Menú horizontal

martes, 12 de junio de 2018

Por una reforma del Código Penal que proteja a los ciclistas #PorUnaLeyJusta

Escrito por Alfonso Triviño Fernández, Abogado y Secretario General de la Asociación de Ciclistas Profesionales

Actualmente se encuentra tramitándose en el Congreso la reforma del Código Penal en materia de imprudencia en la conducción de vehículos a motor y el abandono de la víctima por quien causa el accidente que se puede conocer a través en este enlace


Fuente: lavanguardia.com

Como muchos de vosotros conocéis, esta Proposición es el resultado de los esfuerzos de Anna González para que #PorUnaLeyJusta se traduzca en una reforma del Código Penal. Su marido falleció atropellado por un camionero que se dio a la fuga y que, tras ser localizado, se archivó el asunto en vía penal porque la imprudencia que cometió, calificada como "leve", resultó haber sido despenalizada en 2015, y como el marido de Anna falleció en el acto, no cometió el camionero omisión del deber de socorro porque a un fallecido no se le puede socorrer. Una vez recurrido el archivo, la Audiencia Provincial de Madrid dispuso que se deberá celebrar juicio porque sin entrar a juzgar, los indicios indican que la imprudencia podría calificarse como "menos grave" o "grave", pero si en el nuevo juicio se resuelve de nuevo que la imprudencia es "leve", se le absolverá a esta persona.


Anna ha luchado mucho para evitar que esta situación se repita para cada una de las víctimas que han quedado desamparadas tras la reforma del Código Penal de 2015 que acabó con la protección penal de las personas que sufren un accidente causado por alguien que comete una infracción a una norma de tráfico (saltarse semáforo, no respetar ceda el paso o paso de peatones, atropello por alcances a ciclistas...) y causa lesiones o muerte. En estos casos, si no hay alcohol y/o drogas de por medio o especial temeridad manifiesta, las causas se archivan y han de acudir las víctimas a la vía civil, mucho más problemática para personas vulnerables frente a las todopoderosas aseguradoras, que cuentan con todos los medios para litigar.

El caso es que la tramitación de la reforma está siendo muy complicada para que salga adelante, en primer lugar porque el texto primero de la proposición de ley se queda muy corto y no introduce la imprudencia que ha quedado despenalizada en 2015 en perjuicio de las víctimas. Sin embargo sí introduce un nuevo delito cual es abandonar el lugar del accidente por parte del causante siempre que provoque lesiones o fallecidos. También eleva en uno o dos grados las penas si hubiera pluralidad de afectados y notoria gravedad de los hechos, por lo que el tope de 4 años de prisión en el peor de los casos se elevaría a un máximo de nueve años de prisión.

Tras las distintas enmiendas de los Grupos Parlamentarios y las ponencias para lograr redactar enmiendas transaccionales, estamos muy preocupados con la situación de la reforma del Código Penal. Tras haber tenido contactos con Pablo Matos, que es el ponente del Grupo Parlamentario Popular, éste no quiere bajo ningún concepto cambiar nada que tenga que ver con la reforma de su Grupo en el asunto de la imprudencia, esto es, que quede fuera del Código Penal la imprudencia por la que una persona infringe una norma de tráfico y causa lesionados o fallecidos si no concurre alcohol y/o drogas o especial temeridad, y en el texto primero además se había renunciando a definir la imprudencia menos grave, que al no haber sido definida en el actual Código Penal tras la reforma de 2015, los jueces no la están aplicando y que podría haber servido para aquellos accidentes en los que se provocara daño a las personas tras infringir una norma de tráfico.

El problema es que menos el Grupo Parlamentario Popular y Podemos, todas las demás fuerzas parlamentarias tenían claro que tiene que volver al Código Penal la imprudencia antigua leve cuando provoca lesiones que necesiten tratamiento médico y quirúrgico, y no solo las imprudencias que causan lesiones que provocaban la pérdida de miembro principal o gravísima enfermedad somática, y, por supuesto, cuando a consecuencia del accidente haya resultado de muerte. Pues bien, tras las reuniones que mantuvimos en nombre de Anna González, estábamos buscando la fórmula para encajarla.

El Partido Popular no quiere tocar en fase de enmiendas transaccionales la vuelta al Código Penal de la imprudencia leve ni redefinir la imprudencia menos grave para que se cubran los accidentes con infracción de normas de Tráfico y resultado de lesiones o muerte, y las va a dejar fuera de la cobertura del Código Penal. Por otro lado el Grupo Parlamentario de Ciudadanos sí aceptaba una definición que les propusimos y que redactaron como enmienda transaccional por la cual se presumía que los accidentes con una infracción a una norma de tráfico con resultado de fallecidos y lesionados, incluidas lesiones del artículo 147.1 del Código Penal (lesiones que precisan tratamiento médico y/o quirúrgico, y que son la inmensa mayoría de los supuestos) en estos casos se considerará un supuesto penal de imprudencia menos grave con una mínima pena de 3 meses de multa; y para lesiones muy graves, hasta 12 meses de multa, pero no prisión, a fin de no castigar desproporcionadamente a quienes no condujeran con especial temeridad.

Por otro lado el Grupo Parlamentario Socialista no acepta el abandono del lugar de los hechos como delito autónomo, al igual que Podemos, pero al menos los socialistas introducen en sus enmiendas la fuga como un agravante de la imprudencia. Sin embargo con esta fórmula, como la imprudencia por causa de la reforma de 2015 está despenalizada en el 90% de los accidentes al calificarse como "leve", no se castigaría en la inmensa mayoría de las fugas al que abandone a la víctima. No habría nada que agravar por lo que la fuga saldría gratis. Pero además el Grupo Parlamentario Socialista, a pesar de su compromiso por introducir la antigua imprudencia leve en el Código Penal, a la hora de plantear sus enmiendas no figura este compromiso y dejan las cosas como están alineándose con el PP ¿Lobby asegurador?

El día 12 de junio tiene lugar la última ponencia para tratar de llegar a un acuerdo, y el 19 se remite al Senado el texto final. Queda mucha tramitación, pero si vamos constatando que no se respeta el espíritu de #PorUnaLeyJusta, habrá que plantear organizar movilizaciones.

27 de marzo de 2018. Indignación ciclista con los parlamentarios por la reforma del Código Penal

No hay comentarios :

Publicar un comentario