Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

martes, 17 de marzo de 2020

Las 'ventajas' de estar federado

La Federación Madrileña de Ciclismo se lava mucho las manos



Todos sabemos ya que durante el estado de alarma no se puede hacer deporte con la bici por ahí. Sufrimos el encierro con rodillos, limpiezas y ajustes de la bici o escribiendo cosas en redes sociales y blogs. Los ciclistas profesionales han pedido poder entrenar en solitario y ya veremos si les dejan.

El caso es que desde la Federación Madrileña de Ciclismo se han dado mucha prisa en dejar claro que no van a cubrir ningún accidente por hacer deporte en estos días. Este es el enlace.

Hasta ahí todo normal y todo correcto. Pero me he acordado de lo que le sucedió a un amigo hace no mucho y, por si alguien quiere aprender en pellejo ajeno, aprovecho para que os lo cuente:


Empiezo comentando que es muy probable que lo que relato a continuación sea una visión parcial de una realidad que seguro es mucho más compleja de la que yo he vivido pero sí confirmo que lo que describo es fidedigno y, creo, cuestiona el valor de estar federado.

Llevo 15 años federado (desde 2006) en la Federación Madrileña de Ciclismo. En ese periodo he tenidos tres accidentes ciclistas de una cierta envergadura.

En el primero (caída con rotura de clavícula) todo se resolvió con una llamada a urgencias de alguien que paró a ayudarme y en el Hospital Puerta de Hierro me atendieron muy profesionalmente sin preguntarme si estaba federado. Todo el seguimiento posterior también lo hizo la Sanidad Pública.

El segundo accidente lo tuve entrenando la Quebrantahuesos con los compañeros de Ciclored en los Pirineos, que se volcaron conmigo llevándome al hospital de Jaca y ayudándome en todo lo necesario. Golpes varios, incluida la clavícula otra vez, y rotura de dedo que me impedía conducir. Debo decir que la Mutua Madrileña (con la que tengo mi seguro del coche) también me ayudó mucho porque un conductor me vino a buscar al hotel y me llevó en mi coche a Madrid donde vivo. En el hospital de Jaca me dijeron que fuera al hospital de referencia donde vivo para que me hiciesen el seguimiento y revisar si la escayola estaba bien puesta o había que poner una nueva.

El lunes siguiente fui al Hospital Puerta de Hierro con dolores en todo el cuerpo a que me hicieran ese seguimiento. Cuando llegué al médico me preguntó si estaba federado y al decir que sí éste me dijo que no me podían atender ya que era responsabilidad del seguro que contrata la Federación Madrileña de Ciclismo y no de la Seguridad Social. Llamé a la Federación para ver cómo ir a un médico y en vez de decirme a qué médico podía ir me empezaron a pedir papeles que implicaban que tardaría unos días en poder ver al médico. Aunque no era un caso muy urgente estaba muy molesto y quise ver a un médico ese mismo día. Acabé pagando un médico privado.

El tercer accidente fue un atropello por un coche (literalmente un conductor tuerto que dijo no verme) en una rotonda de Collado Villalba. La Guarda Civil me atendió muy bien y luego  Policía Municipal se encargó de los papeles. Yo tuve pequeñas magulladuras pero la bici quedó inservible (cuadro de carbono y rueda trasera partidos). Había que empezar entonces una reclamación formal contra el seguro del vehículo que causó el accidente y para ello llamé a la Federación Madrileña de Ciclismo. Me dijeron que el seguro no incluía ese servicio de apoyo legal y que sólo sirve si era yo el que había provocado el accidente. Nuevamente fue la Mutua Madrileña a través del seguro de hogar la que me ayudó y después de meses de peleas conseguía que el seguro del vehículo causante del accidente me pagara un cuadro y una rueda.

El resumen de esta historia es que la Federación Madrileña de Ciclismo en vez de ayudarme en estos dos últimos accidentes que he tenido (en el primero afortunadamente nadie me preguntó si estaba federado) ha sido o bien inútil (en el tercero, porque no me dieron ninguna ayuda) o contraproducente (en el segundo, que impidió que fuese atendido por la Sanidad Pública).

¿Merece la pena pagar 145€ al año para esto?

Quiero acabar, como contrapunto a lo anterior, con mi reconocimiento a la Sanidad Pública, la Guardia Civil, la Mutua Madrileña y a Ciclored.

No hay comentarios :

Publicar un comentario