Menú horizontal

lunes, 26 de octubre de 2009

Ruta en bici del puerto de Cotos a El Espinar (I)

Puerto de Cotos - CL-601 - Fuente de la Reina - Puerto de la Fuenfría


Hacía bastante tiempo que no publicábamos alguna de nuestras rutas en bici, y es que en las últimas semanas hemos repetido rutas por las cercanías de Cercedilla y Colmenar Viejo que ya habíamos publicado anteriormente. El otoño es una época muy buena para pedalear, lejos de los calores del verano y antes de que llegue el frío y la nieve a las cumbres serranas.

El pasado fin de semana hemos realizado una ruta clásica en la Sierra madrileña, o más bien, segoviana: Puerto de Cotos - CL-601 - Fuente de la Reina - Puerto de la Fuenfría - Collado de Marichiva - Valle del río Moros - El Espinar.


Ver Ver en un mapa más grande

Un recorrido de unos 35 kilómetros, no muy duro, de los que solo unos 7 km son de subida. Vamos, un paseo… o no tanto. Hemos asistido 4 bikers: Antonio, Iván, MiguelS y Aalto (alguno, estrenando bici).

Como en la mayoría de nuestras rutas, utilizamos el tren de Cercanías para llegar hasta nuestro punto de inicio. En este caso, la Estación de Cotos, tras hacer transbordo en Cercedilla.

La línea C-9, Cercedilla-Navacerrada-Cotos tiene dos restricciones importantes para los ciclistas: no se puede subir con bicicletas en "periodo invernal", y el número de bicis admitido es de tres por vagón, es decir 6 bicis en total. Tras hacer una consulta telefónica en Renfe, nos dijeron que no hay una fecha fija que decida cuándo empieza el periodo invernal, y es algo que queda a decisión de la estación de Cercedilla.


Lo que sí teníamos claro era lo de las 6 bicis, y en el tren veníamos más de 20 ciclistas. Había que correr, y así lo hicimos. Como estuvimos rápidos conseguimos pasar, mientras muchos ciclistas se quedaron en tierra discutiendo con los de seguridad que les impedían el paso: sólo pueden subir 6 bicis. La norma es algo absurda, porque caben más del doble, de hecho, como puede verse en la foto, metimos las 6 bicis en el mismo vagón y el otro quedó vacío.


A las 10:15 llegábamos a la estación de Cotos, con una niebla que no presagiaba nada bueno. Por suerte, fue solo unos minutos, y el resto del día el tiempo nos respetó y nos permitió pedalear con muy buena temperatura y nubes altas.


Tras subir la rampa de la estación hasta el puerto de Cotos (1.829m), a la izquierda cogeríamos la senda que nos llevaría bajando hacia la vertiente segoviana: el Camino Viejo del Paular. No hay señalización, y no llevamos GPS, pero la intuición y un vistazo a GoogleMaps antes de salir es suficiente ayuda. Las marcas rojas y blancas del GR-10 también nos servirían de guía.


Este primer tramo trialero, de algo más de 500 metros, bajando entre piedras y por un río, es muy técnico, y más con el suelo tan mojado, pero salvo algún susto y patinazo pudimos hacerlo sin problemas y sin poner pie a tierra. Hacerlo de subida sí que debe ser bastante duro.


Pasada esa primera zona, llegamos a un camino forestal de arena, y barro en algunas zonas, en el que se pueden coger grandes velocidades. Muy rápido y divertido, desde luego. En esta zona estamos rodeados de grandes pinos madereros, como lo estaremos el resto del valle de Valsaín.

Siguiendo por la pista, sin coger ninguno de los desvíos que nos salen a derecha o izquierda, en 3 km llegamos a una pista asfaltada, que cogemos a nuestra izquierda.


Este tramo es peligroso, porque la bajada es fuerte y prolongada, y sin darte cuenta te pones por encima de los 50 km/h. Con el suelo mojado y paseantes buscando setas, un frenazo puede hacerte acabar en el suelo. Como dice el cartel, "¡Ciclista! Modera tu velocidad. Circula con precaución. ¡Recuerda! No estás solo".


La bajada, a una velocidad moderada, nos permite contemplar los impresionantes pinos que nos rodean y casi no dejan pasar el sol. Esta zona es muy agradable, y muy fresquita para pedalear hasta en el verano.

Tras unos seis kilómetros de bajada desde Cotos, y un desnivel de 460 metros, llegamos a la carretera CL-601, la de las 7 revueltas, que baja del puerto de Navacerrada a Segovia. Bajaremos por ella unos 500 metros para coger el desvío que aparecerá a nuestra izquierda.


A partir de este punto, se acabó la bajada, y nos toca subir unos 8 kilómetros hasta el puerto de la Fuenfría. Por suerte no hace mucho calor y así el camino se hará más llevadero.


La subida a la Fuente de la Reina, de una longitud de unos 5 km y un desnivel de unos 300 metros, se hace por una pista asfaltada, con una pendiente media del 7.9%, aunque algunos tramos pasen del 15%.


Durante la subida adelantamos a muchos buscadores de setas, y es que con las últimas lluvias los pinares están repletos. También nos cruzamos con muchos ciclistas que van de bajada, a gran velocidad, posiblemente dirigiéndose a Cotos o a Valsaín.


En el último tramo sale el sol, y empieza a calendar el ambiente, ¿o será que vamos calentitos con la subida? Lo cierto es que aunque al empezar nuestra ruta con niebla pensábamos que el día iba a ser malo, al final acabamos pasando calor.


Tras un breve descanso en la Fuente de la Reina, que en esta ocasión solo soltaba un chorrillo de agua, seguimos subiendo nuestra ruta por la Carretera de la República (camino Puriccelli), hacia el puerto de la Fuenfría.


Este tramo lo hicimos en sentido de bajada en nuestra ruta de Cercedilla a Segovia, a finales de junio. En aquella ocasión nos lanzamos bajando a gran velocidad, sujetando con fuerza el manillar y confiando en los amortiguadores. Ahora la subida es más suave y relajada.


Son 3,4 kilómetros con una suave pendiente de subida y un desnivel de unos 128 metros. El firme es muy pedregoso, por lo que hay que ir buscando las zonas más suaves y con menos piedras.


Durante la tranquila subida, las impresionantes vistas a nuestra izquierda nos permiten divisar en la lejanía la estación de Cotos, y abajo todo el valle, intuyendo la ruta que hemos seguido.


Mirando hacia arriba, ya vemos el puerto de la Fuenfría, y además parece que las nubes se están levantando en aquella zona.


Hemos llegado al Puerto de la Fuenfría (1.796m), como siempre lugar de descanso de senderistas y ciclistas. En esta ocasión hemos podido comprobar la nueva disposición de las piedras, y la zona de la pradera, en la que se ha procedido a la repoblación.

Aquí han acabado las subidas del día, hemos recorrido el valle de Valsaín, y el tramo que nos queda por recorrer por el valle del río Moros hasta El Espinar es casi todo en bajada... pero mejor os lo contamos en el próximo artículo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario