Menú horizontal

lunes, 25 de agosto de 2014

La bici en Florencia: un caso de ciudad ciclista sin necesidad de carriles bici ni bici pública

Una ciudad llana y compacta que redescubre la bici
Desde que existe este blog hemos defendido que una ciudad ciclista es posible sin necesidad de una red completa de carriles-bici, siendo mucho más universal un modelo de restricción y pacificación del tráfico.

Florencia es un excelente ejemplo: una de las ciudades con mayor presión turística del mundo, que ha decidido poner coto al abuso del coche en una sociedad con una alta dependencia del coche como es la italiana.

El resultado es un espectacular incremento en el uso de la bici hasta llegar a cotas similares a las de Zaragoza o Sevilla.

EnbiciporMadrid ha estado allí.

Fotos de EnbiciporMadrid si no se indica lo contrario

La situación: dos de cada tres van en coche

Una de las características más notables de los municipios italianos del norte es el de la presencia de una ciudad difusa entre las ciudades tradicionales, compuestas de casas unifamiliares que apenas dejan áreas sin ocupación humana. Mejor una foto de satélite nocturna para ver la dimensión del fenómeno

La dispersión urbana del norte de Italia vista desde el espacio

Reparto modal de Florencia, 2001La consecuencia de esta miríada de personas que habitan en casitas de campo por toda la región es una altísima dependencia de coche imposible de atender con transporte público, pero que dependen de los densos núcleos urbanos donde se ubican los trabajos, comercios y servicios. Así, en Florencia el reparto modal del coche llegaba hasta un insostenible 62% en el último dato oficial de 2001.

Y sin embargo, la bici se usa. Si ya entonces, era el 5% de la población, esta cifra llega ya al 9%, llegando a ser del 15% en las puertas de acceso al centro.

Típica tienda de recuerdos para turistasLa moda se hace reflejo de este renacer: la icónica motoretta italiana que el cine inmortalizó con películas como “Vacaciones en Roma” o “Caro Diario” deja paso en las tiendas de recuerdos al nuevo medio de transporte característico. Alquileres de bicis, rutas guiadas… ¿qué ha hecho de Florencia una ciudad de bicis?

La respuesta: las restricciones al tráfico y un pasado ciclista nunca olvidado


El arte urbano florentino en las señales de tráfico es una seña de identidad
Desde hace unos años, el 60% de la zona urbana no permite aparcar libremente sin pagar (zona amarilla en el mapa), y una cuarta parte está limitada a residentes y servicios (zona roja).

Para hacernos una idea, si en Madrid se restringiera el tráfico en una proporción similar, los parquímetros tendrían que cubrir el doble de barrios y las áreas exclusivas de residentes cubrirían un área 40 veces mayor, es decir todos los distritos de Centro, Chamberí, Salamanca y Retiro. Es quizá algo similar a lo que por unas semanas se llegó a plantear en el gigantesco casco histórico de Sevilla hasta que el populismo y las elecciones revertieron la medida con el cambio de gobierno.




Ampliar mapa


En Florencia, estas brutales limtaciones han sentado las bases para que reviva un medio de transporte que nunca fue olvidado por completo, pero casi. Las bicis viejas salen de los trasteros donde llevaban años guardadas, y los jóvenes abandonan el hábito de sus padres de ir en coche a todas partes, imitando lo que ven hacer a algunos abuelos que nunca han perdido este hábito.

El entorno ayuda: una ciudad plana y bastante compacta. El clima meditarréno también, con sus momentos dolorosos, pero afrontables si hay voluntad, algo que parece haber cambiado en la última década, ya que el clima es el mismo.

El caso de Sevilla demostró a los políticos en España que el calor no era obstáculo para usar la bici, algo que podrían haber aprendido viajando a Italia. También podrían haber visto que la lluvia se puede sortear con un poco de filosofía, como hace este florentino, que prefiere pararse a leer a acabar hecho una sopa.
 Una ciudad sin prisas permite pararse a leer hasta que amaine la tormenta


La bici, algo normal 

Gracias a esos factores, se llega a un reparto modal del 15% de bici en las rondas limítrofes del centro, mientras que en su interior se llega fácilmente al 60%. Sin limitaciones de edad. Señoras que hacen la compra en bici. Padres con sus niños en bici. Abuelos que van al bar en bici.
Estampa italiana: Sacerdotes, señoras que van a la compra en bici y turistas
Junto a la estación de tren
La normalización llega en detalles como el reparto del espacio de aparcamiento. La bici se aparca en calzada, y por supuesto, también circula por calzada.
 Aparcabicis tipo


Los pocos carriles-bici que hay en el centro han envejecido mal. Se trata de aceras-bici bidireccionales bastante estrechas cuando todavía no había tantas restricciones a los coches, que la realidad ha dejado un tanto sin sentido, aunque algunas personas las usen disciplinadamente sin hacer preguntas mientras otros usan las calzadas paralelas, en las que apenas se ve un coche. Son los únicos casos en los que se usa la acera para rodar.


Observen, esta es la orilla sur del río Arno, en un tramo con acera-bici bidireccional.
Calle con acera-bici

La misma vía una manzana antes, que no tiene acera-bici. El tráfico de coches es similar en ambos tramos:
La misma calle sin acera-bici


La irrelevancia de la bici pública: Mille e una biciclette


En 2012 se puso en marcha un sistema de bici pública con el sugerente nombre de Mille e una biciclette. Pocas estaciones y muy grandes. Concretamente 100 bicis en dos únicas bases a ambos lados del centro. En 8 meses de funcionamiento la prensa anunció a bombo y platillo el éxito del sistema: se habían llegado a los 11.000 usos... tanto como un biciMAD a medio gas en su primera semana. ¿Lo quieren en porcentaje? De las mil y una bicis que uno puede ver en Florencia, sólo la última es una bici pública.

Una de las dos bases de la bici de préstamo

La parte oscura: el área metropolitana sigue siendo un atasco perpétuo

El tráfico en la periferia, un via crucisEste paraíso ciclista no es más que un espejismo que afecta a ese 25% de la ciudad con tráfico limitado pero que no logra arreglar ese reparto modal del 65% de viajes en coche y horas punta extensísimas que afectan a todas las afueras.

Es el reflejo de una sociedad dual, en la que media población vive en un entorno denso en el que es fácil renunciar al coche, mientras que la otra mitad vive dispersa en un mundo en el que vivir sin coche es inviable.

Por supuesto, cada vez es más difícil que uno de esos habitantes vaya a ver a un amigo a la otra mitad de la ciudad, unos porque han renunciado al coche, los otros, porque no pueden entrar con él.

Quizá es en estas periferias donde tenga sentido empezar a hablar de restricciones al coche y vías ciclistas, si lo que se pretende es realmente cambiar el reparto modal.


¿Es posible una ciudad de bicis en Europa sin restricciones al tráfico?

Ya conocíamos ejemplos de muchas ciudades que han conseguido una presencia significativa de bicis en pocos años mediante una red extensiva de carriles ciclista.

Queda claro con este ejemplo cómo unas restricciones al tráfico motorizado fuertes también ayudan a que la bici se recupere como vehículo de uso mayoritario sin necesidad de infraestructura viaria especial ni caros sistemas de bici pública.

Ahora planteamos un Más Difícil Todavía: ¿Puede la bici tener tal presencia en una ciudad europea sin carriles-bici y sin restricciones al uso del coche?

Sí. No se pierdan la segunda parte de la bici en Italia: el caso de la costa de Liguria

Artículos relacionados

La bici la Costa de Liguria: Más bicis = Más coches (próxima publicación)
La bici en Benidorm: La bici busca su sitio despacio, demasiado despacio

19 comentarios :

  1. Muy buen post. Está claro que muchas ciudades con cascos históricos no necesitan una infraestructura de carriles bici en el centro. Aún así seguro que estaría bien tener algunos que ayudasen a aquellos que viven en las afueras poder acceder al centro. Os recomiendo que os acerquéis a Bolonia también. Está a 40 minutos en tren y también es un caso muy interesante de como restringir el tráfico en el centro de la ciudad. Además está mucho menos invadida por los turistas!

    ResponderEliminar
  2. En Roma recuerdo infernal el adoquinado por el centro ¿eso se ha llegado a tratar, es disuasorio o a la gente le da igual?

    ResponderEliminar
  3. A mí me queda la duda de si se usa la bici porque se ha impulsado o porque no ha quedado más remedio, al ser zonas tan turísticas y densas.

    ResponderEliminar
  4. Dificultar el uso del coche es la mejor manera de fomentar alternativas. La gente usa el coche, porque a pesar de todo les parece no mas cómodo. En Copenhague siempre se mencionan los carriles bici, porque son los visible, pero eso solo es la mitad de la historia. Copenhague lleva años reduciendo plazas de aparcamiento y aplicando otras medidas disuasorias.
    En vez de decir "no queda mas remedio" hay que decir, que la gente no es tonta y elige el medio mas efectivo.

    ResponderEliminar
  5. Aunque no va a gustar el comentario, ahí va: una ciudad llana invita a usar la bici mucho más. No se ve mucho por nuestra Comunidad, que tiene pocos pueblos o ciudades así, salvando Aranjuez. Pero cuando vas a lugares llanos, es frecuente ver personas mayores que mantienen el hábito de la bici y jóvenes que se han desprendido de ese estigma de que para ser alguien hay ir a todas partes en coche. Éste sigue siendo un símbolo de status social.
    ¿Conocéis algún ejemplo de ciudad con relieve irregular similar al de Madrid con progresos como los que nos cuenta Villarramblas?

    ResponderEliminar
  6. Cuando hayas rodado en contra el viento de las ciudades del Mar del Norte o del Báltico, las cuestas de Madrid te parecerán bajadas :)


    Es el mismo argumento que el clima. En Madrid la gente te dice que es por el calor, en Alemania la gente te dice que la bici es algo para las ciudades del sur de Europa donde siempre hace buen tiempo...

    ResponderEliminar
  7. No tienen el derecho; tienen la obligación. Es por este tipo de imbéciles que llevo una copia impresa de este artículo en la mochila por si acaso.



    De todas formas yo creo que está bien si se ve que hay varios coches detrás echarse a un lado (parando) y dejarles pasar; pero eso es ya por ser amable, no algo que obligue la ley.

    ResponderEliminar
  8. Yo la llevo impresa en la mochila; otros no sé (ciclistas o conductores). Conductores hay muchos que no la conocen porque siempre hay alguno diciendo a los ciclistas que se metan por el carril bus.

    ResponderEliminar
  9. En mi opinión, si bicimad no implosiona durante los próximos meses (a mí particularmente me preocupa el mantenimiento de las bicis) el ayuntamiento debería probar a implantar una reducción temporal del tráfico en la zona centro en la próxima primavera-verano en plan "mes verde" o algo así, para forzar la utilización de la bici durante un periodo de prueba... en el peor de los casos "acostumbraría" a usar la bici y se vería si se produce el caos más absoluto o no...

    ResponderEliminar
  10. Lo del transporte público es lo que hacía que la gente en Madrid no se planteara bici... hasta que ha empezado a subir y a subir mientras la calidad baja y baja.

    ResponderEliminar
  11. Trondheim, Noruega. Es más o menos como el interior de la M30 con un desnivel similar al que hay del río a Pza. Castilla, 170m.

    8% de bicis en 2009.

    http://www.epomm.eu/tems/result_city.phtml?city=292&map=1

    ResponderEliminar
  12. Gracias. A ver si un día llegamos también a ese 8%. Incluso hasta la M-40 ;-)

    ResponderEliminar
  13. Queda taaanto por hacer. El mal transporte público es por desgracia, el principal generador de ciclistas urbanos ahora mismo. Debería de ser la gente que ahora va en coche para trayectos asumibles en bici o en bici+transporte público, que deberían de ser todos, menos los que se hagan andando.

    ResponderEliminar
  14. Totalmente de acuerdo, yo me pasé a la bici entre otras cosas porque el transporte público ya me empezaba a costar pagarlo y me mudé fuera del centro, con lo que caminar ya me suponía un gasto de tiempo demasiado grande.

    ResponderEliminar
  15. la orografía de Tronheim es mucho más quebrada que la de Madrid, aunque el desnivel máximo sea similar. Madrid parece llana al lado de aquello.





    Y por supuesto que las cuestas son un factor, no creo que nadie lo niegue, pero són sólo eso, un factor, uno más de tantos que influyen en el uso o no uso de la bici. Y no el más importante.

    ResponderEliminar
  16. El problema no son las cuestas ( todos hablan de las que son para arriba y nadie de las que son para abajo) ni el frío, la lluvia, el viento o el calor. El problema es que nos falta cultura de bicicleta urbana, y ¿ que es la cultura?, pues algo que se le ocurre a uno se lo dice a otro y con en tiempo lo hacen muchos. Así empezaron la malas culturas del botellón, el pelotazo, o de usar el coche propio para ir de princesa a la casa de Campo. Para mi Madrid sencillamente no tiene cuestas, si llevas una bicicleta con 1 plato y 5 o 6 velocidades.
    Y por cierto la crisis económica también esta haciendo algo por el uso de la bicicleta, 500 euros anuales por ir en bici en vez de abono trasporte es la mitad de un sueldo mensual de un mileurista.

    ResponderEliminar
  17. Soy Irlandes y vivi 20 anos allí. Luego me traslade a Londres y después de dos décadas mas me mude a Madrid hace unos anos. Tengo amigos que montan la bici en Dublin y Londres. Os digo, la ventaja del clima que tiene madrid es mucho mas importante que la desventaja de las cuestas. Prefiero una cuesta de 200m que una media hora de lluvia constante cuando monto la bici, con BiciMad es aun menos importante dado las bicis eléctricas.


    El problema de los coches es un problema real cuando quieres desarrollar un entorno donde padres y hijos utilizan la bici. Este entorno es muy importante para atacar los problemas de obesidad (25% de los niños en Espana de 5 y 6 anos están obesos) y contaminación que tiene Madrid. Para fomentar el uso de la bici lo que es necesario es reducir la rapidez de los coches. Hay un limite de 30km/h en los ciclo carriles pero los coches no lo prestan atención. La solución es un red de radar y multas para los coches que no cumplen con la ley. Creo que la clave es concentrar en la aplicación (con disciplina) de las leyes actuales y a la vez fomentar una red básica de carril bici seguro y separado (el anillo, un carril bici continuo desde casa de campo hasta el anillo en San Blas (casi hecho), y otro desde el anillo en el norte hasta el anillo en el sur).

    ResponderEliminar
  18. Hay dos aspectos a tener en cuenta en en el incremento de bicis; uno es la crisis que ha "obligado a muchos a mirar en qué se gastan los cuertos; el otro es el número ingente de bicis eléctricas, con gente que no iría en una bici normal pero sí está dispuesto a usar este tipo de bicis que requieren un menor esfuerzo.
    Salud y pedal

    ResponderEliminar
  19. Ferrara tiene muchas más bicis que Bolonia o Florencia, creedme.

    ResponderEliminar