Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

jueves, 27 de febrero de 2020

Ruta de Alcalá a Chiloeches. Sábado 29 de Febrero de 2020

Ruta corta Alcalá-Chiloeches-Azuqueca: 40km 800m D+ . Track de la ruta en wikiloc

Ruta larga Alcalá-Chiloeches-Guadalajara: 75km 1500m D+ Track de la ruta larga en wikiloc

Una divertida ruta por territorios poco explorados

Cuando circulamos por la A2 desde Alcalá de Henares en dirección a Guadalajara, si observamos a ambos lados veremos que se nos presentan dos paisajes radicalmente diferentes, delimitados por el río Henares, que serpentea paralelo a la carretera unos cientos de metros a la derecha. A la izquierda tenemos la campiña del Henares, zona principalmente llana con ondulaciones suaves, en la que predominan los cultivos de secano. A la derecha, al otro lado del río, tenemos el relieve tabular de la Alcarria, con sus típicos páramos calizos.

De igual forma para el recorrido que planteamos esta semana hay básicamente dos alternativas. Una sería un tranquilo paseo por los plácidos y algo monótonos caminos agrícolas de la campiña. Pero como no nos preocupan ni el tiempo ni la distancia, vamos a proponeros un camino más interesante, en el que subiremos y bajaremos por las laderas de esos páramos al otro lado del río. Un camino sin duda más largo y difícil, que a veces será estrecho y retorcido, que en ciertos tramos nos obligará a echar pie a tierra probablemente. Pero también será un camino de emociones, de aventura y de diversión. ¿Te atreves a comprobarlo?





Este sábado quedamos en la estación de Alcalá de Henares a las 9:00 (tren con salida de Chamartín a las 8:01, Nuevos Ministerios 8:06, Atocha 8:15, Coslada 8:35. Ver el resto de horarios en Renfe). Tras la foto de rigor callejearemos hacia la Plaza de la Juventud, donde tendremos oportunidad de coger agua en el parque de la plaza. Abandonaremos el asfalto para tomar el paseo que bordea el rio Henares, que dejaremos para coger el Camino de los Afligidos. Tras dejar atras pistas de padel y campos de fútbol hay unos bancos que marcan el comienzo del sendero jungla, un camino estrecho entre la vegetación de la margen del río, donde habrá que extremar la precaución con los demás ciclistas y viandantes. Volveremos al Camino de los Afligidos para pasar por el puente que nos lleve al otro lado del Henares.

Tras cruzar el río iniciaremos la subida a Los Santos de La Humosa por el Camino de La Barca. Será el ascenso más largo de la jornada, con algunos tramos exigentes, pero siempre por una pista cómoda y ancha. Llegaremos a la plaza de toros, y tras respostar agua en una fuente, continuaremos con un callejeo ascendente. Si al principio de la subida hemos alzado la vista habremos podido observar una construcción que resalta en la cornisa del páramo. Es la Iglesia de San Pedro, que será nuestro primer objetivo del día. Es la construcción más antigua del pueblo, ubicada en la zona más alta del mismo, desde donde se domina un gran horizonte. De aspecto sólido y macizo, está catalogada como edificio BIC (Bien de Interés Cultural). Sus obras se extendierón durante más de cien años entre los siglos XVI y XVII. Si el día está claro desde su mirador privilegiado podremos disfrutar de las vistas a las sierras de Ayllón y Guadarrama.


Desde un parque casi a las afueras de Los Santos iniciaremos un vertiginoso descenso en el que hay que procurar no despistarse para no pasarnos un desvío a la derecha. Aquí empezaremos un camino divertido bordeando la falda del páramo, con algún tramo de empujabike (para algunos) y alguna bajada trialera antes de subir de nuevo hasta la cornisa. Ahora tendremos unos kilómetros tranquilos en los que podremos relajarnos con las vistas, antes de bajar por un sendero estrecho y sinuoso a Chiloeches. Con vestigios de la edades del Hierro y del Bronce en yacimientos de los alrededores, de su pasado ilustre destaca la Casona de los Marqueses de Chiloeches. Aquí será muy importante coger todo el agua que podamos, para no depender de la fuente de la Veguilla, que a veces presenta un caudal algo escaso.

Para los que la ruta corta sea su opción a partir de aquí tendrán diez kilómetros en suave descenso hasta Azuqueca donde podrán coger el tren. Los demás, una vez bien aprovisionados de agua y víveres, empezaremos a recorrer los pinares que están a la falda del Cerro Peñalba. Aunque la tendencia será ascendente, se alternaran bajadas suaves con rampones rompecadenas (no olvidéis troncha y eslabón) que nos exigirán dar el máximo si no queremos echar pie a tierra. Después tendremos una subida más constante con algún descanso hasta la urbanización El Mapa. Tras un rápido rodeo por el contorno del cerro iniciaremos una bajada en la que procuraremos no pasarnos una curva muy cerrada a izquierdas que nos llevará hasta el mirador de La Peñalba. Seguiremos entre pinos hasta la fuente La Veguilla y subiremos de nuevo al Cerro Peñalba en las proximidades de la urbanización El Clavín.


Ahora viene una sucesión de pistas y algunos senderos por una típica zona de bosque mediterráneo, en los que tendremos que estar atentos a nuestros navegadores debido a las numerosas bifurcaciones que se nos van a presentar, por lo que más que nunca se necesitará la colaboración de los asistentes para señalar los diversos cruces. Pasaremos por el mirador del repetidor (a 800 metros en línea recta del mirador de La Peñalba) y nos incorporaremos a la Cañada Real Galiana. También conocida como Cañada Real Riojana, es una de las principales vías pecuarias de la transhumancia en España, que se extiende desde La Rioja hasta Ciudad Real, pasando por las provincias de Soria, Guadalajara, Madrid y Toledo.

Tras cruzar el puente de la N320 abandonaremos la Cañada Real para pasar junto a las ruinas del Poblado de Villaflores, antigua colonia agrícola de finales del siglo XIX, declarada como Bien de Interés Cultural. Ahora tomaremos un camino divertido que discurre paralelo a la Cañada, que volveremos a cruzar antes de tomar un pequeño descenso hasta el principio de un sendero, que bordeando en bajada el Pico Valdehierro nos llevará hasta Iriepal. Aquí podremos coger agua antes de afrontar el tramo final, que tras una leve súbida será cuestión de dejarnos caer hasta Guadalajara.

En definitiva una ruta que no es un paseo por Madrid Rio precisamente, pero muy entretenida y por una zona poco frecuentada a pesar de estar aquí al lado. Y con muchas posibilidades de recortar si no tienes claras tus fuerzas o si tienes prisa, ya que permite llegar rápidamente a Azuqueca o Guadalajara desde diversos puntos. ¿Vas a venir o a esperar a que te lo cuenten? La aventura está ahí fuera.



Las fotos de cada ruta las compartimos con los asistentes mediante un album de Google Photos, si quieres verlas y subir las tuyas, mándanos tu email a través de este formulario, identifícate bien con tu nombre y apellidos para que sepamos quién eres.

Sólo hay que hacerlo una vez, no hace falta que repitas en la próxima ruta.


Estos somos de momento los ciclistas apuntados:

No hay comentarios :

Publicar un comentario