Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

Mostrando entradas con la etiqueta Futuro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Futuro. Mostrar todas las entradas

martes, 7 de abril de 2020

COVID-19: Implicaciones inminentes en la movilidad sostenible

Artículo de Sebastian Ibold/GIZ China, Nikola Medimorec/SLOCAT, Armin Wagner/GIZ, Julieta Peruzzo /Buenos Aires

Contribuciones de: Linus Platzer/GIZ, Victor Valente/GIZ

Extracto traducido por EnbiciporMadrid
El artículo completo en inglés, mucho más extenso, se puede leer en la web de TUMI


El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al COVID-19 una pandemia mundial. Hasta el 26 de marzo, alrededor de 2.600 millones de personas (incluidos 1.300 millones sólo en India) están recluidos para contener la propagación del virus. Muchos países han cerrado sus fronteras y han impuesto toques de queda, lo que está causando fuertes reducciones en la demanda de transporte también a nivel regional y continental. Es muy probable que el brote del Coronavirus corona tenga un impacto a largo plazo en nuestro comportamiento y estilo de vida individuales, la forma en que trabajamos, consumimos y viajamos. Tanto el transporte público como los servicios de movilidad compartida son, por un lado, vectores para la distribución del virus. Por otro lado, se están viendo gravemente afectados por la prohibición de viajar y por la aversión de la gente a concentrarse en lugares públicos, lo que está provocando una caída en la cantidad de pasajeros y la reducción de la demanda de viajes y transporte.

martes, 7 de enero de 2020

El futuro no es la bici

Holanda 2020, la ciudad modelo de la movilidad sostenible. O al menos eso es lo que nos venden aunque sus cifras de contaminación y de circulación de automóviles sean similares o incluso peores que las de las ciudades españolas. Pero cuando vemos fotos con tanta gente circulando en bici, no podemos por menos que imaginar una ciudad del futuro, nuestra ciudad, llena de bicis moviéndose de un lado para otro, con la presencia apenas testimonial de coches y autobuses.



Y lo hacemos porque la movilidad en bici es una tendencia al alza en prácticamente todas las ciudades del mundo tengan infraestructura ciclista y/o algún tipo de promoción o no. En países sin tradición de ciclismo urbano representa una tendencia clara alcista, pero si miramos la evolución de los países tradicionalmente ciclistas la tendencia es descendente. En todas partes, lo que en cada época entendemos como progreso se va adueñando de las preferencias de la sociedad y en este caso se fue abandonando el uso de la bici como transporte en favor vehículos a motor cada vez mas asequibles y cómodos.

Solamente la conciencia ecológica que últimamente ha arraigado en la sociedad y sigue creciendo con fuerza es capaz de contrarrestar las tentaciones de la comodidad y eficacia que ofrecen los llamados avances tecnológicos que nos ofrece el mercado.

Pero no hay que engañarse, la bici es básicamente una de estas cinco cosas:
Un juguete, material deportivo, una moda, un vehículo de bajo coste y un símbolo ecologista.

lunes, 7 de noviembre de 2016

La revolución en el tráfico que se nos viene encima

Avances tecnológicos recientes se están implantando con rapidez estos últimos meses y cambiarán nuestra forma de movernos

El futuro ya está aquí, y más vale conocerlo, porque todo lo que creíamos saber sobre la movilidad como ciudadanos (y como políticos) puede empezar a tener los días contados. No estamos hablando de un ejercicio de ciencia ficción a 50 años vista, sino de cambios que están sucediendo ya y que en menos de una década habrán cambiado sustancialmente la manera de movernos, solucionando algunos problemas que ahora nos parecen inabarcables y generando otros nuevos.
En este artículo comentaremos primero estos avances, y luego lo que pasará a medida que se generalicen y se combinen entre sí:

El coche eléctrico

Hace un siglo no estaba claro si los coches funcionarían con motor de explosión, con baterías eléctricas o con vapor. Los tres tenían sus inconvenientes: el vapor lograba grandes velocidades y tenía gran autonomía, pero arrancaba muy lentamente, haciéndolo poco práctico en ciudad (piénsese en un tren de vapor). El coche eléctrico tenía una muy baja autonomía para recorrer largas distancias y unos tiempos de carga muy elevados, y el motor de explosión implicaba un encendido peligroso.
Es conocido que fue el último problema el primero en ser solucionado, relegando el resto de motores a otro tipo de vehículos. La industria del automóvil nunca tuvo necesidad de investigar desde entonces la manera de hacer viables otros tipos de motor... hasta ahora.

texto alternativo

jueves, 14 de abril de 2016

La Ciudad 30 y sus vehículos

Escrito por Iñaki Díaz de Etura

La reivindicación de la Ciudad 30 es legítima y necesaria pero está coja. Es inviable mientras haya coches. Sí, volvemos siempre al punto de partida: sobran los coches en la ciudad. No, no sobran algunos coches; sobran todos. Y, no, no es una fijación dogmática: es porque los coches son incompatibles con la ciudad a la que aspiramos.

La Ciudad 30 y sus vehículos
Un coche está diseñado para recorrer largas distancias a altas velocidades: docenas o cientos de kilómetros a un ritmo de casi 3 dígitos. Eso lo hace bien. Arrastra muchas externalidades negativas, sí, ya sabemos, pero, funcionalmente hablando, es una tarea que hace bien. Es normal: los coches actuales están diseñados para eso. Habitualmente habréis oído que los/as automovilistas se quejan de que no pueden ir a 30, que es demasiado lento, que el coche no va bien, que no saben qué marcha usar, que en segunda va muy revolucionado y en tercera se ahoga… tienen razón.

martes, 6 de octubre de 2015

Guerra al ruido, por una ciudad agradable

Últimos días de agosto, aunque la mayoría sigue de vacaciones, ya están llegando todos a la ciudad. La calidad del aire empieza a empeorar, huele peor, se respira peor, hasta llegan a picar los ojos.
Pero hay algo mas, ya nos habíamos acostumbrado al silencio, a la tranquilidad, una de las cosas que hacen agradable cualquier lugar.
Ahora se nota mas, hay mas coches pero no los suficientes para generar ruido de forma continua. Se abre el semáforo y el sonido de todos los motores a la vez traen la memoria de la pesadilla, del insufrible ruido continuo de la actividad en la ciudad. De nuevo se hace el silencio, aún no hay suficientes coches para mantener el infierno.

Si no fuera por esta intermitencia del tráfico, no nos daríamos cuenta de la carga que llevamos en nuestros oídos, de hasta dónde llega nuestra rendición al mal llamado progreso.

El ruido, ese enemigo invisible y tantas veces ignorado, es el causante de mermas en nuestra salud. La falta de silencio mantiene la mente en un estado de estrés continuo que aumenta la tensión arterial y la incidencia de infartos de miocardio o que debilita nuestro sistema inmunológico haciéndonos más propensos a las enfermedades. Es decir, que es una causa de muerte prematura de gran parte de la población y junto a la contaminación atmosférica, una de las principales culpables de que Madrid sea una ciudad inhóspita.

martes, 16 de junio de 2015

Madrid se ha transformado en capital mundial del ciclismo urbano

Imaginando el futuro en clave bici


Publicado por César Martín (Ciclista urbano y socio fundador de Rider State)

(Lo que a continuación van a leer es fruto de la imaginación de un ciclista urbano. Cualquier relación con la realidad es pura coincidencia).

Son las 7:35 de la mañana y tras un abundante desayuno compuesto de café, leche con cereales y galletas, llega el momento de salir. Tras bajar los 36 escalones que me separan de la calle y abrir la interminable puerta de hierro y enormes cristales de mi portal, dejo que el aire frío de la mañana me ponga en marcha. 

Por delante esperan cerca de 10 kilómetros para llegar a la oficina y un nuevo viaje para descubrir la ciudad en la que vivo. Recojo la pernera derecha de mi pantalón, coloco el pie encima del pedal y me acomodo encima del sillín. Todo listo. Tras recorrer los 200 metros que separan mi casa del carril bici me preparo para sumarme a los decenas de ciclistas que en ese momento inundan la calle.