Menú horizontal

lunes, 2 de octubre de 2017

Abonarse a BiciMAD es rentable aunque lo uses 4 veces al año

Escrito por Juan Ochoa

Desde que se implantó en junio de 2014 el servicio BiciMAD, tardé mucho tiempo en atreverme a apuntarme al servicio después de haber leído mil y un artículos y malas opiniones sobre todos los problemas que estaban teniendo los usuarios y el propio sistema y un imposible funcionamiento óptimo. La idea y su concepto me gustaron desde el primer día, pero aún no quería dar el salto… hasta hace 7 meses.

Soy usuario de BiciMAD desde febrero de 2017 y, desde que cogí una de las bicicletas y di la segunda pedalada, en el momento que el motor de asistencia al pedaleo se activó y me impulsó con ese silbido futurista que tiene, entendí realmente el verdadero potencial de un sistema como BiciMAD y el uso de bicicletas eléctricas en una ciudad con una orografía como Madrid.
No puedo opinar como ha sido estos años el servicio hasta su municipalización, pero sí que puedo decir que desde que lo uso (coincidiendo con el comienzo de las mejoras del sistema) apenas he tenido problemas en las 15 veces que lo habré usado.


Menos del 1% de los viajes de biciMAD termina con una reclamación, su mínimo histórico

Sin embargo, no he venido a hablar de la reducción de incidencias, sino del potencial que tiene BiciMAD para utilizarse de forma ocasional y en momentos puntuales.


BiciMAD, rentable para unos pocos viajes al año


Habrá gente que pensará que, para usarlo una o dos veces al mes o diez al año no vale la pena abonarse. Sí que compensa sacarse el abono anual, y mucho.

Además de los típicos usos para el ocio o trabajo, el sistema de bici pública tiene la capacidad de ayudarte y “salvarte” en muchas situaciones:

  • Coger o dejarlas en sitios donde no hay estación de Metro o parada de autobús cerca permitiéndote ahorrar una importante cantidad de tiempo.
  • Mejoran la intermodalidad nocturna para aquellos que vivan en municipios de la periferia. Por ejemplo, coger una BiciMAD hasta Moncloa o Conde Casal y conectar con el búho reduciendo las posibilidades de perder esa conexión.
  • Si consideras que tu barrio de noche es peligroso y tienes una estación cerca de casa, ir por la calzada en BiciMAD reduce considerablemente el riesgo a ser “parado” por la calle (es muy subjetivo, lo sé, pero me he dado cuenta que tiene el mismo efecto que ir dentro de un coche).
  • Utilizar BiciMAD reduce muchísimo el gasto en taxi, Uber o Cabify. Para los que dicen que usarlo unas cuantas veces al año no vale la pena el abono anual, yo mismo en el primer mes amorticé el coste de los 15€ de cuota y los 10€ iniciales de saldo. Simplemente con que se dejen de coger 2 o 3 veces ANUALES y se sustituya por la bicicleta eléctrica, ser usuario valdrá la pena.


Cada abonado realiza entre 3 y 6 viajes al mes este año. En 2016 eran 2-5 al mes.

Muchos usuarios de pocos usos, lo mejor para biciMAD


Hace pocas semanas dijeron que se ha reducido el número de usuarios pero que ha aumentado el número de usos por día y bicicleta. Creo que BiciMAD, si algún día quiere ser financieramente sostenible, necesita justamente lo contrario: Muchos usuarios y pocos usos.

Ahora, hablemos de gastos e ingresos...

Según los datos del ayuntamiento, el servicio cuesta 5,3 millones de euros. El Consistorio abona 2,3 millones (el 43,39% del coste total) y los 60.000 usuarios los 3 millones restantes. En función de estos datos y sin contar con el coste de la inminente ampliación del servicio y aumento de las contrataciones, ser financieramente sostenible es complicado pero se puede intentar si hubiera 92.000 nuevos usuarios a 25€ cada uno (15 de abono y 10 de saldo). Vamos, que en total deberíamos ser casi los mismos usuarios que tiene Car2go.

Incluso con estos viajes que a priori parecen pocos, sería demasiado para que el sistema lo soportara.

Otros “comodines” que BiciMAD debería implantar cuanto antes (aunque con el contrato actual es complicado pero el sistema necesita urgentemente) es un sistema de sanciones para aquellos incívicos que abandonan las bicis sabiendo que no les va a pasar nada y con el aumento de costes por el camión ir a recogerlas que supone.

Un extra que le vendría muy bien para ayudar a reducir su subvención sería el sistema de publicidad que tanto se lleva hablando pero que nunca llega. El sistema de bici pública Bicing en Barcelona tiene un contrato de patrocinio con Vodafone aportando al sistema unos ingresos de 4 millones de euros durante 3 años y poniendo 1,2 millones el primer año.

BiciMAD necesita urgentemente un patrocinio similar pudiendo obtener hasta 600.000€ anuales ya que nuestro sistema es tres veces más pequeño que el suyo, pero es un buen dinero que vendría bien, y que por ponernos a apostar por el tema de los colores corporativos de cada sistema, Telefónica o BBVA podrían ser buenos candidatos…

Si se promociona bien y se vende como un sistema de viajes puntuales por el hecho de no cargar mucho el sistema debido a un uso intenso y no complicárselo a los usuarios ya abonados, sería posible que el ayuntamiento dejara de poner dinero, o al menos reducir su subvención hasta el 10-15%, que personalmente ya me parecería todo un éxito.

De todas maneras, me enorgullece ser usuario de BiciMAD y le deseo todo lo mejor. Sobre todo ahora se tenga que poner aún más las pilas frente al desembarco de las nuevas bicicletas chinas y europeas (aunque realmente supondrán una ayuda al sistema para aliviar picos de demanda) que aparecerán en las próximas semanas por Madrid…

No hay comentarios :

Publicar un comentario