Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Pídelo o escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días.

Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.


martes, 23 de junio de 2009

Bici-carrito de niños: invento genial



Visto en: bicicleta.es

domingo, 21 de junio de 2009

Ruta en bici al puerto de la Morcuera

El puerto de la Morcuera es un paso de montaña situado en la Sierra de Guadarrama. Con una altitud de 1.796 metros, es el tercer puerto más elevado de la región madrileña, empatando en altura con el de la Fuenfría. El puerto es atravesado por la carretera M-611 que discurre entre las localidades de Miraflores de la Sierra y Rascafría.

Como en muchas de nuestras rutas en bici, en esta ocasión hemos utilizado el tren para acercarnos al punto de partida. En estas fechas veraniegas el calor aprieta mucho, y cuanto más temprano te pongas en ruta, menos calor pasarás por el camino. A las 7:40 nos bajábamos del tren en la estación de Colmenar Viejo, situada al sur del municipio a unos 840 metros de altitud.


Tras salir de la estación, las primeras rampas nos permitirían atravesar Colmenar por la Ronda Oeste, muy solitaria a estas tempranas horas, y dirigirnos hacia el carril bici que nos llevaría hasta Soto del Real. El tramo del carril bici es suave, con ligeras subidas y bajadas, que se hace a buena velocidad con las piernas frescas. Al llegar a Soto llevamos 13 kilómetros de ruta.


Ver en un mapa más grande

Soto del Real está situado a 921 metros de altitud, y es el punto de origen de muchas rutas en bici: Miraflores, Bustarviejo, la Morcuera, la Hoya de San Blas… En esta ocasión, una vez atravesado el municipio, saldríamos en dirección norte, buscando el camino de Miraflores de la Sierra.


No es difícil seguir estos caminos si ya has pasado por allí alguna vez, si no, es mejor mirar bien los planos antes de salir, o llevar un GPS. Como ayuda para esta parte de la ruta basta seguir en los caminos las indicaciones de la Hacienda Jacaranda (un lugar de bodas y banquetes).


Desde Jacaranda, las rampas empiezan a empinarse bastante en dirección a Miraflores de la Sierra. Es sólo un aviso de lo que nos espera más adelante. Las vías pecuarias están muy bien conservadas, y sólo hay que llevar cuidado con algún que otro coche que las transita


Al llegar al mirador, parada para contemplar el paisaje a nuestra derecha, y dejamos el camino a Miraflores para girar a la izquierda 180 grados por la senda que nos lleva hacia la Hoya de San Blas y el Puerto de la Morcuera. Aquí empieza realmente la subida al puerto.

pincha en la imagen para verla ampliada

Este camino, que parece muy suave, empieza a empinarse giro tras giro (lo que uno de nuestros lectores llamaba zig-zags en los comentarios la ruta a Miraflores). Al menos en todo este tramo vamos en sombra, algo que se agradece pues el sol ya pica bastante.

La vegetación es abundante, predominando los robles y hayas. En el suelo, matorrales y jaras.


Según vamos subiendo, el camino se va empinando más y más. En una de las rampas más duras, una gran recta de más de un kilómetro, me adelanta un ciclista que me anima un poco y me dice que pasada esta recta, de una pendiente del 14%, luego mejora bastante, y hasta hay un pequeño tramo en ligera bajada. No sé si realmente sería un 14%, pero desde luego me estaba engañando, todavía faltaban muchas rampas tan empinadas como esa.


El camino es precioso, desde luego. Según vamos subiendo, la vegetación va cambiando. Si al principio eran robles y hayas, en la segunda curva pasaron a ser sólo pinos, y el suelo pasó a estar cubierto por grandes helechos. Es una zona muy umbría, algo que se agradece con estos calores veraniegos.


Empiezan a verse claros en los árboles de nuestra derecha, lo que nos permitirá disfrutar de unas espléndidas vistas del valle, con el embalse del Vellón y Miraflores al fondo.


Se acaban los pinos y desaparece la vegetación, sólo matorrales nos acompañarán hasta el Puerto. Todavía quedan más de 5 kilómetros para coronarlo y empieza la parte más difícil del camino, no por la dureza de las rampas, si no por el sol de justicia que pega sobre nuestras cabezas. ¡Hasta la cámara se ha empañado del calor!


El sol cada vez pega más fuerte, y por desgracia no nos queda ni una gota de agua. Los brazos y las piernas pican, y nos damos cuenta de que estamos empezando a quemarnos la piel.

Los dos últimos kilómetros hay que hacerlos por la carretera, aunque por suerte hay más ciclistas que coches. La temperatura sigue subiendo con la altura, bastante por encima de 30º, y el sol cada vez pega cada vez más fuerte.


Todavía nos queda tiempo para hacer unas fotos del valle que queda a nuestra izquierda, contemplar el camino recorrido, y dar un último empujón para llegar al puerto.


Sólo unos metros más, pasamos el aparcamiento y llegamos hasta el Puerto de la Morcuera.

Estamos a 1796 metros de altitud. ¡Lo hemos conseguido!



Tras unos minutos de descanso en la cima, descenso vertiginoso hasta Soto del Real, donde nos esperaban unas cervezas bien fresquitas y un costillar para reponernos. En carretera, con velocidades por encima de los 60 km/h y en los caminos superando los 40 (con algún susto, por cierto) ¡Qué gozada bajar el puerto de un tirón!

En definitiva, una ruta muy recomendable, pero para realizarla en primavera o en otoño, cuando el sol no sea tan duro. Los caminos están en bastante buen estado, y el paisaje es espectacular.



Unos consejos veraniegos:

  • No hagas rutas en bici sólo, es mejor ir en compañía por lo que pueda ocurrir en el camino. En verano, mucho más recomendable.
  • No olvides llevar ropa fresca, que transpire bien, y por supuesto, no te quites el casco aunque tengas calor.
  • Protege tus brazos y piernas (de la rodilla al pantalón) con crema solar. Si no puedes acabar más rojo que un tomate.
  • Agua, mucha agua para el camino. Un bidón se acaba muy pronto y no hay fuentes en las que repostar por el camino. Bebe poco a poco y dosifica.
  • Algo de comida, fruta (un plátano), y frutos secos, siempre son de agradecer para reponer fuerzas.
  • ... y por supuesto, siempre que salgas de ruta no olvides llevar como mínimo unos parches, una cámara de repuesto, un tronchacadenas y unos eslabones.
  • miércoles, 17 de junio de 2009

    Quejas por la ejecución del PDMC

    Del equipo redactor


    El urbanista Alfonso Sanz, uno de los redactores del Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid, criticó cómo se está implantando el informe que quiere transformar a la capital en un lugar donde ir en dos ruedas no dé miedo. No es una forma de hablar. El 43% de madrileños encuestados en un estudio reciente del RACC señalaban que prefieren no usarla porque "no es seguro".


    El plan ciclista de Madrid, presentado hace un año, incluye 575 kilómetros de carril-bici para 2016. Todos los distritos tendrán vías ciclistas, según el documento, y se eliminarán coches de las calles para dar espacio a las bicicletas. El informe prevé aparcamientos para bicis (unas 8.000 plazas) y un sistema de préstamo como el que ya triunfa en Barcelona, Sevilla o Zaragoza. Hasta la fecha se ha pospuesto en Madrid "por la crisis", según explican desde el Ayuntamiento.

    Uno de los artífices de ese documento criticó ayer "la precipitación" con la que se ha puesto en marcha. Alfonso Sanz colaboró en la redacción del plan como asesor externo de gea21, un grupo de estudios y alternativas de movilidad. "No hay financiación estable", señala el urbanista. La construcción de carriles bici y aparcamientos, salvados por los Fondos de Inversión estatal, "se hace de forma precipitada". El dinero de los llamados Fondos Zapatero -16 millones para 40 kilómetros de carriles y 800 aparcabicis- tienen plazos y apretados. Deben estar construidos antes de que acabe el año.

    Sanz, que usa la bici a diario para ir a la oficina, pone el ejemplo de su barrio, Prosperidad, donde hay un nuevo aparcamiento en el que ni siquiera caben bien las bicis. Y critica que "no se esté contando con la participación de los usuarios".

    Paseo en bicicleta España-Holanda: evaluaciones


    Ayer se produjo un paseo por Madrid, una invitación de la Embajada de Holanda para promocionar que tendrán una etapa en la Vuelta Ciclista a España. Quieren fomentar el uso de la bici, dicen, como ocurre en Ámsterdam. Pero no hay color. Para que Madrid se pareciera a la capital holandesa -donde el 73% de los habitantes tienen una o más bicis que usan a diario y donde las calles estrechas y planas facilitan su uso- necesitaría más carriles, más educación vial y más conciencia entre los conductores.


    Responsable de movilidad en el Ayuntamiento de Ámsterdam


    "Hay demasiado espacio para el coche y mucha congestión", resaltaba ayer tras el paseo Ria Hilhorst, responsable de movilidad en el Ayuntamiento de Ámsterdam. Le ha bastado un paseo para detectar lo que no le gusta. Ria Hilhorst, responsable de movilidad del Ayuntamiento de Ámsterdam, recorrió ayer por la mañana el paseo de la Castellana en bicicleta con una comitiva. ¿Algún problema? "Hay mucho ajetreo y congestión", resume. "Lo importante es darle prioridad al ciclista y al peatón". Ella es una de las que ha hecho posible que el 90% de las carreteras de la capital holandesa "sean fáciles para el que va en bici". En la mayoría de las calles, el límite de velocidad para coches se fija en 30 kilómetros. Y para que los conductores lo respeten, están plagadas de badenes que hacen frenar sí o sí.


    Algunos planes son más difíciles de poner en marcha. Como carriles-bici que conecten de forma "rápida, confortable y segura" las zonas residenciales con el lugar de trabajo. Otros recursos suponen menos esfuerzo. La responsable de movilidad holandesa pone un ejemplo: duchas en las empresas. Es lo que hacen algunas compañías, que facilitan a sus trabajadores que se duchen en la oficina al llegar tras un recorrido de más de 10 kilómetros. En la puerta de sus trabajos, igual que en los colegios de sus niños, abundan los aparcamientos para bicis. "Se trata de que la gente se plantee para qué necesita el coche y vea que no le hace falta para nada"

    Usuarios y asociaciones


    Juan Merallo, de la asociación Pedalibre, lleva años peleando por hacer de Madrid una ciudad en dos ruedas, no le gusta que los aparcamientos de bicicletas roben espacio a las aceras, al peatón, en vez de quitárselo al coche. Y reclama "más infraestructuras, como en Holanda". Si comparamos otra vez, Ámsterdam (con una superficie tres veces más pequeña que la de Madrid y cuatro veces menos población) tiene ya 400 kilómetros de carril-bici frente a los 146 de la capital (la mayoría en el Anillo Ciclista, es decir, en recorridos que la gente normalmente no usa para ir a trabajar).


    Sólo el 0,14% de los madrileños usa la bici para desplazamientos habituales. La previsión municipal es llegar al 4% en 2016. En Ámsterdam, casi un tercio de los viajes (27%) van sobre dos ruedas. "Es que aquí es peligroso", asegura Aafke Trouwborst (31), otra holandesa que se sumó al paseo. Arma Kleinepier, de 35, se gana la vida en Madrid organizando rutas alternativas para ciclistas y turistas.

    "Aquí la bici no existe en la mente de los automovilistas", explica la mujer. Los conductores madrileños no están preparados, como denuncia José Mira. "Los taxistas son bastante agresivos, te hacen saber que tú molestas", protesta. En efecto, un taxista bajó ayer la ventanilla a mitad del paseo para protestar por el pelotón de la Castellana. "Hay que inculcarlo en los colegios, enseñar a los chavales a amar las bicis", reflexionaba el ciclista profesional Abraham Olano, campeón del mundo de contrarreloj y ganador de una Vuelta a España. También pedaleó ayer con el grupo. "Se hace extraño andar por mitad de Madrid en bici, rodeado de coches".

    Friso Wijnen, el agregado cultural de la Embajada de Holanda, amaba la bici ya de pequeño, porque en su país es algo "tan natural que se da por descontado". En su país cunde el ejemplo: muchos políticos la usan a diario para llegar a los despachos. Él la aparcó cuando se trasladó a trabajar a Madrid. "A veces la cojo para ir al Retiro, pero no es lo mismo", asegura. "La echo mucho de menos, la bici es libertad"

    Mi opinión es que Madrid nunca será Ámsterdam en movilidad ciclista porque tienen grandes diferencias como ciudades (tamaño, orografía, cultura, economía, etc.) Debemos seguir su modelo de movilidad que abarca más opciones que la que predomina en Madrid (el vehículo privado motorizado). Desplazarse en bici por Madrid es ya posible, quizá no siempre cómodo, pero sí es posible y así lo hace mucha gente. El PDMC debe aplicarse bien, y lo antes posible, para que más gente se anime (se sientan seguros, cómodos y vean las ventajas) a desplazarse por la calzada, con el tráfico calmado, y por vías ciclistas.

    Fuente: elpais.com

    martes, 16 de junio de 2009

    Cómo llegar al Carril bici de Colmenar, desde Plaza de Castilla

    Hace unos meses escribíamos sobre el Carril bici de Colmenar Viejo, y os contábamos cómo llegar a él desde el Anillo Verde Ciclista.


    Ver en un mapa más grande

    Hoy en los comentarios, un lector que suele hacer esta ruta muy a menudo nos cuenta cómo llega él desde Plaza de Castilla, callejeando por Tres Olivos. Como nosotros lo hacemos de otra manera, directamente atravesando Fuencarral hasta el Anillo Verde, queremos mostrárselo a él, y al resto de los lectores en un plano:


    Ver en un mapa más grande

    domingo, 14 de junio de 2009

    España y Holanda juntos en bicicleta paseando por Madrid

    El uso de la bicicleta necesita no sólo de infraestructuras, sino de una Cultura de la Bicicleta. Holanda lo consiguió hace tiempo. Allí es normal ver a personas de todas las edades y condiciones sociales desplazándose en bicicleta para sus quehaceres cotidianos, como ir al trabajo, a estudiar, a comprar, etc. España puede aprender mucho del ejemplo y experiencia holandeses, adaptándolo a las particularidades de nuestras ciudades.


    Las ciudades españolas afrontan el reto de integrar a la bicicleta como parte de la solución a los problemas de movilidad y contaminación que hoy en día tienen. Para conseguirlo necesitamos ese cambio de mentalidad. Asimismo, es necesario combinar la bicicleta con los medios de transporte colectivo e involucrar a las empresas y los centros educativos para que pongan de su parte en este reto que es de todos.

    El ejemplo holandés que veremos en este seminario puede marcarnos el camino. No te lo puedes perder. ¿Te vienes?


    Paseo en bicicleta el martes 16 de junio


    El próximo martes 16 de junio de 2009 tendrá lugar en el centro de Madrid un evento deportivo-cultural. Será un paseo en bicicleta por el centro de Madrid, desde la Torre Espacio hasta el Parque del Retiro. La salida será a las 10:00 h.

    Podéis llevaros vuestra propia bicicleta, o en el caso de que no tengáis bicicleta pero os apetezca participar, podéis mandar vuestros datos y os dejan una bicicleta gratuitamente. Envía a infoholanda@holland.com tus datos (Nombre, Apellidos, Teléfono, DNI). Necesitaréis identificaros cuando vayáis a recoger la bicicleta. Las bicicletas se devolverán una vez finalizado el paseo, en el Retiro.

    La ruta será aproximadamente de 30 a 40 minutos y el recorrido es:

    Torre Espacio, Paseo de la Castellana 259-D (10:00 h.) -> Paseo de la Castellana -> Paseo Recoletos -> Paseo del Prado -> Calle Alfonso XII -> Parque de El Retiro

    En el Parque Retiro habrá una recepción para todos los participantes.


    Libro y seminario


    12:00 h.: La Presentación del libro ‘Mi querida Bicicleta – relatos de ciclismo de Holanda y España’, un libro con diez relatos que se regala en la Casa del Libro con la compra de un libro de ocio o turismo durante el verano. Todos los participantes recibirán este libro.

    13:00 h.: El Seminario “Holanda y España en bicicleta: aprendiendo de la experiencia holandesa” sobre la integración de la bicicleta en la ciudad moderna y ecológica (programa en PDF)

    Sorteo de viajes en bicicleta


    Entre todos los que hagáis el recorrido y entreguéis este folleto en el Parque de El Retiro (aproximadamente a las 11:00 h.) se sortearán 2 viajes por Holanda en bicicleta.

    sábado, 13 de junio de 2009

    Ruta en bici a Miraflores de la Sierra (II)

    Tramo 2: desde Manzanares el Real a Miraflores de la Sierra (y regreso a Colmenar Viejo)



    (...la ruta la empezábamos en el artículo anterior)


    Ver en un mapa más grande

    El tramo de la ruta que bordea el embalse de Santillana pensábamos realizarlo por el camino que discurre paralelo a la carretera, pero las lluvias de los últimos días lo habían convertido en un barrizal. Aunque no es muy recomendable porque hay bastante tráfico y circulan a gran velocidad, por una vez y sin que sirva de precedente, optamos por realizarlo por el arcén de la carretera. Cruzaremos las glorietas del Montañero, del Gato, y seguiremos por la M-608 unos 4 kilómetros hasta ver a la izquierda un desvío, hacia un camino de arena.

    El camino que sube hacia la presa de Soto es una vía pecuaria muy bien conservada, a veces transitada por coches y furgonetas. Durante algo más de 3 km sube y sube hacia la Presa que abastece a Soto.


    La última vez que cruzamos el arroyo llevaba bastante más agua. Recuerdo que un ciclista que nos cruzamos no se atrevía a pasarlo montado en la bici, y por si acaso lo cruzó a pie mojándose las zapatillas. En esta ocasión iba casi seco.


    Una vez llegados al depósito, el camino gira a la derecha y empieza el descenso hacia Soto del Real. Las vistas de Soto, y el embalse de Santillana son impresionantes, incluso en días nublados. Al fondo, en el horizonte, la silueta de Madrid.


    Unos metros más adelante dejaremos el camino para girar a la izquierda y seguir subiendo hacia la parte alta del depósito. Por el camino veremos una bifurcación marcada en una piedra con dos flechas rojas señañando a izquierda y derecha. Nosotros cogeremos la de la derecha. Dejamos a nuestra izquierda la Hoya de San Blas (una ruta que seguro realizaremos en breve), y seguimos subiendo y subiendo hacia Miraflores de la Sierra.


    Un pequeño tramo de pista de hormigón en bajada, y continuamos subiendo y subiendo. A nuestra izquierda empezamos a ver Miraflores entre los árboles, y si volvemos la vista atrás, podremos contemplar abajo Soto y el embalse de Santillana, y algo más a la izquierda el Cerro de San Pedro (una ruta muy recomendable, por cierto).


    Hemos dejado a nuestra izquierda el desvío al Puerto de la Morcuera (otra ruta, también muy recomendable que tenemos en nuestra agenda para realizar en breve), y nos adentramos en el Robledal de la Dehesa.


    Esta zona, ya en bajada, discurre por un impresionante robledal en el se agradece la sombra, y al llegar al final, también el agua fresca de la fuente, una de las pocas que encontraremos en el camino.

    Una vez cruzado el puente entramos por la M-611 en el pueblo de Miraflores de la Sierra. Merece la pena una parada en la Plaza a tomar una cervecita frente al ayuntamiento. Mi cuentakilómetros marcaba 33,0 pero todavía nos faltaba volver a Colmenar Viejo.

    Para volver a Soto del Real, hay muchos ciclistas que bajan por la carretera M-611, una carretera con muchas curvas y mucho tráfico. Nosotros optamos por volver por los caminos de tierra que discurren paralelos a ella, con grandes bajadas y subidas para acabar de machacarnos.


    Para comer en Soto, después de 42 km de ruta, nada mejor que el bar Chozas, muy recomendable. No es muy caro: caña un euro, tapa un euro, costillar 13 euros...


    Después de pasar por el puente medieval, y con el estómago lleno, sólo quedan los últimos 13 kilómetros de regreso a Colmenar Viejo por el carril bici. Un paseo.



    Una ruta divertida con muchas subidas, con un recorrido de unos 55 kilómetros, que alterna caminos tranquilos con tramos más trialeros. La vuelta a casa la hicimos en el Cercanías, pero para los que tengan más fuerza, sólo tienen que recordar lo que nos dice siempre Martingala: "hasta Madrid, por el carril bici, sólo es dejarse caer..."