Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

sábado, 27 de enero de 2007

Mirador de la Dehesa de la Villa

Os decía en el post anterior que se ha creado un gran mirador desde el que se puede divisar el propio parque y toda la zona Oeste de Madrid. Las vistas son impresionantes, y la puesta de sol, una de las mejores de Madrid.

En este mirador hay un cartel explicativo que nos cuenta la historia de este gran parque madrileño:


"La Dehesa de la Villa se encuentra situada en la rampa a zona de transición entre la sierra y la depresión de la cuenca del río Tajo. El suave relieve de esta unidad se encuentra alterado por el escalonamiento de las terrazas fluviales escavadas por el río Manzanares. Este parque pertenece a lo que antaño fue el bosque mediterráneo que unía la Casa de Campo, la ribera del Manzanares y el Monte del Pardo, en un largo corredor verde que llegaba hasta las estribaciones de la Sierra de Guadarrama".


"Los primeros datos históricos que se conocen del lugar datan de cuando el rey Alfonso VII donaba estas tierras a la Villa de Madrid. Desde entonces, diversos avatares han construido la historia de este espacio cuyo destino definitivo ha sido llegar a nuestros días como un parque de 70 hectáreas.

El suelo que encontramos en esta zona está compuesto por materiales de origen sedimentario, las arcosas, arenas silíceas procedentes de la alteración de las rocas de gneis y granito que componen la Sierra del Guadarrama".


"La rampa de la sierra suele estar ocupada por encinares (Quercus ilex) y en las zonas más degradadas, por arbustos como las retamas (Retama sphaerocarpa), cantuesos (Lavanda stoechas). En los suelos más pobres, por jaras (Cistus ladanifer) y en las zonas más húmedas o siguiendo los cauces de los ríos y arroyos encontramos una vegetación de ribera caducifolia, como sauces (Salix sp.) y fresnos (Fraxinus angustifolia).

En la actualidad encontramos un paisaje con una mezcla forestal fruto de la vegetación original y las posteriores plantaciones ornamentales introducidas. De la vegetación original podemos encontrar encinas (Quercus ilex), alcornoques (Quercus suber), fresnos (Fraxinus angustifolia), retamas (Retama sphaerocarpa), majuelos (Crataegus monogyna) y escaramujos (Rosa canina), al estilo de la Casa de Campo y del Monte del Pardo".



"De la vegetación introducida encontramos principalmente el pino piñonero, consecuencia de una gran plantación que realizó el Ayuntamiento en el año 1890 y que explican que esta "Dehesa", que denomina comúnmente a montes de encina, sea actualmente un pinar adehesado.

También encontramos dentro de la flora ornamental introducida cedros, olmos, acacias, moreras, plátanos, … en donde habita una gran variedad de avifauna: paloma torcaz, urraca, pito real, carbonero garrapinos, herrerillo y otros".

No hay comentarios :

Publicar un comentario