domingo, 22 de marzo de 2009

Ruta en bici de Tres Cantos a Colmenar Viejo por el Puente de la Marmota (I)

La semana pasada os contábamos cómo ir en bici de Madrid a Colmenar Viejo, por el Carril bici (en rojo en el plano), o siguiendo la Senda Real GR-124 (en azul), y os mostrábamos distintas posibilidades en la zona de El Pardo.

Hoy vamos a intentar contaros cómo llegar de Tres Cantos a Colmenar Viejo siguiendo una ruta que nos lleve por el Puente de la Marmota y el Puente de El Batán (en naranjas en el plano). Dejamos para otra ocasión una variación de esta ruta, que sigue el río Manzanares pasando por los puentes de la Marmota, del Grajal y del Batán (en amarillo).


Ver mapa más grande


Desde Tres Cantos al Puente de la Marmota



Empezaremos la ruta en la Estación de Cercanías de Tres Cantos (podríamos haber llegado desde Madrid a este municipio en bici, como os contábamos la semana pasada, pero eso alargaría bastante la ruta).

Desde la Estación saldremos a la izquierda, giraremos otra vez a la izquierda para pasar bajo las vías, subiremos hasta la glorieta, y cruzaremos al otro lado de la M-607. En ese punto veremos el carril bici, y lo cruzaremos para seguir por el GR-124 (en azul) que nos lleva hacia el Arroyo de la Tejada. Como os contábamos la semana pasada es una bajada de unos dos kilómetros, muy rápida y divertida, aunque hay que tener cuidado con los surcos si no queremos llevarnos una sorpresa.


Al llegar al final del camino, en esta ocasión giraremos a la izquierda siguiendo el curso del arroyo (a la derecha continuaba el GR-124 hacia Colmenar Viejo).

Unos metros más adelante aparecerá la tapia del Monte de El Pardo, y el camino girará a la derecha cruzando el arroyo. Un remojón tampoco viene mal para afrontar lo que nos queda.


Una vez cruzado el arroyo aparece la primera pendiente hacia arriba, para hacernos olvidar la rápida bajada desde Tres Cantos. Por suerte es muy corta, y enseguida el camino se vuelve más horizontal. Ya llegarán las cuestas más adelante.


La ruta no tiene pérdida, sólo hay que seguir el camino que discurre junto a la tapia del Monte del Pardo, que va subiendo poco a poco hacia el Mirador de Valdelaganar (km 6 de nuestra ruta), uno de los accesos al Monte que se encuentra cerrado, por supuesto.

Hay que recordar que de las 15.000 hectáreas de la superficie del Monte de El Pardo, gestionado por Patrimonio Nacional, sólo están abiertas al público 900 (en la zona sureste del Monte). El resto se encuentra vallado, y muy vigilado. En su interior se encuentran gamos, ciervos, jabalíes, y muchas aves en torno al embalse.


Desde el Mirador de Valdelaganar tendremos una panorámica inmejorable de la Sierra de Guadarrama, donde nace el río Manzanares (en el alto de Guarramillas) dando nombre al Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, en el que nos encontramos.


A partir de Valdelaganar el camino desciende bruscamente en dirección al río Manzanares durante algo más de dos kilómetros, dejándonos contemplar al otro lado de la tapia, el Monte y el Embalse de El Pardo.


En el km 9 de nuestra ruta, el camino gira 90 grados a la derecha apareciendo una fuerte subida que pondrá a prueba nuestra habilidad y nuestras fuerzas. Seguro que aquí más de uno pone pie a tierra. Por suerte es muy corta.


El camino sigue junto a la tapia, sin separarse de ella, aunque en el último tramo, antes de bajar hacia el Manzanares, se estrecha y empiezan las zonas trialeras. Grandes piedras, fuerte pendiente, el cuerpo atrás, y mucha habilidad para no acabar en el suelo.


Pero antes de bajar al Puente de la Marmota, merece la pena parar a contemplarlo desde arriba, ver el Manzanares a tus pies, y hacer unas fotos de la zona.


Un descanso en el Puente para reponer fuerzas, que ya llevamos 11 kilómetros sobre la bici, y para afrontar lo que vendrá después que parece ser bastante duro.




(continúa en el próximo artículo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada