Menú horizontal

jueves, 17 de marzo de 2016

Política y bicis. Diversidad y diversidad

No cabemos todos en un único saco.


Cuando hablamos de diversidad, tenemos una cierta tendencia a pensar en variedad étnica, o en la orientación sexual. Pocas cosas hay tan respetables, pero aquí estamos centrados en el transporte.
Y en el ocio también, siempre y cuando tenga algo que ver con una bici.

bicis y bicicleteros. Diversidad en la diversidad. ( y los que faltan...)

El  tema surgía a raíz del comunicado sobre la política ciclista en Madrid.
Nos quejábamos en el comunicado de que a veces usan la política ciclista como motivo de enfrentamiento entre partidos y, claro,  es que eso es... absurdo. No tiene ningún sentido.

De todos los medios de transporte del mundo mundial, la bici es la que tiene más diversidad de usuarios. Muchísima más que entre los conductores de coche, autobús o avión.


La bici tiene diversidad  de uso, sí, porque vale como transporte, pero muchos la usan como deporte o simplemente como juego en ratos de ocio. Diversidad en edades, aquí lo del ocho a ochenta no se cumple, ¡porque el rango de usuarios es mayor!. Diversidad de situación económica de sus usuarios. Hay gente que no se puede permitir otro vehículo, otros tienen colecciones de bicis preciosas y otros se gastan 5 ó 6000 euros en un maquinón.

Sporbillis, hipsters, niños pequeños, testosterónicos, chicas tranquilas, macarrillas, gente cumplidora de normas, abueletes con más horas de bici que pelos en la cabeza, radicales pro y anti carril bici...
¿Alguien en su sano juicio pretende meternos a todos en el saco de una misma ideología política?

Una ideología política, del color que sea, es, por definición, lo contrario a pensar. Es una ideología, es no razonar sino asumir lo que otros han pensado respecto a un tema o a otro. Es una forma de que te den ya pensado algo.
Los aficionados a las bicis no somos más listos ni más guapos que los aficionados a los puzzles o la papiroflexia (bueno, igual estamos en mejor forma). De hecho, ni siquiera estamos de acuerdo en todas las cosas que nos gustan, Por supuesto que no. Pero, precisamente por eso, ¿alguien piensa que votamos todos igual?

-Es que esa medida pro bici la promueve el partido tal. Como yo soy del Pascual, me opongo.
Parece una bobada. Es una bobada, pero sucede.

Tendremos discusiones. Sobre la seguridad, rutas o por prioridades para emplear un presupuesto, pero que no nos miren con ojitos desde los partidos políticos si eso sirve para que otro partido repudie lo que hace el primero. No pensemos en las propuestas relativas a la bici en función del color político del que las hace.

Las infraestructuras y las normas las hacen los políticos. Para otros temas pueden y deben defender su ideas de libro, de ideario precocinado, vale, pero en asuntos bicicleteros, que tengan en cuenta que las medidas que puedan plantear, a lo mejor coinciden con las de ese otro partido con el que se llevan tan mal. No pasa nada, que separen los temas. Les pagamos para eso. Para que cuiden a sus votantes y respeten a los que no lo son.

Y votantes amantes de la bici hay en todos los partidos. Cada vez más.

No hay comentarios :

Publicar un comentario