Menú horizontal

Si te ha gustado el artículo, puedes invitarnos a una cerveza

lunes, 2 de noviembre de 2009

Subida en bici a la Bola del Mundo


La semana pasada os contábamos que muy probablemente una de las etapas de la Vuelta 2010 tendrá su final en la Bola del Mundo, y queríamos comprobar por nosotros mismos la dureza de esta subida, y el estado del firme. Desde hace tiempo teníamos pendiente esta subida, y por fin hemos podido realizarla.


Ver en un mapa más grande

Para llegar hasta el origen de nuestra ruta utilizamos el Cercanías, como en la mayoría de nuestras rutas en bici. En este caso, la C-9 para subir de Cercedila a Navacerrada.


Desde la estación de tren al Puerto de Navacerrada, puede subirse por la carretera, o por un camino más recto, por la pista de esquí de la estación, bajo los telesilas. Aunque algunos tramos son ciclables, tuvimos un buen tramo de empujabike para empezar bien la jornada.


La estatua dedicada al montañero miraba hacia La Bola casi asustada avisándonos de lo que nos quedaba por delante. Nosotros preferíamos no mirar hacia las cumbres, por si acaso.


Llegamos al Puerto de Navacerrada (1.854 m), y tras pasar la Venta Arias, cruzamos la carretera hacia el aparcamiento. Desde allí, a la derecha, un camino asfaltado nos llevará en unos pocos metros al edificio del remonte de Guarramillas, y oficinas de la Estación de Esquí de Navacerrada.


La primera recta, de unos 500 metros, y pendiente del 12%, ya va indicándonos lo que encontraremos después. Cambiamos al plato pequeño, subimos a los piñones grandes, y nos vamos hacia arriba.


El firme de la pista no se encuentra en muy buen estado debido a los rigores invernales. Necesitará un buen repaso si definitivamente sube La Vuelta por estas pendientes.


Las vistas durante la subida son espectaculares. Según vamos avanzando vemos abajo, cada vez más lejos, los edificios del Puerto de Navacerrada, y divisamos más allá los valles y montañas que nos rodean.


En las curvas el camino se empina bastante, y cada vez que pasamos una volvemos la vista atrás pensando en el camino que llevamos recorrido.


Las rampas en la segunda recta son algo más suaves, aunque yo llevaba puesto el molinillo desde el aparcamiento del Puerto, y no tenía intención de quitarlo de momento. Lo que no suponía es que esta era la parte más fácil.


En la siguiente curva empezamos a ver las antenas de La Bola del Mundo, y aprovechamos para parar a la derecha a hacer unas fotos del valle.


Seguimos subiendo hacia La Bola, y nos topamos con las rampas más duras, una verdadera pared curva tras curva, con una pendiente media del 21% que nos obliga a parar más de una vez para tomar fuerzas y seguir subiendo.


El día soleado y el buen tiempo, había animado a muchos senderistas a subir por el camino, quizás dirigiéndose a hacer la Cuerda Larga o a pasar el día paseando por las cumbres. Era un "obstáculo" más en nuestra subida.


Las antenas cada vez más cerca, y el camino, cada vez más empinado. Por suerte faltaba poco para Guarramillas.


Una vez llegados al Collado de Guarramillas (2.163 m), nos desviamos hacia La Bola Bar, el bar más alto de la Comunidad de Madrid (2.180 m). Está ubicado en el edificio del telesilla que se encontraba cerrado, al igual que el bar. Estuvieron abiertos los fines de semana de septiembre.


Las vistas hacia el Puerto son impresionantes: el Valle de Valsaín, Siete Picos, el Montón de Trigo...


A unos metros del telesilla Guarramillas, junto al cerro Dos Castillas (2.170 m) se encuentra la Virgen de Las Nieves, patrona de los esquiadores, con sus esquís a la espalda.


Una vez repuestas las fuerzas sólo nos quedan unos 800 metros hasta las antenas de la Bola del Mundo (2.249 m). El camino sigue hacia arriba sin dejarnos un respiro.


No éramos los únicos locos que habíamos subido en bici. Esta subida es un clásico entre los ciclistas para probar sus fuerzas, y un buen grupo de intrépidos se encontraba descansando arriba y haciéndose las fotos de rigor.


A la derecha de las antenas, en la explanada, se encuentra el vértice geodésico y las vistas de los alrededores son impresionantes: el Valle del Lozoya, el Ventisquero de La Condesa (nacimiento del Río Manzanares), La Pedriza y la Cuerda Larga que recorre desde aquí gran parte de la Sierra de Guadarrama. A nuestra espalda, el Macizo de Peñalara, punto más alto de la Comunidad de Madrid, y frente a nosotros, al fondo, entre la niebla, destacaban las Cuatro Torres indicándonos dónde se encontraba la ciudad de Madrid.



Unas vistas impresionantes, una subida dura donde las haya que pone a prueba nuestras fuerzas, y una prueba superada... aunque la nota no haya sido muy alta.

2 comentarios :

  1. Más o menos cuánto se tarda en la súbida, saliendo desde la estación de Navacerrada?

    ResponderEliminar
  2. Dependerá de tu forma física, pero para un ciclista medio calcula entre 30-45 minutos

    ResponderEliminar