domingo, 15 de marzo de 2009

Ruta de Madrid a Colmenar Viejo en bici

Colmenar Viejo es el origen de muchas rutas ciclistas por la sierra madrileña, un municipio al que se puede acceder mediante el Cercanías, y al que es muy fácil llegar en bici desde Madrid.


Ver mapa más grande


Carril bici de Madrid a Colmenar Viejo


La ruta más sencilla, y accesible a todo tipo de bicicletas es el carril bici de la carretera de Colmenar (en rojo en el plano), una vía de algo más de 20 kilómetros, que saliendo del Anillo Verde Ciclista discurre en paralelo a la M-607.


El carril bici está segregado del tráfico, con varios puentes para salvar la autopista, y con continuas subidas y bajadas. No es que sea muy divertido, pero puede utilizarse para volver a Madrid si no quiere utilizarse el tren.


Ruta de Madrid a Colmenar viejo por el GR-124


Esta ruta es mucho más divertida, aunque está reservada a las bicis de montaña. Permite seguir la Senda Real GR-124 a través del Monte de el Pardo (en azul en el plano), rodeándolo posteriormente por el este.

El acceso al Monte de El Pardo, del que ya hemos escrito en varias ocasiones, lo realizaremos desde el Anillo Verde Ciclista, dejándolo en la calle Braojos, para entrar por el camino que sube junto al Campo de Golf.


Este camino recién reformado, con algo de polémica, permite ahora entrar por la parte baja de la valla.

Desde allí podemos optar por subir la cuesta por el Camino de Montecarmelo, bordeando la valla (en morado en el plano), y dirigirnos hacia Valdelatas, o mejor cruzar sobre los túneles de la M-40 e internarnos en el Monte de El Pardo por el GR-124.


Seguir el GR por el interior de El Pardo es muy sencillo, sólo hay que ir fijándose en las estacas marcadas en rojo y blanco, y en algún mapa que encontraremos en el recorrido. El camino es estrecho, con muchas bajadas y subidas, y muy divertido.


Al llegar a la carretera de Somontes al Palacio de la Quinta, el GR-124 se desvía a la derecha siguiéndola durante un kilómetro, para dirigirse posteriormente a la izquierda por una fuerte subida hacia el Mirador.


A mí este tramo me gusta más seguirlo por los caminos del Monte paralelos a la M-605 (en cian en el plano), cruzar bajo las vías del tren, y desviarme a la derecha por el camino que sube al Mirador.

Las vistas desde el Mirador hacia la Sierra Madrileña, el Monte de El Pardo, o la zona Norte de Madrid son impresionantes. Como muestra, unas vistas de las Cuatro Torres:


Desde el Mirador, el GR discurre paralelo a la valla del Monte de El Pardo, hasta salir por la Portillera del Tambor, y desde allí discurrir por el exterior por amplios caminos, en una zona bastante plana, en dirección a la Estación de Valdelatas. En este tramo podremos seguir contemplando el perfil de la ciudad, con las Torres destacando en el horizonte.


En la zona final de esos caminos podremos tomar un desvío a la derecha, atravesar las vías por abajo, y tomar el carril bici en dirección a Tres Cantos y Colmenar (en rosa en el plano).

Aunque es más divertido seguir el GR-124, pegado a la valla de El Pardo. En este camino hay que llevar cuidado, pues es muy estrecho y el cortado hacia las vías muy peligroso. Las continuas subidas y bajadas hacen que sea un verdadero rompepiernas, pero desde luego es muy divertido.

En la zona de El Goloso no nos queda más remedio que tomar el Carril bici, porque el camino junto a la valla está cortado. Recorreremos por esta vía unos cinco kilómetros, hasta Tres Cantos, frente a la estación de Cercanías, en donde volveremos a coger la Senda Real GR-124 desviándonos a la izquierda.


Ver mapa más grande

El camino hacia el Arroyo de la Tejada son unos dos kilómetros de continua bajada, en la que se coge bastante velocidad y puedes llevarte algún que otro susto. Al llegar abajo nos desviaremos a la derecha siguiendo el curso del arroyo, que por cierto tendremos que atravesar, mojándonos en varias ocasiones (en ocho, creo recordar).


Una vez recorridos unos cuatro kilómetros junto al Arroyo de la Tejada, bastante planos, el camino se desvía a la izquierda, para subir en una larga e interminable cuesta hacia Colmenar Viejo.


La zona final del camino, junto al cementerio, ya es carretera asfaltada, y nos lleva hasta las primeras casas de Colmenar Viejo.

La bajada a la estación de Cercanías, de algo más de un kilómetro, se realiza por las desiertas calles de una nueva urbanización. No tiene pérdida.


En definitiva, una divertida excursión en bici que puede realizarse en una mañana, para regresar a Madrid en el Cercanías, o si nos queda tiempo regresar a casa por el carril bici.

Como ya estamos casi en primavera, y el tiempo acompaña para realizar estas excursiones, la semana que viene os contaré otra ruta de Tres Cantos a Colmenar Viejo, y algunas de las rutas que podemos realizar desde allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada