Menú horizontal

Este blog lo escriben exclusivamente voluntarios

¿Echas de menos un tema? Escríbelo tú y enviálo a enbici@espormadrid.es y te lo publicamos en un par de días. Si quieres colaborar sin escribir o si te ha gustado un artículo, puedes invitar a una caña a quien escribe, que siempre hace ilusión.

lunes, 27 de enero de 2020

Las mejores y peores calles para montar en bicicleta por Madrid

Montar en bici por la ciudad puede ser un pequeño infierno o un gran placer dependiendo de cómo y dónde se haga.

El cómo consiste en seguir los consejos básicos para circular en ciudad, que son justamente los contrarios recomendados para hacerlo en carretera.

Por ejemplo, en ciudad no hay que ir pegado a la derecha, sino que hay que ocupar todo el carril circulando por el centro del mismo, ajustando la posición, en función de las circunstancias, un poco hacia izquierda o derecha para mantener la posesión del mismo.

Pero hoy vamos a hablar del dónde.

Para ello primero tenemos que conocer cual es nuestro perfil de ciclista urbano. Vamos a clasificarnos en dos tipologías que no tienen que ver ni con los kilómetros que hayamos hecho en nuestra vida, ni con la forma física ni con la edad.


Tipo I


Según esta clasificación serás del tipo I si no circulas habitualmente por la ciudad utilizando el centro del carril.

No estás acostumbrado a circular por ciudad, aunque hagas 100km los fines de semana en carretera o montaña o aunque apenas hayas cogido la bici desde los 12 años. Estés en forma o no, seas un ciclista rápido o lento, tengas 8, 35 u 80 años, todo eso es irrelevante.

Mejores calles para los ciclistas de tipo I

Para ti las mejores calles son las llamadas calles tranquilas. Calles residenciales, con poco volumen de tráfico y baja velocidad. Los vehículos que circulan por ellas, están entrando o saliendo del barrio, muchas veces buscando aparcamiento, una dirección o un lugar donde dejar el coche mal aparcado “un momentito”.

Son calles muy agradables para redescubrir el placer de pasear en bici, silenciosas, relajadas, con muchos puntos de interés como edificios singulares, que probablemente no conocías, o comercios excepcionales.



No son calles indicadas para correr, invitan a ir despacio, a las bicis también.

La pega es que no son tan directas como las calles principales porque a veces se interrumpen o se vuelven de sentido contrario y generan globalmente un trayecto sinuoso. Además cuando se atascan no hay opción de adelantar porque suelen ser demasiado estrechas hasta para que una bici pueda adelantar. Aquí tienes un plano de itinerarios trazados sobre esas calles.

Peores calles para los ciclistas de tipo I

Todas las calles que no sean tranquilas, que en realidad son minoría porque aunque estemos acostumbrados a construir nuestras rutas mediante calles grandes, no son las mas numerosas.


Tipo II


Circulas habitualmente por la ciudad usando el centro del carril, comportándote como un vehículo mas y ya estás habituado a la proximidad de los coches, motos y autobuses. Lo mismo te da circular muy despacio que muy deprisa, cuando oyes un pitido, no piensas que sea para ti. Estas acostumbrado a circular con autobuses a tu derecha, con carriles bus que aparecen y desaparecen o circulando por el carril izquierdo para girar.




Mejores calles para los ciclistas tipo II

Para tí las mejores calles son las calles largas de mas de un carril por sentido, las llamadas grandes avenidas.

Estas calles son mas ruidosas y asustan a los ciclistas del tipo I, sin embargo, te permiten circular a la velocidad que tu quieras en cada momento. Esto significa que puedes correr persiguiendo o adelantando a los coches o puedes tomártelo con calma en esa cuesta empinada o en ese día que tienes un vendaval de cara o que simplemente estás mas cansado. Da absolutamente igual, si hay al menos dos carriles iguales, los coches y demás vehículos rápidos se van a cambiar de carril en cuanto te vean o incluso sin verte, si se encuentran primero con coches de tu carril que van mucho mas lentos porque van detrás de ti.

No hay impaciencias ni gritos ni pitidos. Nadie pierde el tiempo en eso porque es que ni si quiera llegan a procesar que se sienten molestados por una bici, no ven mas que otro obstáculo o cuello de botella en su trayecto y lo esquivan automáticamente.

Tampoco tienes el problema de invisibilidad de las vías interurbanas. En ciudad siempre tienes un coche detrás de ti lo suficientemente cerca como para haberte visto con tiempo de sobra y en el caso de que por falta de tráfico no fuera así, todos los conductores esperan, en ciudad, encontrar en cualquier momento una circunstancia que les va a obligar a disminuir su velocidad: un coche en doble fila, uno que quiere aparcar, uno que no se aclara si tiene que girar “en esta o en la próxima”, uno que se salta el ceda el paso, un peatón cruzando por medio de la calle...

Por tanto, vas completamente a tu ritmo, ”a tu bola”, da igual el tráfico. Si el tráfico va rápido, tu vas despacio o rápido, lo que quieras. Si la calle se atasca, con todos los coches parados, adelantas por otro carril o por los huecos entre carriles como hacen todas las motos.

Peores calles para los ciclistas tipo II

Un ciclista de tipo II circula bien por cualquier calle y elige según le apetece en ese momento, ya sea por ejemplo, porque tenga prisa, quiera pasear tranquilamente, para refugiarse del sol, etc.

Solo hay un tipo de calle en la que lo pasa mal y es cualquier calle con carril bici. En ese caso tiene dos opciones:
  • Circular por el carril bici, donde se siente mas agobiado, al ser los carriles mas estrechos y los cruces complicados. Tiene que convivir en un espacio reducido con otros ciclistas mas lentos o rápidos que él y con nuevos modos de movilidad: patinetes, monociclos eléctricos, tambien patinadores y algún peatón que pasaba por ahí. Ademas no puede ir demasiado rápido.
  • Circular por los carriles de calzada, donde generalmente será pitado e invitado a gritos a abandonarlo independientemente de la velocidad a la que vaya. Esta circunstancia empeora cuanto mas visible sea el carril bici y menos carriles haya en calzada.

Tipo 1,5

La clasificación era en dos tipos, sin embargo el paso del tipo I al tipo II no se produce de un día para otro, hay una etapa de transición que unos tardan mas que otros en recorrer.

Por ejemplo, llevas un tiempo circulando por calles tranquilas y empiezas a interesarte por recorridos mas directos, que te ahorren tiempo. O porque has mejorado tu estado de forma y te apetece correr un rato o porque necesitas reducir el tiempo de viaje.

También puede ser que ya lleves tiempo circulando por calles de más tráfico pero aún no tengas suficiente práctica y te sientas a disgusto con tanto tráfico. Puede que incluso nunca hayas tenido la posibilidad de utilizar calles tranquilas porque se diera el caso de que entre los puntos inicial y final de tu ruta no hubiese una opción viable de calles tranquilas.

Si eres ciclista de tipo 1,5 deberás tener paciencia, usar básicamente las mejores calles de para el tipo I combinando poco a poco con las calles para el tipo II. Es un proceso natural, pasarás a ser del tipo II antes de lo que piensas.


Por qué se demanda carril bici

Si el los ciclistas tipo I pueden circular por las calles tranquilas que son 80% y los de tipo II por todas, ¿por qué hay tanto movimiento que demanda hacer carriles bicis?

En concreto, el mantra actual es "carriles bici en las grandes avenidas", pues estamos en una fase en la que ya se admite que se puede circular por las calles pequeñas pero no por las grandes.

Quienes reclaman como absolutamente necesarios los carriles bici en las grandes avenidas:

  • No son ciclistas o son ciclistas de tipo I que quieren utilizar calles de ciclistas de tipo II sin estar preparados. O bien aun están evolucionando a ciclistas de tipo II y ya circulan por calles grandes pero no tienen mucha paciencia y se frustran, jaleados por las promesas utópicas del carril bici ideal.
  • Están ideológica o profesionalmente sesgados hacia la construcción de carriles bici y se encuentran en una fase evolutiva 3

La evolución hacía el modelo Madrid


Fase 1: El mejor carril para la bici está lejos de los coches, es decir en las aceras.
Avergonzados de abusar de los peatones y quizá de verse un poco ridículos escondidos del resto de vehículos, sienten la presión social que hace que sea políticamente muy incorrecto defender las llamadas aceras bici.

Fase 2: Carriles bici en todas las calles.
Esta fase se supera fácilmente porque físicamente no se pueden hacer carriles bicis en todas las calles. Además tampoco es muy defendible la necesidad de un carril bici en muchas calles tranquilas sin apenas tráfico.

Fase 3:
Carriles bici donde sea necesario, que se traduce en carriles bici en las grandes avenidas.
En esta fase están muchas ciudades.Se superará si se permite a los ciclistas continuar su evolución natural hasta llegar al tipo II.

Fase 4: Carriles bici en las cuestas.
Esta es una fase anecdótica, suele durar poco, a no ser que tu responsabilidad sea evitar que la velocidad del tráfico baje demasiado.

Fase 5: Circulación por calzada.
La bici es un vehículo y debe circular por la calzada con el resto de vehículos, incluidos los VMP. En Madrid hay mucha gente en esta fase, de ambos sexos y todas las edades. La gente les llama valientes, locos o excepción. Ellos no pierden en tiempo en protestar por problemas globales de compleja solución (volumen de tráfico, contaminación, ruido...) ni por problemas que no existen (imposibilidad de moverse en bici por Madrid) por tanto no se les oye mucho.

Como te habrás dado cuenta, la diferencia entre tipo I y II es mas bien psicológica, es cuestión confianza y estar acostumbrado a compartir la calzada de igual a igual.

Así pues, decide cual es tu nivel, elige tus calles y ve donde quieras. La libertad es tuya y la ciudad también.

No hay comentarios :

Publicar un comentario