Menú horizontal

Si te ha gustado el artículo, puedes invitarnos a una cerveza

martes, 6 de octubre de 2015

Guerra al ruido, por una ciudad agradable

Últimos días de agosto, aunque la mayoría sigue de vacaciones, ya están llegando todos a la ciudad. La calidad del aire empieza a empeorar, huele peor, se respira peor, hasta llegan a picar los ojos.
Pero hay algo mas, ya nos habíamos acostumbrado al silencio, a la tranquilidad, una de las cosas que hacen agradable cualquier lugar.
Ahora se nota mas, hay mas coches pero no los suficientes para generar ruido de forma continua. Se abre el semáforo y el sonido de todos los motores a la vez traen la memoria de la pesadilla, del insufrible ruido continuo de la actividad en la ciudad. De nuevo se hace el silencio, aún no hay suficientes coches para mantener el infierno.

Si no fuera por esta intermitencia del tráfico, no nos daríamos cuenta de la carga que llevamos en nuestros oídos, de hasta dónde llega nuestra rendición al mal llamado progreso.

El ruido, ese enemigo invisible y tantas veces ignorado, es el causante de mermas en nuestra salud. La falta de silencio mantiene la mente en un estado de estrés continuo que aumenta la tensión arterial y la incidencia de infartos de miocardio o que debilita nuestro sistema inmunológico haciéndonos más propensos a las enfermedades. Es decir, que es una causa de muerte prematura de gran parte de la población y junto a la contaminación atmosférica, una de las principales culpables de que Madrid sea una ciudad inhóspita.


No es de recibo que, habiendo soluciones técnicas, todavía se permita el uso de motores tan molestos para todos.
La ciudad no es un espacio abierto y deshabitado, por eso la concentración de vehículos emisores de ruido es inevitable si no existe una restricción legal.

Es imperativo fijar ya un protocolo para la reducción del ruido en las ciudades.


Enemigos del silencio


Motos
Seguramente el ruido que producen ciclomotores y motocicletas es el mas molesto e injustificado de todos.
Resulta extraña la permisividad que existe con las motos en este aspecto, está claro que necesitan una revisión en su diseño para corregir este grave defecto, aunque para algunos de sus propietarios sea una de sus principales virtudes.

Para las de pequeña cilindrada ya hay muchas alternativas en el mercado, nuevos modelos de scooters eléctricas están saliendo a la venta cada día, algunas ya están siendo utilizadas por repartidores de comida preparada como Burguer King, incluso ya se anuncian scooters que consumen 0€
Encima son una delicia verlas circular, por su simplicidad mecánica y la suavidad y el silencio con que se mueven.
scooter electrica de reparto
Con las motos de gran cilindrada ocurre como con los coches, se les exige gran autonomía par poder recorrer grandes distancias y la tecnología aun no ha resuelto este problema a un precio razonable.
En cualquier caso, habría que penalizar el uso de las motos de motor de explosión dentro de la ciudad para ir eliminándolas de las de las calles

Aun así, muchos modelos son clásicos con muchos años de antigüedad o de precio muy elevado, lo cual disuade de su renovación. Para ellos se podría desarrollar una industria local, especializada en sustituir la propulsión térmica por eléctrica. Se que esto que digo es un sacrilegio en la religión motera, pero con el tiempo y la perspectiva, ya se verá de otro modo.
Seria algo como asi como este coche Citroën DS 19 Cabriolet de 1965 transformado en eléctrico de la película Gattaca.


Queda aun por resolver la cuestión de la carga. Como las motos pueden aparcar en la acera, bastaría con colocar puntos de carga en las fachadas de los bajos de los edificios. Volviendo a la ciencia ficción, en un mundo en el que no gobernasen las compañías energéticas, la comunidad de vecinos podría revender, a través de esos puntos, la energía eléctrica de la red o la que generasen mediante paneles fotovoltaicos instalados en fachada y tejado.
scooter eléctrico

Coches y furgonetas
En el caso de coches y furgonetas, las inevitables reducciones de velocidad (ciudad 30) y restricciones de acceso (APR), van a aliviar el problema allí donde se apliquen. En cualquier caso, hay que fijar un calendario con límites de sonoridad externa en el que cada año sea mas estricto que el anterior, que obligue a los fabricantes a insonorizar y a los usuarios a reemplazar o adaptar.

Por suerte el nuevo de coche público de alquiler que está apunto de arrancar será de tecnología eléctrica. Es de esperar que este sistema elimine unos cuantos coches de las calles, dicen que un coche de car sharing reemplaza entre 12 a 18 coches privados.
A estos sistemas, se les podría equipar con un limitador de velocidad electrónico a 30km/h que se activase mediante GPS cuando circulase por zona urbana. También podrían llevar detectores de distancia que impidiese acercase demasiado al vehiculo próximo frontal o lateralmente.
Aunque pensandolo bien, no es buena idea utilizar en entorno urbano, un vehículo diseñado para altas velocidades porque resulta excesivamente grande y pesado y eso implica despilfarro de espacio y energía y también mayor ruido por rodadura.
Vehiculos mas simples, pequeños y ligeros harían mejor el trabajo. Además el efecto "kart" de ir cerca del suelo, los haría divertidos de conducir a velocidades inferiores a 30km/h
minicoche
Ya existe reemplazo eléctrico para las furgonetas y en caso de no necesitar salir de la ciudad, son mucho mas rentables y prácticas las bicis de carga (o bici con remolque) con asistencia eléctrica.
Remolque gran capacidad


scooter eléctrico

Camiones
Habría que endurecer la normativa en función del horario, motivo, potencia, tonelaje y nivel sonoro, controlando su circulación a mediante el uso de permisos temporales. Muchos de ellos nos son necesarios con una planificación adecuada en el que los centros logísticos se sitúen en los limites de la ciudad, de los que partan vehículos de transporte urbano ligero como los propuestos anteriormente.

Autobuses urbanos
Queda en manos de los ayuntamientos la sustitución de los vehiculos de la flota de autobuses urbanos por modelos eléctricos, tranvías o cualquier otra solución silenciosa.



No hay comentarios :

Publicar un comentario