Menú horizontal

lunes, 9 de julio de 2018

El nuevo itinerario ciclista en Arganzuela no cumplirá sus objetivos

Se presentó el pasado 3 de julio con el ampuloso nombre de "Plan de Movilidad Integral en Arganzuela" el prometido itinerario ciclista que debería servir para rebajar la presión entre bicis y peatones en el río y que será ejecutado en breve gracias a las Inversiones Financieramente Sostenibles recientemente aprobadas.

Tras ver los planos que se pueden consultar aquí, sacamos algunas conclusiones:

1. No va a cumplir el objetivo de eliminar a los ciclistas rápidos de Madrid Río 


La motivación principal en los Presupuestos Participativos aprobados fue reducir el peligro entre peatones y ciclistas con un carril-bici separado del itineario peatonal. El principal peligro de la convivencia son los ciclistas rápidos, que ya tenían las calles paralelas para circular, pero han preferido siempre el río, que no tiene semáforos y no tiene tráfico. El nuevo itinerario dejará a muchos ciclistas rápidos con la misma motivación para seguir usando el río, ya que seguirá teniendo semáforos, y la mitad del itinerario se comparte con el tráfico motorizado.

Por otro lado, no tenemos conocimiento de que este nuevo itinerario ciclista vaya acompañado de algún tipo de medida para dificultar el paso de ciclistas deportivos por el río en horarios de máxima afluencia.

Por último, no hay puntos de conexión entre el Río y el nuevo itinerario. Habrá mucha gente que no tenga idea siquiera de que esta alternativa existe o no tenga claro cómo llegar hasta ella.





 2. El tramo de carril-bici no está preparado para usarse por un ciclista rápido 

Entre Legazpi y Pirámides se plantea un tramo de carril-bici bidireccional de 2,5m de ancho en total (más 0,5 de banda de separación), esto es 1, 25m por sentido. Es un ancho que no permite circular más que a velocidad de paseo para poder prevenir peatones despistados que crucen sin mirar a ambos lados (no es evidente tener que hacerlo). En algunos puntos incluso quedará entre el bus y la parada, teniendo que negociar con los pasajeros el paso de las bicis.

En sentido oeste se va a establecer un ciclocarril 30 en la calzada paralela compartido con el tráfico motorizado que sí puede admitir más velocidad, pero en sentido Legazpi esa señalización no existe. Así el ciclista que quiera ir rápido no podrá ir por calzada compartida (quedará un solo carril sin señalización), ya que los coches le acosarán para que se vaya al carril bici adjunto.

Y en el carril bici, circularán por el borde más pegado a la acera, sin espacio de seguridad. De nuevo, un impedimento para que los ciclistas deportivos lo usen, ya que tendrán que ir a velocidad de paseo.










3. El tramo de carril-bici sí que puede generar ciertos movimientos locales en bici con mayor seguridad 


Aunque el paseo de Yeserías-Chopera no es la parte más difícil, puede haber algunos usuarios que se animen a usar la bici con este nuevo carril para desplazamientos cortos en el tramo en el que se plantea, y que ahora les resulte incómodo llegar al río y salir para una distancia corta.

Este carril-bici tiene algunos tramos separados del tráfico contiguo con la banda de aparcamiento (como pasa en Santa Engracia) y otros sólo tiene una pequeña banda de 0,5 de pintura (como le pasa al de Av. Oporto). Sin embargo, en el caso de Santa Engracia y Av. Oporto hay numerosos cruces que implican giros de vehículos que pueden cortar el paso a ciclistas que se encuentren en su punto ciego sin distancia de seguridad para reaccionar. En el de Av. de Oporto además los coches que salen de aparcar se cruzan con ambos sentidos de la bici. No es el caso del nuevo carril-bici de Arganzuela, que no tiene cruces de tráfico al estar en el lado del río, y por tanto no tendrá estos problemas de seguridad entre bicis y tráfico motorizado.






4. No se han resuelto los tramos difíciles 

El carril-bici se ha instalado en el tramo que menor dificultad planteaba, habiéndose resuelto parcialmente los problemas en Gta. Pirámides. Sin embargo no se han solucionado todos los movimientos de esa glorieta ni se han tocado en absoluto el resto de glorietas (Legazpi, San Vicente) ni de tramos de tráfico difíciles donde sí hubiera sido más necesaria una actuación de calmado de tráfico, de reducción de velocidad y de facilitación de maniobras en cruces.


5. Tramos de sentido único mejorables 

En la parte de Virgen del Puerto se ha optado por mantener el sentido único, obligando a las bicis a callejear de vuelta. Para ello se ha empleado la señalización de ciclocarril a 30 km/h como sustituto de una señalización de orientación para saber por dónde va el itinerario, nada intuitivo, que hará prácticamente residual el empleo de esta parte como alternativa al río.

Sí se resuelve el Paseo de Melancólicos con una solución de carril-bici bidireccional provisional mientras se transforma el Vicente Calderón (es decir, que puede estar así años). En ese caso se produce un inquietante cruce con la salida a la M30 con ángulos de 45º muy poco aconsejables desde el punto de vista de la seguridad. Esperamos que ese cruce se regule con un semáforo que no tenga una fase ámbar intermitente.




Otras opiniones ciclistas


Con distintas motivaciones, otros grupos coinciden en que la obra no hará desaparecer a los ciclistas deportivos del río:
  • Madrid Ciclista critica la apuesta por la segregación en lugar de la educación

¿Y tú opinión? Deja un comentario



No hay comentarios :

Publicar un comentario