Menú horizontal

Si te ha gustado el artículo, puedes invitarnos a una cerveza

martes, 21 de agosto de 2018

El día tonto en bici en agosto por Madrid

Escrito por Fernando

El día tonto en bici en agosto por Madrid Este verano he disfrutado bastante de circular con mi vehículo favorito por las calles de Madrid, en distintas ocasiones. Por si queda duda, es la bicicleta. Descubrí esta manera de moverme hace unos 4 años, quizá movido por un interés de hacer algo de ejercicio, así que rehabilité mi vieja bici mtb cutre de adolescente para dar pedales por el anillo ciclista, el problema era que tenía que llegar de algún modo allí, así que aprendí a circular... y me gustó.

En verano, Madrid se vacía de madrileños, y el tráfico se aligera mucho. Las temperaturas son un rollo, y hay que tomarlo con calma, la buena suerte es que este año, el verano ha sido muy llevadero, en general. Por la noche es un auténtico placer circular en bici, prácticamente las calles son para ti y el problema del sol y las altas temperaturas, desaparece.

Todos los que montamos en bici por Madrid, seamos carrilbicistas, calzadistas, o agnósticos, creo que podemos coincidir en que en general, hoy en día suele haber un respeto, sobre todo dentro de la famosa "almendra central", es decir, la parte de ciudad encerrada por la carretera M-30. Hasta que te toca "el tonto del día", que afortunadamente, no aparece mucho, pero es capaz cuanto menos de producir mucho rencor o malestar.

Yo hoy, más que encontrarme al "tonto del día", que también, he tenido el día tonto, propiamente dicho, porque he encadenado varias historietas. Y necesito un desahogo, así que os voy a dar el coñazo.


Pero la tarde empezó bien. Después de comer y pasear -a pie- por Chamberí con mi señora, me regresaba a casa con ella, esta vez en bus. Vivo por el distrito de Chamartín. Este fin de semana comenzaba la liga de fútbol, y uno es aficionado, de los de verdad, eh, de los que gusta acudir al estadio de su equipo y disfrutar con sus amigos de grada del partido, ya sea divertido o bochornoso, da igual. Siempre dicen que los del Atleti son de una pasta especial, los del Rayo no sabría decir ya ni de cuál somos porque debemos ser un poco raritos o especiales, pero bueno, no es el objeto de esta confesión y daría tela que cortar.

Desde mi barrio al Estadio de Vallecas es un buen paseo, así que sopesé ir en coche como otras muchas veces voy, que no tardo más de 15 minutos sin tráfico más 10 caminando porque aparcar al lado es imposible... Pero también pensé en ir en bici, y tenía ganas de pedalear... blanco y en botella. Tampoco era algo nuevo, ya lo había hecho unas cuantas veces la temporada pasada, en unos 40 minutos, tranquilito para no sudar, llego y disfruto del paseo.

Y así fue, 40 minutos y estaba allí, sin problema de ningún tipo, todo fetén. Pero quise candar la bici al aparcabicis que hay y... salvo otras tres bicis, estaba lleno de motos. En otras ocasiones de la temporada pasada, bueno, alguna moto había, pero siempre había hueco... debe ser cosa de la Primera División, que las infracciones también son "de Primera". Las invasiones de coches a aceras y demás que hay en los alrededores del Estadio, daría para otra historia más terrible aún, pero no será hoy. Total, que me quedo mirando un grupo de policías que tenía enfrente, que debían superar la decena entre Nacional y Municipal, bien repartidos en proporción, todos custodiando el área vallada de Payaso Fofó donde se ubican los vehículos con permiso especial, autobús del club visitante, etc., me resigno y la termino candando en una de estas recurridas vallas antipeatonales que son maravillosas para candar la bici. Pero me quedo mosqueado con el cachondeo de las motos, y me acerco a la policía, a ver si pueden hacer algo.


Foto Google Maps


Foto, hoy

Ya me acerco y soy el bicho raro por las caras que me ponen todos y el "dónde va usted" de un policía nacional, pero me atiende finalmente uno municipal. Las palabras que pondré a continuación no serán exactas porque mi memoria es humana y no elefantil, pero sí indicativas de por dónde iban los tiros.

PM: Buenas, qué sucede.
YO: Hola, miren, resulta que he venido en bici y el aparcabicis está lleno de motos, no sé si pueden dar aviso o algo para que alguien sancione esto.
(Se queda pensativo)
PM: Pero oiga, es que ellos pueden aparcar así.
YO: ¿Perdón? -yo lo miré con perplejidad- Hasta donde yo sé esto no es así, sólo pueden aparcar bicicletas -estaba seguro al 99%, de haberlo visto cincuenta veces por estos foros bicicleteros, pero me sembró la duda el tema de que los ciclomotores en algunos países los consideran como bicis... aunque realmente lo que ahí habían eran motacos, nada de ciclomotorcillos.
PM: No puede ser, yo trabajo siempre por aquí y esto es así.
YO: Pues le digo que no me suena de nada, y creo que no está en lo cierto, pero en fin, lo consultaré con el Ayuntamiento. Gracias.

Me fui tocado. Cuando uno de los otros "tontos-del-día" que comentaba antes, te hace una pirula o algo, te fastidias, reniegas, y si tienes registro de la matrícula o algo, hasta puedes decir que lo denuncias, tienes cierta protección. Pero cuando los propios agentes de la ley te despachan como si no conocieras las normas y te cuentan una peli rara que te descuadra, la desazón es tremenda. No es la primera vez que tengo un despacho similar por parte de un agente a una acción completamente legal o un comentario, pero sí la que me resultó más fuerte. Mientras llegaba a mi acceso al Estadio, me puse a buscar la bendita Ordenanza de Movilidad. Eureka, artículo 62, bien clarito:

https://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/UDCMovilidadTransportes/SER/Ficheros%20nuevo%20SER%202014/Ordenanza%20de%20Movilidad.pdf
[...]No se autoriza el estacionamiento de motocicletas y ciclomotores en estacionamientos destinados a bicicletas y viceversa.[...]

"¡Joder! ¡Me la ha jugado en la cara!", pensé. En fin, a la salida si lo veo hablo con él, a ver.

Y llegó el momento de entrar al Estadio, ya con el partido recién empezado por el tiempo gastado anteriormente. Y aquí viene la segunda coseja del día. El vigilante de seguridad me empieza a hacer problema por intentar pasar con el faro de mi bici. Los que acudáis a eventos deportivos de cierta importancia, sabéis cómo está a veces el tema de los cacheos y demás.

VS: Esto es contundente, no puedes pasarlo.
YO: Pero oiga, yo he llegado de día, pero me voy de noche, necesito esto para circular.
VS: Ya, pero esto puede arrojarse y hacer daño a alguien, es por tu seguridad y la de todos.
YO: ¿Pero cómo voy a tirarle mi foco a nadie?
(bucle VS-YO)
YO: Mire, en el pasado, otro compañero suyo me dijo algo similar con el casco, a partir de entonces, lo cando directamente a la bici, porque puedo hacerlo... Pero el foco no lo puedo dejar ahí, cuando regrese, sencillamente no estará. Nunca he tenido problemas con esto hasta hoy.
VS: Pero son las normas...
YO: Pero es que esa norma es tan genérica y vaga, que no tiene sentido, y se lo demuestro: seguramente, entre usted y los otros cincuenta compañeros suyos que puedan estar en este punto controlando los accesos habrán dejado pasar 13000 móviles, y llaves, y ... Todo eso se puede arrojar igual, y es tan o más contundente que esto, ¡no tiene sentido!
VS: Sí, pero eso es algo "personal".
YO: Oiga, esto también es personal...


Éste era el foco en cuestión, menos mal que el VS no "puso foco" además en la cámara deportiva que llevo, que tiene también parecida dimensión...

En realidad, en mi opinión, todo esto es ridículo. Los estadios de la LFP están más vigilados que el programa de Gran Hermano, si alguien tiene las pocas luces de hacer el idiota y tirar algo o liarse a golpes con alguien, lo identifican antes o después, y le cae todo el peso de la infumable "Ley del Deporte", con la que se sancionan cosas que en otra situación te dirían X euros por un múltiplo que ya pasa de los miles. Te la juegas con muchas papeletas de salir premiado. Así que es suficientemente disuasoria como para que nadie haga el idiota, o pocos lo hagan, vaya. Es de estas cosas que además, el que quiera hacer algo lo va a hacer, más probablemente arrojando algo perfectamente permitido (móvil, mechero, botella -sin tapón pero con agua-, moneda, ...)

Así, desde hace años, no se pueden pasar paraguas "con punta", botellas con tapón, y desde hoy, focos de bici. Se entiende que si llevo una barra de hierro, bengalas, alcohol, o armas, pues no tengan cabida y hasta me pueda jugar una denuncia. Pero cosas del día a día... Tengo que decir que hace más de 10 años he llegado a asistir con bolsa de viaje y portátil y como mucho se extrañaban y miraban que no hubiera nada raro. Pero ya no se permiten cosas de uso cotidiano que pueden llevarse encima en la calle, en la mal denominada "Mejor Liga del Mundo", que para el aficionado de a pie, desde luego no lo es. Perdón que me vuelvo a ir de tema, resumiendo: un móvil es personal, un foco de bici, no. La bici sigue fuera de la mente de las cabezas pensantes.

Conseguí acceder a sentarme todavía con 0-0, casi con 15 minutos de partido jugados. Estaba asado, entre la policía y el vigilante. Nos fueron haciendo goles como churros, se nota que el Sevilla es equipo puntero, que está rodado y preparado, y el Rayo ahora mismo, está todavía en pretemporada... menos mal que pude desahogarme un poco con mis colegas de grada y compartir historias de viajes que aún no nos habíamos contado... el marujeo alegra a cualquiera, y más si pierdes 0-3 al descanso y no juegas ni a las tabas.

En fin, el partido termina, y me voy a recoger mi bici... y qué suerte, ahí está el mismo policía que me atendió antes, con otros compañeros. Le llevo orgulloso la ordenanza que la había descargado en el móvil.

YO: Hola, es usted con quien hablé antes del aparcabicis, ¿cierto?
PM: Correcto.
YO: Pues verás, es que lo he terminado buscando y aquí lo dice muy claro... esto está en vigor.
PM: Sí, sí, si yo esto lo sé, pero verás, no es tan fácil. Yo no tengo forma de sancionar a esas motos.
YO: ¿Cómorl? -Bueno, sin estilo "chiquito", aunque lo pensé...
PM: No existe un "precepto" para esta acción, por tanto no podemos sancionarlo.
YO: ¿Me está sugiriendo, que ustedes no pueden hacer cumplir la normativa porque no tienen una herramienta ("precepto") que les permita tramitarlo?
PM: Algo así... mira, nosotros, si vemos que aparcan ahí, en el momento se lo decimos, pero si ya están...
PM2: Además, ellos pueden aparcar en las aceras.
YO: Claro, pero no en el aparcabicis, si eso es lo que remarco, que ellos pueden aparcar ahora mismo en muchos sitios.
PM3: Esto de todas maneras, es como dice el compañero, pero al final, todo esto es "civismo", hay quien no lo tiene.
YO: Claro, si está clarísimo, si el civismo es importante, pero cuando no lo hay, si ustedes no pueden hacer su trabajo porque no tienen las herramientas... no sé, algo está mal.

El tema de los preceptos y tal, me suena de haberlo leído en artículos sobre las "denuncias a requerimiento". Pero personalmente, no termino de creerme que no exista un solo precepto que habilite esa sanción, aunque sea algo vago como "aparcar donde no debes". Es algo que iré en algún momento a pedir explicaciones al Ayuntamiento o Junta de Distrito. Pero en fin, como no es mi terreno conocido ya, tuve que dar el brazo a torcer y despedirme con agria sensación. Después de esta segunda charla, creo que en la primera más bien querían quitarme de en medio rápido porque estarían a otras labores más interesantes. Aunque yo los vi más bien en situación de como de espera, pero es su trabajo y ellos sabrán lo que se hacen.

Es frustrante que la Policía Municipal no pueda abarcar todas las labores menos agraciadas de las que nos quejamos amargamente los que nos preocupamos por la ciudad, me refiero a gestionar bien el orden en las calles, a que no se permitan las dobles filas, a controlar la velocidad de los motorizados, a que los cicleatones dejen de ir por las aceras, etc. Yo nunca me he considerado un usuario ejemplar, ni en bici, ni en coche, ni siquiera a pie, pero en general trato de cumplir con los reglamentos o ponerle cerebro al asunto para no entorpecer a la gente. Pero es conocido que hay un abuso más o menos generalizado de ciertos aspectos que se va amontonando, y entonces se hace muy visible, fastidiando bien al resto de usuarios. No sé si necesitan más formación, más agentes, más medios... no lo sé. Estoy convencido que en general, trabajarán bien, y las pocas veces que he interactuado con ellos me suelen atender bien, con paciencia y corrección. Pero falta algo, no podemos conformarnos con que estas otras cosas, que seguro que son menos importantes a ojos de su Dirección o ellos mismos, carezcan de la debida atención. A veces se ha comentado por estos foros, de qué tal sería si parejas de policía en bici patrullaran los barrios... yo añado, qué tan bueno sería si algunos fuesen también A PIE, en contacto directo con la gente, recorriendo las calles, y poniendo orden simplemente por figurar y sanciones a los reticentes, bien sean conductores caraduras, cicleatones, o vecinos que usan la isla de reciclaje como un punto limpio y tiran cualquier tipo de desecho, o el guarro que no recoge las caquitas de su perro. En fin, que hay de todo, y desde un coche patrulla dando vueltas a 20km/h no se ve, falta mucha presencia, porque no se siente y hay sentimiento de impunidad general en esas pequeñas cosas.

Después de esta reflexión, continúo y finalizo mi pequeña odisea, y aquí me hallo con los "tontos" de verdad del día, hasta ahora fueron un par de tropiezos no esperados.

En mi camino de vuelta, tuve un par de episodios desagradables con motorizados. El primero en Cavanilles, justo al cruzar Doctor Esquerdo. Mi ruta habitual va por Cavanilles hasta Mariano de Cavia/Menéndez Pelayo, me gusta subir por ahí porque no hay mucho tráfico. Había un bus recogiendo pasajeros en la primera parada de Cavanilles, yo iba por el carril izquierdo para adelantarlo. Un XXXXXX de las mil XXXXX me pasó con un EMOV a gran velocidad y gritando algo ininteligible al estilo del anuncio del "yiropa", sin cambiar de carril. Casi me caigo del susto. Lamentablemente con la mala luz de noche, los baches, y la cámara que no es ningún lujo, no pude cogerle la placa, si no, éste se iba a casa con denuncia puesta.


Loco en emov

Y más tarde, subiendo Máiquez, pasando Ibiza, que se ensancha... Ahí, un señor con VTC quiso pasarme y ya tras unos movimientos raros de acercamiento por un lado, en los que supuse quería que me apartara, me terminé echando a un lado gritándole con sorna que le dejaba pasar para que dejara de dar la murga, y al menos con éste hablé algo porque se puso a mi par, porque creía que no debía ir por el medio, y tuve que contarle la verdad de la Ordenanza y enumerarle los Mandamientos de Dios (artículos 20 y 39). Al menos, ya que no intentó lesionarme como el anterior, espero que resonaran en su mente, quizá el hombre tenga arreglo.

El resto de mi ruta, la finalicé sin incidente alguno, aunque ya estaba yo crispado por tanta contrariedad y me esperaba cualquier cosa.

Y en fin, éste es el santo día en que toda mi paz y zen del verano en bici por Madrid se fueron por el retrete en un par de horas. Seguro que alguna cosa de éstas os son familiares...

No hay comentarios :

Publicar un comentario