Menú horizontal

lunes, 26 de marzo de 2018

Aparcabicis en comunidades de vecinos: Procedimiento legal para conseguirlos

Los últimos cambios normativos han facilitado la instalación de rampas, ascensores... y hasta enchufes para recargar coches eléctricos en las comunidades de vecinos. Sin embargo, nada se dice sobre los espacios de bicis. No se mencionan, no se les apoya, ni siquiera hay obligación en nueva vivienda, algo que Conbici lleva unos años tratando de corregir.

Si vives en una comunidad de vecinos sin espacio para bicis y quieres luchar para lograr que se ponga uno, te dejamos con el procedimiento legal que tienes que seguir.





Tu biblia es el artículo 17 de la Ley de Propiedad Horizontal

Sí o sí, has de proponer el asunto al presidente para que lo incluya en la orden del día de la próxima asamblea de la comunidad de propietarios. Si además de vecino eres propietario, hasta podrás votar.

Todo el proceso de cambios y mejoras en la finca se rige por lo que dice la ley respecto a cómo llegar a acuerdos, concretamente el artículo 17. Cuatro son los apartados que nos interesan:

Artículo 17.3 Convence a 3 / 5 de los propietarios... y no te olvides de ese potentado que tiene varios pisos
Este artículo habla expresamente de la posibilidad de realizar mejoras, instalar nuevos servicios... y hasta coger un cacho de zona común sin uso y arrendarla. Está dando cobertura legal a la instalación de un espacio para bicis, incluso a cobrar cuotas a sus usuarios (esto último ayudará más adelante).

Una obra así requiere un 60% de apoyos (3/5, para abreviar), y esos apoyos los necesitamos no sólo de personas, sino de cuotas de representación. Ejemplo:

  • Hay 6 viviendas, 3 de ellas son de un único propietario
  • Los otros 3 propietarios están a favor, eso es 75% de apoyo.
  • Pero esos propietarios sólo suman el 50% de la propiedad. La propuesta NO se aprueba
Quien decide son los propietarios, no los vecinos. Recuérdalo a la hora de hacer campaña.



Artículo 17.4 Si la obra es cara y se aprueba, los disidentes pueden elegir quedarse fuera
Este artículo es especialmente interesante para llegar a acuerdos en comunidades con escaso presupuesto. Para que la comunidad pague íntegramente la obra, no debería costar más de tres mensualidades (es decir, lo que se recauda de cuotas de propietarios en tres meses). Es algo fácil en comunidades grandes, pero puede ser un problema en comunidades pequeñas con pocos servicios.

Un ejemplo:
  • 100 vecinos que pagan 50€/mes por vivienda suponen 15.000€ de ingresos al trimestre. Es una cifra más que suficiente para instalar un aparcabicis
  • 6 vecinos pagan 30€/mes por vivienda. 540€ en un trimestre, un aparcabicis podría fácilmente costar más que eso.


Si el coste del aparcabicis supera esas 3 mensualidades y se aprueba, los que han votado en contra pueden acogerse a su derecho de no participar. En ese caso, habría que hacer una derrama específica que sólo pagarían los interesados. Si algún día el que se salió se arrepiente, deberá pagar su parte con intereses.


Artículo 17.7 El reglamento de uso del espacio requiere mayoría absoluta
Un aparcabicis es un regalo envenenado si no hay sitio para todos. El número de bicis no deja de crecer y no pocos la usan como trastero para almacenar chatarra de dos ruedas, quitando espacio a quien a lo mejor sí usa la bici habitualmente.


Para evitar ese problema, es necesario un reglamento interno que establezca cómo se usa ese espacio. Por ejemplo:
  • Cuántas bicis por vivienda se pueden meter
  • Cómo se retiran las bicis abandonadas
  • Cómo se asignan las plazas en caso de alta demanda
  • Si se establece una cuota por uso para ayudar a gestionar dicha escasez
  • Si se contrata un servicio externo de mantenimiento de bicis 
Este reglamento sólo requiere de mayoría absoluta para aprobarse... y ¡atención! La mayoría bastará con que sea sólo de los presentes si es en segunda convocatoria. Mucho más fácil lograr una mayoría así.

Ojo, también hay que lograr mayoría de cuotas de representación, tal como explicamos en el 17.3

Artículo 17.8 Si el usuario paga el servicio, los acuerdos son más fáciles de aprobar
Si el reglamento de uso que se quiere aprobar incluye que los usuarios sufragan el coste de ese espacio, se considera que quien no asiste a la asamblea de propietarios está votando a favor... Esto es casi garantía de su aprobación en comunidades en las que hay escasa implicación.

¿Cómo puede alguien que se ausenta votar en contra? Deberá dejarlo por escrito. Y es deber de la junta informarle 30 días antes de que este punto se va a votar, para darle esa oportunidad. Si no, te lo podrían impugnar, juicios... y el aparcabicis no llegaría nunca.


Más información
La Casa de tu Bici implanta espacios para bicis en comunidades de vecinos de pago, y ofreciendo a cambio mantenimiento y asistencia a domicilio.

No hay comentarios :

Publicar un comentario