Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

martes, 7 de enero de 2020

El futuro no es la bici

Holanda 2020, la ciudad modelo de la movilidad sostenible. O al menos eso es lo que nos venden aunque sus cifras de contaminación y de circulación de automóviles sean similares o incluso peores que las de las ciudades españolas. Pero cuando vemos fotos con tanta gente circulando en bici, no podemos por menos que imaginar una ciudad del futuro, nuestra ciudad, llena de bicis moviéndose de un lado para otro, con la presencia apenas testimonial de coches y autobuses.



Y lo hacemos porque la movilidad en bici es una tendencia al alza en prácticamente todas las ciudades del mundo tengan infraestructura ciclista y/o algún tipo de promoción o no. En países sin tradición de ciclismo urbano representa una tendencia clara alcista, pero si miramos la evolución de los países tradicionalmente ciclistas la tendencia es descendente. En todas partes, lo que en cada época entendemos como progreso se va adueñando de las preferencias de la sociedad y en este caso se fue abandonando el uso de la bici como transporte en favor vehículos a motor cada vez mas asequibles y cómodos.

Solamente la conciencia ecológica que últimamente ha arraigado en la sociedad y sigue creciendo con fuerza es capaz de contrarrestar las tentaciones de la comodidad y eficacia que ofrecen los llamados avances tecnológicos que nos ofrece el mercado.

Pero no hay que engañarse, la bici es básicamente una de estas cinco cosas:
Un juguete, material deportivo, una moda, un vehículo de bajo coste y un símbolo ecologista.


Juguetes y Material deportivo

Las dos primeras, juguete y material deportivo, tienen poco que ver con el transporte urbano. Podrán aumentar o disminuir de forma mas o menos cíclica pero globalmente permanecerán constantes.

Moda

La bici como moda en cambio es mas propensa a grandes variaciones, las modas vienen y van e igual que ha llegado se irá, aunque siempre existirá un pequeño grupo de románticos enamorados de estos objetos y la estética del mundo ciclista urbano.

Vehículo práctico de bajo coste

Ser un vehículo de bajo coste bastante práctico, sobre todo con las cada día mayores complicaciones de moverse con coche ciudad, le ha dado bastante empuje. Sin embargo se está viendo superado por los VMP y otros ciclos de propulsión eléctrica por su mayor flexibilidad, comodidad y ventajas.
Hasta hace poco, al margen del transporte público, la disyuntiva estaba entre un difícil de aparcar y caro coche y una bicicleta, aparte quedan las motos como opción intermedia, compartiendo simultáneamente lo mejor y peor de ambos mundos y con una reputación bastante justificada de ser peligrosa.
Sin embargo, ha llegado un nuevo jugador llamado VMP, con el patinete eléctrico como su máximo representante, que rompe este esquema. Se trata de vehículos ligeros que cubren toda la gama de precios y prestaciones entre una bicicleta y una moto.
Tienen muchas ventajas, no sudas, no haces esfuerzo, no te cansas, no necesitas espacio para aparcar, se pueden combinar con cualquier otro medio de transporte, cabe en casa, es muy eficiente tanto en tiempo de trayecto como energéticamente...

Pero a día de hoy, existen dos obstáculos que impiden despegar a los VMP y ciclos eléctricos:
  • Normativas, leyes anti VMP y campañas de desprestigio que generan si no rechazo, sí al menos desconfianza social. Es natural, pues hay muchos intereses en juego. Los VMP son competencia directa del coche en ciudad, competencia de bajo coste que tira los precios del transporte y hace muy difícil a la industria del automóvil colocar sus productos en el mercado.
  • El alto coste de venta al público de los ciclomotores eléctricos, que se fabrican siguiendo los estándares y conceptos tradicionales en lugar de innovar hacia vehículos mas ligeros que converjan hacia el concepto VMP.

En un modelo de ciudad tranquila al que se tiende globalmente, con la mayoría de calles limitadas a 30km/h y cada vez menos coches, la heterogeneidad del tráfico va a aumentar, bicis y todo tipo de vehículos van a convivir con total normalidad. En este nuevo marco, el modelo de transporte bici en carril bici queda totalmente obsoleto. Con tantos vehículos iguales y a la vez diferentes, la segregación tiene cada vez menos sentido.

La bici no va a desaparecer, permanecerá como la minoría que es actualmente porque aunque la moda pase, siempre quedarán los románticos, los ecologistas del núcleo duro y todo el espectro entre medias: gente con cierta conciencia ecológica que gusta de aprovechar sus deplazamientos para hacer algo de ejercicio.

Símbolo ecologista

Por otra parte, la bici se ha convertido en un símbolo de una revolución ecologista que no termina de llegar. Los ecologistas activistas clásicos tratan de utilizarla, no sin sufrimiento de ver que se no son imitados por el ciudadano medio y por hacerlo por autoexigencia ideológica sin la capacidad de disfrutar de su uso tal cual.
Subir escaleras no es algo que proporcione mucho placer, puedes hacerlo por hacer ejercicio o por ahorro energético. ¿Subirías todos los días por las escaleras teniendo ascensor? la mayoría de la gente utilizaría el ascensor. Lo mismo pasa con la bici, solo quien disfrute montando seguirá haciéndolo cuando tenga una alternativa (VMP) en iguales o mejores condiciones.



¿Y BiciMAD, qué?

Lo que voy a decir a continuación es políticamente muy incorrecto entre los ciclistas urbanos.
Aunque tendamos a ver las bicis eléctricas como una evolución de las bicis normales, no son mas que unos VMP excéntricos y algo aparatosos que imitan bicis de verdad simulando su estructura y movimientos.
La bici pública ha sido un auténtico éxito porque es un VMP al que su disfraz de bici le ha permitido disfrutar de una legislación favorable, además de estár subvencionada y disponible en la calle -no en todos los distritos, eso sí- con una imagen social muy positiva y sin nadie protestando por ocupar espacio en las aceras.


¿Y entonces el futuro?

Cualquiera sabe que es lo que deparará el futuro, pero aquí dejo mis predicciones para quedar el ridículo en unos años:
  • El automóvil particular tiene muchas papeletas para tener un uso testimonial dentro de las ciudades.
  • El automóvil compartido seguirá subiendo, aunque su uso se derivará a trayectos interurbanos.
  • Habrá vehículos autónomos de gran capacidad que realizarán rutas generadas dinámicamente en tiempo real en función de los orígenes y destinos de los pasajeros que irán subiendo y bajando por el camino.
  • Se seguirá caminando, al menos en los países mediterráneos, que es el modo mas natural de desplazamiento del ser humano.
  • Habrá una mezcla muy diversa de vehículos ligeros de diversas formas y tamaños, entre ellos, bicis.

  • No habrá segregación de nigún tipo. Toda la calzada será compartida.

  • Habrá VMPs de carga, tanto tripulados como no tripulados.

  • Las calles serán mas silenciosas, el aire mucho menos contaminado, y el tráfico mas fluido.

  • Habrá menos semáforos (y mas pasos de cebra), mas rotondas y menos calles de sentido único.

¿Estás preparado para el futuro?

No hay comentarios :

Publicar un comentario