martes, 30 de junio de 2009

Mapa de aparcabicis municipales de Madrid

En InforMo


Dentro de la web municipal sobre el estado del tráfico en tiempo real (InForMo) podemos averiguar los aparcamientos de bicicletas o aparcabicis de una zona que ya se han instalado (sumarán a final de año 813 ubicaciones). Esta web, aún en construcción, pretende aglutinar toda la información de transportes y movilidad de la Ciudad de Madrid.

También están incluidos los carriles bici existentes y en construcción.

¿Hay algún aparcabicis cerca de...?


www.informomadrid.es, acceder a ella con Internet Explorer ya que no es compatible con Firefox o Chrome.

pincha para ampliar
Para conocer la dirección exacta seleccionar el icono de información y hacer clic sobre el icono del aparcabicis, aparecerá una ventana con la dirección:


Hemos escrito anteriormente:
Cómo atar o aparcar correctamente una bici
Madrid se llena de aparcabicis
17 aparcabicis para Tetuán
Los primeros aparcabicis de Madrid Río
Ir en bici al Círculo de Bellas Artes o al Instituto Cervantes...

lunes, 29 de junio de 2009

Conclusiones de las V Jornadas Técnicas sobre Vías Verdes

Escrito el 29 de junio por Miguel Ángel
Los pasados 18 y 19 de junio se celebraron en Madrid las V Jornadas Técnicas sobre Vías Verdes



En el marco de estas Jornadas se llegó a las siguientes conclusiones:



1. Marca Vías Verdes


Dada la importante presencia nacional e internacional de las Vías Verdes en el desarrollo turístico y medioambiental, y el apoyo decidido del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino entendemos fundamental:


  • Preservar la marca Vías Verdes para su uso exclusivo sobre antiguos trazados ferroviarios diferenciándolas de cualquier otro tipo de infraestructuras no motorizadas (como caminos naturales, vías pecuarias…). En este sentido, es necesario aprovechar las ventajas de accesibilidad y especificidad que ofrecen los antiguos trazados ferroviarios para su conversión en vías verdes accesibles a la mayor cantidad posible de usuarios, mediante el acondicionamiento de sus obras ferroviarias: túneles, viaductos y estaciones.
  • Velar para que los 6.000 km de trazados ferroviarios que existen en desuso no sufran deterioro ni agresiones con el paso del tiempo, impulsando la reconversión en vía verde de las líneas o tramos en los que sea posible.


    2. Creación de un marco legal de Vías Verdes


    Ante la inexistencia de un marco legal adecuado a las características singulares de las vías verdes, se insta a la creación de una ley y normativa legal de ámbito estatal para las vías verdes. Se propone que las plataformas de ferrocarril en desuso y las vías verdes ya acondicionadas sean declaradas “bienes de dominio público” adscritos al uso público no motorizado. Esta normativa deberá ser directa y definida, señalando usos permitidos, autorizados y prohibidos así como infracciones y sanciones, y se debe igualmente promover la redacción de una normativa de uso por parte de todos los entes gestores de vías verdes, así como su difusión para el conocimiento por parte de los ciudadanos. Para garantizar su cumplimiento, es deseable potenciar la colaboración de los diferentes entes gestores de las vías verdes con el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil y con otras fuerzas responsables de la seguridad.




    3. Garantizar vías de financiación


    Se insta al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y a todas las restantes Administraciones competentes a dotar presupuestariamente las actuaciones sobre vías verdes, tanto para la reconversión de nuevos trazados ferroviarios en desuso como para la mejora de las vías verdes ya existentes, y también para contribuir a su mantenimiento. Se solicita la implementación de mecanismos de financiación cruzada, y, en particular, al Ministerio de Fomento que establezca una nueva línea de financiación relativa a vías verdes, como puede ser la utilización de inversiones derivadas del 1% de interés cultural y otras fórmulas como la de proponer actuaciones en vías verdes (por parte de ayuntamientos, en el plazo de consultas públicas) como medidas compensatorias de carácter ambiental cuando se acometa la construcción de grandes obras de infraestructuras (autovías, trazados ferroviarios de alta velocidad) en el entorno. Igualmente se solicita a los órganos competentes en promoción turística de ámbito estatal y autonómico que desarrollen acciones específicas para potenciar el conocimiento y utilización de las vías verdes por parte de los potenciales turistas españoles y extranjeros, así como que contribuyan a la creación del “producto turístico” en torno a vías verdes y a su comercialización. En este sentido, hay que impulsar que las vías verdes se adapten a las nuevas tecnologías como medio de divulgación entre los ciudadanos.


    4. Inclusión de las Vías Verdes en la estrategia española de movilidad sostenible


    Las vías verdes se deben convertir en un instrumento de la Estrategia española de movilidad sostenible como elemento fundamental para impulsar la movilidad no contaminante, y ser consideradas como infraestructuras de comunicación no motorizada y como recursos que contribuyen al desarrollo sostenible y equilibrado del territorio. Entre las acciones que contribuirán a ello se destaca la necesidad de potenciar la combinación “TREN + BICI”, así como también garantizar la accesibilidad del tren para personas con movilidad reducida, facilitando así su desplazamiento hasta las vías verdes que dispongan de conexión ferroviaria.




    5. Accesibilidad en las Vías Verdes


    Es necesario garantizar los niveles máximos de accesibilidad en las vías verdes promoviendo su utilización por todo tipo de usuarios en toda su longitud o, al menos, en tramos concretos con buenas condiciones de trazado, acondicionados adecuadamente y bien señalizados. Asimismo, estos itinerarios deberán ser divulgados entre los colectivos de las personas con discapacidad. A la hora de crear una vía verde hay que tener en cuenta, desde el primer momento, el diseñar y planificar para la “minoría” garantizando de esta manera que sea para “TODOS”.

    6. Nuevos horizontes


    Las vías verdes se han convertido en importantes recursos para la creación de empleo a nivel local, contribuyendo al desarrollo rural sostenible y a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. Es necesario seguir impulsando este desarrollo socioeconómico y la creación de empleo, partiendo de la iniciativa pública como estímulo inicial para la posterior incorporación de la iniciativa privada. La creación de itinerarios de gran longitud a partir de la interconexión entre vías verdes y otras infraestructuras no motorizadas constituye una de las estrategias de futuro en las que se debe avanzar.

  • Gocycle, bici urbanita de diseño

    Gocycle es una propuesta muy popular en Inglaterra, de alquiler, aunque para disfrutarla en España deberemos importarla de UK.


    Esta bicicleta tiene ese aspecto cromado y siglo XXII, con varias prestaciones e innovaciones que nos impedirán adelgazar, pero al menos no llegaremos al trabajo en el verano con lagunas debajo de las axilas.

    Se trata de la bicicleta eléctrica más cómoda y elegante del mercado, podremos empaquetarlas, recogerla en un maletín, adaptar el sillín y el manillar a placer, ya seamos Pau Gasol o Mini-yo. Las innovaciones se encuentran en los pequeños detalles: transmisión protegida, que librará tus zapatos del aceite de la cadena y la suciedad, una batería minúscula que ofrece una autonomía de hasta 32 kilómetros y que se carga en tan sólo 3 horas y media.


    Diseñada por Richard Thorpe (Fórmula 1) podría ser la que mucha gente estaba esperando, sobre todo, después de leer lo publicado en Treehugger, Times Online y The Guardian. Si vives en una ciudad con cuestas (Madrid tiene muchas), o simplemente no estás por la labor de desarrollar tus cuádriceps al máximo, esta podría ser la solución.

    Ya sabéis: no es una chopper de diseño ni tampoco una mountain-bike hortera con la que adelgazar nuestro impropio culo veraniego, pero te podrás sentir un poco más cómodo entre el futuro dominado por robots apocalípticos y Thermomix.

    En España la comercializa Plegabike, tienda ubicada en Sabadell.



    Fuentes: FHM, ISon21

    domingo, 28 de junio de 2009

    Ruta en bici de Cercedilla a Segovia (II)

    Tramo del puerto de la Fuenfría a Segovia


    (empezamos la ruta en el artículo anterior)

    El puerto de la Fuenfría es un paso de montaña que atraviesa la Sierra de Guadarrama, uniendo las provincias Segovia y Madrid. Situado entre Siete Picos y la sierra de La Mujer Muerta, con una altitud de 1.796 metros, es el tercer puerto más elevado de la región madrileña, empatando en altura con el de la Morcuera.

    El paso fue creado por los antiguos romanos para comunicar ambas vertientes de la sierra, para lo cual construyeron una calzada romana desde Las Dehesas de Cercedilla hasta el puerto y Segovia.


    Ver en un mapa más grande

    Tras un breve descanso en el puerto de la Fuenfría, emprendemos la bajada hacia Segovia, dejando al fondo el pico del "montón de trigo". Este primer tramo de bajada hasta la Fuente de la Reina tenemos la posibilidad de hacerlo por la calzada romana, o por un sendero a su izquierda.


    Aunque la calzada está muy deteriorada, y tiene mucha piedra suelta, elegimos esta opción porque es más rápida. Nos lanzamos a toda velocidad, agarrando con fuerza el manillar, y confiando en que aguanten los amortiguadores.


    A una velocidad de unos 30 a 40 km/h bajamos hasta la Fuente de la Reina, donde nuestro camino se une al sendero que dejamos en la bajada a la izquierda. Los brazos todavía temblando, pero muy divertida la bajada.


    Haciendo un poco de historia del camino,

    La Fuente de la Reina, brota con sus aguas frescas a unos tres kilómetros del puerto de la Fuenfría. Era lugar de parada y descanso tras las fatigas del viaje desde Madrid.

    En 1718 Felipe V decidió construir el Palacio de La Granja. Para facilitar sus frecuentes visitas a las obras, en 1721 se comienza la restauración del camino, cuyas labores duran hasta 1728. El camino de la vertiente sur cambió su trazado, utilizando para ello explosivos y gran cantidad de mano de obra. A pesar de todo este esfuerzo, el clima y la altitud obligan a continuos arreglos.

    El conde de Floridablanca, secretario de estado de Carlos III ordena en 1778 otra reparación del camino en ambos lados del puerto. Se construyeron nuevas cunetas, desaguaderos y alcantarillas, y se arreglaron empedrados, puentes y paredones. Sin embargo, el nuevo camino del Puerto de Navacerrada, abierto diez años después hará que el viejo camino de la Fuenfría sea definitivamente abandonado.


    A partir de este punto mejora bastante el camino, pasando a ser una estrecha carretera asfaltada. Aquí aumentamos la velocidad y nos lanzamos rondando los 50 km/h ¡qué gozada!

    Después de pasar las praderas de Valsaín nos adentramos en la zona boscosa. Son los montes de Valsaín, que con una extensión de más de 10.000 hectáreas, están cubiertos por diferentes especies arbóreas dependiendo de la altitud. Predomina el pino silvestre, que ha recibido el sobrenombre de Pino de Valsaín que da una excelente madera y es explotado desde tiempos inmemoriales, siendo el motor económico del valle.


    La riqueza medioambiental es muy alta al ser ésta una zona de poca actividad humana e históricamente protegida, como reserva y coto de caza, por la monarquía española. Existe una gran diversidad de especies vegetales y animales, destacando las aves.


    Podríamos haber optado por seguir hasta Valsaín, La Granja, y por carril bici a Segovia, pero nuestra ruta de Cercedilla a Segovia queríamos hacerla por el Camino de Santiago, algo muy sencillo siguiendo las flechas amarillas que van apareciendo por el camino… bueno, a partir de este punto, al dejar la carretera de Valsaín, la cosa se complicaría bastante más.


    Hemos dejado atrás los pinos, y ahora son praderas las que nos rodean. Sobre nuestras cabezas, buitres sobrevolándonos en círculo nos hacen pensar en que hay algún animal muerto en la zona. Finalmente descubrimos a lo lejos un comedero de buitres, vallado, en el que están devorando a varios animales. Todo un espectáculo.


    Atravesamos caminos pedregosos, casi trialeros, y grandes dehesas en las que no hay ningún tipo de camino ni marca que seguir. Vemos Segovia en el horizonte, sólo hay que dejarse caer y seguro que encontramos el camino. Alguno se dejó caer demasiado, y acabó en un gran charco de barro… ¿o no era barro aquello?


    Por suerte, unos pastores nos indicaron que aunque no había flechas amarillas estábamos en el camino correcto. Tampoco era tan difícil.

    Esta zona siempre ha sido tradicional de ganado lanar. Un poco más abajo encontramos las ruinas del Esquileo de Santillana, el primer y más grande esquileo que existió en Segovia. Construido a mediados del XVIII constituyó el modelo que se siguió con pocas variaciones en el resto de ranchos segovianos.


    Este tramo, antes de llegar a Segovia, muy plano y por caminos de arena, se hace un poco pesadito, además íbamos con bastante prisa porque teníamos reserva en el restaurante a las 13:00 y antes teníamos que pasar a ver el Acueducto.


    Tanto pasar por el campo, sobre los cardos y todo tipo de pinchos, al final se paga. Aalto pincha la rueda trasera. No tenemos tiempo para cambiar la rueda, y probamos a hincharla a ver si aguanta hasta Segovia.


    Atravesamos por un puente la nueva línea del AVE Madrid-Segovia. A nuestra derecha queda la boca del túnel que atraviesa la Sierra de Guadarrama hasta Soto del Real, y a nuestra izquierda la estación del AVE. La estación de Guiomar está situada a unos tres kilómetros del centro de Segovia y conectada por varias líneas de autobús.

    El trayecto Segovia-Madrid se realiza en 30 minutos (algo más de dos horas en el regional), aunque no está permitido subir con bicis. El precio en el AVE en turista, 22 euros, en los Avant utilizando la vía del AVE, 9,50 euros, y en el regional pasando por Cercedilla, 6,20 euros. Según nos contó el revisor a la vuelta, la línea de Segovia-Cercedilla, con muy pocos viajeros, va a desaparecer en breve, para "obligar" a que se utilice sólo la línea del AVE. Los vecinos de todas las estaciones Segovia-Cercedilla tendrán que olvidarse del tren y empezar a utilizar el coche. Para los ciclistas, es de esperar que permitan utilizar los Avant, o se nos complicará mucho el ir a Segovia.


    Entramos en Segovia, y tras un recorrido por sus calles, llegamos al Acueducto, nuestra meta… bueno nuestra meta estaba un poco más arriba, en el restaurante "el Narizotas".

    Como somos los típicos turistas, aunque nos falte la cámara al hombro, pedimos judiones de la Granja y Cochinillo de Segovia. No estuvo mal la comida, aunque la vuelta a la estación, cuesta arriba, con la rueda pinchada, y el estómago lleno, nos costó un poco más de lo debido.


    En resumen, una ruta muy divertida, con subidas no muy fuertes, bajadas muy rápidas, pequeñas trialeras, muchos bosques, prados... mucha Naturaleza y aire fresco. En definitiva, eso que echamos tan en falta los madrileños

    Ruta en bici de Cercedilla a Segovia (I)

    Tramo de Cercedilla al puerto de la Fuenfría


    Hace unas semanas realizábamos la ruta en bici de Cerdilla al puerto de la Fuenfría. En esta ocasión hemos querido ir un poco más allá, bajando a comer a Segovia.


    Ver en un mapa más grande

    Como no nos importa madrugar, MiguelS, Iván, Antonio y Aalto, quedamos en Madrid poco antes de las 7:00 para coger el primer tren de Cercanías que salía con destino Cercedilla. El viaje, de poco más de una hora pasa muy rápido, y a las 8:23 llegábamos a la estación de Cercanías de Cercedilla.


    Conviene siempre "calentar" un poco antes de ponerse en ruta, pero nos pudieron las ganas de pedalear, y nos dirigimos directamente a subir las primeras rampas de la carretera, que son las más duras de la subida.


    Así, en frío y sin calentar, se hacen un poco duras, pero sólo son los cuatro primeros kilómetros hasta pasar las Dehesas de Cercedilla, luego según se van calentando las piernas y disminuyendo la pendiente, se sube más fácilmente.


    La Carretera de la República, que nos llevará hasta el puerto de la Fuenfría, es una pista forestal que asciende serpenteante por el valle de la Fuenfría, en el término municipal de Cercedilla.


    Haciendo un poco de historia, esta carretera comenzó a construirse en 1930, bajo la dictadura de Primo de Rivera, buscando unir el pueblo madrileño de Cercedilla con el segoviano de Valsaín, atravesando el puerto de la Fuenfría. En la Segunda República las obras se detuvieron por la oposición de grupos ecologistas. Lo que iba a ser una carretera que atravesaría la sierra se quedó en una pista forestal sin asfaltar, ahora muy transitada por ciclistas y senderistas.


    La otra manera de subir desde Cercedilla al puerto de la Fuenfría es por la Calzada Romana, que aunque en el primer tramo es difícil realizarla en bici, en el segundo, una vez cruzada la carretera de la república, de hace intransitable para las dos ruedas.


    Esta ruta destaca por sus miradores, que ofrecen vistas excepcionales del valle de la Fuenfría y los alrededores. Los dos primeros son los "miradores de los poetas". El primero de ellos es el Mirador de Vicente Aleixandre, desde el que se ve la vertiente madrileña de la Sierra de Guadarrama. Un panorama parecido se puede ver en el Mirador de Luis Rosales, situado muy cerca del anterior un poco más abajo.


    "Sobre está cima solitaria os miro
    campos que nunca volveréis por mis ojos
    Piedra de sol inmensa, eterno mundo
    y el ruiseñor tan débil que en su borde lo hechiza"

    Vicente Aleixandre


    En estos miradores siempre encontraremos a otros ciclistas y senderistas que realizan nuestro camino, y que paran a descansar y a contemplar el paisaje. También desde aquí podemos ver parte de la carretera que nos llevará al puerto de la Fuenfría.


    Unos metros más adelante se ha realizado un reloj de sol, en memoria de Camilo José Cela, "Caminante de la sierra de Guadarrama antes que Nobel". Si te pones sobre la fecha actual (en nuestro caso, finales de junio), nuestra sombra nos indicará la hora exacta, como puede verse en la foto.


    Siguiendo el camino cruzaremos la pradera de Navarrulaque, en donde se unirá a nosotros el GR-10, y nos dirigiremos al tramo final de la ascensión, ya muy suave en sus rampas.


    Casi al final de la carretera, cerca del puerto de la Fuenfría, encontramos el Mirador de la Reina, desde donde se puede observar una impresionante vista panorámica de todo el valle. Desde aquí podemos ver, abajo en el fondo del valle, cómo sube la carretera de la República serpenteante entre los pinos.


    Ya en el Puerto de la Fuenfría, un breve descanso para reponer fuerzas, y dar cuenta de los bocatas que llevábamos. Nuestro marcador señala 14 kilómetros recorridos. Por suerte la climatología nos ha acompañado en la subida, y aunque el sol pegaba con fuerza, las sombras de los pinos y el aire fresco de la Sierra lo ha hecho más llevadero.


    Sólo queda prepararnos para la bajada a Segovia, que promete ser muy divertida... pero eso mejor lo dejamos para el siguiente artículo.

    Artículos relacionados: