Menú horizontal

lunes, 19 de octubre de 2015

Reunión con el delegado de Seguridad y Salud

Escrito por @deteibols


Los ciclistas urbanos aumentamos día a día y, de manera exponencial, se suceden los casos en que resulta necesario interpretar la Ordenanza de Movilidad para la Ciudad de Madrid, “a cala y prueba” en la actualidad. Tal es así, que estaban surgiendo dudas, más o menos aireadas en las redes sociales, a la hora de cumplir ciertas normas por parte de los ciclistas y, al mismo tiempo, se detectaba cierta ambigüedad, algunos apuntaban desconocimiento, a la hora de interpretarlas por parte de la Policía Municipal y los Agentes de Movilidad, principalmente. Estaba claro que esta incertidumbre no era positiva para la integración de la bicicleta en la movilidad sostenible de la ciudad y que hacía falta engrasar los ejes y la cadena. Para que no sonaran…

texto alternativo

Con motivo de una reunión acerca del Progama Stars Madrid el mes de septiembre pasado, planteé a un responsable de la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Municipal (Sección Ciclista) la posibilidad de formalizar una reunión con los colectivos ciclistas para aclarar estas dudas. Ese mismo día, trasladé el ofrecimiento a Enbicipormadrid y, no sólo no les pareció conveniente, sino que hicieron las gestiones oportunas para concertar un encuentro con el Delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero.


A la hora de organizar la reunión, y en base a un completo informe elaborado por Enbicipormadrid titulado “Bicis en Madrid: Conflictos y soluciones”, se plantearon, entre otros, los siguientes aspectos generales:

  • La preocupación por la indisciplina viaria de los ciclistas.
  • El desconocimiento generalizado de las normas por parte de los conductores que repercutía en recriminaciones sin fundamento a los ciclistas, incluso por parte de Policía Municipal. 
  • La ausencia de un régimen sancionador que ignora la realidad del acoso que sufrimos los ciclistas por parte de los conductores. 
  • La ausencia de datos de siniestralidad (Policía y Samur), importantísimos a la hora de prevenir accidentes.

Detalle de la reunión celebrada con el delegado Javier Barbero el 15/10/2015, a mi estilo

Acudí a la reunión en mi vehículo propio, después de sortear un sinfín de dobles filas y de interrupciones en los ciclocarriles-30 por ser la hora de salida de los colegios, y candé frente al antiguo Museo de la Ciudad, hoy rehabilitado para el Área de Salud, Seguridad y Emergencias.

Miguel, que asistió en nombre de Pedalibre, hizo lo propio. Por su parte, Adrián, de Ecomovilidad, escogió la opción de BiciMAD y aparcó en la estación nº 146. Tanto Enbicipormadrid como Ramón Linaza, de Movilidad, también convocados, avisaron de su imposibilidad de asistir. Y se les echó de menos.
En la reunión estuvieron presentes, además del delegado y dos asesores, una oficial de la Policía de Municipal de Madrid (PM) y el responsable de la Sección Ciclista con el que había contactado en primer término. Lo asesores hablaron poco, pero tanto el delegado como los “municipales” se mostraron muy participativos e interesados en escuchar nuestras demandas y aportar soluciones, y entendieron que el asunto de la integración ciclista requiere de tiempo y educación. Lástima que la reunión se nos quedara tan corta y que no se abordaran la mayoría de los asuntos principales.
Empezó Miguel haciendo un acertadísimo análisis de una ciudad hecha para el coche y las dificultades que esta circunstancia ocasionaba a los ciclistas. Aludió en varias ocasiones al informe de Enbicipormadrid e hizo hincapié en que había que proteger al ciclista, reducir las velocidades (enseñó fotografías del radar cazavelocidades) y que era necesaria una discriminación positiva hacia la bicicleta, para conseguir una ciudad más amigable. En cuanto a las sanciones, razonó que no se podía castigar del mismo modo a una bicicleta que, por ejemplo, se salta un semáforo, que a un coche, por las consecuencias que ocasionan una y otro.
Por parte de PM se nos explicó que la mayoría de las sanciones que se imponían eran por causa de superar los límites de velocidad y de la doble fila, y que se estaban persiguiendo mucho estas infracciones. En cuanto a las sanciones a los ciclistas, explicaron que sancionaban poco y que estaban tomando una actitud más bien educativa, correctora, incluso con la circulación por las aceras, y que la sanción era el último recurso.
Hicieron especial hincapié en los problemas que ocasionaba la práctica deportiva en Madrid-Río y en Casa de Campo, por la velocidad y por la invasión de los caminos, respectivamente, y apelaron a que hiciéramos algún tipo de llamamiento para que este sector de ciclistas cambiara de actitud. Explicaron que, en su opinión, la misma percepción de peligro que tenemos los ciclistas con los coches, la tenían los peatones con las bicicletas.
Por mi parte, analicé el momento que estábamos viviendo (la prehistoria) y sostuve que los progresos tenían que ser lentos y, a la vez, firmes. Me pareció más conveniente que quedaran, como dogmas, tres o cuatro conceptos y que diéramos tiempo a que calaran entre todos los agentes del tráfico antes de apuntarnos a soluciones “milagrosas” o “aceleradas”: El circular por el centro de la calzada, el dejar la acera a los peatones, el usar las luces convenientemente y no circular por el carril bux-taxi, me parecieron convenientes, para empezar.
A continuación, hice una serie de peticiones directas que tuvieron respuestas directas: 
  • Solicité que, como medida de protección para el ciclista y para reforzar la efectividad de los Ciclocarriles-30, la puerta de entrada para muchos ciclistas en la calzada, se sancionara a los vehículos que aparcan en doble fila sobre ellos al mismo nivel que si lo hicieran sobre el carril bus-taxi, sin que quedara la gradación de la sanción, por interrumpir en mayor o menor medida el tráfico, a criterio de PM. La divulgación, y cumplimiento, de esta medida podría, no sólo disuadir a muchos infractores que desprecian esta vía ciclista, sino que sería bien recibida por los propios ciclistas urbanos. En cualquier caso, de ser efectiva, haría más seguros los desplazamientos y añadiría un “privilegio” a esta infraestructura. Al delegado le pareció muy conveniente esta propuesta, pero, como quiera que no estaba tipificado, me pidió un escrito razonado para presentarlo a Movilidad (Inés Sabanés) para que hiciera los cambios normativos, si lo estimaba conveniente. 
  • Pedí a PM que me aclarara si era posible denunciar a las motos que aparcan en los supuestos aparcabicis “oficiales” ya que, al no existir en muchos de ellos la señal vertical correspondiente, no era sancionable. Quedaron en consultarlo, ya que incluso ellos mismos tenían dudas. 
  • Planteé el asunto de la R-407 que nos obligaría a tomar el carril bici y los conflictos que nos crea con los conductores que nos quieren sacar de la calzada. Aunque estamos pendientes de lo que dictamine la DGT al respecto, Adrían explicó que las señales redondas que quedan son de una época determinada y que, últimamente, hay muchas más de las rectangulares, que no obligan. Esperaremos el dictamen para ver si cambiamos de figura geométrica. 
  • En cuanto a la circulación de menores por las aceras y, sobre todo, en el camino al cole, tanto PM como el delegado entendieron que si se aplicaba “el sentido común”, esa fue su expresión, se iba a continuar siendo flexibles con este tipo de desplazamientos. Nos animó a que hiciéramos pedagogía en este sentido. 
  • En cuanto a la información que se difundía PM a través de las redes sociales relacionada con controles de alcoholemia realizados a ciclistas, solicité que se dieran datos pormenorizados ya que reseñar el número de ciclistas “ebrios”, nada más, podría dar una sensación del colectivo equivocada. Es este sentido, quedaron en poner mucha atención a los mensajes que difunden. 
Para terminar, Adrían, que tuvo poco tiempo y que suscribió buena parte de lo dicho, volvió a hacer hincapié en el acoso injustificado que sufríamos los ciclistas por el desconocimiento de las normas y, especialmente, contra las mujeres ciclistas. Pidió a PM que se aprovecharan los eventos tipo “Fiesta de” para divulgar las normas y que, incluso, se pusieran en los paneles informativos como los que hay en la M-30.
Queda una buena sensación y muchos temas en el tintero.
¿Otra reunión?
Por @deteibols

No hay comentarios :

Publicar un comentario