Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

viernes, 20 de marzo de 2020

Aprovechar el coronavirus para usar la bici



Se puede usar bien o muy muy mal



Lo primero es acordarnos de la gente que lo está pasando realmente mal en esta crisis del coronavirus, que no somos los que nos quedamos encerrados en nuestras casas, sino los que trabajan de sanitarios o en otros servicios esenciales y ven la magnitud real y trágica de los contagios. Lo pasan mal los que se encuentran tratando de paliar los efectos de esta oleada de contagios… o sufriendolos en carne propia y de sus allegados. Y lo pasan mal los que se tienen que quedar en su casa mientras sus trabajos y sus ingresos se van al garete. Nuestros mejores deseos para ellos, espero que todo se traduzca en solidaridad, ahora y cuando pase la pesadilla.

¿Se puede usar la bici así?


Que no haya ninguna duda. ¿En qué cerebro irresponsable cabe la posibilidad de coger ahora la bici para dar un paseo lúdico-deportivo con la que está cayendo? No se puede dar un paseo. Estés o no contagiado, es un riesgo para ti y para los demás. ¿Está claro?.
¿Y si es para ir a comprar el pan, para ir a cuidar a la abuela o para trabajar en algo esencial? Bueno, en principio eso es posible. Es legal y puede ser incluso mejor que otras opciones como el transporte colectivo, pero no intentes engañar a nadie. A mi también me apetece dar un paseo y no lo hago. No vayas de listo y no pretendas apurar más de lo imprescindible.

¿Quedan opciones para la bici?
Claro que hay opciones. Muchas. Poniéndome un poco más positivo, os voy a comentar unas cuantas y a lo mejor ayuda a que pasemos este encierro un poco mejor.

Opciones deportivas (o casi)

Lo mejor es un rodillo.
Es una pena pero de momento ni tengo uno ni he probado uno de esos conectados a una app, con pantalla y con recorridos realistas. Me conformaría con uno sencillote y una conexión por skype o por zoom con amigos. Pero nada.
Otras opciones deportivas serían hacer como Alberto Contador. En mi casa no hay sitio suficiente y tengo dudas sobre las autorizaciones domésticas necesarias.
Bueno, no. No tengo dudas.

Otra opción seudodeportiva pasaría por aprender a guardar el equilibrio en parado, lo que en inglés se llama track stand. Mejor dicho, más que aprender, sería mejorar tus habilidades, que si pretendes empezar desde cero dentro de casa, igual la lías.



Hay una opción más, que tiene su dificultad y su gracia. Es un artefacto, hecho con diferentes tablas que permite sujetar la bici lateralmente y con una cinta para que no se vaya para atrás. Sirve para entrenar cómo hacer caballitos sin dar pedales. Lo que llaman hacer un manual (los americanos son así). Hay un fabricante americano (este) que lo vende, pero yo me he hecho uno. Tengo mi propia cutre-manual-machine. Visto cómo es mi "manual machine" y cómo tengo de desordenado el trastero, mejor os pongo esta foto de un chaval repeinado.


Opciones menos deportivas

Lectura y culturilla en general. (aunque no sea exactamente usar la bici)
Hay un montón de libros interesantes por ahí, aunque si no los tenías ya comprados, el tema puede ser más complicado. Pero internet es grande. Busca y encontrarás. Y si no encuentras algo, estás a tiempo de pedirlo por aquí.
En la foto os pongo algunos de los libros de temática bici que tengo en casa. Entre ellos el de el gato Peraltez (por supuesto) y el de bicycling science, que es un poco duro a veces.


Cosas raras:
Esto es un poco raro, aunque en realidad puedes ver que está entre bien colocado, entre la lectura y la escritura. Es parte de la preparación para un artículo.
- ¿Cuanto mide un ciclista?
- No se
- Pues, vamos a medirlo
- ¡Vale!
- ¡¡ 0,63 m2 !!


Escritura:
Es algo que a mi a veces me gusta. Por ejemplo ahora.
Este es uno de los artículos con los que, en su momento, me lo pasé especialmente bien.


Apps y similares:
Strava y otras apps, incluso los datos sacados a excel, pueden dar muchísimo juego. Puedes aprender a manejar bien hasta la opción más oscura del último submenú. Tanto en su vertiente deportiva, para controlar la forma que pierdas, como para preparar o revisar rutas. Aquí os pongo un ejemplo de algo parecido, en su vertiente "estado de forma".

Manualidades y juguetes:
Se pueden hacer muchas manualidades, juguetes, dibujos y pinturas relacionados con la bici. Esto, además se puede prestar a hacerlo con niños. En este caso, os pongo un juguetito que me encantó regalar hace poco, antes del coronavirus. Es una handbike para una click de Playmobil. No era la primera que hacía ni será la última (espero):


Mecánica:
Esto sí que es usar la bici. Si ya lo hacías, sigue con ello. Así, además te acostumbras a no poder tocar nada con las manos hasta que te las laves bien (por la grasa). Si no hacías cosas de mecánica, también puede ser tu ocasión, porque vas a tener tiempo de aprender y corregir lo que hayas podido hacer mal.
Un ejemplo, cómo ajustar el cambio de la bici.

Orden y limpieza:
Es la ocasión (tomo nota para mi trastero).
Si con el tiempo que vamos a estar en casa, no dedicamos un rato a tener las bicis y su sitio limpio, ordenado y bien, no se cuándo lo vamos a hacer.
Esto lleva tiempo y en algunos casos, casi se puede considerar deporte.

En resumen, siendo responsable y cumpliendo con cuidado todo lo que debemos hacer para no empeorar aún más la gravísima crisis sanitaria que tenemos, aún podemos pasar el rato con bastantes cosillas relacionadas con la bici. No está mal. Espero que estos días (que el tema va para largo) pasen de la mejor forma posible, con estas y otras cosas pero, sobre todo, que después podamos tener todos un buen regalo, como lo que escribía Pedro Touceda del día del padre:

...mi hijo ha abierto la puerta de la habitación y me ha preguntado, sin entrar, que qué quería por el Día del Padre. Y, como tenía tan cerca al mío, he respondido algo que él decía a menudo:

-El mejor regalo son las buenas noticias.
-Papá, ya sé que eso lo decía el abuelo -ha respondido mi hijo-. Pero, ¿qué quieres tú por el Día del Padre?

Antes de acabar la frase se ha dado cuenta de que eso, y no otra cosa, era lo que yo quería

No hay comentarios :

Publicar un comentario