Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

jueves, 12 de julio de 2007

El Salón de Pinos. Un largo paseo a la orilla del Río

Como os contábamos ayer, Jonh Galt y Aalto hicimos "doblete municipal".

A primera hora estuvimos en el Ayuntamiento, en un "desayuno de trabajo" con la Delegada de Obras y Espacios Públicos, Paz González, que nos contó los retos de su Área de Gobierno para los próximos cuatro años.

Salimos de allí corriendo porque llegábamos tarde al otro acto, y hasta perdimos el autobús de la Prensa. Menos mal que estaba por allí, atento como siempre, Raúl Castillo, el fiel escudero de Pilar Martínez, para acercarnos al acto en un coche municipal (gracias Raúl).


Cuando llegamos al Manzanares, el Alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón y a la Delegada de Urbanismo y Vivienda, Pilar Martínez, estaban bajo un sol de justicia, dando un largo paseo a la orilla del Manzanares. Rodeados de vecinos, habían estado viendo los paneles explicativos de la obra, se habían acercado a ver de cerca el Manzanares aunque sólo traía un hilo de agua, y tenían todo preparado para explicarnos las actuaciones de Madrid Río y el resultado de los primeros 550 metros de una de ellas: el Salón de Pinos.



Cada vez queda menos para que podamos pasear por la orilla del río, hacer excursiones por los parques en de la bicicleta, sentarnos a descansar a la sombra de un árbol, tomar un refresco en una terraza mientras los niños juegan en el tobogán o hacer deporte en las áreas reservadas para la actividad física. Todas estas posibilidades estarán en poco tiempo al alcance de los madrileños, y de momento ya podemos disfrutar de algunas de ellas en estos 550 metros del Salón de Pinos.

El Proyecto Madrid Río incluye ocho grandes actuaciones sobre 1,2 millones de metros cuadrados. Un espacio público rescatado del asfalto por el Ayuntamiento para disfrute de los madrileños.


El Salón de Pinos, será un pasillo verde de seis kilómetros y 125.000 metros cuadrados, que recorrerá la margen derecha del río entre el paseo del Marqués de Monistrol y el Nudo Sur, con 8.000 árboles, terrazas y kioscos cada 350 metros, áreas infantiles y zonas para hacer ejercicio cada 250 metros.



El Alcalde, en su discurso señalaba que “el acondicionamiento de esta zona nos permite ya una nueva manera de vivir y sentir una ciudad en la que su río ha recuperado la función como punto de encuentro”.

Los más beneficiados de este primer tramo son los 246.000 vecinos de Carabanchel, y en concreto los 40.000 de San Isidro. Es en este barrio, justo entre la travesía de Iván de Vargas y la calle de San Illán, donde el Ayuntamiento ha plantado 648 árboles y ha construido un carril bici de 550 metros.


Gallardón ha avanzado que para compensar la pérdida de plazas de aparcamiento en superficie el Ayuntamiento estudia la ubicación de posibles estacionamientos subterráneos con una capacidad para 2.500 vehículos.


El Proyecto Madrid Río


El Alcalde hizo también un repaso del resto de las actuaciones de Madrid Río.

La primera de ellas es la recuperación del cauce del Manzanares y de sus aguas mediante una nueva red de 34 kilómetros de colectores y 27 estanques de tormentas.

Un sistema de pasarelas asegurará la conexión entre ambas márgenes. Otra iniciativa es la recuperación y ampliación del Parque de Arganzuela, entre los puentes de Toledo y de Praga, que incluirá, entre otros equipamientos, una playa, tal como solicitaron los niños en el Concurso Infantil Madrid Río. Según palabras de Ruiz-Gallardón, “es una propuesta que nos hemos tomado en serio”.


La tercera actuación es la recuperación de los puentes históricos de Toledo, Segovia y el Rey, cuyos entornos serán ajardinados para, como ya se ha hecho con su iluminación, aumentar su atractivo. “También haremos de todo el corredor un auténtico eje deportivo, lúdico y cultural que contará, incluso, con una zona para la práctica de remo junto al puente de la Princesa”.

La quinta actuación se centra, a través de diferentes incentivos a los propietarios, en la renovación de las fachadas.

El sexto proyecto es un programa de urbanización que incluye, por ejemplo, actuar sobre 2,8 kilómetros de lo que hasta ahora era la trasera de la M-30, donde el Ayuntamiento redistribuirá, gracias a una inversión de 14 millones de euros, 36.532 metros cuadrados, de los que más del 50% se destinan a los peatones.


La séptima iniciativa supone integrar en la ciudad la Casa de Campo, que ya ha dejado de estar invadida por el tráfico, creando amplios espacios de conexión a través de los puentes del Rey y Segovia, con la cornisa monumental sobre el Manzanares, en la que se ubican el Palacio Real, la Catedral de La Almudena, San Francisco el Grande, y, en el otro extremo, el eje de la Gran Vía.

“Vinculado a este objetivo ya hemos realizado importantes actuaciones como convertir la avenida de Portugal, antes consagrada al automóvil, en un bulevar de 28.500 metros cuadrados; recuperar los 38.000 metros cuadrados de la Huerta de la Partida; o renovar el aspecto del paseo de la Virgen del Puerto, gracias a su arbolado y a 3.500 metros cuadrados de aceras”.

Y el octavo y último proyecto es el Salón de Pinos que comunicará por la margen derecha y sin interrupciones el Parque Lineal del Manzanares con la Casa de Campo.


Para acabar su discurso, el Alcalde dio las gracias a los vecinos y subrayó su comprensión durante unas obras que han hecho posible definir un nuevo perfil de Madrid y mejorar notablemente la calidad de vida de los ciudadanos.

Finalizado el discurso fueron muchos los vecinos que se acercaron a darle personalmente las gracias al Alcalde, aunque como siempre hay alguno que tiene que protestar, un vecino le decía: "Alcalde, no he podido dormir en toda la noche porque los jardineros estaban regando para tener esta mañana esto fresquito". A lo mejor habría sido bueno preguntarle a ese vecino si dormía mejor cuando pasaban por allí cuatro carriles de coches frente a su ventana.

No hay comentarios :

Publicar un comentario