Menú horizontal

martes, 5 de marzo de 2019

Probamos la bicicleta de carga compacta Muli



Transportar niños, transportar carga... son dos de las habituales situaciones que se presentan en el día a día de mucha gente. Para abordar esos problemas existen opciones, aunque la más usada suele ser siempre el automóvil.

Los ciclos de carga, en su modalidad bicicletas o triciclos, son dos opciones de movilidad urbana muy desconocidas en estos lares. En Europa están más implantados, como conocimos en el caso de Bubblepost en Bélgica para distribución urbana de mercancías.

Para visibilizar, comprobar y experimentar estas soluciones hemos podido contar con una unidad de Muli, una marca joven alemana que nació de un crowfunding en 2017. Se trata de una bici de carga compacta, con caja plegable, que de partida anuncia una versatilidad de uso muy grande.


Ficha técnica


Estas son sus características y componentes principales (ficha completa):

Longitud 195 cm
Peso 24 Kg sola, 30,5 kg con asistencia eléctrica
Carga máxima que soporta 170 kg
Anchura del conjunto 28 a 60 cm
Carga máxima de la caja 70 kg
Dimensiones de la caja 35x50 cm
Capacidad de la caja 100 litros
Frenos delanteros y traseros de disco hidráulicos Shimano
Cambios: 8 velocidades de cambio interno Shimano Alfine (disponible en 11)
Rueda delantera 16" y trasera 20"
Pata de cabra doble, como la de las motos
Asistencia eléctrica en el pedalier: Pendix 250 W; 350 W/h. Autonomía máxima 65 km
Equipamiento extra: Cubre cadena / Silla doble de niños / Funda protectora viento y agua / guardabarros delantero

Inicio de prueba


Recogí la bici en la tienda de Paseo Virgen del Puerto con la caja abierta y la funda montada. De esta forma se crea un espacio cerrado y voluminoso que no dificulta la vista en la práctica.



Empezamos adaptando la conducción con su dirección delantera "viva", diferente a una bici convencional. Cuando uno gira el manillar aquí la rueda gira a una distancia y no inmediatamente delante o debajo. Requiere de un periodo de adaptación y de circular por el centro de tu carril, con anchuras libres a cada lado.

El sistema de ayuda al pedaleo Pendix es independiente a esta marca, se puede montar en cualquier bici o triciclo. Tiene tres modos: Eco, Smart y Sport para ayudar de menos a más. El cilindro de la batería es extraible y es un elemento muy bonito, de diseño cuidado y muy favorecedor en cualquier lugar más si cabe cuando está en su base de carga.

Cruzo la ciudad de oeste a este, subiendo la calle Segovia para luego alcanzar el eje Mayor-Alcalá, desvío por Prosperidad y llegada a Ciudad Lineal. El aprendizaje sube un nivel teniendo que salir de parado en cuesta. Hay que anticiparse y dejar la velocidad del cambio en un nivel facilito para salir con el "molinillo", por lo demás ayuda el motor.

Llego a casa con ganas de más. Por la tarde primeras pruebas para ver si entra el peque de casi 7 años (éste puede ir ya dando sus pedales) y la peque de casi 4. Entran justitos, se nota que son delgados.

Pruebo a poner la capota y funda con ellos dentro. Con el sol y calor de estos días no la probaré pero el ajuste y acabado son muy buenos.



Al día siguiente iremos a la calle. Pero ¿dónde se guarda o aparca? He aquí una de las claves, lo hacemos en una plaza de garaje comunitario delante del coche. Asegurada a otras bicis mediante candados varios.

Probando con dos niños


Juguete nuevo, atracción total, ansias y prisas por subirse a dar una vuelta el pasado viernes 1 de marzo, día no lectivo.

La silla de niños puede ir de cara en el sentido de avance o de espaldas. La segunda opción es obligatoria si por su altura no caben entre la silla y el manillar.

Cascos, arneses y arrancamos. Toda una atracción a la vista de los transeuntes, efecto wow en los demás peques. Agilidad y soltura en la marcha con el modo Smart de la asistencia eléctrica que paso a Sport al llegar a una cuesta prolongada.





El destino es el parque de la Quinta de los Molinos, que no nos coge lejos y ahora es un espectáculo a la vista y el olfato. Haremos un mix de recorrido urbano y por parque, rodeados por cientos de almendros en flor.

La experiencia es buenísima, la Muli es adictiva por como resuelve el transporte de dos niños y cierto equipaje debajo de ellos y entre sus pies. ¿Y con los cascos y enseres qué hacemos al aparcar? Pues la caja al plegarse y asegurar con candado se convierte en un cajón inaccesible, una ayuda estupenda frente a lo habitual que hacemos en una bici normal: cargar con todos los enseres habituales: luces, bolsa portaequipajes, casco...



La vuelta la prolongamos por Avenida Machu Pichu y la colonia de Piovera tras una merienda. Cuesta prolongada para testear la batería que estaba en verde o nivel máximo y acaba en nivel amarillo-medio.

Para circular con ella pues como siempre hay que hacer, pero ahora más importante aún, que es por el centro de tu carril, un carril de 3 metros que te da margen de maniobra ante imprevistos y porque llevas una bici más ancha de lo normal.

Fin de la jornada con tres sonrisas en tres caras.





Al día siguiente otra vuelta urbana, todo por viales urbanos. Nuevamente una satisfacción completa. Lo malo vino después... que fue al despedirse. "Papá...yo quiero que tengamos una" "¿cuándo nos la dejan otra vez?" Cargo la Brompton para volver dando pedales 😀

Lo mejor


Dimensiones compactas. De larga poco más que una BiciMAD o igual que una bici clásica holandesa.
Materiales y ajustes muy buenos, tiene pinta de durar y ser resistente al trote y desgaste
Llevar la compra o dos peques está resuelto.
La caja se pliega y pasa a ser una bici más cercana a lo convencional. Esa caja puede alojar objetos grandes y librarte de cargarlos.
Es una opción para liberarte del coche en propiedad, si lo tienes.


Lo menos bueno


No es un problema de ella pero como siempre, hay que resolver su aparcamiento nocturno ¿en casa? Con ascensor grande sí puede ser pero es engorroso. Si puedes acceder a parking cerrado, público de alquiler o privado, está genial.
Para amortizarla hay que usarla mucho... pero eso no es problema porque anima a ello.

Para quién está destinado


Te gusta comprar lejos y pasar de llevar/usar coche, cargar paquetes o cajas y algún peque
Al cole en primera etapa para luego ir a trabajar
Resuelves lo del anterior epígrafe

Dónde encontrarla


La versión con asistencia eléctrica tiene un coste de 4.255 euros, la estándar son 2.655 euros. La capota son 325 y el asiento para niños 285 euros.

Esta prueba ha sido posible gracias a la tienda 3ike, distribuidor exclusivo de Muli en España. Está presente en Paseo de la Virgen del Puerto 47 no muy lejos de la Riviera de Madrid Río. Con una espectacular exposición de bicis reclinadas y bicis diversas de carga que recomendamos visitar.

Agradecemos enormemente las facilidades y amabilidad.

Argumentos a favor de ayudas a la compra de bicicletas y triciclos de carga

No hay comentarios :

Publicar un comentario