Menú horizontal

martes, 4 de agosto de 2015

Ajuste o sustitución de un pedalier hueco por ruidos molestos

... y cómo buscar las fuentes de ruido


Si tu bici es lo que, con más o menos cariño, se viene a denominar un hierro, es posible que el tema no te importe. Pero si tienes una mtb medianamente moderna o tirando a buena y en la que te has gastado un dinero, es probable que los ruiditos te pongan un poco de los nervios. Sobre todo los que suenan cuando estás haciendo más fuerza (click, -ñic, click, -ñic...) de forma rítmica, repetitiva, y que nunca nunca se repiten cuando pruebas la bici en parado.
Es decir, casi todos.

Si se mueve, es posible que suene...

Posiblemente haya tantos posibles ruidos como cosas móviles en la bici (y alguno más).
Aquí voy a tratar de mostrar cómo localizar uno de esos ruidos y, por supuesto, cómo eliminarlo.

Así en general, se puede decir que si tienes amortiguador trasero, es más probable que tengas ruiditos. Y si limpias mucho la bici cada vez que coges algo de barro, también. Ojo con las limpiezas que, si lo haces con agua a presión, te puedes llevar la grasa de los rodamientos y eso acaba siendo una jaula de grillos. Igual tener la bici como yo, que no la lavo nada, tampoco es lo mejor. En cualquier caso, la parte que vayas a engrasar o ajustar, sí tiene que estar bien limpia de tierra. La tierra mezclada con grasa forma una pasta abrasiva negra que desgasta, desajusta y acaba estropeando cualquier mecanismo.

Lo primero para identificar un ruido es tener claro cuando suena y, con eso, normalmente, vendrá el dónde..
¿Suena si vas de pie o solo cuando estás sentado?. Esto es lo más inmediato y el sillín es una fuente abundante de ruidos. En mi caso sonaba igual, con lo cual, no era el sillín.
¿Es al ritmo de los pedales o con cada vuelta de rueda?. Esto se comprueba muy fácil cambiando de marcha. Si es con la rueda pueden ser radios, zapatas de freno o el típico roce de discos y pastillas.
En este caso, mi ruido iba claramente al ritmo de los pedales.
Sonaba igual en cualquier marcha, solo si daba pedales, con los dos pedales (no cuando daba pedales solo con uno, con lo que descarto ruido del propio pedal) y siempre en el mismo sitio, al poco de empezar a bajar el pedal derecho. Además sonaba igual con los pedales enganchados con sus calas o sueltos. En realidad el ruido se parecía mucho a un viejísimo ruido que conocí en mi pequeña bici roja. Uff, hace ya muucho de eso...
En esa bici, el pedalier (el eje central de ambos pedales) sujeta a las bielas (la barra que une el eje con cada pedal) con ayuda de unas cuñas metálicas que se aprietan con una tuerca. Cada cierto tiempo, se desgastaban las cuñas  y cogían holgura con el eje del pedalier. Había que darle unos martillazos y reapretar la tuerca. Ha llovido mucho desde entonces.

El diseño de los pedalieres ha cambiado mucho, pero la idea básica sigue siendo la misma: hay un eje central con unos rodamientos que le permiten girar respecto al cuadro y tanto la biela derecha (que va unida al plato que mueve la cadena) como la izquierda se tienen que sujetar rígidamente al eje.
Las bicis más antiguas permitían un ajuste del eje cuando cogían holgura. Los pedalieres huecos, o los acabados en cuadrado no son ajustables y cuando se desgastan se tienen que cambiar. Son cosas de la obsolescencia programada y tiene que ver con que cada vez cuesten menos las piezas y más la mano de obra.
En cuanto a la sujeción entre la biela y el eje, el sistema de las cuñas era un pequeño desastre. Ahí se han producido mejoras notables, con el cuadradillo, octalink, etc. Con el cuadradillo suele hacer falta un mecanismo llamado extractor de bielas, pero con el hueco ya no es necesario.

Volviendo al tema de mi ruido, en esta bici hay un pedalier de eje hueco. Se supone que, ahora mismo, son de lo más modernillo y a la hora de comprar la bici podríamos tener la duda de si merece la pena o no.
El rodamiento puede ser ligeramente más grande que uno de eje macizo, con lo cual reparte algo más los esfuerzos. Por otra parte, la biela que tiene el plato está rígidamente unida al eje, así que no se afloja. La biela izquierda se sujeta con un par de tornillos sobre un eje dentado y tampoco se suele aflojar. Pesa algo menos que el macizo (vaya tontería) y cuesta algo más (vaya hombre). Si alguien es capaz de distinguir uno de otro por su comportamiento en una ruta, es como para darle un premio.
Lo que sí tiene el eje hueco es que se monta y desmonta muy fácil y con sólo dos herramientas, una llave allen del 5 (para el pedal) y una llave especial que cuesta unos 8 o 10 euros.

Con el ruido ya localizado, en este caso en el pedalier, está claro lo que hay que hacer:
  • limpiar, desmontar.
  • limpiar, cambiar la pieza si hace falta,
  • engrasar, montar, apretar
  • volver a limpiar.
Hay un detalle importante para el pedalier y para los pedales. Como son mecanismos que tienen que girar y sobre los que se hace mucha fuerza, está pensado que, si el rodamiento se avería y se queda pegado, en lugar de apretarse hasta reventar o que no se pueda soltar para arreglarlo, esa posible avería haga que las roscas se suelten. Como hay roscas a ambos lados de la bici (como las que sujetan cada pedal a su biela) una de ellas es normal (se aprieta hacia la derecha) y la otra es invertida (se aprieta hacia la izquierda). En los pedales, uno tiene una R (Right, derecho) y el otro una L (left, izquierdo). El pedal derecho se aprieta normal y el izquierdo al revés. No son intercambiables y si sus rodamientos se quedasen pegados, ambos pedales se saldrían de las bielas al pedalear, facilitando así la reparación.

Para quitar las bielas, se empieza por la izquierda. Primero se suelta una piececilla de plástico que está roscada en el eje.



No tengo claro para qué sirve, pero puede ser para evitar que la suciedad se meta entre el eje y la biela. Hay una especie de llave de plástico que sirve para esto, pero se puede quitar (con rosca normal) casi con cualquier cosa. Luego se sueltan los dos tornillos allen de la biela y se saca tirando un poco.
Ojo que los tornillos tienen unas pequeñas arandelas y hay una arandela grande sujeta a la biela y que abraza al eje. La piececilla de plástico que en la foto sale como una "e" y que va en la ranura de apriete de la biela no tengo claro para qué sirve. Supongo que para evitar que entre mucha porquería a la zona entre el eje y la biela. En este caso debería venir bien. Supongo.



Para quitar la otra biela, primero desengancha la cadena del plato (la puedes dejar sujeta en el cuadro, como en la foto) y luego simplemente tira con la mano en sentido del eje del pedalier hacia fuera, es decir, hacia la derecha de la bici. Sale así sin más aunque debe ir algo justo.



Una vez que has quitado las bielas y su eje, falta quitar los rodamientos. Hace falta una llave especial (la de los 10 euros). También puedes hacer el bestia con una llave grifa, pero casi mejor que no.



Según comentaba antes, aquí es importante el tema de hacia dónde se afloja. No hay problema porque está escrito en el propio rodamiento. Pone tighten y una flecha para apretar. Se afloja como si dieses pedales, hacia delante, tanto en el lado izquierdo como en el derecho. Por eso cuando desmontes los rodamientos verás que también indican L (left, lado izquierdo) y R (righ, derecho).

Lado izquierdo, L, left, se aprieta (tighten) a derechas


Lado derecho, R, Right. Se aprieta (tighten) a izquierdas 

Si hacía un ruido, simplemente reapretando se podía haber resuelto, pero interesa más soltar, limpiar, engrasar las roscas y volver a montar apretado. La grasa debe ser consistente, de litio (blanca) o mejor si es de teflón (roja), que se supone que no ataca a los plásticos. Al interior de los rodamientos no puedes hacerle nada, ni engrasarlo, que está sellado. Si no va bien (tienes holguras por desgaste) se cambia y serían entre 15 y 20 euros. Ojo que la medida del nuevo sea la misma. Al quitar los rodamientos es posible que haya alguna arandela de plástico grande entre el rodamiento y el cuadro. Déjalo luego de la misma forma si no quieres arriesgarte a posibles problemas de alineación o tener que andar reajustando el cambio de platos.
Sorprenden los rodamientos por lo poquita cosa que parecen, unidos por un tubo de plástico pero van realmente bien.
Para volverlo a montar, es seguir los pasos al revés. Metes un rodamiento y luego el otro, cada uno por su lado, aunque creo que el orden da igual. Con cuidado de que encaje bien el tubo de plástico que los une por dentro. Engrasa roscas y apriétalo (tighten) bien pero que puedas soltarlo usando la llave con una mano (¿a qué par? uff, no sé) y sin espachurrar las posibles arandelas de plástico.
Con los dos puestos, mete el eje con la biela derecha y los platos. Luego la biela izquierda con sus tornillos y la tapita a rosca y ya está.
Se tarda más en escribirlo que en hacerlo y aunque pueda parecer complicado es muy fácil. Te puede venir bien hacerlo para quitar ruiditos o si tienes holguras importantes. En cualquier caso, como siempre, ya sabes que en cualquier tienda tienes estupendos mecánicos dispuestos a hacértelo por un dinero ajustado aunque, para mi gusto, el hacerlo en casa es mucho más entretenido.
Como aún queda algun ruidito pendiente, ya os comentaré cómo lo localizo y cómo lo elimino (si todo va bien).

¿Quieres asistir a un curso de aprendizaje? Ponte en contacto con www.simss.info y te informaremos de cursos al respecto (en grupo o personalizados)

No hay comentarios :

Publicar un comentario