Menú horizontal

viernes, 7 de julio de 2017

El acertijo del verano: Ariadna, el carrito y la bici plegable

Sólo quien no tenga prejuicios podrá hallar la solución más eficiente

Seguro que muchos lectores conocen aquel problema de cómo atravesar un río llevando un lobo, una oveja y una lechuga, con la dificultad de que la barca que cruza el río sólo tiene sitio para ti y dos elementos más de los tres que tienes que llevar, y que tienes que estar siempre encima de ellos, porque si no, el lobo se come a la oveja y la oveja a la lechuga.

El otro día mi mujer y yo vivimos en carnes un acertijo similar, aunque en este caso se trataba de atravesar una zona de Madrid y los elementos eran una bici plegable, un carrito de bebé y nuestra propia hija de 2 años. La típica situación que muchos ponen como excusa para justificar usar el coche para todo, y que a nosotros nos gusta replicar informando sobre opciones de intermodalidad. Sin embargo, este caso resultó mucho más difícil de lo que nos suele plantear la gente.


La solución óptima se nos ocurrió cuando ya habíamos elegido otra peor y no había marcha atrás. Pero resultaba de tal elegancia que es digna de plantear como acertijo de fin de semana. Dejad vuestra respuesta en comentarios, es posible que haya una respuesta mejor que la que se nos ocurrió.

Ariadna, el carrito y la bici plegable 

Eran las 12 de la mañana cuando mi mujer y yo salimos del Hospital del Niño Jesús con nuestra hija Ariadna, tras haberle realizado unas pruebas médicas.

Aunque Ariadna ya camina, lo hace muy despacio y se acaba cansando, así que hay que estar preparado para llevarla en brazos si la distancia es corta o bien subirla a algún transporte. En este caso, mi mujer había venido en autobús con un carrito de bebé.

Yo había venido por mi cuenta en mi bici, que dejé bien atada a la puerta del hospital.

Y al llegar el momento de salir del hospital (en rojo en el mapa), nos dimos cuenta del problemón que teníamos delante: Yo tenía que llevar a Ariadna, el carrito y la bici hasta nuestra casa, por Diego de León (en azul), pero mi mujer tenía que llegar a su trabajo en Cruz del Rayo (amarillo), y no puede dejar el carro dentro. Yo sólo no podía llevar a los tres protagonistas del acertijo y ella no podía acompañarme hasta casa, a riesgo de llegar demasiado tarde al trabajo.



¿Qué opciones de transporte teníamos delante?
La verdad es que estábamos en una zona de Madrid con todas las opciones de transporte posibles, pero todas tenían alguna limitación:
  • Había metro directo desde el hospital (Ibiza) hasta Cruz del Rayo, pero con estaciones profundas sin ascensor en las que no es posible bajar el carrito y la plegable sin montar un cirio.
  • Había autobuses con plataforma doble que permiten subir a la vez el carrito y la bici plegable, pero con el riesgo de que aparezca otro carrito en el camino y tener que bajar la bici (que no tiene prioridad en ese caso).
  • El taxi podría ser una opción para mi mujer, pero no para Ariadna, ya que no tienen silla homologada. En su maletero puede caber la bici plegable o el carro, pero no las dos a la vez.
  • Cabify sí que tiene sillas homologadas, aunque con la misma limitación de maletero.
  • Teníamos una tarjeta de biciMAD pero sólo yo sé ir en bici.
  • Teníamos el coche aparcado en casa (por Manuel Becerra), aunque sólo lo sé conducir yo.
  • Emov y Car2go también estaban ahí, pero sólo los puedo conducir yo y no puedo llevar más que a mi mujer. No me cabe la bici, ni tienen asientos homologados para niños.
  • Y por supuesto, se podía ir andando, aunque tardando media mañana. 
Algunas facilidades
  • La bici tenía silla y casco para poder llevar a Ariadna
  • Yo tenía toda la mañana libre
  • La bici tenía buenos candados y se podía dejar en la calle el tiempo que hiciera falta
  • Disponíamos de un billete de metrobus con 2 viajes y una tarjeta de crédito
¿Y qué queríamos lograr?
  • Llegar en un tiempo razonable, sobre todo mi mujer
  • Que el coste económico de la operación fuera el menor posible
  • Que el impacto ambiental de la opción de movilidad escogida fuera el menor posible
Está claro que la opción que mejor cumple algunas condiciones incumple otras: ir andando es lo más barato y ecológico, pero a costa de emplear un tiempo excesivo. Coger dos Cabify para todos pasando por casa a descargar corrige eso, pero con el mayor coste económico y ambiental posible. 

¿Cuál sería la solución que logre el mejor resultado posible?

No hay comentarios :

Publicar un comentario