domingo, 22 de marzo de 2009

Ruta en bici de Tres Cantos a Colmenar Viejo por el Puente de la Marmota (II)

(...viene de aquí)



Ver mapa más grande

Desde el Puente de La Marmota al Puente del Batán



Una vez hayamos repuesto fuerzas, atravesaremos el Puente de la Marmota para subir una fuerte pendiente a la derecha. Puede que unos metros debamos hacerlos descabalgados.


Pasada esa pendiente nos adentramos por un divertido sendero, muy estrecho, que sube y sube zigzagueando hasta llegar un kilómetro más allá a un amplio camino que seguiremos gran parte de nuestra ruta.


Este camino, muy recto y bastante ancho, sube, sube, y sube, poco a poco, probando nuestra resistencia. No es una subida fuerte, pero sí que es muy larga.


Si miramos hacia atrás, además de ver el recto camino recorrido, veremos en la lejanía la silueta de las Cuatro Torres del CTBA.

Después de casi tres kilómetros de interminable subida llegaremos a la Carretera de Hoyo de Manzanares (M-618), que tendremos que recorrer unos 500 metros, para volver a coger un nuevo camino a la derecha hacia el Puente del Batán.


Este tramo no es tan monótono como el anterior. Tiene continuos giros, y muchas bajadas divertidas que nos permitirán desquitarnos de todos los tramos que hemos subido anteriormente.


Al llegar a la M-607 veremos un viaducto, y tras pasar bajo él, llegaremos al Puente de El Batán, un puente Medieval en un estado de conservación no muy bueno. En este punto llevamos 23 km recorridos.




Desde el Puente del Batán a Colmenar Viejo



Tras cruzarlo, y ya al otro lado del Manzanares, nos dirigiremos por un camino estrecho y sinuoso hacia Colmenar Viejo que pondrá a prueba nuestra capacidad trialera sobre la bici. Subidas, bajadas, grandes piedras, zonas de arena, agua… un sugus (o una bolsa entera) para el que lo haga sin poner pie a tierra en algún tramo.


El último tramo, llegando a Colmenar Viejo es un amplio camino en subida. Antes de llegar a las primeras casas, a la derecha saldrá una vía pecuaria que nos llevará dando un rodeo por el exterior del municipio hacia la carretera de Hoyo. Allí entraremos en una nueva urbanización, que nos llevará hacia la Estación de Cercanías, o si nos quedan fuerzas, después de 32 kilómetros de dura ruta, seguir hacia la ermita de Santa Ana y el cementerio, bajando por GR-124 (azul en el plano) de vuelta hacia Tres Cantos. Son 8 kilómetros más, anque sólo los dos últimos son de subida.


En definitiva, una ruta divertida, y algo dura, que se puede hacer en una mañana, para volver a comer a casa. Puede hacerse también en sentido de Colmenar a Tres Cantos, y en ese caso encontraríamos menos zonas en subida, aunque seguirá siendo igual de dura.

Queda para otra semana el recorrido junto al Manzanares, del Puente de de la Marmota al Puente del Batán, pasando por el Puente del Grajal (amarillo en el plano).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada