Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

jueves, 19 de diciembre de 2019

Ruta MTB Senderos de El Escorial

Ruta Completa Km.53,29 Desnivel acumulado: 634m. Track de la Ruta en wikiloc Escapatoria 1: Estación de El Escorial (Km 34)
Escapatoria 2: Estación de Las Zorreras (Km. 43)



El otoño se acaba y para este penúltimo día de tan colorida época, en el que hemos disfrutado de tantas variadas y espectaculares rutas, como colofón, os queremos proponer una ruta muy especial que estamos seguros que a partir de ahora pasará a ser una ruta de referencia para toda la familia Enbiciada. Por eso, primero de todo, queremos dar las gracias a David3C por compartir en wikiloc rutas tan bellas, tan bien señalizadas y tan bien relatadas. Nosotros la hemos explorado previamente y solo hemos querido añadir dos pequeñas variaciones: la salida y llegada en la estación de cercanías de Villalba (con una variante en la llegada por el río Guadarrama) y el paso por la finca de El Campillo, ya que durante bastante tiempo unas puertas rotatorias muy estrechas impedían el paso de las bicicletas por este enclave histórico y natural.

 De siempre ha sido una vía pecuaria (Colada del camino de Villalba o Paseo del Monasterio), a la que ahora, por fin, se puede fácilmente acceder de nuevo en bicicleta, por lo que nos congratulamos de que las autoridades pertinentes hayan hecho prevalecer el derecho de paso de estas vías tradicionales.



Como todos los sábados nos reuniremos en la estación de Collado-Villalba y después de los saludados y de la foto de grupo de rigor iniciaremos la ruta cruzando las vías del tren por el puente de la C/ Antonio Varela. Callejeando llegaremos hasta la Cañada Real, cruzaremos con sumo cuidado la M-510 y seguiremos rectos por el Paseo de Monasterio, un llano y amplio camino que discurre en dirección al Escorial entre amplias dehesas y grandiosas vistas de la sierra.
Pasaremos delante de las ruinas del Palacio del Monasterio, una antigua casa de oficios construida por Felipe III en 1611 donde sus ruinas (aún majestuosas) acaban de ser consolidadas. En el lateral del recinto se yerguen gran cantidad de estructuras que alojan numerosos nidos de cigüeñas que antes anidaban en los tejados del palacio.


Seguiremos por el camino del Monasterio (o Colada del camino de Villalba), pasaremos por el pequeño y apenas visible Embalse del Arroyo del Guatel, hasta llegar a la puerta de acceso a la finca de El Campillo. En esta finca se ubicaba una antigua aldea medieval adquirida y deslocalizada por Felipe II al constituir el Real Sitio de El Escorial, y trasmutada en uno de los cotos de caza preferidos por el rey. Aquí encontraremos una antigua fortificación de defensa reconvertida por el arquitecto real Juan de las Heras en una magnífica casa-palacio. A escasos metros, casi frente a ella encontraremos la Ermita de Santa Filomena. Aunque actualmente es una finca privada, donde se celebran todo tipo de eventos y festejos, el derecho de paso de esta vía pecuaria nos permitirá sin problemas pasar justo por delante de la fachada principal del palacio así como por la Ermita. Un majestuoso preludio que antecede a los muchos estímulos que nos iremos encontrando a lo largo de tan regia ruta.


Al salir de la finca, podremos girar a la izquierda dejando el camping a la derecha hasta conectar de nuevo con el camino que dejamos a la entrada de la finca, o continuar por la Colada del camino de Villalba, hasta retomar igualmente el mismo camino un poco más adelante. Si el tiempo es lluvioso, en esta zona encontraremos grandes charcos y en todo caso un terreno muy divertido de ciclar en MTB.
Llegamos a la rotonda de la carretera M-600, que cruzaremos con sumo cuidado ya que es una carretera con mucho tráfico. Cogeremos un sendero a la derecha que se va adentrando poco a poco en el pinar hasta que, un poco antes de llegar a área recreativa de El Tomillar, cogeremos a la izquierda un sendero apenas perceptible y ascendente, que va subiendo hasta cruzarse con la carretera que sube a la Solana de la Penosilla, hasta que a la derecha podremos ver al fondo de un amplio prado un gran porche de madera (merendero-mirador) construido para acomodo de los retenes de incendios forestales y que en esta época podremos utilizar para retomar fuerzas y avituallarnos.


A continuación tomaremos el Cordel del Valle que parece más bien un gran cortafuegos y antes de tomar un pequeño y apenas visible sendero a la derecha y que nos llevará a la pista asfaltada que dejamos poco antes. Apenas 60 metros más adelante encontraremos una cerca desde la que sale un camino (Sendas de Prado Doctor), y que es el inicio del auténtico disfrute de esta jornada. El inicio de la senda parece que nos aleja de El Escorial, a la vez que nos va a obligar a esforzarnos en algún pequeño tramo y que igual nos hará poner pie a tierra.
Pero enseguida giraremos 180º por unos rápidos y ágiles senderos (exceptuando unas pequeñas subidas), que paralelo y por encima del Cordel del Valle nos ira llevando muy rápidamente al arroyo del Romeral. Toda esta zona nos regalará unas preciosas vistas de El Escorial y de las enormes dehesas que lo rodean a nuestra izquierda).Pasado el arroyo del Romeral giraremos para coger el Cordel del Valle, y luego, una de las estrellas de esta ruta, las Zetas de El Romeral, una senda divertidísima y con mucho flow que nos llevará en un suspiro hasta la pista de la Horizontal. Este es un amplio sendero frecuentado antiguamente por los frailes y curas del Monasterio, por lo que popularmente también es llamado El paseo de los curas. Desde aquí, si aprovechamos para parar a disfrutar del paisaje podremos encontrar vistas preciosas del entorno natural con las cúpulas del Monasterio entrecortadas por la arboleda.


Actualmente este camino está acondicionado como senda botánica, y como su nombre indica es una pista que discurre horizontalmente en dirección oeste por la falda del Abantos entre preciosos pinares y olorosas jaras. Como los fines de semana este camino está frecuentado por muchas familias con niños y cochecitos de bebé, tendremos que tener mucho cuidado de moderar la velocidad de nuestras bicicletas cuando nos crucemos con ellos.


Al final de la pista de La Horizontal estaremos atentos a tomar unos rápidos senderos en bajada que nos llevará primero hasta una estrecha carretera. Llegados al cruce con la M-505, que va al Puerto de la Cruz Verde, tendremos más cuidado todavía, ya que en este punto a los coches se les añade numerosas y potentes motos deseosas de disfrutar con la velocidad y las curvas. Nos incorporaremos a la izquierda de la M-505 y bajaremos velozmente 700 metros. 
A escasos metros cogeremos a la izquierda la Senda del Prado de la Guadaña, y aquí empieza la que es otra de las maravillas del día, una senda para disfrutarla tanto visualmente como de manejo MTB, puro rock & roll, super disfrutona y con un punto justo de técnica, que nos ofrecerá unas cuantas trialeras que bordean casi por completo la finca de El Castañar.


Tendremos cuidado en estos senderos, porque es habitual que os transiten familias con perros sueltos y niños por lo grandioso del entorno, que al igual que nosotros vienen a disfrutar de esta auténtica maravilla. El sendero es muy estrecho y siempre respetaremos que ellos tienen toda la preferencia. 
La primera parte de la Senda sube pegada al muro de la finca de El Castañar (a nuestra izquierda), un antiguo muro que se adivina formaba parte del muro original de los Reales Sitios. A la izquierda, al otro lado del muro, iremos encontrando unos pocos pero majestuosos edificios que se nos antojan debían ser los alojamientos estivales de gentes muy principales, y ente vista y vista nos encontraremos con un par de puntos en los que será difícil no echar el pie a tierra. Un poco más adelante llegaremos de nuevo a la carreterilla que dejamos al principio y que retomaremos por apenas 400 metros hasta llegar a la Fuente de la Reina (hoy en día seca). La carreterilla gira casi 180º a la izquierda y justo enseguida volvemos a salir a la izquierda de la carreterilla por otro sendero que discurre paralelo al muro y que en algún momento podrá parecernos un tanto técnico, pero todo el rato muy (muy) disfrutón. Este nos llevará por el majestuoso muro de la finca de El Castañar en una rápida bajada hacia el Robledal de la Herrería.


Enseguida llegaremos a la Ermita de La Virgen de Gracia, un paraje bien conocido por los Enbiciados, y que seguiremos por la senda que lo atraviesa en dirección este hasta el final del Robledal. Pasaremos una puerta y nos encontraremos en una pista y las vías del tren. Seguimos la pista hasta llegar de nuevo a la M-505 y nos incorporaremos a la derecha. Ojo a este punto! Tal y como hemos hecho en varias ocasiones tendremos muchísimo cuidado con el tráfico, que ya sabemos que puede ser rápido e intenso, y sobre todo porque en menos de 100 metros tendremos que cruzar rápidamente, bajar un badén importante a la vez que tenemos que girar 180º para poder pasar por una puerta que da acceso a un parque que ya nos llevará tranquilamente hasta la estación de tren. En esta maniobra tendremos el máximo cuidado en ayudar y avisar a todos los compañeros. La estación de El Escorial podría ser una escapatoria para quien no quiera seguir disfrutando (Km 34). Pero tener muy en cuenta que el disfrute ni mucho menos se ha acabado ya que la ruta es circular y termina en Villalba. Cogeremos la Colada de Navalquejigo (o de las 7 cancelas), una pista bellísima y amable que conocemos muy bien y que no nos cansamos de volver a disfrutar sobre todo en este tiempo otoñal donde el frescor de las amplias dehesas, con amplios paisajes de fresnos, robles, encinas y ganado suelto, nos vuelve a conectar una y otra vez con un paisaje que perdura cuasi intacto desde hace siglos.
Una vez llegados a la entrada de Navalquejigo-las Zorreras, (2ª Escapatoria Km.43) cogeremos el sedero de Arroyo Ladrón que discurre por el precioso Bosque de los Arroyos, un camino llano y con mucho Flow que nos llevará hasta nuestro precioso y ya familiar Embalse de los Arroyos.


De ahí volvemos a coger el igualmente divertido sendero que bordea el Embalse de Valmayor hasta llegar al Cordel de Suertes Nuevas. Por el sendero situado más a la izquierda de esta amplia vía pecuaria ascenderemos hasta llegar a la Ermita del Cerrillo, continuaremos ya en bajada hasta cruzar la M-510 (mucho cuidado con este cruce), y seguiremos por la vía pecuaria hasta llegar al la vera del río Guadarrama. Por su lateral derecho (esta es una novedad) llegaremos finalmente al polígono donde siempre paramos antes de tomar el tren de vuelta a Madrid. Será el momento para avituallarnos y tomarnos unas merecidas cervezas mientras comentamos la belleza de semejante ruta y las numerosas experiencias que, de seguro, nos habrá ofrecido un día tan especial. 

Es sin duda, una de las mejores maneras, si no la mejor, para despedir el otoño. Una futura clásica. ¿Te vienes a descubrirla?



Las fotos de cada ruta las compartimos con los asistentes mediante un album de Google Photos, si quieres verlas y subir las tuyas, mándanos tu email a través de este formulario , identifícate bien con tu nombre y apellidos para que sepamos quién eres.
Sólo hay que hacerlo una vez, no hace falta que repitas en la próxima ruta.


Estos somos de momento los ciclistas apuntados:

No hay comentarios :

Publicar un comentario