Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

jueves, 11 de junio de 2015

Cuenca... Misión ¿Imposible?

Escrito por Natalia Bermejo



En cuanto salió la publicación del reto de esta semana y leí la introducción, se me pusieron los pelos de punta y me pude hacer una idea de cómo iba a ser la ruta. ¿Hacer Madrid-Cuenca en bici?, ¿Yo? Imposible. Ni fue una decisión difícil de tomar ni lo tuve que meditar mucho tiempo, enseguida dije que a esta ruta yo NO iba. Lo tenía más claro que el agua. Y a pesar de que el martes, tanto Antonio como Agus, me intentaran convencer, mi respuesta fue clara y directa: “No creo que vaya a la ruta, por muchas razones. Porque el viernes trabajaba todo el día, porque iba a estar muy cansada y con sueño, porque tendría que estar toda la noche pedaleando, porque nunca había hecho más de 100 kilómetros, porque les iba a retrasar todo el tiempo, porque además sólo había una escapatoria, porque...”  Lo primero que pensé fue que estaban locos. En primer lugar, por querer hacer esa ruta de infarto pero, más locos aún, por querer que fuera yo con ellos. ¿Qué necesidad tenían de querer llevar un lastre al que tuvieran que estar esperando todo el camino? Esa pregunta que se me vino a la mente fue lo que realmente me hizo reflexionar y empezar a planteármelo.

Cuenca... Misión ¿imposible?
Ellos desde un principio confiaron en mí y me dijeron que yo podía llegar hasta Cuenca. Quizá no era más que la imaginación haciéndome cosquillas, pero, por una milésima de segundo, me pareció que Cuenca concentraba su mirada en mí. Pasaban los días, y durante mi tiempo de reflexión acerca de si ir o no a la ruta, volvió a llamar a la puerta de mi conciencia la pregunta que tamborileaba en mi cabeza desde hace un par de días atrás ¿Me embarco en esta aventura? Era una lucha interna entre querer y poder. Poder sabía que no iba a poder, porque físicamente no estaba preparada para afrontar una ruta de estas características (nocturnidad, duración, kilómetros…) pero por otro lado quería. Por dentro me moría de ganas por ir, así que acepté. Aun sabiendo que era una locura. Por qué, por qué, por qué. ¿Por qué había aceptado aquello?, ¿Por qué iba a embarcarme en esa aventura?, ¿Por qué? Seguía sin respuesta. O, al menos, sin una respuesta definida. Tal vez accedí por las molestias que se tomaron conmigo (el detalle de escribirme para que fuera, las facilidades que me brindaron como prestarme un foco o atrasar la hora de salida para que me diera tiempo a llegar al salir del trabajo). O tal vez porque creía que me tenía que dar una oportunidad a mí misma. Lo cierto era que había dicho sí, adelante; con plena conciencia y prometiéndome abordar aquella aventura con determinación y sin dudas, sin recelos, ni inseguridades. ¿Tenía miedo? Sí, todo el miedo del universo aferrado a la boca del estómago. Pero a raya. Domesticado. A mis órdenes.

Cuenca... Misión ¿imposible?
Llegó la hora y el momento de partir rumbo a nuestro objetivo. A las 21:30h nos hicimos la tradicional foto en Sol y nos pusimos manos a la obra ¡A rodar! Hacía una temperatura perfecta, hacía calor pero corría el aire. A medida que avanzábamos, iba quedando ya poca luz en el camino. Veíamos como poco a poco nos envolvía el anochecer. Nos adentrábamos en la noche oscura. Llegó la hora de rodar a la luz de los focos, y me empezaron a surgir ciertas dudas “¿Aguantarían los focos funcionando toda la noche?, ¿Qué pasaría si se me apagara a mitad de camino?, ¿No me entrará el sueño y me quedaré dormida encima de la bici?”  Que no cunda el pánico y no adelantemos acontecimientos. Para futuras ocasiones ya sé que si tienes el foco a media potencia y apagándolo cuando estés parado, aguanta perfectamente. Y respecto a lo del sueño, os diré que no da tiempo a que te quedes dormido. Además he de reconocer que rodar por la noche tiene su encanto.

Cuenca... Misión ¿imposible?
A medida que avanzaba la noche me di cuenta de que iban fuertes, muy fuertes. Parecía que estaban hambrientos, y se comían los kilómetros a una velocidad de vértigo. Todo se desarrollaba con tanta fluidez que ni si quiera hubo opción a que los nervios amenazaran con morderme los higadillos. Yo les seguía. Fuimos pasando por varios pueblos: Perales del río (12 km), Morata de Tajuña (42 km), Perales de Tajuña (50 km)… En Fuentidueña del Tajo (84 km) me empecé a notar ya cansada, había estado rodando a una velocidad superior a mi ritmo y creo que me estaba pasando factura. Quedaban aproximadamente 20 km para llegar a Tarancón, ya veía más cerca el primer destino de llegada y eso me motivó, pero yo no me imaginaba que ese último tramo, se me iba a hacer tan largo.

Cuenca... Misión ¿imposible?
Es cierto que rodamos por amplios caminos de tierra, sin ninguna dificultad técnica, pero los últimos kilómetros hasta llegar a Tarancón recuerdo que se me hicieron eternos. Unas subidas que no eran muy pronunciadas pero que con 80 km en las piernas, se me atragantaron un poco (bastante) y empecé a quedarme atrás. Miraba al frente y veía un largo camino de falso llano que no tenía fin y veía como las luces rojas se iban alejando cada vez más y más. Fernando fue toda la noche de cierre, a mi lado. Además he de decir que en ese último tramo el viento no nos iba a poner las cosas fáciles. ¿Por qué siempre aparece cuando menos se le necesita? Por suerte, él se puso delante mía para hacer de barrera contra el viento. Fernando como siempre intentando facilitar los problemas. En ese momento sólo deseaba llegar a Tarancón.

Cuenca... Misión ¿imposible?
Tenía las piernas tan cargadas y estaba tan cansada que no podía más. Me empecé a desmotivar, apenas percibía el paso del tiempo y los kilómetros no avanzaban. Ahí fue cuando me empecé a plantear que a lo mejor no debería haber ido, que ya no me quedaban fuerzas para continuar. Al menos lo había intentado, pero en esta ocasión, no iba a poder ser. Cuenca iba a tener que esperar. Al final conseguí llegar a Tarancón. Estaba previsto que llegáramos alrededor de las 7:00-8:00h con la idea de poder llegar a tiempo para coger el autobús de las 9:30h, pero nos presentamos allí a las 5:00h. Hacía frío y estábamos (o yo por lo menos) reventada. Nos sentamos en unas escaleras con tejadillo para resguardamos del frío, descansar, y de paso esperar a Niko y Paride, que salieron más tarde de Madrid a nuestro encuentro y la verdad es que no se lo pusimos nada fácil. Cuando ya estábamos todos, anuncié que abandonaba el viaje, que estos últimos kilómetros habían sido horribles, que no había más escapatorias, que estaba muerta de frío, que quedaban por delante unos 115 km y que no podía dar ni un paso más. Era una decisión que ya estaba meditada y no había vuelta atrás. Lo tenía decidido. Estaba 100% segura de ello. Decidimos buscar un bar que estuviera abierto para desayunar y tomarnos un cafetito caliente, que por cierto me supo a gloria y ayudó al cuerpo a entrar en calor. Llegó el momento de partir, y una vez más, mi querido Antonio no me dejó abandonar y me volvió a liar. Todavía no sé qué clase de súper poderes tiene, ni cómo logra convencerme siempre, pero ahí está él, transmitiendo una energía positiva que es capaz de mover montañas. No puedo más y ¿decido continuar? Lo sé, yo también comienzo a estar loca.

Cuenca... Misión ¿imposible?Cuenca... Misión ¿imposible?Cuenca... Misión ¿imposible?
Sobre las 6:00 h nos pusimos otra vez en marcha, ¿próxima parada? Uclés. Esta parte de la ruta fue la que más me gustó, y es que nunca había visto amanecer dando pedales, ¡pura maravilla! Ya empezaban a salir los primeros rayos de sol y los campos se empezaban a iluminar con sus colores. Tras avanzar por amplios caminos, conseguimos disfrutar de las vistas del famoso Monasterio de Uclés. Ya queda menos, pensé.

Cuenca... Misión ¿imposible?Cuenca... Misión ¿imposible?
Durante el camino, hicimos algunas paradas en nuestros particulares avituallamientos (¡benditos bares!) para hidratarnos bien y recuperar fuerzas, y es que las buenas costumbres no se deben perder. Los siguientes kilómetros se me hicieron bastante duros por no decir que durísimos. Mis piernas ya no podían más, el calor empezaba a ser sofocante y no parecía que nos fuera a dar tregua en todo lo que quedaba de ruta. Se nota que Cuenca está a más altitud que Madrid. Todo era subir, subir y subir. Cuando físicamente sabes que ya no puedes más, que no te quedan fuerzas para dar ni una sola pedalada, la única opción que te queda es tirar de cabeza.

Cuenca... Misión ¿imposible?
La última parte fue totalmente psicológica, las piernas se movían por inercia y era la cabeza la que le tocaba empezar a trabajar. Así que toca agarrar el manillar con firmeza y tirar para adelante. Yo sola por esos caminos nunca hubiera conseguido llegar, pero una vez más quiero dar las gracias a todos los que en diferentes tramos ibais adaptándoos a mi ritmo, al ritmo del más lento, porque aunque sabía que me ibais a esperar más adelante hasta que yo llegara. El saber que tienes a alguien a tu lado, que no te va a dejar sola, distrayéndote y apoyándote, te da alas para poder continuar. Gracias a todo el grupo por ir esperando en las paradas para reagrupar y muy especialmente a Agus, Fer, Alvarock, Paride, Niko y Jaime por ir a mi lado cuando yo ya no podía más. Antonio, contigo sobran las palabras, chapó. Y también quiero hacer una mención especial a Fernando, por remolcarme en el momento preciso y cuando más lo necesitaba, ese empujón me devolvía la vida.

Cuenca... Misión ¿imposible?
Y por fin, después de una ruta agotadora, después de estar infinitas horas montada sobre la bici dando pedales y sin dormir, superamos las expectativas de tiempo, y a las 16:00h nos presentamos en la ciudad de las casas colgadas. Lo conseguí. Y quedé maravillada ante aquel descubrimiento. Ya todo había cambiado de color. Y es que una vez que lo has logrado, olvidas todos los duros momentos y sólo te quedas con las cosas buenas, y sobre todo, con lo mejor de la ruta: ELLOS.

Cuenca... Misión ¿imposible?
Para la vuelta, teníamos una autorización de Renfe para que nos dejaran meter 10 bicicletas en el tren, así que no tuvimos ningún problema. Además, he de destacar que durante la ruta no hubo ninguna avería técnica, ni un solo pinchazo. Todo salió de maravilla.

Cada uno habrá vivido esta ruta de una manera muy diferente. Está claro que era todo un reto y que no era una ruta fácil, aunque sí que es cierto que eso de la dureza es muy subjetivo. Un ejemplo de ello es que algunos llegaron tan frescos y en cambio yo llegué reventada. Que ellos hayan conseguido hacer que yo llegara hasta Cuenca en bici es algo de lo que les voy a estar eternamente agradecida. Y es que gracias a ellos me embarqué en esta aventura, siendo la barrera de los 100 km lo máximo que había hecho nunca. Yo sé que sola ni en mis mejores sueños lo habría conseguido. Por eso mi historia es un claro ejemplo de que con ellos se puede llegar hasta el infinito, si te lo propones. Yo no tengo nada de técnica bajando por trialeras, ni tengo habilidad en subidas muy pronunciadas, pero lo que sí que tengo son ganas, muchas ganas de salir cada sábado con este grupo.

Yo comencé a montar en bici en septiembre del 2014, en una “ruta fácil” que me llevaría de Madrid a Aranjuez (antes nunca había hecho más de 40 km fuera del asfalto). Desde ese día, quedé tan sorprendida con este grupo que me fui apuntando en la medida de mis posibilidades a todas las rutas que podía. Todavía no sé qué es lo que tienen estos enbiciados, pero tienen algo especial, algo que engancha y que te deja huella. Hacen que descubras el maravilloso mundo de las dos ruedas y es alucinante los fantásticos rincones que puedes llegar a conocer. Desde aquí quiero animar a todas aquellas personas que siguen el blog y que por cualquier razón no se atreven a venir a las rutas porque no crean que “puedan estar a la altura”. Yo cuando me apunté tampoco lo estaba, y en cuestión de meses he sido capaz de hacer este reto, así que ¿A qué estás esperando para conocernos? Es la hora, ¡ha llegado la revolución de los paquetes! Lo sé, estamos locos, muy locos, pero… Bendita locura ;)

88 comentarios :

  1. Agustín Felipe Farelo11 de junio de 2015, 9:12

    Jo, Natalia, me ha encantado. Gracias por contar nuestra aventura a Cuenca, y sobre todo, gracias por apuntarte.
    Como dices, estos retos, sobre todo al final, son fundamentalmente psicológicos. Y cuando te insistí en que vinieras fue porque he salido contigo y no tenía ninguna duda de que eras capaz de conseguirlo.
    Lo mejor de estos enbiciados es que te enganchan, y te quitan el miedo de acometer retos que ni te plantearías.
    Somos paquetes, sí, pero paquetes orgullosos de serlo. Y cada reto imposible que haces te lleva un poco más lejos, porque hace que te lo creas. Ahora tu también SABES QUE PUEDES CON TODO. Y después de Cuenca, ¿Qué?
    No hay nada imposible. Con amigos puedes llegar más lejos y hacer que ellos también lo consigan.

    ResponderEliminar
  2. Quien no se haya emocionado leyendo este relato de superación, que no ponga un +1 a este comentario. ¡Dios, qué grande!

    ResponderEliminar
  3. Natalia....pues eso, me he emocionado, precioso e impresionante. Describes con una sencillez maravillosa lo que muchos sentimos, las dudas, el no sé, el efecto de la insistencia de Antonio y del resto...El miedo a que te tengan que esperar, el miedo a saberse más débil que los demás,y al final, sin embargo, con esa cabeza y corazón, más fuerte que muchas piernas, y absolutamente más fuerte que muchas cabezas. Y también lo que son las ganas. Más fuerte la compañía, el compañerismo, la amistad y las sonrisas, que otras muchas cosas. Gracias, muchas gracias por compartirlo.
    Y no puedo evitar añadir que si no lo hubieras conseguido, si no conseguimos los retos, no pasa nada...Aquí sólo aparecen los grandes logros, lo que consigue el apoyo de esta gente. Pero saber conocer los propios límites, y saber avanzar poco a poco es también una gran virtud sobre la bici. Natalia es muy fuerte, física y mentalmente, y puede llegar donde quiera, pero es posible que otras personas no. Hace un año fuimos a Uclés, y algunas nos quedamos antes de que acabara la ruta. Ahora sé que podría haber acabado, pero lo no sentí como un fracaso. Animo a los que tienen dudas, o no tienen motivación, a unirse un rato, probarse hasta la siguiente escapada, muy probablemente habrá alguien de este grupo que te animará a llegar hasta el final.

    ResponderEliminar
  4. Y por cierto, hay algunas fotos que me han alegrado el día, porque son preciosas

    ResponderEliminar
  5. No hay palabras. Bueno, si hay una "IMPRESIONANTE".
    Si tenia ganas de subir mi primer puerto, ahora tengo muchas mas. Desando estoy que suene el despertador el Sábado.
    Vaya forma de motivar.
    Gracias Natalia.

    ResponderEliminar
  6. Precioso artículo Natalia. Menuda aventura!! Enhorabuena por ese pedazo de reto. Espero volver a rodar con vosotros pronto. Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por tu relato, Natalia. Como el resto de las chicas del grupo, eres un ejemplo a seguir, por tu tesón y tu fuerza de voluntad. Cuando muchos se habrían retirado en Tarancón, tú dijiste "Adelante" y conseguiste superar el reto.

    Ya has superado la barrera de los 200 km (A mí me salieron 240 desde casa) ¿Y ahora qué? ¿Qué reto puede pararte? Ninguno.

    Alguno puede pensar "Si Natalia, que lleva desde septiembre en el grupo puede ir en bici a Cuenca, yo también puedo. Este finde lo intento". No es tan fácil como parece. Para hacer algo así necesitas una buena preparación (sólo se consigue saliendo semana tras semana), una buena cabeza que te ayude cuando fallan las piernas... Y un gran grupo de amigos, dispuestos a animarte también cuando la cabeza empieza a fallar 😜

    Así, sí. Así se puede llegar al fin del mundo.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo Anónimez11 de junio de 2015, 10:27

    Tampoco lo será llevar vías ciclistas si no hay una demanda mucho mayor que la actual. No digo de todo el mundo, pero sí de mucho más que ahora.
    Por la parte estadśitica, hay que reconocer el sesgo y otros fallos pero esto no es TNS ni el INE.
    La única encuesta a la que hay acceso es esa. A mi también me gustaría tener una "Gran encuesta sobre la bici en Madrid" con un muestreo aleatorio porporcional y tood eso, pero implicaría tener encuestadores en plantilla o voluntarios que lo hagan. Hoy no lo hay. Mañana quien sabe. No creo que las impresiones personales sean más válidas una de otras y por tanto es inútil hablar de ellas
    La encuesta de los bicifindes tiene una cosa buena: toma muestra de quienes desean ir en bici. su gran fallo es la baja cantidad de respuestas.


    Respecto a las vías ciclistas: Las vías ciclistas que van a hacer con tan pocos ciclistas son como el pasillo verde y eso no vale de nada. El día que importe el voto ciclista... eso puede cambiar (y podremos deicutir sobre vías ciclistas sin temer que no hagan una cosa muy peligrosa).

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Gracias a vosotros por hacerlo posible!!
    En las rutas es un buen momento para, además de conocer a gente nueva, conocerte a ti mismo. Saber cuáles son tus límites. Y que detrás de un "ya no puedo más", descubrir que tienes un arsenal de energía listo para utilizar en esos momentos (que sois vosotros el aporte de esa energía). Eso lo he descubierto yo en esta ruta :)

    ResponderEliminar
  10. Anónimo Anónimez11 de junio de 2015, 10:28

    Y a mí me han llegado a agredir por ello. Ya me callo muchas veces, igual que con las contramanos suicidas con bicimad

    ResponderEliminar
  11. Anónimo Anónimez11 de junio de 2015, 10:31

    ¿conoces mi porpuesta de calles para bicis? ¿la conoce Villaramblas? ¿la quereís concer? Creo que es una buena solución intermedia (y modificable en función de como cambie la realidad).

    ResponderEliminar
  12. enhorabuena Natalia! me he quedao anonadado!

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias Villarramblas :)
    No hay nada mejor que estar rodeada de amigos, que te ayudan a vencer cualquier barrera, por muy grande que parezca.

    ResponderEliminar
  14. ¡Enhorabuena Natalia!
    Impresionante tu relato.

    ResponderEliminar
  15. Así es Laura, muchas veces somos nosotros mismos los que no nos damos la oportunidad de hacer las cosas. Ni si quiera de intentarlo. Ese es el problema.
    Cuando llegué a Tarancón yo habría dado por finalizada la ruta y no habría pasado nada, porque al menos lo habría intentado. Lo que sí que me sentí es satisfecha por no haberme quedado en casa, lamentando el no haber ido sólo por el miedo de no ser capaz.
    Lo bueno de las rutas, es que la mayoría tienen escapatorias, y opción de adaptarlas a la medida de cada uno. ¿Crees que no vas a poder hacer la ruta entera? No pasa nada, intenta hacer parte de la ruta, y así sucesivamente ruta tras ruta. Ya verás como llega el día que logras hacerla entera y te quedas con ganas de más :)

    ResponderEliminar
  16. Desde aquí agradecer a los fotógrafos, que ruta tras ruta, dejan inmortalizado cada momento. Recuerdos que se quedan guardados para poder revivirlos una y otra vez.

    ResponderEliminar
  17. Arribaaaa Gusmetal!!! A por el puerto ya.

    ResponderEliminar
  18. ¡¡Gracias!! Éso es justo lo que necesitas para subir el puerto. Motivación (y ganas, muuuchas ganas). Ésa es la clave. Llévala el sábado y verás la satisfacción que se siente al coronar el puerto. Además de las vistas y del paisaje, que es espectacular. Nos vemos el sábado Gusmetal ;)

    ResponderEliminar
  19. ¡¡¡Bravooooo Natalia!!! Por el relato, por compartirlo, por intentarlo, por perseverar y por LLEGAR.
    Cuanto me he reído con tu relato; muy cierto todo lo que se te pasa por la cabeza y más aún los miles de adjetivos que puedes llegar a colocar a todos ELLOS (en especial a Antonio). Yo tengo una hipótesis; tienen una enfermedad altamente contagiosa "Ciclus-demencius" y cuando una se contagia, termina más loca que ellos jajajaja. Me ha encantado como has marcado esta era "la revolución de los paquetes" ¡genial! Me sentiré orgullosa de ser un paquetón; que lo intenta una y otra vez, que progresa lento y que disfruta de la hermosa locura de estos enbiciad@s.
    P.D.: ¡Vaya fotazas! el sábado te interrogo jejeje ;D

    ResponderEliminar
  20. Ya te digo, ¡y me lo quería perder!... jajaja
    Muchas gracias Iker, a ver cuándo haces una escapadita a Madrid, que ya te echamos de menos ^^

    ResponderEliminar
  21. Enhorabuena por la azaña. no os conozco y soy nuevo aqui, pero lo que me pregunto es que si llegar tan al limite es bueno para el cuerpo? no es recomendable ir haciendo rutas cada vez un poco mas largas? yo tengo el limite en el anilllo ciclista (unos 70km), creo que me atrevería con una ruta de hasta 100km, pero mas... tela... A ver si algún dia os acompaño. Un saludo y gracias x el reportaje

    ResponderEliminar
  22. Siempre a tu rueda!!!

    ResponderEliminar
  23. Ya tienes motivación y respuestas de sobra en el blog gato miau. Comencé como tú; primero es duro por la diferencia del terreno, pero se comienza y el cuerpo te responde, progresa. Ya el resto; lo pone el grupo que te contagia y acompaña ¡Vente el sábado! será una ruta PRECIOSA. http://www.enbicipormadrid.es/2015/06/ruta-mtb-por-el-carril-del-gallo-y-el.html

    ResponderEliminar
  24. Viviendo en Berlín, se puede decir claramente que lo único importante es la concienciación de la sociedad al completo. Circular por las calles parece totalmente normal, ya que la mayoría carece de carril bici y señalización, esto es, calles estrechas de doble sentido donde un número escandaloso de ciclistas y resto de vehículos comparten espacio sin el menor problema, eso sí, el respeto hacia las bicis es asombroso (y el respeto a la norma de éstas también).
    Por otro lado, las aceras-bici se vienen sustituyendo por carriles exclusivos para bicis paulatinamente en cada reforma.

    Y hablando de seguridad, los robos son determinantes, o la sensación de ellos, pues en Berlín esta sensación es inexistente y es algo quej parece que frena a la mayoría en España (a mí lo hizo) junto con las dificultades de aparcamiento tanto en la propia vivienda, como en las calles o los centros de destino.

    Unas propuestas:

    -Carriles exclusivos para bicicletas en los ejes de mayor tráfico (como en Copenague o Berlín ahora) Gran Vía (eliminando un carril por sentido), Castellana, Rondas, Cea Bermúdez, Bravo Murillo, General Ricardos, etc...

    -Calles compartidas en el resto de calles, reduciendo ancho de vía y plazas de aparcamiento para coches

    -Obligatoriedad de plan de movilidad en todos los centros de actividad, así como viviendas comunitarias. Osea, aparcamientos seguros en todas partes. CLAVE

    -Campaña de concienciación y educación estatal

    -Obligatoriedad de adherir todas las bicicletas de nueva adquisición al registro, que debiere ser estatal y promoción para adherir el resto. Coste simbólico para bicis nuevas y GRATUITO para el resto, promocionando que suceda

    -Incrementar multas y controles a la compraventa ilegal, fácil de localizar.

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias a tí. Eres grande Antonio, ¡muy grande! Y gracias por ofrecerme la oportunidad de compartirlo con el resto. Espero que sirva para dar ese pequeño empujón para aquellos que quieren apuntarse a las rutas, pero que finalmente no lo hacen. Lo primero es empezar por las rutas fáciles para probarse a uno mismo y ser consciente cada uno de sus posibilidades.Y sábado tras sábado poder irse superando con el apoyo de todos los demás. Mi único entramiento sois vosotros. Y mi aporte de fuerzas también.
    P.D: Somos pocas chicas en el grupo, a sí que no tenemos más remedio que "hacernos notar" :P

    ResponderEliminar
  26. Gracias Gomiya, así me quedé yo cuando llegué a Cuenca. Si es que estos chicos no tienen límites... jejeje

    ResponderEliminar
  27. Muchas gracias Jaime. Aunque es más impresionante todavía la hazaña de que ellos, lograran el hecho de que yo pudiera llegar. Créeme que eso fue lo realmente difícil. Sin su ayuda no lo hubiera conseguido, a si que el mérito es todo suyo ^^

    ResponderEliminar
  28. Alberto Urós Serna11 de junio de 2015, 12:46

    Primero Agustín se bautizó como el paquete del grupo, capaz de hacer todos los retos que se proponga y de completar una de las pruebas más duras de España (El Soplao) y acabar diciendo que no fue para tanto.
    Ahora Natalia, en menos de 1 año ha sido capaz de hacer un reto que para la mayoría sería imposible, 240 kilómetros (en su mayoría nocturnos) y a un buen ritmo.
    ¿Que hay que hacer para ser un paquete como vosotros? Yo también quiero! Jajajaja
    A partir de ahora seréis los Superhéroes del grupo, juntos no hay reto que se os resista. Enhorabuena a ti y a los demás, también a todos los que no pudieron ir pero lo habrían acabado seguro.

    ResponderEliminar
  29. Alberto, para mí tiene que ver con lo que dice Antonio, con la constancia de venir a las rutas, y con compartir el rato, y con montar semana a semana, un poquito, no hace falta mucho. Más que pensar no puedo, no pensar en nada,jajaja. Las dudas las hemos tenido todos, y creo que nosotras más, pero en el momento que te quitas las dudas, mira lo que pasa. Natalia es una valiente, una campeona, sobre todo, como dice ella, porque lo intentó.

    ResponderEliminar
  30. Pues te puedo asegurar que me he quedado corta en adjetivos...¡Gracias compañera de fatigas! :P El sábado subiendo la Fuenfría hablamos largo y tendido jajaja
    Todavía no se ha descubierto la vacuna que nos cure (¡menos mal!). A si que rápido, tenemos la misión de contagiar a todo el mundo ésta pasión por la bici y por el grupo. Todo aquel que cae en estas redes, queda atrapado :D

    ResponderEliminar
  31. Muchas gracias Gato miau. Tienes toda la razón. Yo empecé con una ruta fácil. Me gustó y continué. Y así un sábado detrás de otro. Saltándome las rutas a las que al principio no estaba preparada para ir, pero acudiendo a todas las demás, aunque no las hiciera enteras. El truco está en intentarlo. También es cierto que, si el "Capi del grupo" y el "Capi del reto" no me hubieran insistido, yo nunca hubiera ido. Por eso digo, que eso fue lo que me hizo plantearme el ir a la ruta. Yo les conozco y sé, que si no me hubieran visto capaz de conseguirlo, no me lo hubieran propuesto. Y además, fui porque había opción de fuga en Tarancón jejeje
    A si que te animo a que nos conozcas un sábado, y ya verás como repites. Lo más difícil es dar el primer paso. Además, quién sabe, a lo mejor dentro de unos meses eres tú el siguiente en escribir una entrada en este blog ;)

    ResponderEliminar
  32. Leopoldo Abatti Fernandez11 de junio de 2015, 14:47

    Cuando vi la foto de Natalia, en Cuenca, metida entre el grupo de "insensatos" que afrontaron el temible reto de Madrid-Cuenca, no podia dar credito a mis ojos, al verla alli tan campante, en una ruta que haria temblar a mas de un recio y experimentado Pro, y ya no solo por la terrible kilometrada, de esta ruta, sino por la nocturnidad y alevosia que llevaba implicita, y no puedo por mas que descubrirme el sombrero ante esta aparente "fragil y delicada" criatura, que en su interior, encierra una autentica Tigresa de Bengala, con una admirable capacidad de sufrimiento y superación ¡¡ una vez mas las jabatas de enbici por madrid,, me deajais con la boca abierta, pues os veo afrontar rutas con una decisión y valentia admirable ¡¡ bravo, bravisimooo, por las chicas ¡¡

    ResponderEliminar
  33. Muchas gracias Alberto. Ya ha quedado demostrado que si se quiere, se puede. Y si tú sólo no puedes, no te preocupes, porque vas a estar rodeado de amigos que te van a ayudar a lograrlo. Yo te animo a que nos acompañes en más rutas, y ya verás como poco a poco todos vamos superando nuestros propios limites. Y llegando a lugares que no nos imaginábamos. ¡Nos vemos el sábado! :)

    ResponderEliminar
  34. Natalia campeona!! XD Ya no hay mas adjetivos que ponerte...
    Fantástica ruta que jamas olvidaremos
    Gracias por contarnos tu punto de vista, y gracias al resto del grupo pos hacer posible llegar hasta allí

    ResponderEliminar
  35. Agustín Felipe Farelo11 de junio de 2015, 15:50

    Alberto, yo soy un paquete, y tengo claro que hay gente más fuerte que yo. Pero, fuera de cierta preparación, lo importante es lo que dicen Laura y Natalia. Ir a las rutas con constancia, y nunca pensar que no puedes. Hay que atreverse. Si luego hay que bajarse en la escapatoria, pues no pasa nada. Apuntada para la próxima. Si hay que subir caminando la mitad del puerto, no pasa nada, más tiempo para hacer fotos.

    Pero cada día un poco más. A tu ritmo, al ritmo de un paquete, que no hay que reventarse intentando ir al ritmo de los PRO's.

    Y sin parar, de charleta, contemplando el paisaje o cantando "Con las manos en la masa", casi sin darte cuenta, entre risas y buen rollo, pues has llegado al fin del mundo.... que debe caer cerca de Cuenca ;-)

    ResponderEliminar
  36. Julián Gutiérrez11 de junio de 2015, 15:57

    Felicidades Natalia! y a todo el grupo que te ha acompañado día tras día.

    Al final vais a conseguir que este paquete se apunkte a alguna ruta... Sigo el blog desde hace tiempo pero nunca encuentro el finde adecuado! Gracias al blog he aprendido a circular en bici por Madrid, antes cometía toooodos los errores

    ResponderEliminar
  37. Agustín Felipe Farelo11 de junio de 2015, 16:26

    Venga Julián, vente ya a alguna ruta. La de este sábado es facilita y preciosa.

    Y en seis meses, estarás haciendo machadas como la de Natalia

    ResponderEliminar
  38. Gran relato, estoy muy impresionado con esta rutaza... por cierto, tenéis el track GPS por si alguno queremos intentar el reto? No he hecho nunca más de 100 y pico kilómetros, y tengo ganas de ver si podría hacer algo así... Me hace más ilusión ir a un sitio a 200 km que darle 3 vueltas al anillo ciclista, por decir algo de distancia equivalente

    ResponderEliminar
  39. Enhorabuena por conseguir ese reto, seguramente una inolvidable experiencia.

    Me he sentido identificado por la redacción con otras rutas que he hecho con este grupo, convencen y consiguen que cada uno saque lo mejor de sí en los momentos más ásperos, que nadie se rinda y que repita. Me cuesta muchísimo animarme a muchas rutas y, gracias a los árticulos redactados en este blog, me acabo apuntando a varias rutas. Con este artículo me están dando ganas de ir a Cuenca también.

    Felicidades por lograr tan bien este reto y también a este blog.

    ResponderEliminar
  40. La verdad es que en este grupo tenemos unas chicas fantasticas !! Tienen pasión, tienen fuerza y... saben escribir !
    Los ultimos relatos de Laura, K-Li y ahora Natalia han sido apasionantes y nos han cargado de motivación y emoción.
    Natalia, quedarme a tu lado en los ultimos kilometros antes Cuenca y poderte transmitir un poco de tranquilidad y serenidad con mi presencia, ha sido uno de los mejores recuerdos de la ruta. Saber que tu te estabas esforzando al limite de tus fuerzas me hacía olvidar mis dolores y mi cansancio, porque lo que estabas logrando tu era realmente grande y para mi ha sido un placer y un honor tener una pequeña parte en tu hazaña.
    Eres una chica muy valiente y todos en este grupo de tarados estamos muy muy orgullosos de ti...

    ResponderEliminar
  41. Gracias por tu relato, Natalia. Me ha encantado, al igual que el de K-LI. Si de algo estaba seguro, por lo poco que te conozco, es que ibas a hacer un buen papel en Cuenca. Tienes una gran determinación. Es un gustazo compartir rutas contigo y con todo este pelotón de chiflados por la bici. Nos vemos el sábado, aunque sólo pueda hacer una parte del camino, argggh.

    ResponderEliminar
  42. Julián Gutiérrez11 de junio de 2015, 18:27

    Este sábado me es imposible (aunque tiene una pinta espectacular) pero como entro casi todos los dias al blog seguro que termino apunktandome pronto. Aunque seguro que necesito mas de 6 meses para hacer algo ligeramente parecido!! XD

    ResponderEliminar
  43. Como hermana de la protagonista de hoy, me toca sacar pecho y decir que mi hermana es la mejor!!! Creo que en cada ruta creces, no sólo físicamente sino también mentalmente. Tienes una fuerza increíble debajo de esa apariencia dulce y tranquila. Y aunque es verdad que tienes muchas inseguridades, las apartas a un lado y tiras para adelante. Es maravilloso oírte todos los domingos cuando me cuentas como ha ido la ruta del sábado. Sé lo mucho que te gusta montar en bici y lo mucho que te gusta hacerlo con este grupo tan maravilloso. Sigue así, porque me encanta verte disfrutar de la manera en que lo haces. A ver cuando podemos montar juntas de nuevo, aunque esta vez yo seré tu "lastre" y te tocará esperarme, jajajajajaja.

    ResponderEliminar
  44. !Enhorabuena Natalia!, por la ruta y por el relato, me ha encantado y me ha hecho revivir esas muchas horas de pedaleo. Yo también tuve unos momentos de flojera, antes de llegar al pueblo de la fuente que chorreaba por la pared, que pensé que no iba a llegar a Cuenca. Menos mal que la paradita en el bar y el tirón de seguir a todo el grupo, me dio fuerzas y la ultima a pesar del calor se dio bien. Al igual que Natalia quiero dar las gracias al grupo, sin ellos tampoco lo habría conseguido. Hasta este sábado mi ruta más larga había sido de 112kms, y así de repente, más del doble.

    ResponderEliminar
  45. Bravo!!, a Natalia y al resto del grupo.
    Y al culpable número 1, Antonio :-)

    ResponderEliminar
  46. Enhorabuena Natalia, no hay nada imposible, pero yo creo que hay que estar muy preparado física y psicológicamente para enfrentarse a un reto como este. No es algo que esté al alcance de cualquiera.


    Ni Tom Cruise en Misión Imposible 2 lo habría hecho mejor ;-)

    ResponderEliminar
  47. ¡¡Muchas gracias Leopoldo!! A veces toca sacar las garras y superar todo lo que se te ponga por delante :P

    ResponderEliminar
  48. Agustín Felipe Farelo11 de junio de 2015, 22:21

    Lo tienes en la convocatoria de la ruta.Aunque mejor que vengas con nosotros.

    http://www.enbicipormadrid.es/2015/06/ruta-mtb-madrid-cuenca-viernes-5-de.html

    Hacer cosas como esta sin compañía se me antoja impensable

    ResponderEliminar
  49. ¡Álvaro! Tu apoyo fue fundamental en esos largos caminos interminables... Y tu gran sentido del humor me amenizó el viaje. ¡Muchas gracias! (una vez más) :P

    ResponderEliminar
  50. Ana, te echamos de menos, como tardes mucho en volver Natalia te pasa por encima, jejeje..... ;-)

    ResponderEliminar
  51. Muchas gracias Julián. Ya has visto que con un grupo así, no hay nada que se resista. Ellos son capaces de conseguir que las rutas se conviertan en un paseo. Lo único que tienes que hacer, es disfrutar del paisaje y los amigos. Y verás cómo los kilómetros se te pasan volando. P.D: en este comentario no están incluidos los retos, que esos cuestan un poquito más ;P
    Venga, ¡anímate! Y así vivirás en primera persona la revolución de los paquetes :D

    ResponderEliminar
  52. Hola Mike, como muy bien dice Agustín, para hacer un reto así, lo mejor es ir acompañado. Yo sin la ayuda del grupo, nunca no lo hubiera logrado.

    ResponderEliminar
  53. Natalia, que grande eres, pequeña, jejeje... Todo un ejemplo de lo que se puede conseguir cuando uno realmente se lo propone, le pone ganas y se rodea de buenos amigos con ganas de pedalear juntos hasta el infinito.....y mas alla!!!. Se lo que se siente al ir el ultimo en una ruta en la que te estan ayudando los compañeros y estas al limite de tus fuerzas (por experiencia) y lo bien que te sientes cuando ves que lo logras. Tambien he vivido la situación al contrario (animar e ir tirando de alguien que va tocado) y es muy gatificante saber que los amgos de verdad estan a las duras y a las maduras. Se que estas rutas nuestras no serian lo mismo para nadie si cada uno fueramos a o nuestro y que al final lo importante es que todos podamos llegar donde nos lo hemos propuesto juntos. n eso radica ese espiritu de grupo que nos une en cada ruta. Eres buena en los pedales y con la pluma tambien. Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  54. Sin duda alguna será inolvidable ^^
    Me alegra que mi artículo pueda servir para animar a todos los que tenéis dudas por venir. Lo mejor de todo, es que hay todo tipo de rutas y cada uno las puede adaptar "a su medida" gracias a las escapatorias que muchas veces se proponen.
    ¿Te animas a la de este sábado? Tiene muuuy buena pinta :)

    ResponderEliminar
  55. ¡¡¡Pero qué palabras tan bonitas Paride!!! :D
    No te imaginas cuánto agradezco tu compañía. Fuiste una pieza fundamental para mí en esa aventura. Eres capaz de transmitir una alegría y un carisma arrollador.
    Enhorabuena a todos, una vez más por haber logrado el reto. Y gracias de corazón por haber hecho que también lo lograra yo.
    Un placer volver a verte este sábado ;)

    ResponderEliminar
  56. Muchas gracias Alvarope. No hay nada mejor que estar rodeada de gente como vosotros (de ahí es de donde yo saco todas mis fuerzas) :P

    ResponderEliminar
  57. Julián Rodríguez12 de junio de 2015, 0:19

    Enhorabuena, Natalia. ¿Tenéis publicado el "track" en algún sitio?

    ResponderEliminar
  58. ¡¡Ana!! A ti si que no te puedo decir nada que no sepas ya (no voy a sacar mi lado tierno aquí, porque como empiece luego no puedo parar :P) Parto de la base de que si no llega a ser por ti, yo no me habría decidido a comprarme la bici. Además, fuiste tú quién encontraste este blog "por casualidad". Esta aventura la empezamos juntas, y es una pena que tú no la puedas continuar. Ahh, y sabes de sobra que si estuvieras aquí, saldríamos las dos en la foto de Cuenca ;)

    ResponderEliminar
  59. Muchas gracias Luis. ¡Y enhorabuena a ti también por haberlo conseguido! Este grupo hace milagros... :D

    ResponderEliminar
  60. Gracias Baldo. Sin duda alguna él tiene toda la culpa. Él fue quién nos reunió a todos por aquí. ¡Está creando monstruos sobre las dos ruedas! :P

    ResponderEliminar
  61. Gracias Santiago. Yo creo que en el fondo, muchas veces somos más fuertes de lo que nos creemos.
    Tom Cruise no se si lo habría hecho mejor, pero en moto, más rápido seguro :P Aunque él no habría disfrutado de la compañía de la que yo tuve el placer de poder disfrutar... :)

    ResponderEliminar
  62. Ahora no la tengo en mente, pero lo de las calles ciclistas es buena idea. Habla con ellos, incluso igual te lo publican.

    Aquí por ejemplo comentan un caso particular de una "calle ciclista": calle principal para bicis, en la que el tráfico a motor está permitido, pero desincentivado:

    https://bicycledutch.wordpress.com/2015/04/07/another-new-bicycle-street-in-utrecht/

    ResponderEliminar
  63. Alvaro campeón!!! no te quedas atrás comiendo kilómetros ¿eh? Ahí, ahí que llegas al infinito y más allá jejeje.

    ResponderEliminar
  64. Julián Gutiérrez12 de junio de 2015, 10:54

    La verdad es que con gente como vosotros, seguro que los kilómetros se hacen menos duros! XD

    ResponderEliminar
  65. ¡¡Muchas gracias David!! Si es que vosotros haceis que todo parezca más fácil. Ese el espíritu que hace grande a este grupo. Y es lo que le hace especial, y lo diferencia del resto :D

    ResponderEliminar
  66. Arévaco Ciclósofo12 de junio de 2015, 12:31

    Pedazo relato y buenas fotos, dignos de una gran aventura. Lo mejor, la brisa de la noche, el amanecer entre los campos y la compañía.

    ResponderEliminar
  67. Como esto se alarga mucho, Mimbat, igual deberíamos de abrir debate aparte. Muchas cuestiones estadísticas que comentas son acertadas.

    Yendo al concepto, si crees que:
    "Nunca podrás modificar la cultura y comportamiento de los motorizados siempre y para todas las circunstancias"



    ¿Por qué confías en que los coches no te van a dar por saco en una calle vecinal antes o después?

    ResponderEliminar
  68. Sí, por favor, no tengo tanto tiempo libre como para sostener este debate :)

    Sobre las calles vecinales, el menor volumen de tráfico motorizado, la menor velocidad, la posibilidad para el motorizado de adelantar (las que he visto son los suficientemente anchas), la señalización priorizando la bici y la significativa presencia de bicis (vs coches) ayudan a que sean un entorno agradable para todo el mundo que quiera ir en bici. Te dejo aquí una referencia.

    ResponderEliminar
  69. El otro día tuve un conflicto en una calle como la que describes. Está claro que no es un tema de "todo o nada", sino de grado. Y ese grado de amabilidad debería de ser extensivo también a vías más gordas, y no darlas por perdidas si no están las bicis segregadas.

    Ganaríamos todos si el Paseo del Prado se pareciera más a Ibiza, por ejemplo que a Alcalá con su carril-bici segregado.

    ResponderEliminar
  70. ¿Cómo fue exactamente el conflicto? (esto es ya curiosidad).


    Lo del "debate", sigo sin estar de acuerdo sobre que la ciudad se pueda educar hasta el exquisito nivel de educación que haría falta para que a todo el mundo le pareciera ciclable (y en la C/ Ibiza un sentido es una "ratonera" de un solo carril), pero vamos a dar al pause por ahora, si te parece :)



    Y una pregunta: ¿de verdad estáis abiertos a colaboraciones, aún si fueran de cosas como infra segregada? (escrito correctamente, sin ser un panfleto que busque la polémica, claro). No hay muchos artículos sobre la "intersección holandesa" en español, por ejemplo, y llevo tiempo queriendo escribir sobre ello.

    ResponderEliminar
  71. Gracias Julián. El track le tienes en la entrada del blog donde se publicó la ruta de Cuenca :)

    ResponderEliminar
  72. ¡Y que lo digas! Una aventura que tardaremos mucho tiempo en olvidar ^^

    ResponderEliminar
  73. Anónimo Anónimez12 de junio de 2015, 14:39

    Se parece mucho a eso. Quiero hacer primero unos experimentos y un par de similuaciones de tráfico, pero en cuanto tenga tiempo hago la parte matemática,

    busco voluntarios con distintos tipos de bici (distinto tamaño, tipos de cuadros, alguna plegable...) y cuentakilómetros (yo no tengo de eso), un palo, unas tizas y una cuerda y hacemos experimetnos en la casa de campo una noche para que el artículo salga bien... Pero todo después de la oposición.

    ResponderEliminar
  74. Muy interesante el artículo Mimbat. Especialmente lo de cómo van "experimentando" los holandeses sin preocuparse mucho de la norma (frente a la actitud estricta de los alemanes con que todo esté perfectamente regulado). El ejemplo que pones no es una calle segregada, es una calle que por el uso que se hace de ella, no resulta desagradable para los ciclistas (con un poco de ayuda eso sí: diferenciar el firme, darle prioridad sobre las calles laterales... ). A mi me parece una solución correctísima.


    Algo parecido a eso podrían ser las calles del barrio de Salamanca, aunque son bastante más estrechas y su diseño en retícula de sentidos alternados paralelos no hace que circulen menos coches por ellas. Fuera de horas punta son calles muy tranquilas, pero en cuanto hay un "atasco" se convierten en una ratonera... para el ciclista, que es el que debería poder adelantar: coche que se detiene para cargar/descargar), hora de salida/entrada del cole, vehículo de reparto...


    Hace un tiempo leí un artículo sobre cómo organizar el tráfico de la ciudad en función del uso de calles en torno a manzanas de edificios. Creo que era en Barcelona, pero ahora mismo no puedo buscar la referencia concreta. La idea es buscar soluciones que se puedan empezar a aplicar ya mismo. Se que es un ejemplo que no te parecerá correcto, pero los ciclocarriles, con mayor o menor éxito tienen esa intención. Seguro que hay soluciones mejores, no te digo yo que no.


    En cualquier caso es esencial, como tu mismo dices, la significativa presencia de bicis. En eso seguimos ;)

    ResponderEliminar
  75. Avisa cuando necesites voluntarios, por si se puede echar una mano... ¡Y ánimo con la oposición!

    ResponderEliminar
  76. ¡Anímate a contribuir tu también con lo de la glorieta holandesa!

    ResponderEliminar
  77. Estuve unos días de visita en Berlín este invierno y creo que lo que dices sobre la concienciación de la sociedad al completo es cierto. Tanto el tráfico como los peatones tienen muy asumida la presencia de bicis. Y lo de los robos, claramente, había bicis candadas de cualquier manera por todos lados... ¡algunas durante días!


    Pero hubo alguna cosa que me gustó menos: demasiada acera bici; demasiadas bicis por las aceras en general; circular en los márgenes del tráfico cuando no había carril bici (es lo que vi hacer al resto, y donde fueres... ); conflictos con el carril-bus... Todo esto son sensaciones subjetivas, que quede claro... Pero de eso habla el artículo, ¿no?

    ResponderEliminar
  78. Anónimo Anónimez12 de junio de 2015, 15:44

    Se me olvidaba. Yo creo que todo el mundo es educable, y más a eso que llamas "exquisito nivel de educacion". El día que no lo crea, debería irme a coger fresas....

    ResponderEliminar
  79. Enhorabuena Natalia por la proeza, al grupo por hacerla posible y a Natalia otra vez por el relato, que me ha emocionado mucho. Sois muy grandes :_)

    ResponderEliminar
  80. http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9847345

    ResponderEliminar
  81. Aquí lo tienes: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9847345

    ResponderEliminar
  82. ¡¡Muchas gracias Juanlu!! :D

    ResponderEliminar
  83. Impresionante Natalia lo que has conseguido, creo que este es el reto de enbicipormadrid más dificil hasta ahora, pero la verdad como bien dices son retos que se hacen paseos en buena compañia. Enhorabuena y gracias por el relato que está muy bien.

    ResponderEliminar
  84. Muchas gracias Carlos ;)

    ResponderEliminar
  85. Me ha encantado la entrada del blog, creo anima a cada uno a intentar superar sus propios desafíos sobre la bici ("si esta chica le ha echado narices, ¿por qué yo no voy a intentarlo?"). Me quedo con estas frases, que reflejan muy bien esos momentos en que crees que no puedes más y, con las piernas vacías, tienes que empujar la bici con la cabeza y con el corazón:

    "Los siguientes kilómetros se me hicieron bastante duros por no decir que durísimos. Mis piernas ya no podían más. Todo era subir, subir y subir. Cuando físicamente sabes que ya no puedes más, que no te quedan fuerzas para dar ni una sola pedalada, la única opción que te queda es tirar de cabeza."

    ¡Enhorabuena por conseguir tu reto!

    Por otra parte, me alegra ver cada vez más chicas en un mundo que, sin ser paritario todavía, poco a poco está dejando de ser eminentemente masculino. ¡Espero que tu ejemplo y el de tus compañeras de salidas anime a las ciclistas a llenar los caminos! ;)

    ResponderEliminar
  86. ¡¡¡Muchas gracias Espartaco!!! Lo importante es intentarlo, y es que muchas veces no somos realmente conscientes de hasta dónde podemos llegar. Y no hay nada mejor que rodearse de buenos amigos que logran hacerlo posible :D

    ResponderEliminar
  87. Considero que existe una diferencia sustancial entre la capacidad de reacción, la cantidad de atención que pueden mantener, la facilidad de actuar sin entrar en pánico y por supuesto la estabilidad emocional de un adulto y un niño. A un niño de 9 años le pitas a menos de un metro de distancia y lo normal es que se la pegue (porque le entra pánico).

    Sin embargo, considero que si quieres ir con tu hijo en bici, enseñale modales para que en el futuro pueda circular con prudencia y seguridad.

    ¿Tu dejarías que tu hijo de 9 a 12 años condujese un coche por cualquier calle de Madrid?

    ResponderEliminar
  88. "Sin molestar"
    Aunque la foto es de este invierno, es habitual verlos salir de la puerta del retiro "sin molestar"...

    ResponderEliminar