Menú horizontal

viernes, 16 de marzo de 2018

CICLISMO EN FEMENINO: La copa menstrual

Después de que la semana pasada Ana nos emocionara y nos animara a salir a las calles a pesar de la que está cayendo, y que cada día seamos más rodando por las calles, saliendo de ruta, montando en bici, hoy queremos seguir con temas que nos pueden interesar sobre todo a nosotras. Pero que seguro a más de uno le instruye y le permite conocer un poco más. Seguimos con el Ciclismo en Femenino.

Cualquiera que lea el titular de este artículo, podría pensar, ¿qué tiene esto que ver con bicis? Esto mismo pensé yo hasta una conversación sobre la materia, que nos llevó hasta aquí, hasta escribir sobre la copa menstrual en un blog de ciclismo urbano y de montaña.

Imagen en: Enlace
Todo empieza en el viaje de ida al Soplao del último año. En ese momento, con unos walkies en la mano, y muchos nervios en el cuerpo, me dedicaba a instruir a mis compañeros de viaje sobre las bondades de esta copa y otros asuntos del Soplao. Alguno decidió que convivimos tanto que nuestras reglas se sincronizaban, y que me acompañaban en el dolor y en la flojera propias de esas fechas (esto nos dará para otro post próximamente).


A la vuelta del viaje poníamos en común estos diálogos en tono humorístico, pero una de las chicas me dijo…¿cómo es que no me habías contado que usas la copa menstrual? En ese momento me di cuenta de que no habíamos hablado nunca entre nosotras, las chicas que vamos a las rutas de montaña, de este asunto, y que precisamente, lo que vivimos en primera persona permite a las demás tomar ideas, seguir ejemplos, y generar aprendizajes. ¿Cuántas veces he oído lo bien que les viene a más de uno esa cremita para el culo? ¿Cómo es posible que mis amigas de las bicis no conozcan las grande ventajas que tiene la copa para una ciclista? Así que decidimos que había que escribir sobre esto.

La copa menstrual  es un objeto que como bien dice su nombre, tiene forma de copa y está hecha de silicona. Se introduce en la vagina y recoge el flujo menstrual, de tal manera que lo que habitualmente se recoge en una compresa o en un tampón, la copa lo recoge como si fuera un cuenco. Todo el residuo se elimina sacando la copa y tirándolo. Después será necesario lavar la copa, y vuelta a empezar.  No es necesario realizar muchas veces al día esta operación, como es el caso de las compresas o los tampones, dado que se puede mantener en la vagina hasta 12 horas, todo depende de la cantidad de flujo menstrual de cada una. Y antes de volver a usarla en cada ciclo, será necesario hervirla, para evitar infecciones.

Imagen tomada en: Siguiente enlace

¿Por qué creemos que es tan útil para la mujer ciclista? Y en este caso, nos gustaría hablar de la utilidad desde las diferentes facetas del ciclismo: urbano, de montaña y cicloturista, desde donde nos movemos muchas de nosotras. En el caso del Soplao, o cualquier otra marcha ciclista que una quiera practicar la solución es evidente. Imagínate realizar un Soplao utilizando compresa o tampón.

Teniendo que realizar un cambio cada tres-cuatro horas, cuando ya lo poco que paramos en avituallamientos penaliza. Imagínate estar así las 16 horas que en la última marcha algunos estuvimos pedaleando. Yo no me lo imagino y de hecho ni lo había pensado. Así que efectivamente, puedes mantenerte con la copa durante toda la marcha, y ni acordarte de ella.

De viaje. Lo mismo ocurre cuando estás de viaje cicloturista, o en cualquier otro formato, pero en este caso de forma evidente. Haces cambio por la mañana cuando sales, vuelves a hacer cambio cuando te duchas al llegar, y con eso es suficiente. De nuevo, no te acuerdas durante el día y tienes más libertad de movimientos. De nuevo me estoy imaginando a muchas mujeres teniendo que entretenerse con este asunto, teniendo que llevar consigo compresas o tampones. En relación con la cuestión urbana ya es algo que tiene menor importancia, dado que las posibilidades de cambio son mayores. Sólo es necesario tener un lavabo o un váter cerca.

VENTAJAS

Junto con la gran comodidad que comentábamos como ciclistas, existen otras que valen para quien practique este deporte, otros, o que directamente no practique.

Es económica: una copa menstrual cuesta 30 euros aproximadamente. La usas durante años. Hay quien dice que unos cinco, pero se puede estirar sin mayor perjuicio. 30 euros en cinco años, mínimo. Un paquete de tampones de 24 cuesta unos 4 euros. Si necesitamos unos 10 paquetes al año son 40 euros.40X5=200 euros. ¿Te imaginas los complementos que te puedes comprar para la bici con los 170 euros restantes? Eso, si tu flujo menstrual es medio-bajo. Y a partir de ahí, subiendo.

En el siguiente Enlace se realiza una interesante comparativa entre la copa y otros productos.


Imagen tomada en: Siguiente enlace


Es ecológica. Una de las motivaciones para utilizar la bici cuando vamos al trabajo es disminuir la contaminación, mayor respeto e integración con nuestro medio, etc. El hecho de que apareciera la copa menstrual tiene el mismo motivo. De entrada, la copa menstrual sustituye el montón de compresas y tampones que usaríamos en una regla. Probablemente este es el motivo más potente para usarla, pero como decíamos, en este caso además, ecológico y económico van de la mano.

Ocupa poco espacio. Cuando vamos de viaje con alforjas, el espacio es un valor enormemente preciado. Siempre que sabemos que vamos a tener que afrontar unos días de menstruación, salimos con un paquete de tampones o compresas “por si acaso”. La copa, además de cubrir ese “por si acaso”, es toda la equipación que necesitas si tienes el infortunio de coincidir con los días de regla.


Foto extraída de: Siguiente enlace

INCONVENIENTES
Estos inconvenientes están sacados de un “mini estudio de campo”, que viene siendo preguntar a las personas que sé que lo intentaron, pero tuvieron que dejar de usar la copa.

Con estos inconvenientes lo que sacamos a relucir es que ciertamente la copa no vale para todas, y que no es infalible. Tengo que decir también que se trata de casos únicos, y que por tanto no tiene estas grandes ventajas para todas. Aquí enumeramos algunas:

Si tu flujo es muy  abundante es probable que la tengas que cambiar una o dos veces más al día. Insisto en que probablemente se trate únicamente de flujos MUY abundantes.

En algún caso ha sido necesario complementarlo con salva slip, dado que no ha terminado de hacer vacío, como debería, y en ese caso llega a manchar más de lo esperado. Lo habitual es que sólo con la copa sea suficiente. SI además tienes que usar un salvaslip no es el fin del mundo, pero desde luego deja de ser tan ecológico y tan económico.

Aparición de hongos o micosis vaginal. En realidad este tipo de afección es relativamente frecuente en mujeres, del orden del 50%, por lo que las motivaciones para que aparezcan no son exclusivas de la copa. Si eres vulnerable a este tipo de problemáticas, tal vez pueda aparecer con el uso de la copa, pero hay otros muchos motivos para que aparezcan estos picajosos y molestos hongos, incluido el uso del culotte, aunque precisamente la badana está preparada para evitar este tipo de infecciones.

Buscando por internet, nos encontramos también justo lo contrario, la eliminación de la candidiasis justamente gracias a no tener que usar compresas.

De inicio, su inserción puede resultar incómoda, dado que, aunque flexible, la inserción puede ser difícil en algunos casos. La práctica, y seguir intentándolo hace que en la mayor parte de los casos finalmente no resulte especialmente complicado. Lo mismo ocurre con la parte inferior de la copa, que puede generar roces que facilitan la aparición de picor. Esto se soluciona cortando esta parte final de la copa, dependiendo de la medida que te sea más conveniente.

Quien utiliza habitualmente la copa menstrual sabrá que realmente sus ventajas te cambian la vida de alguna manera. Si no se publicita más y si no se vende en más espacios, lo único que se me ocurre pensar es que el lobby de las compresas y tampones es tan fuerte que están sabiendo controlar muy bien el mercado, a pesar de que la copa menstrual lleve ya unos cuantos años en circulación, y ya no sólo esté limitado al público ecologista, y la podamos encontrar en muchos tipos  de tiendas y establecimientos, y sobre todo por Internet. En fin, se trata de un objeto cómodo, barato y ecológico, cuyos inconvenientes son puntuales, y sólo en algunos casos. La revolución de la copa está por llegar.
Imagen extradída en: Siguiente enlace

No hay comentarios :

Publicar un comentario