusta ir en bicicleta desde casa (en otra entrada puedo contaros cómo llegar hasta allí sin riego de ser atropellado por los miles de coches de la M-30 y M-40), pero para los que prefieran ir en coche, hay un aparcamiento justo antes de la entrada al Complejo Deportivo. Si ese aparcamiento estuviese lleno, hay otros dos en la carretera de El Pardo. Los que prefieran ir en bus, el 601 con cabecera en Moncloa, tiene la parada allí mismo, al otro lado de la carretera.

    No está muy bien señalizado el inicio del circuito, pero si nos acercamos al río veremos unos carteles que lo indican. El primer tramo discurre entre la valla del Complejo Deportivo (piscinas, tenis, pádel, golf,..) y el río Manzanares. Es un camino con buen firme de arena y grava compactada, y con mucha vegetación en los laterales.


    Recorrido ese primer kilómetro, el camino pasa junto al primero de los aparcamientos de la carretera de El Pardo, una zona con merenderos, mesas, y una fuente, ideal para descansar y comer luego al volver del paseo.

    Después pasaremos bajo la línea de ferrocarril, en una zona más abierta, en la que no es raro encontrarse con pescadores en el borde del río.


    Una vez atravesado El Pardo, por un paseo arbolado llegaremos a la parte más cuidada del río Manzanares, en la que hay zonas de descanso de madera muy agradables para tomarse un descanso y contemplar el río más de cerca.


    En esta zona encontramos vegetación de ribera. En las partes más próximas al agua se sitúa la vegetación palustre, compuesta principalmente por eneas, juncos y arbustos que protegen las orillas. Más alejadas del agua podemos encontrar grandes choperas, y en las zonas más frescas, fresnos y olmos.


    El último tramo se abre en un gran anillo, con alguna pequeña cuesta, que acaba en Mingorrubio, desde donde podemos tomar el autobús de regreso, o volver por el mismo recorrido.

    Yo os recomiendo cruzar el puente (está algo escondido), para pasar a la otra orilla del río y poder ver de cerca los ciervos del Monte de El Pardo. Claro está, que detrás de la valla, porque esos terrenos son de Patrimonio Nacional, y no se puede acceder al interior.